Descansar en la casa de Betania junto a Jesús, es saborear ese momento Único y privilegiado que te inunda de paz el corazón. Cuántas veces nos hemos planteado lo que nosotros hubiéramos hecho si nos hubiera tocado vivir en tiempo de Jesús; tenemos la seguridad que hubiésemos acudido a todos los lugares donde El descansaba. Pero no hemos caído en la cuenta que esto no es cosa del pasado sino del presente. Esto se repite hoy. Por eso quiero invitarte con esta página a que me acompañes para marchar hacia Betania. Jesús descansa allí, en Betania, con sus amigos se trata de irnos a encontrar con Él; todos estamos invitados.

 

 

V Domingo de Cuaresma
29 de marzo de 2009

GRUPOS BETANIA DE ORACIÓN Y ACCIÓN
**Textos para los trabajos de liturgia


EXHORTACIÓN PARA ESTA SEMANA

Este domingo quinto del tiempo ordinario es como un prólogo muy claro a lo que va a venir después: la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesús. Él lo explica con emoción y gran claridad en el evangelio de Juan. Pero sus discípulos todavía no lo entendían. Que no pase lo mismo con nosotros, que sepamos estar a su lado en los malos momentos que se avecinan…


LA REUNIÓN LITURGICA

ORACIÓN DE ENTRADA.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Señor Dios Padre nuestro, te pedimos gracia para comprender mejor la Palabra que se transmite en la Eucaristía Dominical. Concédenos la presencia cercana y gratificante del Espíritu Santo. Te lo pedimos por tu Hijo --y Maestro Nuestro--el Señor Jesús.


MONICIÓN SOBRE LAS LECTURAS

1.- El libro de Jeremías –nuestra primera lectura de hoy—nos habla de una alianza nueva entre Dios y su pueblo. Los pecados desaparecerán y la nueva ley llegará hasta nuestros corazones por mano del Señor. Ya el profeta anuncia esa nueva alianza que Cristo nos va a traer con su enseñanza, con su Muerte y su Resurrección.

S.- El Salmo 50 ha sido un cántico de Penitencia durante siglos para muchas generaciones de cristianos. Tal vez, el texto latino no comprendido en demasía hizo que este salmo tuviera “mala fama”. Pero es hermosísimo y demuestra el gran amor de Dios hacía su pueblo “al que devuelve la alegría de la salvación”.

2.- El brevísimo fragmento de la Carta a los Hebreos que leemos hoy, refleja bien el drama de Cristo, Nuestro Señor, ante la muerte. Jesús no quería morir, como ningún ser humano en su sano juicio. Pero aceptó su sacrificio, con obediencia total al Padre, para que nosotros viviéramos.

3.- No hay vida donde no hay fruto, ni hay fruto si la semilla no muere. La muerte de Jesús ha dado vida y ha transformado a todos los hombres. Eso nos dice Jesús, hoy, a través de las palabras del Evangelio de San Juan. Y por eso los frutos que nosotros recogemos son todos regalos de Dios. Esto nos muestra que la vida no nos pertenece para vivirla a solas, sino que la tenemos que poner al servicio de los demás.


PRIMERA LECTURA

LECTURA DEL LIBRO DE JEREMÍAS 31, 31-34

Mirad que llegan días --oráculo del Señor-- en que haré con la casa de Israel y la casa de Judá una alianza nueva. No como la que hice con vuestros padres, cuando los tomé de la mano para sacarlos de Egipto: Ellos, aunque yo era su Señor, quebrantaron mi alianza --oráculo del Señor--. Si no que así será la alianza que haré con ellos, después de aquellos días --oráculo del Señor--: Meteré mi ley en su pecho, la escribiré en sus corazones; yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. Y no tendrá que enseñar a su prójimo, el otro a su hermano, diciendo: Reconoce al Señor. Porque todos me conocerán, desde el pequeño al grande --oráculo del Señor--, cuando perdone sus crímenes y no recuerde sus pecados.

