Les animamos a que nos escriban sobre cualquier tema que relacionado con los contenidos de http://www.betania.es/, les interese.

Pueden enviar sus comentarios atraves del e-mail a:

betania@betania.es

o por correo ordinario a la siguiente dirección:

Betania - Apartado 42024
28080 MADRID
España 


LOS DIENTES BLANCOS DEL PERRO

Jesús caminaba junto a varios de sus discípulos por una senda polvorienta de Galilea en plena canícula estival. El sol señoreaba por los campos y los discípulos andaban cansinos deseando encontrar un árbol para cobijarse y comer las viandas que portaba Juan, el más joven.

Jesús se quedó rezagado unos metros contemplando cómo segaba un labrador su exigua mies. La hoz cortaba al mismo tiempo el trigo y la cizaña. Las voces de sus discípulos le obligaron a retirar su mirada del campo y centrarla en el camino donde sus discípulos vociferaban formando un semicírculo en torno a algo que Jesús no logró saber qué era. Anduvo hasta alcanzarlos. Todos se apartaron ante su llegada. En el suelo polvoriento yacía muerto un famélico perro desangrado. Posiblemente fuese arrollado por el carro de algún labrador que acarreó la mies por aquellos contornos.

Pedro, impulsivo como siempre, alertó del peligro de permanecer más tiempo junto al animal: ¡Maestro, vámonos de aquí que nos impurificamos!

Andrés, desabrido, repetía mecánicamente el olor fétido que despedía el perrucho: ¡Debe de llevar varios días muerto. Apesta! La voz de Andrés resultaba ininteligible, pues al tiempo que repetía cansinamente el hedor que despedía el cadáver, sus dos manos taponaban frenéticamente sus fosas nasales.

Judas lanzó sus brazos al aire con grandes aspavientos: ¡Es un chucho que no valía nada ni en vida. No era de raza. Ni tan siquiera tenía un color bonito de pelo. Era color ceniza y hasta las orejas las tenía desiguales. En el mercado de Jerusalén no valdría no dos óbolos! No se merece ni que sintamos lástima por él.

Jesús permanecía atento a los comentarios de sus discípulos y amigos. Nada comentó. Se acercó al animalillo y se inclinó acuclillándose. Su túnica sin costuras se manchó con la sangre reseca esparcida por el suelo de aquel perro muerto en la cuneta de un camino. Sólo dijo: ¡Qué dientes más blancos y perfectos tenía!

Media legua después se cruzaron con una perra de bella estampa que vagabundeaba sin destino cierto. Sobre su lomo y su cabeza había manchas de sangre seca. De vez en cuando giraba su cabeza en dirección hacia donde yacía su fiel compañero. Emitía un aullido lastimero y proseguía su “sindestino”.

El imberbe Juan se quedó rezagado a sabiendas. Metió su mano en la alforja y retorciendo la hogaza logró cortar un trozo de ella. Se acercó al animal para que comiera. Los ojos de la perra brillaron de pronto. Tomó el trozo de hogaza, lo sujetó con los dientes, y se lanzó veloz para ofrecérselo al can yacente.

Juan corrió para incorporarse al grupo de sus compañeros. Nadie le había visto, ni tan siquiera Jesús. Sólo que al pasar junto a Él, su maestro le dijo: Juan ese pan que le has dado a la perrilla es pan de amor. El tuyo y el de ella. Juan le miró abochornado al haber sido descubierto por Jesús. Sin embargo, se atrevió a añadir: ¡De amor y de vida, Señor! El resto del camino lo recorrieron en silencio.

Feli Alonso Curiel

España

NOTA DEL EDITOR.- Por indicación de un lector le hemos pedido a Feli que nos escriba algo para Betania, si puede todas las semanas. Este primer texto suyo es muy bello. Mucho. Gracias Feli.


EL DIURNAL Y EL OFICIO DE LECTURA

Veo muy útil el Diurnal que publican en la Web, en formato Pdf., lo que agradezco. ¿No podrían también hacer lo mismo con el Oficio de Lectura? Lo he encontrado en otras páginas, pero se le lee mucho mejor en el formato que ustedes publican el Diurnal.

Les saluda atentamente.

Andrés

España

NOTA DEL EDITOR.- El trabajo de ofrecer el Diurnal todo seguido sin los saltos que da el propio libro es enorme. En el Oficio los saltos son mayores y creemos que habría que optar por uno o por otro. El Diurnal es seguido por laicos, consagrados y también sacerdotes. Además, aquí hay una sola persona para actualizar, día a día, año a año, y ciclo a ciclo, el Diurnal seguido. Es imposible sin ayuda. Y le lanzamos una pregunta: ¿En que medida podría colaborar usted con la transcripción del Oficio de Lectura? Díganos algo. En realidad este es el texto de la respuesta que enviamos a Andrés por correo. Pero creemos que es útil conocerlo aquí en la sección de Testimonios.


