Descansar en la casa de Betania junto a Jesús, es saborear ese momento Único y privilegiado que te inunda de paz el corazón. Cuántas veces nos hemos planteado lo que nosotros hubiéramos hecho si nos hubiera tocado vivir en tiempo de Jesús; tenemos la seguridad que hubiésemos acudido a todos los lugares donde El descansaba. Pero no hemos caído en la cuenta que esto no es cosa del pasado sino del presente. Esto se repite hoy. Por eso quiero invitarte con esta página a que me acompañes para marchar hacia Betania. Jesús descansa allí, en Betania, con sus amigos se trata de irnos a encontrar con Él; todos estamos invitados.

 

 

VII Domingo del Tiempo Ordinario
22 de febrero de 2009

GRUPOS BETANIA DE ORACIÓN Y ACCIÓN
**Textos para los trabajos de liturgia


EXHORTACIÓN PARA ESTA SEMANA

El paralítico tenía mucha fe. Pero casi más grande era la fe de aquellos que le bajaron por el tejado –rompiéndolo—para que Jesús le curara. También su sentido de la oportunidad. Y es que los relatos de los evangelios son siempre ejemplo para nosotros. Hemos de desear que Jesús nos cure, pero también hemos de saber como llegar hasta él, aunque nos separe un tejado y el ruido fuerte y desesperante de nuestra vida actual. Jesús, cuando lleguemos ante Él, nos hará ver que el esfuerzo ha merecido la pena.


LA REUNIÓN LITURGICA

ORACIÓN DE ENTRADA.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Señor Dios Padre nuestro, te pedimos gracia para comprender mejor la Palabra que se transmite en la Eucaristía Dominical. Concédenos la presencia cercana y gratificante del Espíritu Santo. Te lo pedimos por tu Hijo --y Maestro Nuestro--el Señor Jesús.


MONICIÓN SOBRE LAS LECTURAS

1.- La profecía de Isaías, que conforma nuestra primera lectura de hoy, es un mensaje de esperanza sobre la generosidad de Dios, que se adelante incluso a los sentimientos nobles de los hombres de buena voluntad. También, como no, al arrepentimiento de los pecadores, poniéndoles en línea a recuperar su amistad. Texto interesante este del Capítulo 43 del Profeta Isaías que debemos meditar en nuestro interior.

S.- El salmo el 40 es fundamental para entender el mensaje total de la eucaristía que celebramos hoy. Su versículo de respuesta lo explica todo perfectamente: “Sáname, Señor, porque he pecado contra ti”. Era este salmo para los judíos contemporáneos de Jesús una oración personal para pedir salud a Dios para todos los enfermos. Para nosotros tiene el mismo significado.

2.- Comenzamos hoy la lectura de la Segunda Carta del Apóstol San Pablo a los Corintios y que se prologará hasta el domingo catorce de este tiempo ordinario, después, incluso, de la interrupción que la liturgia hace de este tiempo con la llegada de la Cuaresma. Esta carta, toda ella, es un ejercicio de sinceridad total por parte de Pablo y una de las más llamativas de las escritas por el Apóstol de los Gentiles.

3.- San Marcos, en el Evangelio, nos narra el último de los milagros de Jesús de los que hemos ido escuchando en los domingos anteriores y que es una formidable catequesis bautismal para todos aquellos que deseaban acercarse al seguimiento de Jesús. Lo importante de la curación del paralítico es su salvación integral que beneficia a alma y cuerpo y por la cual sus males físicos y sus pecados desaparecen. Y eso hemos de tenerlo en cuenta nosotros, aquí y ahora: la medicina que nos ofrece Jesús en la Eucaristía nos sana del todo. Tengámoslo en cuenta.


LECTURAS

PRIMERA LECTURA

LECTURA DEL LIBRO DE ISAÍAS 43, 18-19. 21-22. 24b-25

Esto dice el Señor:

-- No recordéis lo de antaño, no penséis en lo antiguo; mirad que realizo algo nuevo; ya está brotando, ¿no lo notáis? Abriré un camino por el desierto, ríos en el yermo, para apagar la sed del pueblo que yo formé, para que proclamara mi alianza. Pero tú no me invocabas, Jacob; no te esforzabas por mí, Israel; no me saciabas con la grasa de tus sacrificios; pero me avasallabas con tus pecados, y me cansabas con tus culpas. Yo, yo era quien por mi cuenta borraba tus crímenes y no me acordaba de tus pecados.

