BENEDICTO XVI PRESIDIRÁ EL TRIDUO SANTO

JUEVES SANTO EN ROMA A FAVOR DE HAITÍ

ORACIÓN POR LA IGLESIA EN IRLANDA COMPUESTA POR BENEDICTO XVI

BENEDICTO XVI: AMAR AL PECADOR, CONDENAR EL PECADO

LA PRENSA Y LA CARTA DEL PAPA SOBRE ABUSOS SEXUALES

CAMPAÑA PARA CONSTRUIR CAPILLAS DE EMERGENCIA EN CHILE TRAS EL TERREMOTO

DIVORCIADOS QUE SE VUELVEN A CASAR: UNA ATENCIÓN PARTICULAR DE LA IGLESIA

ESPAÑA: TUENTI RETIRA LA CAMPAÑA POR LA VIDA DE LA IGLESIA

LA VOCACIÓN DE CUSTODIAR UN MILAGRO EUCARÍSTICO

EL SALVADOR APRUEBA LA CELEBRACIÓN DEL 'DÍA DE MONS. OSCAR ARNULFO ROMERO'


BENEDICTO XVI PRESIDIRÁ EL TRIDUO SANTO

CIUDAD DEL VATICANO (ZENIT.org).- El Papa presidirá el próximo Triduo Santo, según su programa de celebraciones para esta Semana Santa, publicado por la Oficina de Información de la Santa Sede. Este domingo a las nueve y media de la mañana, bendecirá las palmas y los olivos y, al finalizar la procesión, celebrará la Misa de la Pasión del Señor en la plaza de San Pedro.

Al mismo tiempo, este mismo domingo celebrará la XXV Jornada Mundial de la Juventud, que tiene como tema “Maestro bueno, ¿qué he de hacer para tener en herencia vida eterna?” (Mc 10,17). El primer día de abril, Jueves Santo, el Pontífice presidirá, a las 9,30 horas en la Basílica Vaticana, la concelebración de la Santa Misa Crismal con los cardenales, los obispos y presbíteros, tanto diocesanos como religiosos) presentes en Roma.

Esta celebración tiene un significado especial “como signo de la estrecha comunión entre el pastor de la Iglesia universal y sus hermanos en el sacerdocio ministerial”, indica el comunicado de la Sala Stampa.

Por la tarde, el Papa empezará el triduo pascual en la capilla papal de la Basílica de San Juan de Letrán a las 17,30 h, presidiendo la concelebración de la Misa, en la que lavará los pies a doce sacerdotes.

Durante el rito, los presentes serán invitados a realizar un acto de caridad para la reconstrucción del seminario de Puerto Príncipe, en Haití. El dinero recogido se entregará al Papa en el momento de la presentación de las ofrendas.

Al finalizar la celebración, tendrá lugar el traslado del Santísimo Sacramento al Tabernáculo.

El Viernes Santo, 2 de abril, el Obispo de Roma presidirá la celebración de la Pasión del Señor: con la liturgia de la Palabra, la adoración de la Cruz y el rito de la comunión, en la Capilla Papal de la Basílica Vaticana a las 17 horas.

A las 21,15 horas, presidirá el Via Crucis que comenzará en el Coliseo de Roma. Al concluir, dirigirá su palabra a los fieles e impartirá la bendición apostólica.

El sábado a las 21 horas, el Papa bendecirá el fuego nuevo en el atrio de la Basílica de San Pedro. Después de la entrada procesional a la Basílica con el cirio pascual y el canto del Exsultet, presidirá la liturgia de la Palabra, la liturgia bautismal y la liturgia Eucarística, que será concelebrada con los cardenales.

Al día siguiente, domingo de Pascua, Benedicto XVI celebrará la Misa ante el sagrario de la Basílica de San Pedro a las 10,15 horas. Desde el balcón central de la Basílica, impartirá después la bendición Urbi et Orbi.


JUEVES SANTO EN ROMA A FAVOR DE HAITÍ

El Papa establece que las ofertas se destinen a reconstruir el seminario

CIUDAD DEL VATICANO, (ZENIT.org).- Este año, el día del amor, en el que la Iglesia recuerda la entrega por parte de Cristo de la Eucaristía y el sacerdocio, se vivirá en Roma pensando en Haití. Por decisión de Benedicto XVI, durante la Misa en la Cena del Señor, que como de costumbre presidirá en la catedral del Papa, la basílica de San Juan de Letrán, se invitará a todos los presentes a ofrecer un gesto de caridad a favor de ese país flagelado por el terremoto.

