III Domingo del Tiempo Ordinario
24 de enero de 2010


Misa Familiar

Prepara: Javier Leoz


“LOS OJOS PUESTOS EN EL”

Objetivo: Descubrir la importancia de la Palabra de Dios. Sin ella, la Eucaristía, puede quedarse en un sentarse en una comida sin haber escuchado, previamente, al dueño de la casa. ¿Sería educado y delicado eso?


1. MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos, en este día consagrado al Señor –el Domingo- a este lugar donde Dios, a través de Jesús, nos habla y nos va conduciendo mientras vivimos como hijos suyos en la tierra.

Cuando amanece, y salen las primeras luces del sol, las montañas y los valles, las ciudades y los pueblos, se iluminan.

Algo así ocurre con nuestra vida: cuando escuchamos la Palabra de Dios, es iluminada y llena de ilusión de color.

Que, esta EUCARISTIA, nos ayude además a comprometernos con Jesús por un mundo mejor. Y, por supuesto, tengamos un recuerdo muy especial por la unión de todos los cristianos. Recibamos a la Palabra de Dios en este día con el pensamiento en el pueblo de Haití que sufre las consecuencias del terremoto.

(Puede salir la cruz con dos velas y, seguido, el sacerdote con el Leccionario –para dar más fuerza a la Palabra de ese día- o, incluso, que sean dos jóvenes o padres quienes, en sus manos, soporten la Sagrada Escritura).

Canto: Vienen con alegría/ Este es el día del Señor/ Viva la Palabra/ Cristo nos da la libertad

2. ACTO PENITENCIAL

a) El mundo está tan lleno de palabras que, muchas veces, olvidamos las más importantes: la Palabra de Dios. Señor ten piedad (sale un joven o un niño con un periódico abierto)

b) Jesús es Alguien que nos trae felicidad y que nos invita a descubrir la grandeza de la vida. Pero preferimos otros ídolos. Cristo ten piedad (se muestra una cartulina o un póster de alguien famoso –cantante, toreros, artistas, futbolistas-)

c) El Señor quiere que estemos unidos. La historia nos enseña que, el hombre, tiene mucha facilidad para romper y muchas dificultades para unir. Cristo ten piedad (puede llevarse el cartel del octavario de la unión de las iglesias o, incluso, sobre una cartulina la palabra “cristianos” rota en cuatro pedazos)

3. CELEBRACIÓN DE LA PALABRA

Las tres lecturas que vamos a escuchar nos ayudan a comprender el cómo, la Palabra de Dios, da mucho fruto si se escucha, se cuida y se acoge con atención. Además, con la preocupación de ser todos una misma Iglesia, San Pablo nos recuerda que somos un solo cuerpo cuya cabeza es Cristo. Escuchemos atentamente.

4. ORACIÓN UNIVERSAL

a) Por la iglesia. Para que sea un altavoz por el que, el mundo, pueda seguir escuchando y conociendo la Palabra de Dios. Roguemos al Señor.

b) Por todos nosotros aquí reunidos. Para que no nos conformemos con estar bautizados. Para que, además, conozcamos y vivamos más intensamente la vida y el ejemplo de Jesús de Nazaret. Roguemos al Señor.

c) Para que, al acudir a la Eucaristía, tengamos más interés en llegar puntualmente y escuchar toda la Palabra de Dios. Roguemos al Señor.

d) Por la unión de todos los cristianos. Para que trabajemos por buscar más lo que nos une que aquello que nos divide. Roguemos al Señor.

e) No olvidemos a los pobres. El Señor amó a Dios pero nunca se alejó de los sufrimientos de las personas. Para que seamos solidarios con el país de Haití que necesita nuestra oración y nuestro apoyo moral y económico. Roguemos al Señor.

5. OFRENDAS

a) Con esta Biblia, Señor, queremos llevar hasta el altar un firme compromiso: que nos acostumbremos a leer más y mejor lo que Tú has hecho por la salvación del mundo.

b) Con esta medicina y con estas gafas queremos presentar, Señor, nuestro deseo de limpiar nuestros oídos para que escuchemos con más atención y nuestro deseo de poner más nuestros ojos en Ti.

c) Finalmente, Señor, la ofrenda que más te gusta –el pan y el vino- te los ofrecemos para que nos ayudes a robustecer nuestra fe; para hacer de cada domingo una auténtica fiesta en nuestra existencia cristiana.

d) Con el MAPA DE HAITI queremos ofrecer al Señor nuestro recuerdo y compromiso de trabajar por los que peor lo están pasando en estos momentos a causa de tantas tragedias en el mundo.

6. ACCIÓN DE GRACIAS

Señor;

Antes de marchar de nuevo a la vida

Queremos darte gracias por tu PALABRA.

¿Nos enseñarás a cumplirla?

¿Seremos capaces de no olvidarla?

 

Queremos decirte que, tu Palabra, nunca engaña

Que tu Palabra es de aquellas que siempre hacen bien

Que tu Palabra, por ser del cielo, nos ayuda a conocer a Dios

Gracias por ser nuestro amigo y Señor

Gracias por cumplir tantas cosas prometidas desde antiguo

Gracias, amigo y Señor.

Amén.