1.- LA CRUZ EN EL HORIZONTE

Hay mucha emoción en el trabajo que realizamos al lanzar el número especial de Semana Santa y Pascua. No se trata, solamente, de reunir el trabajo de unos cuantos días para asegurarnos el asueto en estas jornadas, que, para muchos, son más vacacionales que otra cosa. Como creyentes tenemos el enorme sentido de que, en nuestros límites y con humildad, estamos prestando un servicio a muchos hermanos que pretende hacer de los días de Semana Santa y Pascua una oportunidad notable para mejorar su condición de cristianos, para acompañar el Señor Jesús en su Derrota y en su Triunfo. Asimismo, para recorrer ese camino que nos llevará, finalmente, a la alegría de la Pascua en compañía de familiares, amigos, de nuestros compañeros de todo el año en el trabajo parroquial o, también, entre aquellos que conocemos menos, pero que el azar, o las vacaciones, nos han acercado a su ámbito. Todos juntos, con ese sentimiento de asombro que siempre produce el contenido enorme de lo que celebramos, recorremos las estaciones de un Vía Crucis que se tornará en personal e intransferible para cada uno, aunque lo celebremos comunitariamente.

CHILE Y HAITÍ

La Cruz está en el horizonte de nuestras vidas. Y más este año que hemos asistido al sufrimiento inesperado y terrible de dos pueblos hermanos como lo son los de Chile y Haití. Los terremotos en ambas naciones nos golpearon duro en nuestras almas. Sin establecer ningún intento de diferenciación o comparación, si tenemos que añadir que la catástrofe de Chile nos marcó especialmente por la gran cantidad de amigos, de lectores, que tenemos en ese país. Es obvio que nadie debe buscar el sufrimiento, pero éste, en un cristiano de verdad, siempre estará ligado a la Cruz de Cristo. Y si bien es cierto que la Cruz tiene un epílogo triunfal que es la Resurrección no podemos dejar de tener presente que nuestro Maestro, para ser en todo como nosotros, asumió el sufrimiento y la muerte. Y la muerte y el sufrimiento están siempre presentes en la familia humana. Y, además, solo podemos entenderla en el contexto duro, muy duro, pero lleno de esperanza, que implica la realidad de los misterios del Gólgota y de la piedra removida del sepulcro.

SENTIR INÉDITO CADA AÑO

Es obvio que escribimos estos comentarios algunos días antes del inicio de la Semana Santa. Lo que vayamos a sentir este año en esos días queda todavía inédito porque en cada ocasión el Espíritu nos ayuda a encontrar novedad profunda en los acontecimientos del Jueves y Viernes Santo, del silencio del Sábado Santo y de la alegría luminosa y desbordante de la Vigilia Pascual. Abramos nuestro corazón al sufrimiento y a la gloria del Señor Jesús. Y que todo ello nos transforme.

Finalmente, queremos expresar nuestros mejores deseos, plenos de amor, para lectores y colaboradores. Deseamos que nuestro talante –el de todos—tenga el recogimiento suficiente como para entender los verdaderos contenidos de estas fechas. Que, asimismo, Betania sea portavoz del amor entre hermanos que nos pide el Día del Amor fraterno y que, finalmente, a todos nos llene de alegría desbordante la Resurrección de nuestro Maestro. Recemos todos juntos en estos días y que el recuerdo de Betania nos sirve de nexo de unión, junto a Dios, al lado de los hermanos.

 

2.- DE RAMOS A PASCUA

Este editorial es ya un clásico. Y casi todos los años, más o menos, lo escribimos de manera parecida. Y es que son ya 13 años que acometemos la edición especial de Semana Santa y Pascua de Resurrección. Fue el primer número especial de cada año. Más tarde incorporamos el Especial de Verano, Este año, incluimos el Domingo de Ramos, Jueves Santo, Viernes Santo, la Vigilia Pascual y la Misa del Día de la Pascua de Resurrección. En algunas ediciones incluíamos la Misa de la Anunciación del Señor. Pero este año, al salir el día 24, hemos obviado esa fiesta, que, por otro lado, está en varias ediciones del “histórico”. A quien le haga falta consultar la Anunciación no tiene más que pulsar el link “Consultad Ediciones anteriores” en el Menú Azul de la izquierda en la página de presentación. Por otro lado, llevamos ya cuatro años realizando una guía de contenidos del número para facilitar su acceso. Esta guía va en nuestra página de inicio y, por supuesto, en esta página de editoriales