"Durante el rito, se invitará a los presentes a realizar un acto de caridad a favor de la reconstrucción del seminario de Puerto Príncipe, en Haití. La suma será entregada al Santo Padre durante las ofrendas", explica la Oficina de las Celebraciones Litúrgicas del Sumo Pontífice.

En días pasados, el arzobispo Louis Kébreau de Cabo Haitiano, presidente de la Conferencia Episcopal de Haití, ha manifestado en mensajes a Ayuda a la Iglesia Necesitada la profunda preocupación de la Iglesia en ese país al ver cómo los más de doscientos seminaristas que han sobrevivido al terremoto se han quedado sin nada, abandonados a su suerte. Unos 26 seminaristas, diocesanos y religiosos, fallecieron en el terremoto del 12 de enero.


ORACIÓN POR LA IGLESIA EN IRLANDA COMPUESTA POR BENEDICTO XVI

CIUDAD DEL VATICANO (ZENIT.org).- Publicamos la oración que Benedicto XVI ha escrito por la Iglesia en Irlanda como colofón a la carta que ha enviado a los fieles de ese país.

TEXTO ÍNTEGRO

Dios de nuestros padres,

renuévanos en la fe que es nuestra vida y salvación,

en la esperanza que promete el perdón y la renovación interior,

en la caridad que purifica y abre nuestros corazones

en tu amor, y a través de ti en el amor de todos nuestros hermanos y hermanas.

 

Señor Jesucristo,

Que la Iglesia en Irlanda renueve su compromiso milenario

en la formación de nuestros jóvenes en el camino de la verdad, la bondad,

la santidad y el servicio generoso a la sociedad.

Espíritu Santo, consolador, defensor y guía,

inspira una nueva primavera de santidad y entrega apostólica

para la Iglesia en Irlanda.

Que nuestro dolor y nuestras lágrimas,

nuestro sincero esfuerzo para enderezar los errores del pasado

y nuestro firme propósito de enmienda,

den una cosecha abundante de gracia

para la profundización de la fe

en nuestras familias, parroquias, escuelas y asociaciones,

para el progreso espiritual de la sociedad irlandesa,

y el crecimiento de la caridad. la justicia, la alegría

y la paz en toda la familia humana.

 

A ti, Trinidad,

con plena confianza en la protección de María,

Reina de Irlanda, Madre nuestra,

y de San Patricio, Santa Brígida y todos los santos,

nos confiamos nosotros mismos, nuestros hijos,

y confiamos las necesidades de la Iglesia en Irlanda.


BENEDICTO XVI: AMAR AL PECADOR, CONDENAR EL PECADO

CIUDAD DEL VATICANO, (ZENIT.org).- Ofrecemos a continuación las palabras pronunciadas hoy por el Papa al introducir el rezo del Ángelus, con los peregrinos congregados en la Plaza de san Pedro, el pasado domingo.

TEXTO ÍNTEGRO

Queridos hermanos y hermanas,

Hemos llegado al Quinto Domingo de Cuaresma, en el que la liturgia nos propone, este año, el episodio evangélico de Jesús que salva a una mujer adúltera de la condena a muerte (Jn 8,1-11). Mientras está enseñando en el Templo, los escribas y los fariseos llevan a Jesús una mujer sorprendida en adulterio, para la que la ley mosaica preveía la lapidación. Esos hombres pidieron a Jesús que juzgara a la pecadora con el fin de “ponerle a prueba” y de empujarle a dar un paso en falso. La escena misma está llena de dramatismo: de las palabras de Jesús depende la vida de esa persona, pero también su propia vida. Los acusadores hipócritas, de hecho, fingen confiarle el juicio, mientras que en realidad es precisamente a Él a quien quieren acusar y juzgar. Jesús, en cambio, está “lleno de gracia y de verdad” (Jn 1,14): Él sabe lo que hay en el corazón del hombre, quiere condenar el pecado, pero salvar al pecador, y desenmascarar la hipocresía. El evangelista san Juan da relieve a un detalle: mientras los acusadores le preguntan con insistencia, Jesús se inclina y se pone a escribir con el dedo en tierra. Observa san Agustín que ese gesto muestra a Cristo como el legislador divino: de hecho, Dios escribió la ley con su dedo en tablas de piedra (cfr Com. al Ev. de Jn., 33, 5). Jesús es por tanto el Legislador, es la Justicia en persona. ¿Y cuál es su sentencia? “Quien de vosotros esté sin pecado, que le tire la primera piedra”. Estas palabras están llenas de la fuerza desarmante de la verdad, que abate el muro de la hipocresía y abre las conciencias a una justicia más grande, la del amor, en el cual consiste el pleno cumplimiento de todo precepto (cfr Rm 13,8-10). Es la justicia que salvó también a Saulo de Tarso, transformándolo en san Pablo (cfr Fl 3,8-14).