Palabra de Dios


SALMO RESPONSORIAL

SALMO 50

R.- OH, DIOS CREA EN MI UN CORAZÓN PURO.

Misericordia, Dios mío, por tu bondad;

por tu inmensa compasión borra mi culpa,

lava del todo mi delito,

limpia mi pecado. R.-

 

Oh, Dios crea en mí un corazón puro,

renuévame por dentro con espíritu firme;

no me arrojes dentro lejos de tu rostro,

no me quites tu santo espíritu. R.-

 

Devuélveme la alegría de tu salvación,

afiánzame con espíritu generoso.

Enseñaré a los malvados tus caminos,

los pecadores volverán a ti. R.-


SEGUNDA LECTURA

LECTURA DE LA CARTA A LOS HEBREOS 5,7-9

Cristo, en los días de su vida mortal, a gritos y con lágrimas presentó oraciones y suplicas al que podía salvarlo de la muerte, cuando en su angustia fue escuchado. Él, a pesar de ser Hijo, aprendió, sufriendo, a obedecer. Y, llevado a la consumación, se ha convertido para todos los que le obedecen en autor de la salvación eterna.

Palabra de Dios


ACLAMACIÓN Jn 12, 26

El que quiera servirme, que me siga, dice el Señor; y donde esté yo, allí también estará mi servidor


EVANGELIO

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN 12, 20-33

En aquel tiempo, entre los que habían venido a celebrar la fiesta había algunos gentiles; éstos acercándose a Felipe, el de Betsaida de Galilea, le rogaban:

-- Señor, quisiéramos ver a Jesús.

Felipe fue a decírselo a Andrés; y Andrés y Felipe fueron a decírselo a Jesús. Jesús les contestó:

-- Ha llegado la hora de que sea glorificado el Hijo del Hombre. Os aseguro, que si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo; pero si muere, da mucho fruto. El que se ama a sí mismo, se pierde, y el que se aborrece a sí mismo, se guardará para la vida eterna. El que quiera servirme, que me siga y donde esté yo, allí también estará mi servidor; a quien me sirva el Padre le premiará. Ahora mi alma está agitada y, ¿qué diré? : Padre líbrame e esta hora. Pero si por esto he venido, para esta hora. Padre glorifica tu nombre.

Entonces vino una voz del cielo:

-- Lo he glorificado y volveré a glorificarlo

La gente que estaba allí y lo oyó decía que había sido un trueno; otros decían que le había hablado un ángel.

Jesús tomó la palabra y dijo:

-- Esta voz no he venido por mí, sino por vosotros. Ahora va a ser juzgado el mundo; ahora el Príncipe de este mundo va a ser echado fuera. Y cuando yo sea elevado sobre la tierra atraeré a todos hacia mí.

Esto lo decía dando a entender la muerte de que iba a morir.

Palabra del Señor


COMENTARIO LITÚRGICO

RECONOCER NUESTRA CULPA Y VOLVERNOS A ÉL

Por David Llena

Entramos con este domingo en la semana de Pasión. La semana anterior a la trágica muerte de Jesús y a su gloriosa Resurrección. Hoy se muestra con crudeza el sufrimiento de Cristo: “¿Qué diré? Padre líbrame de esta hora” o en la segunda lectura: “con gritos y lágrimas presentó oraciones a quién podía salvarlo…” pero ese sufrimiento como sigue diciendo la carta a los Hebreos “se ha convertido para todos en salvación eterna”. Dios, mediante Cristo, ha puesto en nosotros la semilla, como dice Jeremías en la primera lectura ha escrito “la Ley en nuestros corazones” sólo tenemos que descubrirla y el Salmo nos indica el camino: “Danos Señor un corazón puro” para ello debemos reconocer nuestra culpa y volvernos a Él. La Iglesia nos ofrece este tiempo de Cuaresma para ello, ¡Aprovechémoslo!


la oracIÓN DE LOS FIELES

SEÑOR, AYÚDANOS A LLEVAR LA CRUZ

Cristo está ante su destino, conoce la voluntad del Padre y la asume. Eso no quita su dolor, pero da un sentido distinto a aquellos dos maderos. La muerte será vencida y el arma es la cruz. Así, repetimos:

R.- SEÑOR, AYÚDANOS A LLEVAR LA CRUZ.

