1.- DECÁLOGO MARIANO

Por Javier Leoz **

(Texto inspirado en un decálogo de monseñor José María Conget Arizaleta, obispo de Jaca desde 1990 hasta su muerte en octubre de 2002)

1.- Honrar a María como a la Madre de Dios. María es la mujer del pueblo en quien Dios obró las mayores maravillas y en quien Dios puso su morada entre nosotros en Jesucristo.

2.- Contemplar a María en toda su grandeza. Es Inmaculada y llena de gracia, Virgen y Madre, Asunta a los cielos y glorificada, primacía y prenda nuestras, modelo de todas las virtudes e intercesora de todas las gracias.

3.- Admirar a María en toda su sencillez. Tan grande y tan pequeña, María es la humilde esclava del Señor, la "anawin", la pobre de Yahvé.

4.- Mirarnos en María como en un espejo. Es la llena de gracia. En el espejo de su vida y sus virtudes se reflejan nuestras vidas y se proyectará su luz de conversión y gracia.

5.- Dios a María no le ahorró sufrimientos. Es también la Virgen de los Dolores y de la Soledad. Esla Virgen de la solidaridad y de los todos los que sufren. Es la Virgen de la Esperanza. Ella es consuelo y esperanza de un pueblo peregrino.

6.- María nos llama a constantemente a hacer que El nos diga. Como en Caná, María quiere ser siempre el indicador de los caminos de Jesús.

7.- María ruega constantemente por nosotros, pecadores. Ella es el auxilio de los cristianos, el refugio de los pecadores. Ella vuelve a nosotros esos sus ojos misericordiosos. Ella nos llama siempre, con su ejemplo e intercesión, a la conversión.

8.- Es la Madre de todos los hombres. Tuya y mía también. De los cercanos y de los lejanos, en especial, de los pobres y de los necesitados.

9.- María nos quiere hijos de la Iglesia. Ella es la Madre de Dios. Y nadie puede tener a Dios por Padre si no tiene a la Iglesia por madre.

10.- Y María es el camino y la plenitud. Ahora en anticipo y después de este destierro en totalidad, nos muestra a Jesús, "fruto bendito de su vientre". Ella nos muestra y nos guía hacia la Patria Eterna, hacia la Familia del Cielo. “Ella es figura y primicia de la Iglesia que un día será glorificada”.

** Don José Maria Conget Arizaleta. Fue Obispo de Jaca hasta 2002 y, entre otras cosas, fue Director Espiritual de Javier Leoz. Nuestro colaborador nos dice que sintió muchísimo su muerte...y, que, llegando mayo, es una especie de recuerdo hacia él. Ya que fue un entusiasta de Santa María Virgen.

 

2.- HISTORIAS DE LA NO-VIDA: EL HÉROE

Por David Llena

Desde pequeño Robin quiso ser bombero o policía. Siempre soñaba con salvar la vida de la gente en peligro, de arriesgar su vida por rescatar de entre el fuego a cualquier persona necesitada. Otras veces se veía pistola en mano defendiendo a los buenos del ataque de los malos.

Era Robin un muchacho honrado. Cumplía siempre con sus deberes y en colegio ayudaba a sus compañeros. Cuando más disfrutaba era en las horas de Educación Física. Pues por sus condiciones físicas podía ayudar a aquellos que les costaba más trabajo.

Aún recuerda aquel día en que su equipo iba el último en la carrera de relevos y gracias a su aportación en el último relevo pudieron llegar con el tiempo justo para aprobar aquél trimestre.

Sin embargo, el último año del instituto, Robin tuvo un percance, en una desafortunada entrada en el partido de fútbol, sufrió una rotura de los ligamentos de la rodilla lo que le produjo una cojera que le acompañaría el resto de su vida.

Al principio, Robin se entristeció pues sabía que ese problema le impediría entrar en el cuerpo de bomberos o en la policía. Pero durante su convalecencia en el hospital descubrió su verdadera vocación: Sería médico. Hasta ahora no se había percatado de lo fascinante que es el cuerpo humano. Aprendió un montón sobre, la rodilla, sus ligamentos, como sufría con los distintos movimientos del cuerpo, cuando saltábamos, o cuando corríamos…

Comenzó la carrera de medicina y comprendió pronto que había nacido para eso. Disfrutaba con todas las asignaturas, sus apuntes ampliados por él mismo, eran utilizados por muchos para preparar los exámenes y ayudaron a varias promociones para superar las asignaturas.

Al final de sus años de universidad, Robin optó por la especialidad de ginecología, de entre todas las posibilidades, le fascinaba aquella que se ocupaba de cómo un óvulo fecundado, se convertía en un bebé y tan solo en nueve meses.