Palabra de Dios.


SALMO RESPONSORIAL

SALMO 40

R.- SÁNAME, SEÑOR, PORQUE HE PECADO CONTRA TI.

 

Dichoso el que cuida del pobre y desvalido;

en el día aciago lo pondrá a salvo el Señor.

El Señor lo guarda y lo conserva en vida,

para que sea dichoso en la tierra,

y no lo entrega a la saña de sus enemigos. R.-

 

El Señor lo sostendrá en el lecho del dolor,

calmará los dolores de su enfermedad.

Yo dije: “Señor, ten misericordia, sáname,

porque he pecado contra ti”. R.-

 

A mí, en cambio, me conservas la salud,

me mantienes siempre en tu presencia.

Bendito el Señor, Dios de Israel,

ahora, y por siempre. Amén. Amén. R.-


SEGUNDA LECTURA

LECTURA DE LA SEGUNDA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS CORINTIOS 1, 18-22

Hermanos:

¡Dios me es testigo! La palabra que os dirigimos no fue primero “sí” y luego “no”. Cristo Jesús, el Hijo de Dios, el que Silvano, Timoteo y yo os hemos anunciado, no fue primero “sí” y luego “no”; en él todo se ha convertido en un “sí”; en él todas las promesas han recibido un “sí”. Y por él podemos responder: “Amén” a Dios, para gloria suya. Dios es quien nos confirma en Cristo a nosotros junto con vosotros. Él nos ha ungido. Él nos ha sellado, y ha puesto en nuestros corazones, como prenda suya, el Espíritu.

Palabra de Dios.


ALELUYA Lc 4, 18

El Señor me ha enviado para anunciar el Evangelio a los pobres, para anunciar a los cautivos la libertad.


EVANGELIO

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS 2, 1-12

Cuando a los pocos días volvió Jesús a Cafarnaún, se supo que estaba en casa. Acudieron tantos que no quedaba sitio ni a la puerta. Él les proponía la Palabra. Llegaron cuatro llevando un paralítico, y como no podían meterlo por el gentío, levantaron unas tejas encima de donde estaba Jesús, abrieron un boquete y descolgaron la camilla con el paralítico. Viendo Jesús la fe que tenían, le dijo al paralítico:

-- Hijo, tus pecados quedan perdonados

Unos letrados, que estaban allí sentados, pensaban para sus adentros:

-- ¿Por qué habla éste así? Blasfema. ¿Quién puede perdonar pecados, fuera de Dios?

Jesús se dio cuenta de lo que pensaban y les dijo:

-- ¿Por qué pensáis eso? ¿Qué es más fácil: decirle al paralítico "tus pecados quedan perdonados" o decirle "levántate, coge la camilla y echa a andar?” Pues, para- que veáis que el Hijo del hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados...

Entonces le dijo al paralítico:

-- Contigo hablo. Levántate, coge tu camilla y vete a tu casa

Se levantó inmediatamente, cogió la camilla y salió a la vista de todos. Se quedaron atónitos y daban gloria a Dios, diciendo:

-- Nunca hemos visto una cosa igual.

Palabra de Dios.


COMENTARIO LITÚRGICO

UNA NUEVA ILUSIÓN PARA NUESTRAS VIDAS

Por David Llena

La palabra de Dios no es “sí” y luego “no”. Cristo viene a curar, cuerpo y alma. Perdonar pecados, como Dios hacía con Jacob e Israel: “Era Yo quien borraba tus crímenes y no me acordaba de tus pecados”. Dios está por el hombre, por salvar su alma y también para curar su cuerpo. Y así lo vemos en el Evangelio: “Hijo, tus pecados quedan perdonados”, “Contigo hablo. Levántate, coge tu camilla y vete a tu casa”. Así hemos de actuar nosotros, sintiéndonos perdonados, debemos volver a casa, es decir, retomar con nueva ilusión toda nuestra rutina. Dios no pide romper con todo, solo con el pecado. Debemos volver a nuestros problemas cotidianos y verlos, no desde la camilla sin poder actuar, sino desde la altura a la que nos ha puesto Dios al levantarnos.


