Descansar en la casa de Betania junto a Jesús, es saborear ese momento Único y privilegiado que te inunda de paz el corazón. Cuántas veces nos hemos planteado lo que nosotros hubiéramos hecho si nos hubiera tocado vivir en tiempo de Jesús; tenemos la seguridad que hubiésemos acudido a todos los lugares donde El descansaba. Pero no hemos caído en la cuenta que esto no es cosa del pasado sino del presente. Esto se repite hoy. Por eso quiero invitarte con esta página a que me acompañes para marchar hacia Betania. Jesús descansa allí, en Betania, con sus amigos se trata de irnos a encontrar con Él; todos estamos invitados.

 

 

Domingo XXIV del Tiempo Ordinario
13 de septiembre de 2009

GRUPOS BETANIA DE ORACIÓN Y ACCIÓN
**Textos para los trabajos de liturgia


EXHORTACIÓN PARA ESTA SEMANA

Jesús nos hace una pregunta inquietante: “¿Qué soy yo para ti?” Hemos de responderla, pero asimismo hemos de fijar nuevas actitudes y mejorar nuestro trabajo de liturgia. La base de ese cambio debe estar, sin duda, en la respuesta que obtengamos, en lo que Jesús sea para nosotros. Y parece que muchas de las cosas que nos inspirará la figura de Jesús de Nazaret van a contrastar mucho con nuestras cobardías, perezas y envidias. Es mejor cambiar ahora que esperar a final de curso. Seamos sinceros, humildes y, sobre todo, buenos hermanos de todos y todas.


LA REUNIÓN LITURGICA

ORACIÓN DE ENTRADA.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Señor Dios Padre nuestro, te pedimos gracia para comprender mejor la Palabra que se transmite en la Eucaristía Dominical. Concédenos la presencia cercana y gratificante del Espíritu Santo. Te lo pedimos por tu Hijo --y Maestro Nuestro--el Señor Jesús.


MONICIÓN SOBRE LAS LECTURAS

1.- La primera lectura –sacada del Libro de Isaías-- coloca el mensaje de Dios en una situación de soledad y persecución, pero es admirable ver la gran confianza y disponibilidad del profeta. Él no hace oídos sordos, no se excusa, no se echa atrás... él se enfrenta a cara descubierta, confía en su Señor, sabe que es su abogado y que su ayuda llegará oportunamente.

S.- Este salmo 114 corresponde al 116 del Salterio judío, que después la Vulgata latino partió en nuestros 114 y 115. Los versos que escuchamos hoy soy del principio del salmo original y se concreta en la gratitud del salmista a Dios por haberle librado de la muerte. A nosotros, hoy, nos ayuda a dar gracias a Dios, Nuestro Padre, porque no nos ha abandonado en los momentos de peligro.

2.- Esta fe será traducida en obras --como pide el apóstol Santiago en la segunda lectura--, porque las obras nacen de la vida y son signo de una opción seria por Cristo; ya que la acción y la contemplación no pueden separarse.

3.- El examen a todo esto nos lo presenta el evangelio de Marcos y las preguntas que debemos hacernos cada uno de nosotros son. ¿Quién es Cristo para ti? ¿Quieres seguirlo? ¿Estás dispuesto a entregarte, a cargar con su cruz, a perdonar, a reconciliarte?.. La respuesta debe ser personal. Y el Señor espera hoy, ahora, esa respuesta de cada uno de nosotros.


LECTURAS

PRIMERA LECTURA

LECTURA DEL LIBRO DE ISAIAS 50, 5-9a

El Señor Dios me abrió el oído; yo no resistí, ni me eché atrás. Ofrecí la espalda a los que golpeaban, la mejilla a los que mesaban mi barba. No oculté el rostro a insultos y salivazos. Mi señor me ayudaba, por eso no quedaba confundido, por eso ofrecí el rostro como pedernal, y sé que no quedaré avergonzado. Tengo cerca a mi abogado, ¿quién pleiteará contra mí? Vamos a enfrentarnos: ¿quién es mi rival? Que se acerque. Mirada, mi Señor me ayuda: ¿quién me condenará?

Palabra de Dios


SALMO RESPONSORIAL

SALMO 114

R.- CAMINARÉ EN PRESENCIA DEL SEÑOR, EN EL PAIS DE LA VIDA

Amo al Señor, porque escucha

mi voz suplicante;

porque inclina su oído hacia mí,

el día que lo invoco. R.-

 

Me envolvían redes de muerte,

me alcanzaron los lazos del abismo,

caí en tristeza y angustia.

Invoqué el nombre del Señor:

"Señor, salva mi vida." R.-

 

El Señor es benigno y justo,

nuestro Dios es compasivo;

el Señor guarda a los sencillos:

estando yo sin fuerzas me salvó. R.-

 

Arrancó mi alma de la muerte,

mis ojos de las lágrimas,

mis pies de la caída.

