BETANIA CON LA COMISIÓN EPISCOPAL DE MEDIOS

Por Ángel Gómez Escorial

Coincidía el día de cierre de la presente edición de Betania, la número 600, con la enorme suerte de haber sido invitado a una mesa redonda sobre medios de comunicación en la Asamblea Anual de delegados de Medios, organizada por la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social. Y, en cierto modo, era como una “inauguración oficial” de Betania, por su cercanía a la Conferencia Episcopal Española que nunca había tenido. La invitación, pues, a disertar frente a delgados de medios de las diferentes diócesis españolas ha sido, sin duda, una gran oportunidad.

Allí expliqué lo que ya muchos lectores saben. La relación de la historia y el desarrollo de Betania con mi propia conversión personal a la fe. Y como una cosa y otra, se han conjuntando a lo largo del tiempo. Son ya casi 13 años de existencia de esta página Web que creo que ha producido mucho bien, empezando por mi mismo. Me acompañaban en la mesa redonda: Esteban Munilla, director de programación de Radio María-España, Manuel María Bru, director de programación socio-religiosa de la Cadena radiofónica COPE y Juan Antonio Martínez Puche, director de la editorial EDIBESA. Es obvio que el leit-motiv de la mesa eran las nuevas experiencias sobre la comunicación de la Palabra de Dios. Y creo que cada uno con su experiencia reflejó que la transmisión de esa Palabra llega cada día a más gente por las capacidades de que da la técnica.

La elección de Betania y de su editor para presentar sus experiencias sin duda ha sido una sugerencia del secretario general técnico de la Comisión de Medios de la CEE, José María Gil Tamayo, que sin duda conoce Betania desde hace años y siempre ha creído que era una página de evidente utilidad. Como se pudo ver, después, en el coloquio Betania es conocida por muchos sacerdotes que utilizan los referentes litúrgicos –homilías, moniciones…-- para la preparación de sus eucaristías. Ni que decir tiene que para mí como Editor de Betania --y también a título personal-- fue una gran satisfacción estar presente en dicho foro. Sirva esta Carta como información de urgencia. Ciertamente, en la semana que viene ampliaremos los contenidos de esta Jornada que, desde luego, nos parece de enorme importancia para el mejor fin de todos: transmitir la Palabra de Dios a la mayor cantidad de hermanos y hasta los confines de la Tierra… Hasta ahí –y ello es obvio—llega Internet todos los días.

 

Nota.- Ver el Editorial sobre el número 600 de Betania en la página correspondiente.