1.- LOS CATÓLICOS CON ÁFRICA

"África no está a abandonada al fracaso. Nuestro destino esta todavía en nuestras manos. África levántate...". Son las palabras finales del “nuntius” o mensaje final del Sínodo de los Obispos por África. Y si deseamos, aquí en Betania, poner de manifiesto la importancia del sínodo africano, es por la urgencia de que el mundo, que todos los católicos, estén al lado de África y de los africanos. Ciertamente que nuestra publicación tiene una gran difusión en España y en América. Y, por supuesto, en otros países de Europa, de Asia y de Oceanía. Y en el lugar que menos se lea sea en África, con las lógicas excepciones. Pero es que el grave problema que sufre África en, sobre todo su límite que se llama subsahariano, es muy grande. En parte alguna se dan juntos tanto problemas, tantas carencias, tantas pérdidas de vidas humanas, por la guerra, la enfermedad, la desnutrición o el abuso de poder.

A lo largo de todo el sínodo ha habido una durísima realidad y es que la vida política, o el trabajo de las élites, no ayuda a esos pueblos, más bien los esquilma. Es posible que todo sea herencia del tiempo colonia, y que las grandes potencias siguen abusando de los recursos naturales –muchos—de la zona africana con mayor conflicto, pero no se puede negar que regímenes corruptos o mal preparados han ido agudizando los conflictos hasta acercarse a la destrucción total.

Por ello ningún católico –ningún cristiano—debe inhibirse de esos problemas del continente africano y hacerlos como suyos. Cierto que queda poco tiempo y que si no se ponen las medidas adecuadas seguirá muriendo mucha gente en una situación de desesperanza sin parangón con época alguna, ni con otro territorio por muy deprimido que esté. No queda pues la cuestión “lejos”. Para nada, hemos de aprovechar el final del Sínodo para concienciar del grave problema, de una enorme profundidad y precariedad que viven dichos territorios.

Ya Benedicto XVI en su todavía reciente viaje a África afirmó que volvía impresionado de lo visto allí y que había que ponerse manos a la obra. Y eso es lo que nosotros, aquí, queremos hacer notar. Remitimos a nuestra página de Noticias donde aparece toda la información relativa al final del Sínodo de los Obispos africanos, celebrado en Roma.

 

2.- TODOS LOS SANTOS Y TODOS LOS DIFUNTOS

Al caer en domingo el 1 de noviembre, el formulario litúrgico de domingo XXXI del tiempo ordinario deja sitio al de la Solemnidad de Todos los Santos. Ya el año pasado –y el dato nos interesa hoy—el día 1 cayó en sábado y, lógicamente, se celebró la liturgia de Todos los Santos. Pero, tampoco, prevaleció el domingo 31, dedicándose la liturgia dominical a la fiesta de Todos los Fieles Difuntos. Este hecho significa que nuestros lectores que quieran obtener –hoy—el formulario de los Fieles Difuntos no tienen más que ir a nuestro histórico –pulsar el link “Consultar ediciones anteriores”, situado al final del menú azul de la izquierda—y seleccionar el número 585, de 1-2 noviembre de 2008. Allí está, pues, todo lo relativo a la celebración de los Fieles Difuntos, Lecturas, Moniciones, homilías, oración de los fieles, etc. Asimismo, si desean enriquecer los contendidos del presente formulario de Todos los Santos, pues también pueden usar el mismo que aparece en el referido número 585. Hemos intentado diferenciar lo que escribimos el año pasado con el actual, siempre queremos que cada nuevo número tenga contenidos inéditos en lo que puedan serlo, no claro está en las lecturas que no cambian. Pero la consulta de la edición del año 2008 servirá para disponer de más material.

Pudiera ser, por otro lado, que en algún lugar, de América o en otros países de Europa que no sea España se celebre, como tal, el domingo 31, o simplemente, se quiera disponer de esos formularios, pues, entonces, en el mismo histórico, en “Consultar ediciones anteriores”, hay que bajar hasta el año 2006, al número 495, de 5 de noviembre, y de ahí se pueden sacar los correspondientes formularios. Animamos a nuestros lectores a que se familiaricen con el “histórico”. Los domingos de cada ciclo –en este caso estamos en el B y el próximo primer domingo de Adviento entraremos en el C—son válidos siempre. No cambian y los textos sirven. Pueden ser utilizados por aquellos seguidores de Betania que tienen prisa o tienen que preparar con más antelación sus hojas dominicales o similares que la que da la habitual salida de todos los martes. Esta semana es un buen momento para hacer prácticas con ese importante contenido de nuestra Betania que supone disponer de casi de cinco años de ediciones de nuestra Web.