UNA BUENA FORMA DE PRESENTAR LAS OFRENDAS

Hola, quería pedirles un favor, como miembro de Cáritas de mi parroquia, tenemos que preparar las ofrendas para día que viene el obispo de nuestra Diócesis a bendecir una casa de acogida de Cáritas que se acaba de construir, junto con las nuevas oficinas de atención de Cáritas. Habíamos pensado como ofrendas, las llaves de la casa (ya que el objetivo de esta casa es el de necesidad en una situación dada. Además se comparte con otras dos parroquias mas), una bandeja con unos objetos como podrían ser pulseras, rosarios, zapatillas, trípticos, etc. (que forman parte de un puesto que ponemos en la puerta de la iglesia todos los domingos para sacar dinero y poder comprar la comida con la que damos a las mas de 20 familias todas las semanas, junto también con donativos y algunas empresas colaboradoras de alimentos,) y por supuesto el pan y el vino. Les pediría por favor si nos pudieran orientar como hacer las ofrendas de estas presentaciones o si tienen alguna otra idea mejor ya que más o menos le he contado un poco la idea ¿ Como hacerlo que quede bien?

Muchísimas gracias.

María Dolores

España

NOTA DEL EDITOR.- En realidad respondimos a esta lectora diciéndole, tan solo, que el monitor debería explicar a todos los presentes, el contenido y la intención de las ofrendas y que todo estaba muy bien. De todas formas aprovechamos para decir que no siempre podemos atender estas demandas, pero que sobre todo que nos las hagan con tiempo. La de María Dolores no habría llegado a tiempo.


OFRENDAS DE CONFIRMACIÓN

Estimados Señores:

Soy Sor Nieves delegada de pastoral del colegio, todas las semanas utilizo la preparación de la Eucaristía, que tienen en su página web, es un material de muy buen provecho y les doy las gracias por esta bonita labor que están haciendo. Necesito con urgencia que me deis una idea para las ofrendas de la Eucaristía de la confirmación, que celebraremos el próximo domingo, espero contestación por su parte.

Sin otra reciba un saludo cordial.

Sor Nieves

Jerez de la Frontera, España

NOTA DEL EDITOR.- No solemos, los lectores lo saben enviar nada por correo, consideramos que es más útil publicarlo aquí y que sea de general conocimiento, pero ocurre que a veces si contestamos. Lo que tienen que hacer es enviar sus propuestas con la antelación necesaria. Por lo menos eso. Luego no siempre respondemos por falta de tiempo… o de ciencia.


PROCLAMADORES DE LA PALABRA

Les Saludo con la alegría de Pentecostés. Agradezco a BETANIA por compartir con nosotros la riqueza de su contenido, en lo personal me han sido de gran utilidad para preparar la reunión con los Proclamadores de la Palabra, así como para mi formación personal; como podrán ver, semana a semana estoy conectada a su red. Mi nombre es Silvia Cortés y brindo mi servicio como Coordinadora Diocesana del Apostolado Católico Hispano en la Diócesis de Gaylord, Michigan, E.U. Somos una pequeña Comunidad Latina. Las homilías y otros artículos me parecen muy interesantes para darlos a conocer al resto de la comunidad (muchos de ellos no tienen acceso al Internet), así que tengo una pregunta para ustedes: ¿Sería posible para nosotros publicar algo del contenido de BETANIA en un pequeño boletín que distribuimos semana a semana?

Gracias, por su hermosa labor.

Atentamente:

Silvia Cortés

Gaylord, Michigan, E. U

NOTA DEL EDITOR.- Pues claro que autorizamos a reproducir en el mencionado Boletín lo que estimen oportuno de Betania. Tan solo será bueno citar la procedencia para que se sepa de donde sale. Betania tiene muchos lectores en Estados Unidos. Es el tercer país en lectores, tras España y México. Gracias por todo, Silvia.


SIGAN ASÍ

Saludo cordialmente al equipo de Betania y los felicito por su buena página web. Les cuento que sus moniciones me han ayudado mucho, ya que soy un novato; estoy sirviendo a la parroquia como monitor y lector, por lo cual sus moniciones me ayudan de una grandísima manera. Los felicito y sigan así, bendiciones desde El Salvador.

Guillermo Rafael Vásquez

El Salvador, Centroamérica

NOTA DEL EDITOR.- Pues gracias a Guillermo y nos sentimos muy felices de ser útiles.


AGRADECIDO Y AGRADECIDOS

Hola amigos,

Agradecido en este día de la Trinidad al trabajo conjunto de todo el equipo, y a la fuerza que dais a la comunión entre los hermanos. Agradecidos siempre a un Dios que puede salvar.

Un abrazo.

Julián Esteban

España

NOTA DEL EDITOR.- Pues así es. Agradecimiento al Señor por mantenernos unidos en torno a la Trinidad Santísima.


LA JUBILACIÓN, ¿UN PROBLEMA?

