1.- EN LA CLAUSURA DEL AÑO PAULINO

Ha sido un gran acierto dedicar un año a conmemorar a Pablo de Tarso, al Apóstol de las gentes. San Pablo ha sido fundamental para el desarrollo y extensión de la Iglesia. Su prodigiosa acción misionera puso las bases de un crecimiento de la trasmisión de la fe del que hoy todavía nos sentimos herederos. Iglesia Latina e Iglesias orientales son herederos de esa acción apostólica que hoy, todavía, asombra.

Además, los escritos de San Pablo –sus Cartas—son la base más firme de le teología cristiana y todo lo que ha ido surgiendo a lo largo de los siglos, puede decirse que es herencia directa de los escritos paulinos. Por eso un año dedicado a vivificar el conocimiento y el estudio de la vida y obra de San Pablo es una contribuciónenorme al dar nueva frescura y solidez a la doctrina y la teología.

A lo largo de este año han tenido lugar muchas actividades con este fin. Se han publicado más libros y artículos que nunca. Y Betania ha publicado varios reportajes dedicados a San Pablo y la sección de “El Libro de la Semana” se hecho eco de un buen número de novedades editoriales dedicadas al apóstol de los gentiles. Ha sido, pues, un año enriquecedor y con mucho fruto. Y sabemos que San Pablo está presente en toda la Iglesia, pues fue él, junto con Pedro, quien comenzara a empujar ese carro prodigioso que lleva en movimiento 20 siglos: la Iglesia de Cristo.

 

2.- SAN JUAN, SAN PEDRO Y SAN PABLO

Este miércoles, un día después de la salida de Betania, se celebra la fiesta del Nacimiento de San Juan Bautista, celebración católica de gran transcendencia. Otros años hemos llegado a hacer edición doble, con los formularios de la misa de San Juan y los correspondientes al domingo del Tiempo Ordinario, Este año a caer en miércoles hemos considerado que no había mucho plazo para ofrecer dicha fiesta. El Padre Leoz ha escrito una bella homilía y también una preciosa oración destinada a todas aquellas parroquias que tienen al Bautista como Patrón. Pero quienes estén interesados en obtener moniciones, lecturas, homilías, oración de los fieles, etc., pueden ver el “histórico” –en el menú azul de la izquierda el link “consultar ediciones anteriores” y obtener toda esa información.

Por otro lado, el lunes 30 es la festividad de San Pedro y San Pablo. Se da la circunstancia que, además, termina el año Paulino que hemos venido celebrando a lo largo de un año. Junto al acto de clausura en Roma, el día 28,habrá otras misiones pontificias a varios lugares de fuerte resonancia paulina. El Cardenal de Madrid, monseñor Rouco Varela presidirá la misión pontificia en Siria.

La fiesta de San Pedro es, asimismo, una conmemoración muy incardinada con el Pontificado. Pedro fue el primer Obispo de Roma y desde entonces la línea ininterrumpida del vicariato de Cristo en la tierra está presente en el devenir de la Iglesia. Respecto a los textos de Betania decir que hay una homilía dedicada a esa conmemoración, y escrita por el padre Gabriel González del Estal, en la correspondiente página, a continuación de los textos homiléticos correspondientes al domingo 13 del Tiempo Ordinario y junto a la homilía dedicada a San Juan Bautista.