Descansar en la casa de Betania junto a Jesús, es saborear ese momento Único y privilegiado que te inunda de paz el corazón. Cuántas veces nos hemos planteado lo que nosotros hubiéramos hecho si nos hubiera tocado vivir en tiempo de Jesús; tenemos la seguridad que hubiésemos acudido a todos los lugares donde El descansaba. Pero no hemos caído en la cuenta que esto no es cosa del pasado sino del presente. Esto se repite hoy. Por eso quiero invitarte con esta página a que me acompañes para marchar hacia Betania. Jesús descansa allí, en Betania, con sus amigos se trata de irnos a encontrar con Él; todos estamos invitados.

 

Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo
14 de junio de 2009

GRUPOS BETANIA DE ORACIÓN Y ACCIÓN

**Textos para los trabajos de liturgia


EXHORTACIÓN PARA ESTA SEMANA

La presencia de Jesús de Nazaret en la Eucaristía es un milagro portentoso que tenemos al alcance de la mano y que a veces no damos la importancia que tiene. Es un acto de amor Trinitario. Y así Dios, en la Segunda Persona de la Trinidad se queda con nosotros. Podemos recibirle en la Eucaristía y charlar con Él, en cercanía e intimidad ante el sagrario. Es algo muy grande, muy grande lo que celebramos en este día del Corpus Christi.


LA REUNIÓN LITURGICA

ORACIÓN DE ENTRADA.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Señor Dios Padre nuestro, te pedimos gracia para comprender mejor la Palabra que se transmite en la Eucaristía Dominical. Concédenos la presencia cercana y gratificante del Espíritu Santo. Te lo pedimos por tu Hijo --y Maestro Nuestro--el Señor Jesús.


MONICIÓN SOBRE LAS LECTURAS

1.- La primera lectura de hoy procede del capítulo 24 del Libro del Éxodo. Y nos narra como Moisés, mediante la sangre de unas vacas, fórmula de sacrificio, confirma la alianza del pueblo judío con Dios. Después, la sangre de Cristo confirmará la nueva alianza que dura para siempre.

S.- El Salmo 147 –uno de los últimos del salterio—tiene dos partes bien diferenciadas y por eso la Vulgata lo dividió en dos. Nosotros utilizamos hoy la segunda parte en la que se exalta el poder y la misericordia de Dios, el creador y salvador del género humano, que ayuda a los más pobres y los sinceramente humildes.

2.- Escucharemos ahora en nuestra segunda lectura unas palabras muy bellas y certeras del capítulo 9 de la Carta a los Hebreos. Y es que nadie como el autor de esta Carta ha reflejado mejor el papel sacerdotal y sacrificial de Jesús, el Mesías. Y es que la sangre de Cristo, vertida por nuestros pecados, purificará para siempre a los redimidos y por Él y, asimismo, purificará las conciencias de quienes –con entrega y sinceridad—siguen su camino.

3.- El fragmento del Evangelio de San Marcos que se proclama a continuación narra con precisión y maestría el momento de la Instauración del Sacramento de la Eucaristía. Las palabras de Jesús que nos muestra Marcos han sido, desde hace muchos siglos, la fórmula litúrgica en el momento de la consagración: “Esto es mi cuerpo. Esta es mi sangre”


LECTURAS

PRIMERA LECTURA

LECTURA DEL LIBRO DEL ÉXODO 24, 3-8

En aquellos días Moisés bajo y contó al pueblo todo lo que había dicho el Señor y todos sus mandatos; el pueblo contestó a una:

--Haremos todo lo que dice el Señor.

Moisés puso por escrito todas las palabras del Señor. Se levantó temprano y edificó un altar en la falda del monte, y doce estelas, por las doce tribus de Israel. Y mandó a algunos jóvenes israelitas ofrecer al Señor holocaustos y vacas, como sacrificio de comunión. Tomó la mitad de la sangre y la puso en vasijas, y la otra mitad la derramó sobre el altar. Después, tomó el documento de la alianza, se lo leyó en alta voz al pueblo, el cual respondió:

--Haremos todo lo que manda el Señor y le obedeceremos.

Tomó Moisés la sangre y roció al pueblo, diciendo:

--Esta es la sangre de la alianza que hace el Señor con vosotros, sobre todos esos mandatos.