Caminaré en presencia del Señor,

en el país de la vida. R.-


SEGUNDA LECTURA

LECTURA DE LA CARTA DEL APOSTOL SANTIAGO 2, 14-18

¿De que le sirve a uno decir que tiene fe, si no tiene obras? ¿Es que esa fe lo podrá salvar? Supongamos que un hermano o una hermana andan sin ropa y faltos de alimento diario, y que uno de vosotros les dice: “Dios os ampare: abrigaos y llenaos el estómago", y no le dais lo necesario para el cuerpo: ¿de qué sirve? Esto pasa con la fe: si no tiene obras, está muerta por dentro. Alguno dirá: "Tu tienes fe y yo tengo obras. Enséñame tu fe sin obras y yo, por las obras, te probaré mi fe."

Palabra de Dios


ALELUYA Gál 6, 14

Dios me libre de gloriarme si no es en la cruz del Señor en la cual el mundo está crucificado para mí y yo para el mundo.


EVANGELIO

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGUN SAN MARCOS 8, 27-35

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos se dirigieron a las aldeas de Cesarea de Filipo; por el camino preguntó a sus discípulos:

-- ¿Quién dice la gente soy yo?

Ellos le contestaron:

-- Unos, Juan Bautista: otros, Elías, y otros, uno de los profetas.

Él les preguntó:

-- Y vosotros, ¿quién decís que soy?

Pedro le contestó:

-- Tú eres el Mesías.

Él les prohibió terminantemente decírselo a nadie. Y empezó a instruirles:

-- El Hijo del Hombre tiene que padecer mucho, tiene que ser condenado por los senadores, sumos sacerdotes y letrados, ser ejecutado y resucitar a los tres días.

Se lo explicaba con toda claridad. Entonces Pedro se le llevó aparte y se puso a increparle. Jesús se volvió, y de cara a los discípulos increpó a Pedro:

-- ¡Quítate de mi vista, Satanás! ¡Tú piensas como los hombres, no como Dios!

Después llamó a la gente y a sus discípulos y les dijo:

-- El que quiera venirse conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga. Mirad, el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por el Evangelio, la salvará.

Palabra del Señor


COMENTARIO LITÚRGICO

PADECER, MORIR Y RESUCITAR

Por David Llena

Que Pedro reconociera la naturaleza divina de Jesús parece que puso en marcha el camino de la cruz. Pues enseguida Jesús les hace ver cuál es su misión: Padecer, morir y resucitar. Jesús conocía perfectamente las palabras del libro de Isaías que hemos leído y buscaba el apoyo y comprensión de sus discípulos. Pero éstos, trataron de apartarlo de ese destino, consecuencia: Cristo reconoce la mano de Satanás en esa proposición. Cristo cuya fe en el Padre y en esa misión que le había confiado era infinita, la mostró con la obra de dar su vida en la Cruz. Como dice Santiago en su carta las obras muestran la fe.


la oracIÓN DE LOS FIELES

ATIENDE, SEÑOR, NUESTRAS NECESIDADES

Hemos leído en el salomo que el Señor escucha la voz suplicante e inclina el oído a quien le invoca. Con esa confianza le presentamos nuestras plegarias. Repetimos:

R.- ATIENDE, SEÑOR, NUESTRAS NECESIDADES.

1. - Por el Papa, los obispos y sacerdotes, para que sean siempre testigos del Evangelio de Cristo y crezcan en santidad y servicio a la Iglesia.

OREMOS

2. - Por los gobernantes y dirigentes de las naciones para que busquen siempre el bien de todos especialmente los más necesitados.

OREMOS

3. - Por los enfermos para que les llegue pronto la salud y se vena libres de sus dolencias.

OREMOS

4. - Por todos los niños y jóvenes que comienzan el curso escolar, para que aplicándose al estudio crezcan en sabiduría y amor a Dios.

OREMOS

5. - Por las familias cristianas, para que entiendan la necesidad del sacrificio en bien de la convivencia en cada hogar.

OREMOS

6. - Por todos nosotros para que demos razón de nuestra fe con las obras de la luz.

OREMOS

Señor, atiende estas necesidades que tu pueblo presenta y orienta los corazones de los hombres hacia Ti, por Jesucristo nuestro Señor.

Amen.


LAS PREGUNTAS DE JOSÉ MARÍA MARURI, SJ

En ambiente de gran recogimiento, un buen lector leerá lenta y con buena entonación las siguientes ideas fuerza que servirán para la meditación. Decir que en esta ocasión hemos sacado las preguntas de la homilia del padre Maruri.

1.- ¿Cuenta Jesús en nuestra vida diaria?

2.- ¿O le tenemos encerrado en la Iglesia ?

3.- ¿Entra en mi despacho, en mi comedor?

4.- ¿Lo siento cercano, como a cualquier miembro de mi familia?

5.- ¿Cuenta en mis decisiones personales o familiares?

6.- ¿Oigo crujir sus pasos junto a los míos por el camino de la vida?

7.- ¿Es alguien al que miro y hablo para decidir que debo hacer?


LA MISIÓN

Preguntarnos muy sinceramente qué es Jesús para nosotros. Y si nuestra auto-respuesta nos produce mucha alegría interior, pues comunicársela a todo el mundo.


Nos podéis escribir sobre todo esto. E, incluso, pedirnos ayuda sobre algún tema concreto. Como de costumbre lo publicamos y damos respuesta en la sección de Testimonios. Os repetimos el correo:

betaniamad@yahoo.es