Cuando los acusadores “se fueron uno a uno, comenzando por los más ancianos”, Jesús, absolviendo a la mujer de su pecado, la introduce en una nueva vida, orientada al bien: “Tampoco yo te condeno: vete y en adelante no peques más”. Es la misma gracia que hará decir al Apóstol: “Pero una cosa hago: olvido lo que dejé atrás y me lanzo a lo que está por delante, corriendo hacia la meta, para alcanzar el premio a que Dios me llama desde lo alto en Cristo Jesús” (Fl 3,14). Dios desea para nosotros solo el bien y la vida. Él provee a la salud de nuestra alma por medio de sus ministros, liberándolos del mal con el Sacramento de la Reconciliación, para que ninguno se pierda, sino que todos tengan la manera de convertirse. En este Año Sacerdotal, deseo exhortar a los Pastores a imitar al Santo Cura de Ars en el ministerio del Perdón sacramental, para que los fieles redescubran su significado y su belleza, y sean curados por el amor misericordioso de Dios, el cual "nos empuja hasta abandonar voluntariamente el pecado, además de perdonarnos" (Carta de convocatoria del Año Sacerdotal).

Queridos amigos, aprendamos del Señor Jesús a no juzgar y a no condenar al prójimo. Aprendamos a ser intransigentes con el pecado - ¡empezando por el nuestro! - e indulgentes con las personas. Que nos ayude en esto la Santa Madre de Dios que, exenta de toda culpa, es mediadora de gracia para todo pecador arrepentido.

[Después del Ángelus, dijo en español]

Saludo con afecto a los peregrinos de lengua española, en particular al grupo de jóvenes del Instituto de Enseñanza Sofía Casanova, de Ferrol. Ante la proximidad de la semana santa, os animo a todos a intensificar vuestro camino de preparación para la pascua, mediante la oración, la limosna y el ayuno. Que la contemplación piadosa y frecuente de los misterios de la pasión del Señor suscite en todos una nueva y más profunda conversión, que nos haga vivir ya para siempre de aquel mismo amor que llevó a Cristo a entregarse en la cruz por nuestra salvación. Feliz domingo.

[Traducción del original italiano por Inma Álvarez]

©Libreria Editrice Vaticana]


LA PRENSA Y LA CARTA DEL PAPA SOBRE ABUSOS SEXUALES

“Sin precedentes”, concuerdan periódicos de las diferentes tendencias

CIUDAD DEL VATICANO (Por Jesús ColinaZENIT.org).- Favorables, contrarios, o internamente divididos, los medios de comunicación de todo el mundo han acogido la carta pastoral de Benedicto XVI a los católicos de Irlanda como un documento "sin precedentes", no sólo por ser el primero dedicado por un Papa al argumento, sino además por el dolor con que está escrito.

El interés ha superado ampliamente las costas de la isla irlandesa, como lo demostró el hecho de que pocos minutos después de la publicación en el Vaticano, a mediodía del 20 de marzo, ya podía leerse la misiva en páginas web de periódicos como Süddeutsche Zeitung, The New York Times, Le Monde, The Telegraph, El Mundo, Le Figaro, El Universal, Los Angeles Times, The Washington Post, o El País.

Los primeros títulos se concentraron en la petición de perdón que en nombre de la Iglesia el Papa dirige a las víctimas de abusos cometidos por clérigos: “habéis sufrido inmensamente y me apesadumbra tanto. Sé que nada puede borrar el mal que habéis soportado. Vuestra confianza ha sido traicionada y violada vuestra dignidad”.