Fue estudiando y comprendiendo todos esos cambios día a día, tanto que era capaz de reconocer la edad del feto con sólo ver la forma de éste. Sabía cuando se podía distinguir la columna o los ojos, o el corazón…

Así cuando le decían que un feto de menos de 20 semanas no tenía forma humana, el argumentaba que tenía forma humana de feto de menos de20 semanas, igual que un bebé de dos meses tiene forma humana de bebé de 2 meses, lo que pasaba es que no estábamos acostumbrados a sus fotos.

Robín estaba convencido de que desde el instante de la concepción un ser humano nuevo había “nacido” aunque durante 9 meses necesitaba de la madre, igual que necesitaría de la madre y del resto de la familia durante varios años más.

Argumentaba con seguridad, pues era una verdad científica y palpable y no sólo una teoría filosófica. En poco tiempo toda su inquietud era defender la vida dentro del seno materno.

Un día sintió como había colmado aquella inquietud de su niñez, pues aunque no pudo ser bombero ni policía, con su labor estaba salvando la vida de muchos inocentes. Y se sintió inmensamente feliz.

 

3.- EL GALLO

Por Pedrojosé Ynaraja

Un lector me preguntó un día algo referente a esta gallinácea, con motivo de algún artículo mío, pero no le contesté. Pienso que si deberé ser purificado durante un día por cada una de las veces que no he respondido a cartas, mi eternidad comenzará por una perpetuidad de días de limpieza, que impedirán eternamente mi gozo. Dios es bueno y supongo da buena respuesta, mejor que la que yo pueda proporcionar. Afortunadamente eternidad y días no casan bien y no sé en que consistirá el blanqueo de estas y otras faltas. No era cuestión fundamental y, por más que trato de recordar, no puedo dar con ello.

Se cuenta, que en un colegio se les propuso a los alumnos que dibujaran un pollo. Uno de ellos no supo diseñar otra cosa que uno recién salido del asador. Nunca había visto uno vivo. Si hoy se solicitara que fuese un gallo, un ejemplar adulto, la mayor parte de láminas quedarían en blanco. Nuestro sistema de comercialización ha cambiado los mercados. En algún lugar oculto, supongo, debe existir un enorme gallinero, capaz de proveer de diminutos pollitos a las granjas, para que crecidos un poco comer unos y hechas adultas las hembras, proveer de huevos las otras. Yo mismo hace años que no he visto ningún ejemplar. Los conozco de otras épocas.

La familia animal a la que me vengo refiriendo, según dicen las enciclopedias, es oriunda de India, introducidas en Israel en tiempos de Salomón. Carecía, pues, de solera domestica. El Antiguo Testamento no se interesa de esta especie, a penas es mencionada. Aparece esporádicamente dos veces. En Job, se dice que el gallo es inteligente. Por muy sagrado que sea el libro, no creo que la inerrancia bíblica llegue a estos extremos. El gallo es una ave estúpida, dictadora y polígama. Hablo con conocimiento de causa. El otro lugar en el que se le menciona es en Proverbios, donde se dice que es esbelto. Estoy totalmente de acuerdo, sin que lo considere verdad revelada.

En el Nuevo Testamento se menciona a la hembra, la gallina, como clueca, no hablaré de ella. El protagonismo bíblico del gallo, le viene del episodio de las negaciones de Pedro, relatado por los cuatro evangelistas. Choca que una mera referencia anecdótica, haya llamado la atención de los hagiógrafos. Conviene recordar, que la noche se dividía en tres vigilias, según el uso judío, o en cuatro, en el mundo greco-romano. En ambas culturas, eran de diferente duración, según fuera la época. Evidentemente, las vigilias invernales eran bastante más largas que las estivales. Los gallos, por listeza que les atribuya el texto de Job, no son matemáticos, y cantan y despiertan a la gente, cuando se les ocurre, y con demasiada frecuencia. La frase de Jesús hay que interpretarla, pues: tú que te sientes tan valiente y decidido, muy pronto me traicionarás.

El vanidoso y tirano animalito, ha quedado vinculado simbólicamente a San Pedro de tal manera, que en la cúspide de los campanarios, según leo, el Papa Nicolás I, ordenó que se pusiese en lo más alto, la silueta de un gallo, de aquí que aparezca por encima de la veleta que se acostumbraba a poner, para información del vecindario. Pienso que no es frecuente verlo en las iglesias de la Península. Cuando por el extranjero lo veía, antiguamente, había creído que se trataba de recintos evangelistas. Andaba errado. Dicho esto, a mí continúa gustándome más, como símbolo del Apóstol, las dos llaves cruzadas. Me gusta también que el gallo vivo habite lejos de mi casa, para que pueda descansar tranquilo.