XXII Domingo del Tiempo Ordinario
30 de agosto de 2009

La oración de los fieles


1.- SEÑOR, atiende las sÚplicas que salen del corazÓN

2.- QUE TU PERDÓN NOS LIBERE, SEÑOR


PRIMERA

SEÑOR, ATIENDE LAS SÚPLICAS QUE SALEN DEL CORAZÓN

Hoy, Jesús nos hace caer en la cuenta que la Ley de Dios, los mandamientos, tienen como base el amor, si no hay amor la ley queda vacía. Así hoy te pedimos:

R.- SEÑOR, ATIENDE LAS SÚPLICAS QUE SALEN DEL CORAZÓN

1.- Por el Papa, los obispos y sacerdotes, para que viviendo en plenitud tu Amor lo reflejen a toda la sociedad.

OREMOS

2.- Por todas las naciones del mundo, para que sea el amor el conductor de sus relaciones.

OREMOS

3.- Por aquellos que no han podido disfrutar de un descanso en este verano, para que encuentren en el Amor de Cristo el verdadero descanso.

OREMOS

4.- Por los enfermos para que encuentren en los que les rodean el amor reflejo del que Dios les tiene como sus preferidos.

OREMOS

5.- Por las familias cristianas, para que sea el amor el eje de sus actuaciones y decisiones.

OREMOS

6.- Por nosotros que hemos descubierto el amor, para que lo reflejemos a nuestro alrededor todos los días de nuestra vida.

OREMOS

Padre, haznos siempre dóciles a tu voz y haz que nunca nos separemos de Ti. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén


SEGUNDA

QUE TU PERDÓN NOS LIBERE, SEÑOR

Señor, Tú eres el libertador del hombre. Tú no lo salvas sólo por fuera sino por dentro. Por eso te pedimos llenos de confianza que escuches nuestra súplica.

R. - QUE TU PERDÓN NOS LIBERE, SEÑOR.

1. - Por la Iglesia y todos los que la formamos, para que busquemos siempre los intereses de los demás y no los nuestros.

OREMOS

2. - Por todos los que luchan por la paz, para que se den cuenta que la paz sólo se consigue viviendo en el amor.

OREMOS

3. - Por todos los que gastan sus vidas al servicio del Señor, para que sólo busquen el bien de los demás y vean en los hermanos a ese Dios que salva.

OREMOS

4. - Por los padres de familia, para que sean fieles a su compromiso sin escatimar esfuerzos para hacer funcionar ese trozo de Iglesia que el Señor les ha encomendado.

OREMOS

5. - Por los pobres, los que están solos, los carentes de amor; para que sientan profundamente que el Señor los ama y nosotros les ayudemos a experimentar ese amor.

OREMOS

6. - Por todas las personas que el mundo tienen etiqueta con mala fama, para que nunca duden de ese Dios bueno y compasivo que espera siempre con los brazos abiertos a todos los que lo buscan.

OREMOS

7. - Por los que estamos aquí reunidos en esta Eucaristía, para que el Señor nos escuche.

OREMOS

Señor, enséñanos a ser humildes, reconociendo que todos los hombres y todas las mujeres somos iguales y que tú sólo quieres corazones arrepentidos, te lo pedimos todo por nuestro Señor Jesucristo que contigo vive y reina por los siglos de los siglos.

Amén.