RESPUESTAS DE LAS VÍCTIMAS

Tras la presentación del documento, los primeros comentarios publicados por los medios se concentraron en declaraciones de asociaciones de víctimas de abusos sexuales por parte de sacerdotes, entre las cuales también se han dado diferencias de opiniones.

Entre las organizaciones críticas, destaca por ejemplo el comentario negativo de Maeve Lewis, directora ejecutiva de One in Four, y el comunicado emitido ese mismo sábado a las redacciones de los periódicos por la Survivors Network of those Abused by Priests (SNAP).

En particular, esa nota critica duramente y con ironía el que la carta de Benedicto XVI no tome en ese documento medidas concretas para afrontar los escándalos, en particular, el que no se exija en él la renuncia de más personas que de algún modo hayan podido haber quedado involucradas en los mismos. Críticas parecidas han sido emitidas por otras asociaciones de víctimas, con frecuencia con duros tonos.

A esta crítica había respondido el padre Federico Lombardi S.I., director de la Oficina de Información de la Santa Sede, en la presentación del documento a los periodistas, al explicar que se trata de una carta pastoral y, por tanto, no afronta medidas administrativas y jurídicas, como pueden ser, por ejemplo, la renuncia de otros obispos irlandeses. Estas decisiones, de todos modos, competen al pontífice y a los interesados.

En ocasiones estas mismas asociaciones reconocen que no comprenden el alcance de uno de los anuncios que el Papa hace en la carta por tocar cuestiones técnicas de Derecho Canónico: la convocación de una visita apostólica, es decir, una especie de auditoría en diócesis de Irlanda, así como en los seminarios y congregaciones religiosas, con la ayuda de exponentes de la Curia Romana.

El mismo Papa comprende en el documento la dificultad que supone para las víctimas de estos abusos aceptar sus palabras: “Es comprensible que os sea difícil perdonar o reconciliaros con la Iglesia. En su nombre, expreso abiertamente la vergüenza y el remordimiento que sentimos todos”.

Por su parte la Irish Survivors of Child Abuse Organisation (Irish-SOCA), ha considerado que la carta contiene “un reconocimiento evidente de que la Iglesia en Irlanda pecó de la manera más grave contra jóvenes durante muchas décadas”.

El portavoz vaticano, en su presentación a los periodistas, también respondió a la crítica lanzada por periódicos alemanes, que se esperaban alusiones por parte del Papa a la situación de su país. Cada país, aseguró el padre Lombardi, tiene sus propios elementos específicos. El Santo Padre decidirá cuándo y como intervenir en el caso de su patria, aseguró.

CULPABLES ANTE DIOS Y ANTE LOS TRIBUNALES

El otro pasaje más citado por los periódicos y por las víctimas, en particular, por Irish-SOCA, es el dirigido “a los sacerdotes y religiosos que han abusado de niños” para asegurarles que “habéis traicionado la confianza depositada en vosotros por jóvenes inocentes y por sus padres. Debéis responder de ello ante Dios Todopoderoso y ante los tribunales debidamente constituidos”.

Al subrayar estas citas, los medios han insistido en que para la Iglesia no es posible aceptar nunca más el encubrimiento: “La justicia de Dios nos llama a dar cuenta de nuestras acciones sin ocultar nada. Admitid abiertamente vuestra culpa, someteos a las exigencias de la justicia”, asegura el Papa a los clérigos manchados por estas culpas.

Por este motivo, uno de los títulos más comunes para ilustrar la carta ha sido el de “Los sacerdotes pedófilos deben responder ante Dios y los tribunales”.

UNA CARTA SIN PRECEDENTES

Sin embargo, hay algo en lo que el Papa ha logrado poner de acuerdo a las asociaciones de las víctimas y a la prensa en general: las “disculpas sin precedentes” que aparecen en una carta de tonos sinceros y humildes.

“Comparto la desazón y el sentimiento de traición que muchos de vosotros experimentaron al enterarse de esos actos pecaminosos y criminales y del modo en que fueron afrontados por las autoridades de la Iglesia en Irlanda”, reconoce el Papa en su misiva.

“El Papa siente 'vergüenza' ante los casos de pederastia”, ha sido el título de algunos periódicos. Lo que han descuidado los periódicos: la penitencia. Curiosamente, muchos de los medios de información han dejado a un lado la primera medida, adoptada por el Papa, totalmente excepcional para un documento de estas características: la penitencia comunitaria que propone a la Iglesia en ese país.

