Solemnidad de la Anunciacíón
25 de marzo de 2009

Misa Familiar

Prepara: Javier Leoz


Objetivo: contemplar a María como un camino que, posibilita a Dios, llegarse hasta el hombre

Idea: Dios se hace hombre en las entrañas de María


1. MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos a esta eucaristía en la Solemnidad de la Anunciación del Señor. ¡Sigue resonando con intensidad y fuerza el SI de María!

Venimos a este encuentro con la misma emoción que, María, sintió al recibir el saludo del ángel: ¡ALEGRATE MARIA! Fueron dos sensaciones: de temor y de abrirse a lo que el Señor quería de Ella.

Dejémonos, también nosotros, llenar de la presencia de Dios. Acompañemos a María de aquí hasta el día en que, de nuevo, volvamos a recibir en la noche oscura y santa de la Navidad, a Dios con nosotros.

Cantamos: Hoy te quiero cantar (u otro canto propio)

2. PENITENCIAL

a) Hemos sido bautizados en la fe cristiana. Pero ¿manifestamos públicamente que somos cristianos? ¿No somos demasiado silenciosos para con las cosas de Dios? (Un niño/a enseña un cartel donde una persona, con el dedo, hace el gesto de “ssss” –silencio”)

b) Como María, también nosotros estamos llamados a manifestar la alegría de la fe. ¿Por qué a veces nuestra vivencia cristiana es tan triste? (Un niño/a sale al altar y mira hacia el suelo simbolizando la tristeza)

c)La Anunciación es el inicio del mayor de los descensos que Dios hizo para hacerse hombre. ¿Por qué nosotros –siendo hombres- queremos ser como “dioses”? (Una cartulina donde ponga la palabra: “YO MANDO”)

3. MONICIÓN A LAS LECTURAS

Las lecturas que vamos a escuchar en este día de la Anunciación son un canto y una llamada a cumplir la voluntad del Señor. A veces nos puede parecer imposible. Pero, cuando un creyente se fía de Dios, el Señor cumple lo que promete. María se fió, creyó y…Dios habitó en Ella. Escuchemos atentamente las lecturas.

3.1 El evangelio de hoy es uno de los más propios para poder representarse a la vez que se proclama su lectura.

4. ORACIÓN DE LOS FIELES

a) En primer lugar pidamos por la Iglesia. Para que como María sepa decir “SI” al Señor, incluso en medio de las dificultades del mundo. Roguemos al Señor.

b) Por todos los consagrados. Por los sacerdotes. Por todos los cristianos que, por el Bautismo, hemos dicho que “SI” a la fe. Para que la cuidemos, nos formemos como católicos y avancemos en el conocimiento de Jesús de Nazaret. Roguemos al Señor.

c) No olvidemos que estamos en Cuaresma. Para que con María, camino del Calvario, nos preparemos con más intensidad a los días santos que se acercan. Roguemos al Señor.

d) Pidamos por todos los que dicen “NO” a Dios. Por todos aquellos que se niegan a admitir que DIOS vive en medio de nosotros. Para que la Virgen María les ayude en la búsqueda de Jesús que es camino hacia el Padre. Roguemos al Señor.

5. OFRENDAS

a) Con este “SI” queremos decirte, Señor, que como María estamos dispuestos a ayudar para que tu Reino de amor y de justicia, de paz y de perdón, sea posible allá donde nosotros nos encontremos.

b) Con este instrumento musical, Señor, queremos representar la alegría de la Virgen María al recibir, en su seno, el germen de una nueva vida que se llamará: JESÚS DE NAZARET.

c) Finalmente, Señor, con el pan y el vino, queremos ofrecer ante tu altar el hambre de tu presencia, la necesidad de tu Eucaristía.

6. COMO MARIA (oraciÓn)

Como María queremos decirte que “sí”, Señor.

(Queremos decir que SI)

Como María queremos cumplir tu voluntad, Señor

(Queremos decir que SI)

Como María, aunque no entendamos, creemos en Ti, Señor

(Queremos decir que SI)

Como María, estamos contentos de que vengas a nosotros, Señor

(Queremos decir que SI)

Como María, nos asombramos de que nos quieras tanto, Señor.

(Queremos decir que SI)

Como María, queremos vivir en silencio estos momentos, señor

(Queremos decir que SI)

Como María, te damos gracias por todo, Señor

(Queremos decir que SI)

Como María, nuestro corazón se engrandece, Señor

(Queremos decir que SI)

Como María, tenemos temor, Señor

(Queremos decir que SI)

Como María, queremos decirte que “SI”, Señor

(Queremos decir que SI)