Palabra de Dios


SALMO RESPONSORIAL

SALMO 115

R.- ALZARÉ LA COPA DE SALVACIÓN, INVOCANDO EL NOMBRE DEL SEÑOR

¿Cómo pagaré al Señor

todo el bien que me ha hecho?

Alzaré la copa de la salvación, invocando su nombre. R.-

 

Mucho le cuesta al Señor

la muerte de sus fieles.

Señor, yo soy tu siervo, hijo de tu esclava,

rompiste mis cadenas. R.-

 

Te ofreceré un sacrificio de alabanza,

invocando tu nombre, Señor.

Cumpliré al Señor mis votos,

en presencia de todo el pueblo. R.-


SEGUNDA LECTURA

LECTURA DE LA CARTA A LOS HEBREOS 9, 11-15

Hermanos:

Cristo ha venido como Sumo Sacerdote de los bienes definitivos. Su templo es más grande y más perfecto: no hecho por manos de hombre, es decir, no de este mundo creado. No usa sangre de machos cabríos ni de becerros, sino la suya propia; y así ha entrado en el santuario una vez para siempre, consiguiendo la liberación eterna. Si la sangre de machos cabríos y de toros y el rociar de las cenizas de una becerra tiene el poder de consagrar a los profanos, devolviéndoles la pureza externa; cuánto más la sangre de Cristo que, en virtud del Espíritu eterno, se ha ofrecido a Dios como sacrificio sin mancha, podrá purificar nuestra conciencia de las obras muertas, llevándonos al culto del Dios vivo. Por esa razón es mediador de una alianza nueva: en ella ha habido una muerte que ha redimido de los pecados cometidos durante la primera alianza; y así llamados pueden recibir la promesa de la herencia eterna.

Palabra de Dios


ALELUYA Jn 6, 51-52

Yo soy el pan vivo bajado del cielo, dice el Señor; quien coma de este pan vivirá para siempre.


EVANGELIO

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS 14, 12-16.22-26

El primer día de ázimos, cuando se sacrificaba el cordero pascual, le dijeron a Jesús sus discípulos:

--¿Dónde quieres que vayamos a prepararte la cena de Pascua?

Él envió a dos discípulos diciéndoles:

--Id a la ciudad, encontraréis un hombre que lleva un cántaro de agua; seguidlo, y en la casa en que entre, decidle al dueño: “El maestro pregunta: ¿Dónde está la habitación en que voy a comer la Pascua con mis discípulos?” Os enseñará una sala grande en el piso de arriba, arreglada con divanes. Preparadnos allí la cena.

Los discípulos se marcharon, llegaron a la ciudad, encontraron lo que les había dicho y prepararon la cena de Pascua.

Mientras comían, Jesús tomó un pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo dio, diciendo:

--Tomad, esto es mi cuerpo.

Cogiendo una copa, pronunció la acción de gracias, se la dio y todos bebieron. Y les dijo:

--Esta es mi sangre, sangre de alianza, derramada por todos. Os aseguro que no volveré a beber del fruto de la vid hasta el día que beba el vino nuevo en el Reino de Dios.

Después de cantar el salmo, salieron para el Monte de los Olivos.

Palabra del Señor


COMENTARIO LITÚRGICO

DIOS NOS HA DADO LO MEJOR QUE TENÍA

Por David Llena

La sangre como portadora de vida, y el cuerpo como la totalidad de la persona, son reemplazadas en el Antiguo Testamento por los cuerpos y sangre de los novillos o corderos que se ofrecían a Dios. De entre lo que el pueblo obtenía de Dios, se escogía una parte para ofrecérsela como sacrificio. Hoy, desde hace casi 2000 años, lo que la Iglesia ofrece a Dios, es el Cuerpo y la Sangre de su propio Hijo, Dios en su infinita Bondad nos ha dado lo mejor que tenía y eso se lo devolvemos como sacrificio. Pero ese sacrificio supera y trasciende los anteriores sacrificios y así como dice Pablo: “Cristo ha entrado una vez para siempre en el santuario” y ha realizado una (la) Alianza Eterna. Ese sacrificio lo ofrece el sacerdote cuando, en la Eucaristía, eleva el Cuerpo y la Sangre de Cristo y dice: “Por Cristo, con Él y en Él, a Ti Dios Padre Omnipotente, en la unidad del Espíritu Santo, todo honor y toda Gloria por los siglos de los siglos” a lo que el pueblo responde “Amén”.