LA ORACIÓN DE LOS FIELES

AYÚDANOS A LEVANTARNOS, SEÑOR

Nos presentamos ante ti en la camilla de nuestra debilidad, sólo Tú puedes hacer que nos levantemos y por ello te pedimos:

R.- AYÚDANOS A LEVANTARNOS, SEÑOR.

1. - Por todos los que formamos la Iglesia, para que no vivamos en nuestra comodidad y seamos fieles al Evangelio.

OREMOS

2. - Por los que gobiernan las naciones para que el Señor les ayude en sus decisiones y ayuden a todos los que pasan necesidad.

OREMOS

3. - Por los enfermos para que la mano salvadora de Cristo les ayude a levantarse de su enfermedad y puedan seguir su trabajo en el Reino.

OREMOS

4. – Por todos los que pasan necesidad material o espiritual para que encuentren en la Iglesia la ayuda necesaria para seguir adelante.

OREMOS

5. - Por las familias cristianas para que sean faro en esta sociedad que busca a Dios y no lo encuentra.

OREMOS

6. - Por todos nosotros, para que al presentarnos hoy aquí ante Dios, Él nos saque de nuestra enfermedad con la ayuda de su Palabra y del Pan partido.

OREMOS

Señor, tu mejor que nadie conoces nuestra debilidad, fortalece nuestro carácter para que no desfallezcamos ante la enfermedad de nuestro egoísmo.

Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.

Amén


Las preguntas del Editor

En ambiente de gran recogimiento, un buen lector leerá lenta y con buena entonación las siguientes ideas fuerza que servirán para la meditación. Las cuestiones son las siguientes:

1.- La primera lectura de Isaías nos ofrece con exactitud cual es la verdadera dimensión del cariño de Dios. Perdona antes de que nosotros nos arrepintamos. La cuestión es si tenemos en cuenta eso en dos vertientes. La primera sería creer profundamente en el amor y misericordia de Dios. Debemos preguntarnos si creemos en ella. La segunda sería si nosotros, siguiendo el ejemplo de Dios, perdonamos a nuestros enemigos, incluso a nuestros amigos. El Perdón es muy difícil. Pero Dios Perdona.

2.- Jesús de Nazaret establece una relación muy directa entre sanar y perdonar. Y aunque nuestros tiempos tienen un fuerte componente científico no se puede obviar que el mal interior, el pecado, puede traer la enfermedad. ¿O es que no hemos oído hablar de los males psicosomáticos? Nuestra obligación es contribuir a la sanación de nuestras personas más cercanas y queridas –y también respecto a las lejanas, a todas—mediante nuestro perdón y nuestro apoyo. Pero, ¿lo hacemos?

3.- Los fariseos critican a Jesús cuando sana y perdona. ¿Hacemos nosotros lo mismo? Criticamos a la Iglesia cuando se desvive por los marginados, por aquellos que nadie quiere. Nosotros, al estar integrados en parroquias o en movimientos, tenemos que desvivirnos por los demás, aunque nos cueste o no nos guste.

4.- Pablo dice que no hay ni “si”, ni “no”; sino solo es posible un sí radical a Cristo. Ya que si el mismo Cristo no puede engañar, los que están con Él, sinceramente, tampoco pueden hacerlo. Y esa es la clave como cristianos no podemos estar continuamente en una zona de tierra de nadie, sin comprometernos. Sin ser nada. Pero, sin embargo, ¿cuántas veces, incluso, en nuestra pretendida vida cristiana estamos sin estar o aceptando aquello que es fácil y no nos produce trabajo? Pensemos en ello. No seamos falsarios.


LA MISIÓN

Visitar a los enfermos. Llevar alegría a los ancianos que viven solos. De vez en cuando, debemos salir de los locales parroquiales donde funcionamos como parte de un equipo de liturgia para llevar amor y paz a quien más lo necesita.


Nos podéis escribir sobre todo esto. E, incluso, pedirnos ayuda sobre algún tema concreto. Hemos recibido varios correos en las últimas semanas. Como de costumbre los publicamos y damos respuesta en la sección de Testimonios. Os repetimos el correo:

betaniamad@yahoo.es