El pontífice invita a los católicos irlandeses a ofrecer “durante un año, desde ahora hasta la Pascua de 2011, la penitencia de los viernes” “por la gracia de la curación y la renovación de la Iglesia en Irlanda”. Tampoco ha encontrado mucho espacio el pasaje en el que el obispo de Roma anima “a redescubrir el sacramento de la Reconciliación”, así como la “adoración eucarística”, y aquel en el que convoca “una misión a nivel nacional para todos los obispos, sacerdotes y religiosos”.

El descuido de estos pasajes, ha llevado a los medios a dejar a un lado la frase central de la misiva de cara al futuro: “Estoy seguro de que este programa conducirá a un renacimiento de la Iglesia en Irlanda en la plenitud de la verdad de Dios, porque la verdad nos hace libres”.


CAMPAÑA PARA CONSTRUIR CAPILLAS DE EMERGENCIA EN CHILE TRAS EL TERREMOTO

Respuesta a la enorme destrucción de templos, que en algunas diócesis alcanza el 80%

SANTIAGO DE CHILE (ZENIT.org).- Ayuda a la Iglesia que Sufre ha lanzado en Chile una campaña para construir capillas de emergencia en respuesta a las comunidades que se han quedado sin iglesia a causa de los daños sufridos por el terremoto. Esta institución ya se ha comprometido en la instalación en diferentes localidades de quince capillas, que poseen capacidad para acoger a cien personas sentadas, son fácilmente montables, y han sido diseñadas por el arquitecto Gonzalo Mardones. La campaña lleva por lema "Capillas de Emergencia: No hay Chile nuevo sin Cristo".El arquitecto Mardones ha diseñado una capilla básica que consta de una estructura de hierro con cubierta vinílica resistente al agua, con una superficie de 185 metros cuadrados.

El valor de cada capilla es de 10 millones de pesos chilenos (unos 18.730 dólares estadounidenses) y dado que se trata de estructuras fácilmente montables, su construcción puede ser realizada por un grupo de voluntarios, lo que permitirá replicarlas en diferentes lugares del país. Estas capillas de emergencia permitirán a los párrocos de las iglesias dañadas por el terremoto, acoger y consolar a sus fieles, dándoles una señal de esperanza, a la vez que reconstruir sus iglesias sin adoptar decisiones apresuradas desde el ámbito patrimonial, económico y social.

En las diócesis de Talca, Linares, Chillán, Los Ángeles y Concepción, se calcula que el 80% de las iglesias están inutilizables. De esa forma, las misas, bautizos e incluso funerales han debido celebrarse en la calle, ya que no siempre se dispone de un salón parroquial apropiado para adaptarlo como capilla provisoria. La diócesis de San Bernardo ha producido un vídeo que permite comprobar los daños sufridos por algunas iglesias chilenas y que ha sido publicado por la agencia multimedia H2onews.org en la dirección http://www.h2onews.org/espanol/1-Acontecimientos/224443059-emergencia-iglesias-destruidas-en-chile.html

Más información sobre la campaña lanzada por Ayuda a la Iglesia que Sufre, nombre de la sección chilena, que en España es conocida como Ayuda a la Iglesia Necesitada, en:

http://www.aischile.cl


DIVORCIADOS QUE SE VUELVEN A CASAR: UNA ATENCIÓN PARTICULAR DE LA IGLESIA

Entrevista al obispo-regente del Tribunal de la Penitenciaría Apostólica

ROMA, (ZENIT.org).- El obispo-regente del Tribunal de la Penitenciaría Apostólica, monseñor Giovanni Francesco Girotti, abordó el tema de la actitud de los confesores en el delicado caso de las personas divorciadas que se han vuelto a casar. Lo hizo ante los micrófonos de Radio Vaticano el pasado 8 de marzo, durante el curso anual de la Penitenciaría Apostólica para jóvenes sacerdotes sobre “fuero interno”, celebrado en el Vaticano del 8 al 12 de marzo,

El prelado destacó que “la doctrina y la práctica oficial de la Iglesia vigentes actualmente buscan recorrer una ruta fiel al mandato recibido por el Señor, que es quien administra perdón y misericordia”.

