Domingo XXXI del Tiempo Ordinario
Solemnidad de Todos los Santos
1 de noviembre de 2009

Plegarias


ANTIFONA DE ENTRADA Sal 80, 17

El Señor los alimentó con flor de harina los alimentó, y los sació con miel silvestre.

ACTO PENITENCIAL

Tú, Señor que nos das vida y vigor para ser fieles al ejemplo de todos tus Santos, perdona los pecados contra los más débiles del mundo.

Señor Ten Piedad

Tú, Señor, que quisiste que tu Iglesia recordará la santidad de sus hijos, olvida nuestras faltas de egoísmo que producen la soledad y el abandono de muchos de nuestros hermanos.

Cristo Ten Piedad

Tú, Señor, que hiciste que ellos fueran santos por amor a la humanidad, disculpa nuestras dureza de corazón para con el hambre, la sed y la soledad de nuestros hermanos y hermanas.

Señor Ten Piedad

ORACIÓN COLECTA

Dios Todopoderoso y Eterno, que nos has otorgado celebrar en una misma fiesta los méritos de todos los Santos, concédenos por esta multitud de intercesores, la deseada abundancia de tu misericordia y de tu perdón.

Por Nuestro Señor Jesucristo

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Concede, Señor, a tu Iglesia los dones de la Santidad, de la Paz y de la Unidad, significados en las ofrendas sacramentales que te presentamos.

Por Jesucristo Nuestro Señor

PLEGARIA EUCARÍSTICA

El Señor esté con vosotros

Levantemos el corazón

Demos gracias al Señor, nuestro Dios

 

--Jesús amigo, que el poder de tu resurrección

Toque todo lo que está muerto, en nosotros,

Y lo devuelva otra vez a la vida.

No cesas de querernos, nos llamas noche y día,

Te empeñas en que nos amemos como Tú lo hiciste,

Como lo hicieron los que te siguieron con paz y

amor y ahora llamamos santos.

 

De ti nos vienen los deseos de santidad y de cambiar el mundo,

De transformar la vida triste y aburrida,

De dar la vuelta al corazón y rehacer todo, como hicieron los santos.

--Queremos seguirte, con decisión;

Seguir tu manera de vivir, tú forma de tratar a la gente,

 

La manera como mirabas a los niños, como cuidabas a los enfermos,

Como acompañabas a los solitarios.

No cederemos al cansancio, a las dificultades o al aburrimiento,

tal como hicieron tus Santos.

Uniendo nuestras voces y esfuerzos, queremos proclamar con nuestra vida los valores del

Evangelio, diciendo sin cesar:

SANTO, SANTO, SANTO...

ANTÍFONA DE COMUNIÓN Jn 6, 57

El que come de mi Carne y bebe de mi Sangre habita en mí y yo en él, dice el Señor.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Señor, Dios Todopoderoso, que la recepción del Cuerpo y Sangre de tu Hijo, que hemos celebrado especialmente en este Día de Todos los Santos, nos sirvan de ayuda en el camino hacia la Felicidad Eterna, junto a los Santos que en el Cielo te glorifican.

Por Jesucristo Nuestro Señor.