NO TRIVIALIZAR ESTOS DÍAS

Y algo que, asimismo, repetimos siempre es que por encima de cualquier valoración de la forma editorial está el fondo real de lo que celebramos estos días. Y esto no es otra cosa que el profundo contenido de estas fechas que son cumbres de nuestra vida de cristianos. El gran misterio de la Redención se consuma paso a paso en estos días y que va desde la entrada triunfal en Jerusalén, la institución de la Eucaristía el Jueves Santo, los terribles aconteceres del Viernes Santo, con la muerte durísima y solitaria de nuestro buen amigo el Señor Jesús. Y todo ello termina con la Resurrección con la alegría del triunfo de Jesús sobre la muerte que es, sin duda, nuestro "mejor patrimonio" como cristianos. Saber que resucitaremos y que, de hecho, como dice Santa Pablo, sepultados en Cristo mediante el bautismo resucitamos con Él.

No podemos trivializar la conmemoración de estos días. Incluso si tenemos la ventura de hacer vacaciones, éstas deben estar impregnadas del sentir profundo de los misterios de la Fe. Vayamos donde vayamos será posible acercarse al templo y contemplar con entrega esos aconteceres de Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo. Con el ánimo bien dispuesto se nos abrirán nuevas enseñanzas y novedosos hallazgos. Se insiste no podemos dejar pasar estos días que, sin duda, ampliaran nuestras posibilidades como hombres y mujeres de Fe. Hemos de aplaudir, asimismo, todas las manifestaciones colectivas -procesiones, vía crucis, charlas, conferencias, etc.- porque nos ayudaran a mejor penetrar en las grandes verdades de la vida terrena de Jesús.

LAS PROCESIONES: DIOS EN LAS CALLES

No es tolerable esa tendencia a no valorar suficientemente --por ejemplo—las hermosas procesiones públicas que tiene lugar en toda la geografía hispana y en Iberoamérica. Son un conjunto de arte, devoción y religiosidad. No se olvide además que las cofradías y congregaciones que mantienen dichas manifestaciones son focos de conversión y centros de espiritualidad. En este sentido opinamos en igual forma que ante las manifestaciones de luz y color en las fiestas navideñas. Esas presencias públicas recuerdan el nombre y la vida de Jesús. No llevarlas acabo alejaría de la conciencia popular –y de la realidad pública-- el mensaje de Cristo.

Junto a todo lo anterior, queremos recomendar humildad. El mensaje que ofrece la Iglesia en las celebraciones de estos días es de una dimensión tan grande que, sin duda, nos supera. El sufrimiento de Jesús, la muerte de Dios en la Cruz y su Resurrección es de una enormidad tal que solo con el reconocimiento de nuestra poquedad puede comenzar a entenderse. Nuestra humildad nos ayudará a entrar en ese desvalimiento de Dios y en la apoteosis final de su glorificación.

Existe una tendencia, incluso entre los propios católicos, a considerar las procesiones como un algo pasado o, incluso, poco apartado de la verdadera religiosidad y no es cierto. La realidad es que algunas zonas de la sociedad española –y las de otros países—desearían que no hubiera manifestaciones públicas religiosas y que todo quedara en el interior de los templos y de las sacristías. Y eso no puede ser así. Por eso hemos de respetar y amplificar la enorme audiencia popular que tienen las procesiones y actos religiosos públicos de Semana Santa.

 

3.- LA GUÍA DE ESTE NÚMERO

Son muchos los contenidos de esta edición dedicados a los días santos de la Semana Santa y la Pascua de Resurrección. Hemos querido confeccionar esta guía que tiene como referencia el menú azul de la izquierda. Y aunque es posible ver en detalle todos esos contenidos en el sumario habitual, esta es una guía rápida para entrar más rápidamente en las páginas donde se encuentran los textos que se buscan, sobre todo en lo que es novedad o extraordinario.

EDITORIALES, CARTA Y OPINIÓN

En los editoriales, hemos preferido centrarnos en temática propia de estos días de Semana Santa y Pascua. No hay que olvidar que este número especial está en la red desde el miércoles 24 de marzo hasta el martes 6 de abril y que los comentarios de mucha actualidad podrían quedar obsoletos. De todos modos, estaremos atentos al desarrollo de los acontecimientos. En la Carta el Editor narra la semilla de fe que le quedó en una Vigilia Pascual muy anterior a su conversión. No es la primera vez que lo cuenta, pero es que es un hecho muy determinante para él. En Opinión damos tres artículos. El primero un “Decálogo para una semana santa como Dios manda”, de Javier Leoz. Otro, de David Llena y es un estupendo análisis sobre la capacidad de conversión de estos días. Y Pedrojosé Ynaraja habla, por segunda vez, del Cristo de Prieto.