“La Iglesia, frente a las situaciones a veces muy delicadas -como el caso de los divorciados que se han vuelto a casar-, y el Papa nos lo recuerda muy a menudo, actúa siempre según el espíritu de Jesús, que tiene compasión por los pecadores”, añadió. El confesor es “el administrador” de este ministerio y no el “patrón”. Así, “cuando no puede dar la absolución, da las indicaciones, ofrece los medios para poder mantenerse siempre en el corazón de la Iglesia”.

La Iglesia “no puede faltar a su mandato, no puede ocultar sus principios, pero a pesar de ello, la Iglesia se debe a estas personas a las que no puede abandonar”, destacó.

El prelado también recordó que la Iglesia, “en todas sus intervenciones, también recientes, ha demostrado siempre una atención, un cuidado, un compromiso de ir al encuentro de situaciones humanamente difíciles y que parecen imposibles de resolver”. “Por supuesto”, los divorciados que se han vuelto a casar continúan perteneciendo a la Iglesia, insistió. Y concluyó: “El cuidado que hay que reservarles es verdaderamente una tarea digna de atención”.


ESPAÑA: TUENTI RETIRA LA CAMPAÑA POR LA VIDA DE LA IGLESIA

“Es un tú en tí”, presente también en otras redes sociales

MADRID, (ZENIT.org. Por Nieves San Martín).-La Conferencia Episcopal Española (CEE) ha puesto en marcha una nueva modalidad de la campaña en favor de la vida con el lema “Es un tú en ti”, dirigida especialmente a los jóvenes, y difundida en las principales redes sociales. Sin embargo, la red social española Tuenti ha decidido retirar de su web la campaña, afirmando que no les gusta el uso de la marca. Una decisión que la CEE espera que rectifique.

“No estamos felices con el uso de la marca” (en referencia a Tuenti y el juego de palabras del lema), declararon fuentes de Tuenti, que aseguraron que han tratado a la CEE “como a cualquier otro anunciante”.

El director de la Oficina de Información de la Conferencia Episcopal, Isidro Catela, manifestó hoy martes que, desde su oficina, han estado “especialmente en contacto con Tuenti” y que la red social “había dado los vistos buenos parciales e incluso había cambiado la creatividad en dos ocasiones”.

“No puedo saber las razones de por qué la ha retirado sin previo aviso y de forma unilateral. Esperamos que Tuenti rectifique”, subrayó, y señaló que “de momento” la prioridad de la Conferencia Episcopal no es recurrir la decisión. “Nuestros objetivos son ahora seguir defendiendo la vida y prestando una ayuda real a las mujeres embarazadas en dificultad”, aseguró Catela.

Catela dio los datos de la campaña en sus primeras cuatro horas y se mostró satisfecho. Apuntó que, en Facebook, la página de esta iniciativa ya cuenta con 2.400 seguidores, mientras que las impresiones publicitarias en esta misma red social ascienden a 2,5 millones. Además, la microweb esuntuenti.com ha recibido unas 8.400 visitas. Como una actividad más, la Conferencia Episcopal ha invitado a los usuarios de las redes sociales “a dar la cara por la vida” colocando en su imagen de perfil el logotipo de la campaña durante la Jornada por la Vida, que la Iglesia celebra el 25 de marzo.

Molesto por la unilateralidad de la decisión, el Episcopado atribuyó ayer la medida, nada más anunciarse la retirada de Tuenti, al “temor” que fue generando en esta compañía la gran repercusión que fue cobrando la campaña en los adolescentes entre la una de la tarde, hora en que fue colgada y las cinco, que fue retirada. La iniciativa se difunde en las principales redes sociales y desarrolla, con otro formato y lenguaje, la campaña por la vida de los que van a nacer, presente en vallas publicitarias, carteles y dípticos, con motivo de la Jornada por la Vida del 25 de marzo.

La campaña desarrolla un emoticono original en favor de la vida de los que van a nacer. Los caracteres que lo componen semejan el vientre de una madre y el rostro de un niño sonriente en su interior. Derivado del emoticono, se ha creado también un smiley o cara sonriente que es la imagen central de esta modalidad de la campaña. En realidad, son dos caras, una mayor (la madre) y otra más pequeña (el hijo) que en este lenguaje expresa de forma gráfica la emoción por una nueva vida humana, presente en el vientre de la madre.