Martín Larios, es un buen amigo, una bella persona y un buen compañero. Trabajamos juntos en el mismo Laboratorio farmacéutico, cerca de veinte años, hasta que hace cinco, a mí, me prejubilaron. Aparte de nuestras relaciones laborales, mantuvimos siempre una buena amistad. Junto con nuestras esposas, nos agradaba salir a comer con frecuencia y en agradables veladas, compartir alegrías y tristezas surgidas de aquellos problemas que en ese momento, nos afectaban.

Hace unos días, recibí en casa su visita. Lo encontré profundamente afectado y triste, ya que le habían comunicado, en el Laboratorio, que por motivos de reestructuración, habían decidido anticipar su jubilación un par de años antes de cumplir los sesenta y cinco. En cierto modo, comprendí su pequeño disgusto, pues para mí en su día, significó algo parecido, al abandonar una profesión que me proporcionaba grandes satisfacciones, manteniendo unas excelentes relaciones profesionales, en la mayoría de las veces de auténtica amistad, con personas con las que llevaba trabajando toda una vida.

Sin embargo, y así lo comentaba con mi buen amigo Martín, hemos de entender, que el mundo, a veces, solo nos ha enseñado a trabajar y no a gozar ni vivir de otra manera. Por eso, hay personas que se asustan ante su jubilación, porque están convencidas de que cuando abandonen sus rutinas laborales, su vida quedará vacía. Y habría que preguntarles, si es que no tienen la ilusión de poder realizar algo que su trabajo, se lo haya impedido, o simplemente dedicar nuestro tiempo para amar, servir y ayudar plenamente a los que nos necesiten. Y no nos engañemos, sobre todo los cristianos, por que el Evangelio no promete a nadie el “descanso eterno”, sino la “vida eterna” y creo que una vida eterna, no puede ser en ningún caso, una siesta interminable.

Así ocurre, que a veces resulta, que el espíritu de algunos jubilados, es tan corto que se sienten saciados con el trabajo material que desarrollan y no han descubierto esas mil maneras en que podrían ser útiles a la sociedad en general, al margen de las estrictamente laborales. No sé, pero me parece a mí, que hay muchas personas que viven para vivir, sin más, y no creen que su vida tenga otro sentido que el de ir a ninguna parte, olvidándose de encontrar razones suficientes para comprender que la vida merece la persona vivirse por algo y para alguien y sobre todo si ese Alguien, se escribe con mayúsculas.

En cualquier caso, yo creo, que un ser humano normal, dotado de cabeza, pensamiento e inteligencia y con capacidad de discurrir, no puede pasar por este mundo, sin preguntarse que hace en él, hacía donde dirige sus pasos, el motivo por el que lucha y quien le necesita, tanto en su tiempo de trabajador, como en el de jubilado, para no caer en la tristeza de pensar que su vida, solo tiene el destino de una fosa. Aunque está claro, que este pensamiento, no puede tener cabida alguna en la fe de un creyente.

Así las cosas, amigo Martín, no hay que olvidar que el hombre empieza a disminuir el día en que sus recuerdos, son más grandes que sus proyectos. El día que comienza a mirar más hacia el pasado que hacia el futuro. El día en que por nuestra mente pasa la equivocación de creer que nuestra tarea en este mundo, está concluida.

Y esto, pienso, es la peor jubilación de todas, por que el mismo se está limitando, ya que no se da cuenta que lo más importante no es añadir años a la vida, sino vida a los años, olvidando remover el “baúl de los recuerdos”. Por fortuna, ahora los jubilados, parecen entender que la llamada “tercera edad”, es simplemente una etapa más de la vida, que hay que llenar de actividad, como cualquier otra y que en definitiva, viene a completar o hacer realidad, aquellos sueños que eran parte de nuestra vida laboral, cuando ansiábamos la llegada de la jubilación para poder dedicarnos, a tantas cosas…

En fin, mi buen amigo y compañero de trabajo Martín, de verdad crees que la Jubilación ¿es un problema? o en realidad es un ferviente deseo de ganas de vivir, para arrancarle al tiempo todo el jugo que tenga. Sinceramente, es lo mejor que podemos hacer.

José Guillermo García Olivas

Madrid, España

NOTA DEL EDITOR.- Interesante punto de vista de José Guillermo dentro de un tema importante que a todos interesa.


SOBRE ERRORES EN LAS LECTURAS DEL DOMINGO PASADO

NOTA DEL EDITOR.- Senen Rodríguez nos advirtió que teníamos errores en las lecturas del Domingo de la Santísima Trinidad. Esto no suele ser nada frecuente, pero ha ocurrido. Agradecemos el correo de Senén y decir que procedimos a corregir los errores inmediatamente. Eran una frase repetida en la primera lectura, otra que faltaba en el salmo, y la ausencia de una letra en el Evangelio que podía dar a error. Gracias, pues.