1.- Por el Papa, los obispos y sacerdotes para que sean valientes a la hora de aceptar los sufrimientos y así sean ejemplos para todos de seguimiento de Cristo.

OREMOS

2.- Por los que tienen en sus manos los destinos de las naciones, para que, descubriendo la ley de Dios en sus corazones, sean fieles servidores de los más necesitados.

OREMOS

3.- Por los enfermos, sus familiares y cuidadores, para que haciéndose Cristo presente en sus dolores, los transforme y los lleve a la alegría de la curación.

OREMOS

4.- Por los niños que mueren antes de nacer, para que sean granos caídos en tierra y den el fruto de la vida, para que un mañana no muy lejano, se salven otros que estarán en el vientre materno.

OREMOS

5.- Por aquellos que andan alejados de la Iglesia, para que descubran en su corazón la ley de Dios y se acerquen a Él por medio de su Iglesia.

OREMOS

6.- Por todos nosotros, para que el morir de esta Cuaresma, nos lleve a una nueva Vida, donde Dios y el prójimo sean lo único importante.

OREMOS

Padre que la celebración de este tiempo cuaresmal haga brotar en nosotros las semillas de Vida Eterna que Cristo no trae y seamos capaces de dar fruto abundante.

Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor.

Amen


Las preguntas del Editor

En ambiente de gran recogimiento, un buen lector leerá lenta y con buena entonación las siguientes ideas fuerza que servirán para la meditación. Las cuestiones son las siguientes:

1.- El profeta Jeremías nos recuerda que el Señor olvida nuestros pecados. Y es su ternura y misericordia la que hace posible nuestra vida. Y mucho más la de aquellos que –de una forma u otra—tienen una misión dentro de la Iglesia. Necesitamos ese perdón y ese olvido, porque nuestros pecados son más señalados, más notorios, aunque nadie los sepa.

2.- El Salmo 50 nos muestra al amor de Dios que perdona nuestros pecados. Se nos abre con el perdón una vida mejor. Más eficaz en el seguimiento del Señor y en el servicio a los hermanos. Pero hemos de sabernos pecadores. A veces, la soberbia nos ciega y solo vemos los pecados de los demás, la viga en el ojo ajeno. Siempre es mejor acercarse más a la figura del publicano arrepentido, que a la imagen del fariseo orgulloso. Hemos de tenerlo en cuenta siempre.

3.- La Carta a los Hebreos nos dice que Jesús no quiso la muerte, ni el sufrimiento de su Pasión, pero lo aceptó por obediencia al Padre. Y la frase siguiente es una invitación a que nosotros seamos obedientes a Jesús. Dice: “Se ha convertido para todos los que le obedecen en autor de la salvación eterna” Debemos meditar muy a fondo ese breve fragmento de la Carta a los Hebreos es fundamental para entender esta Cuaresma que termina y esa Semana Santa que empieza.

4.- Parece que ya no hay tiempo. Lo dice Jesús en el Evangelio de hoy. La glorificación del Señor esta cerca. Ya no queda tiempo para más. Hemos de tenerlo en cuenta.


LA MISIÓN

Prepararnos en todos los sentidos para la Semana Santa. En nuestro interior muy especialmente. Y también en nuestro exterior… ayudando especialmente a los hermanos que más lo necesitan


Nos podéis escribir sobre todo esto. E, incluso, pedirnos ayuda sobre algún tema concreto.

betaniamad@yahoo.es