Durante un mes, a partir de este lunes, podrá verse el anuncio en Google y en las redes sociales Tuenti (que la ha retirado), Facebook y Twitter. El lema “Es un tú en ti”, además de hacer un juego de palabras con el nombre de una de estas redes sociales, subraya la cualidad humana del nuevo ser que la mujer lleva dentro. “Un tú distinto de ti, aunque dependa de ti para su desarrollo, un tú único e irrepetible, distinto de ti desde el momento de la fecundación”, señalan los materiales de la campaña.

Todas las iniciativas que se irán desarrollando se articularán en torno a un nuevo micrositio web que servirá como punto de encuentro. En www.esuntuenti.com se puede encontrar todo el material de la campaña y de la Jornada por la Vida, así como diferentes secciones dinámicas cuyo contenido se actualizará periódicamente. Cuenta con una sección de testimonios, un apartado titulado “¿Es un tú en ti?”, donde se recogerán a modo de preguntas y respuestas las dudas más habituales que surgen a propósito de la vida humana incipiente, y un blog que, con el nombre “Vida en abundancia”, mostrará sugerentes propuestas sobre la cultura de la vida.

También en esta modalidad juvenil, estarán muy presentes las instituciones que trabajan en apoyo de la mujer gestante en dificultades. La sección “¿Buscas ayuda?” podrá consultarse desde cualquier lugar del micrositio.

En la nueva web, se podrá descargar el emoticono por la vida para utilizarlo en cualquier aplicación (ordenador, móvil, etc.) y se podrán adquirir también camisetas con las caras del smiley “Es un tú en ti”.

La página estará enlazada con las principales redes sociales en las que se hará presente la campaña, tanto con anuncios publicitarios, como con páginas y perfiles propios.

En el mensaje para la Jornada de las Comunicaciones Sociales de 2010, Benedicto XVI animaba a utilizar los nuevos medios al servicio de la Palabra. “En verdad el mundo digital, ofreciendo medios que permiten una capacidad de expresión casi ilimitada, abre importantes perspectivas y actualiza la exhortación paulina: ‘¡Ay de mí si no anuncio el Evangelio!’ (1 Co 9,16). Así pues, con la difusión de esos medios, la responsabilidad del anuncio no solamente aumenta, sino que se hace más acuciante y reclama un compromiso más intenso y eficaz”.

Inspirada por estas palabras, la Conferencia Episcopal Española pone en marcha una modalidad específica, dirigida especialmente a los más jóvenes, en un lenguaje adaptado a ellos y en unos lugares en los que ellos están y en los que a menudo se encuentran con otros como ellos.


LA VOCACIÓN DE CUSTODIAR UN MILAGRO EUCARÍSTICO

Entrevista con el sacerdote franciscano Paolo Spring

SIENA, ITALIA (Por Carmen Elena Villa ZENIT.org).- El sacerdote franciscano Paolo Spring tiene desde 1997 una misión que está plenamente relacionada con su vocación: cuidar el milagro eucarístico que se encuentra en la basílica San Francisco de la ciudad de Siena, ubicada en la región de la Toscana, al norte de Italia.

Semanalmente recibe decenas de grupos de peregrinos, desde niños que se preparan para su primera comunión, hasta extranjeros que aprovechan su viaje a esta ciudad llena de arte, historia y espiritualidad, para ver uno de los milagros eucarísticos más impresionantes: el de 223 hostias consagradas hace 280 años que hasta ahora se encuentran intactas en una de las capillas laterales de la basílica.

Al acoger a los fieles, el padre les cuenta la historia del milagro en ingles o italiano, y él mismo, al narrarla, se maravilla frente a este hecho, como si fuese la primera vez que escuchara la historia.

“Vienen de todo el mundo, donde hay católicos. Vienen para ver el milagro. Cuando llegan, cantan, se conmueven y lloran de alegría” dijo el sacerdote en diálogo con ZENIT.

Una alegría que contagia y renueva al mismo sacerdote, pese a que conoce la historia hace mucho tiempo. Aún recuerda la primera vez que vio estas hostias: “A finales de los años 70 en una peregrinación cuando vine aquí conocí el milagro hasta el fondo y pensé: Debe estar bien custodiado, debe darse a conocer, debemos trabajar para que, quien viene lo entienda y se vaya con este milagro en su corazón”.