LA ORACIÓN DE LOS FIELES

SEÑOR, ALIMENTA A TU PUEBLO

Hoy celebramos el alimento que tu Hijo nos dejó para el camino. Ahora antes de unirnos todos a Él presentamos las necesidades que se nos presentan en este caminar. Respondemos diciendo:

R.- SEÑOR, ALIMENTA A TU PUEBLO

1. – Por el Papa Benedicto, para que guíe a la Iglesia y descubramos todos el tesoro de la Eucaristía.

OREMOS

2. – Por los que dirigen nuestras naciones para que sea su preocupación el alimento y las necesidades primarias de los hombres.

OREMOS

3. – Por aquellos que se han alejado de la Iglesia, para que se reúnan pronto a la mesa de Cristo y compartan el pan y el vino que son su Cuerpo y Sangre.

OREMOS

4. – Por los enfermos, impedidos y necesitados para que el alimento que Cristo nos dejó les llene de fuerza para combatir las enfermedades y dolencias.

OREMOS

5. – Pidamos por las familias, para que además de procurarse el pan material, no descuiden nunca el Pan Eucarístico.

OREMOS

6. – Por todos los que celebramos esta fiesta de la Iglesia para que este alimento nos acompañe siempre hasta que lleguemos a la casa del Padre.

OREMOS

Te presentamos, Padre, estas plegarias con la confianza de que serán atendidas por tu inmensa bondad.

Por Jesucristo nuestro Señor

Amen.


LAS PREGUNTAS DEL editor

En ambiente de gran recogimiento, un buen lector leerá lenta y con buena entonación las siguientes ideas fuerza que servirán para la meditación. Las cuestiones son las siguientes:

Esta semana la Misa del Corpus Christi nos sugiere algunas ideas importantes sobre la presencia viva del Señor Jesús en los Sagrarios. Veamos las cuestiones de reflexión de esta semana:

1.- ¿Creemos de verdad que Jesús está presente en la Eucaristía? ¿Y si tenemos dudas pedimos apoyos a nuestros hermanos, a un sacerdote amigo? ¿O preferimos acostumbrarnos a esa duda que nos llevará a la destrucción de nuestra fe?

2.- La visita a los Sagrarios no está pasada de moda. Jesús sigue ahí, como siempre, esperándonos. ¿Le visitamos? ¿Descansamos junto a Él un rato, cómo sus amigos de Betania? ¿Cómo Marta, María y Lázaro?

3.- ¿Hemos meditado alguna vez sobre que amor y caridad es lo mismo? ¿Ejercemos nuestra ayuda o solidaridad con los más desfavorecidos con auténtico amor y no sólo dentro de la esfera de que la ayuda acalla nuestras conciencias?

4.- ¿Nuestra condición de seguidores y hermanos de Jesús nos lleva a superar el síndrome de solo donar a los más necesitados lo que para nosotros es superfluo? ¿Somos capaces de construir nuestra vida –y administrar nuestros ingresos—sabiendo que los demás nos necesitan?

5.- ¿Somos colaboradores conscientes de casos de abuso económico o social en nuestro trabajo o, incluso, en empresas que dependen de nosotros? ¿Tenemos una clara idea de que los fenómenos de opresión económica es un pecado grave?

6.- ¿Procuramos acudir todos los días a recibir el Cuerpo y Sangre de Cristo en comunión de amor con los hermanos que nos acompañan en la Eucaristía? ¿Hemos descubierto que la comunión frecuente es una auténtica medicina que produce mejoría espiritual y física?


LA MISIÓN

En este día en que celebramos la capacidad de expandir el amor a nuestros hermanos socorriendo sus necesidades hemos de no perder un instante para ejercitar nuestra ayuda. Hoy más que nunca muchos nos esperan. Las cosas van mal, pero aquí estamos nosotros para resolverlas en la medida de nuestras fuerzas.


Nos podéis escribir sobre todo esto. E, incluso, pedirnos ayuda sobre algún tema concreto. Os repetimos el correo:

betaniamad@yahoo.es