REPORTAJE, VÍA CRUCIS, HORA SANTA

En Reportaje, texto amplio escrito Jesús Martí Ballester, contiene reflexiones sobre los días importantes de esas fechas. Y constituye una fuente de meditación de primera orden tanto para la oración individual como para la comunitaria. Tenemos dos formularios de Vía Crucis. Uno, según San Juan, escrito por Antonio García-Moreno y otro, el Via Crucis Sacerdotal que ha escrito Javier Leoz. Están en la página de Plegarias de Jueves Santo. Hayformulario para la Hora Santa, obra también de Javier Leoz y que está dedicado, asimismo, al Año Sacerdotal que celebramos, éste aparece en la página de Moniciones de Jueves Santo.

EL “LIBRETO”, MONICIONES, PLEGARIAS

En la página de Moniciones del Domingo de Ramos aparece un enlace por el cual se puede descargar un “libreto” que contiene moniciones y textos de todos los días principales de las celebraciones. Puede bajarse e imprimirse y sirve de guía unida para estos días. Es una contribución de la parroquia de San Francisco de Asís, de El Altet, en Alicante. Lo ha elaborado su párroco y colaborador de Betania, Pedro Juan Díaz. No es una producción de Betania y su contenido no puede ser reproducido por otras webs, aunque si usarse e imprimirse. Es una novedad y resulta muy útil. En cuanto a las moniciones están al completo y son del nuevo estilo que ya iniciamos el año pasado, y más adecuadas a las celebraciones. En la página de Moniciones de la Vigilia Pascual, hay una larga y muy bella oración sobre la Resurrección, de Javier Leoz: puede ser una lectura final o un pregón para cualquier momento de las celebraciones pascuales.

LECTURAS Y HOMILIAS

Las lecturas integras de la Pasión en el Domingo de Ramos y en el Viernes Santo, con su división para ser leídas por los tres lectores –Cronista (C), Pueblo o “sinagoga” (S) y las palabras de Cristo leídas por el Sacerdote. Como decíamos anteriormente al final de las lecturas parecen los cantos.

Al completo de los autores habituales: Antonio García-Moreno, Gabriel González del Estal, Pedro Juan Díaz, Javier Leoz, José María Martín, José María Maruri, Pedrojosé Ynaraja, y Ángel Gómez Escorial. Todas se han preparado –o revisado—para esta edición de 2010. Referirnos a que todas las Homilías de Javier Leoz tienen sus oraciones finales, preciosas piezas oracionales que pueden utilizarse al final de las misas o como textos para meditación en otras celebraciones. Pedrojosé Ynaraja ha redactado unas homilías especiales para ser leídas por la gente joven. Podrían servir también como guiones oracionales.

LAS LLAGAS DEL SEÑOR Y LAS SIETE PALABRAS

Julia Merodio, en su habitual Taller de Oración, construye su paso por las fiestas de estos días con la contemplación de las Llagas del Señor. Interesante texto. Asimismo, Julia Merodio nos presenta un magnifico formulario sobre las Siete Palabras de Jesús en la Cruz. Aparece en la página de Moniciones del Viernes Santo.

MISA FAMILIAR Y PASCUA PARA NIÑOS

Publicamos las Misas Familiares del Jueves Santo, Vigilia Pascual y Domingo de Pascua. La relativa a la Vigilia Pascual es, en realidad, una celebración de la Pascua para Niños. Podría pensarse en celebrarla unas horas antes de la Vigilia. O el Domingo de Pascua, antes de la Misa. Todos los textos son obra de Javier Leoz

GRUPOS EN LA CASA DE BETANIA

La página habitual para los Grupos Betania en La Casa de Betania tiene los formularios de las dos misas dominicales de estos días: Domingo de Ramos y Misa del Día en la Pascua. Contienen, además de las lecturas, las dos breves homilías de David Llena y las correspondientes oraciones de los fieles.

EL RESTO DE LAS SECCIONES

Junto a una edición especial de ll Libro de la Semana, con un libro de Anselm Grün, sobre el seguimiento oracional de los 50 días de la Pascua. Muy interesante. Y reiterar, como decíamos al principio que tanto las páginas de Reportaje, como la Carta del Editor, están referidas a las celebraciones de estos días de Semana Santa y Pascua. Todos los contenidos, como es natural, pueden verse en pormenor en el Sumario de la página de inicio.