Era el año 1730. El 14 de agosto, vísperas de la fiesta de la asunción de la Virgen María, en todas las iglesias de Siena los sacerdotes consagraron hostias adicionales para quien quisiera recibir el cuerpo de Cristo al día siguiente. Por la noche todos los sacerdotes de Siena se reunieron en la catedral principal de esta ciudad para hacer una vigilia y dejaron solas sus respectivas iglesias. Unos ladrones aprovecharon y entraron en la basílica de San Francisco para robarse el copón de oro con las hostias consagradas.

A la mañana siguiente se dieron cuenta de que las hostias no estaban y en medio de la calle, un feligrés encontró la parte de arriba del copón. Quedó así comprobado que se había robado el cuerpo de Cristo. Los habitantes de Siena comenzaron a orar para que aparecieran las hostias.

Tres días después, mientras un hombre estaba orando en la iglesia de Santa María en Provenzano, muy cerca de la Basílica de San Francisco, notó que había algo de color blanco dentro de una caja destinada para la donación a los pobres. Inmediatamente informaron al arzobispo y llegaron para ver de qué se trataba. Abrieron la caja, eran las 351 hostias consagradas – el mismo número de hostias que fueron robadas. “Esos tres días fueron como los días entre la Crucifixión y la Resurrección”, asegura el padre Spring. Estaban llenas de polvo y telarañas. Los sacerdotes las limpiaron con sumo cuidado.

Luego hubo una jornada de adoración y reparación. Miles de fieles llegaron a la basílica para agradecer el hallazgo de las hostias. Estas no fueron distribuidas, al parecer, porque los franciscanos querían que los peregrinos las adoraran hasta el momento en que se deterioraran (porque al deteriorarse, desaparece la presencia real de Cristo).

Pero las hostias permanecían intactas y con un olor muy agradable. La gente empezó a considerarlas como milagrosas y cada vez iban más peregrinos a orar ante ellas. Algunas pocas fueron distribuidas en ocasiones especiales.

Hoy, 280 años después, permanecen 223 hostias que presentan el mismo estado que tenían el día que fueron consagradas. “En diversas etapas estas han sido examinadas y físicamente conservan todas las características de una hostia recién hecha”, aclara el padre Paolo.

En 1914 se hizo el examen más riguroso de este milagro por disposición del papa san Pío X, “las Sagradas Partículas resultaron en perfecto estado de consistencia, lúcidas, blancas, perfumadas e intactas” dijo el padre Spring.

También se concluyó en este análisis que las hostias robadas fueron preparadas sin precauciones científicas y guardadas bajo condiciones ordinarias que, en circunstancias normales debieron haber causado un rápido deterioro.

El 14 de septiembre, de 1980, el papa Juan Pablo II viajó a Siena para celebrar los 250 años de este Milagro Eucarístico. Al ir dijo: “es la Presencia”. También han ido a orar ante estas santas hostias, personajes como san Juan Bosco y el beato papa Juan XXIII Para el padre Spring, el Milagro Eucarístico de Siena “representa una prueba del amor de Dios hacia nosotros y la presencia para sostenernos contra las dudas, las dificultades, el milagro con el cual Dios padre está ayudando a la Iglesia a no tener miedo, a vivir la presencia de su fundador enviado por el Padre para hacer su voluntad”.

“Aquí suceden dos cosas milagrosas”, explica el padre Spring señalando las hostias consagradas hace casi tres siglos. “El tiempo no existe, se ha detenido”, y el sacerdote explica el segundo milagro:” “Los cuerpos compuestos y las sustancias orgánicas están sujetas a marchitarse. Para estas hostias, ni los hongos, ni los elementos que las descomponen subsisten. Es un milagro viviente, continuo, no sabemos hasta cuándo el Señor lo permitirá” concluye el sacerdote.


EL SALVADOR APRUEBA LA CELEBRACIÓN DEL 'DÍA DE MONS. OSCAR ARNULFO ROMERO'

EL SALVADOR (OMPRESS) El miércoles 24 de marzo se conmemora el 30 aniversario del asesinato de Mons. Oscar Romero, obispo de San Salvador. Mons. Romero recibió un disparo en el corazón mientras celebraba la Eucaristía. Para recordarle, el parlamento salvadoreño aprobó el 4 de marzo un decreto legislativo por el que se instaura el "Día de Monseñor Oscar Arnulfo Romero", que se celebrará mañana 24 de marzo. Se trata de una iniciativa propuesta por la fundación Romero, formada por diversas organizaciones sociales y religiosas del país centroamericano.