ATRAER A LOS JÓVENES: ¿UNA “BETANIA JOVEN”?

Por Ángel Gómez Escorial

Los dos primeros correos de la sección de Testimonios plantean una cuestión muy querida por nosotros aquí en Betania: la presencia y cercanía a los jóvenes en Betania. Maipi explica, por un lado, que sigue Betania y que lamenta que los jóvenes no se acerquen a la fe que algo se podría hacer. Por otro, Daniel Serrano habla de crear un grupo de oración. Ideas muy interesantes que recogemos y que, ciertamente, reflejo en mi Carta para darle, si cabe, mayor importancia.

Maipi menciona al Padre Pedrojosé Ynaraja. Dice que podría organizar una peregrinación a Tierra Santa. Y eso es casi una provocación para Pedrojosé pues el siempre esta dispuesto a volver a Palestina. La cita, de todos modos, puede entenderse como que Maipi es lectora de las Homilías Jóvenes. Sabemos que esas homilías son leídas por gente joven y que, además, muchos catequistas las utilizan en sus lecciones con, incluso, niños. Asimismo, está la página de Javier Leoz, “Misa Familiar” que es vista por jóvenes, niños, padres y educadores. Por otro lado, Daniel, en su relato, nos demuestra que tiene mucho de persona de gran fe y de, por supuesto, una búsqueda de nuevas vías para actuar cristianamente en grupo.

“BETANIA JOVEN”

A lo largo de la historia de Betania --y ya son doce años—hemos tenido muchos casos de jóvenes muy volcados y muy interesados por la página, tanto desde España, como en Iberoamérica. Pero, en un momento dado, “han desaparecido”. Es probable que nosotros no hayamos sabido darles los que buscaban. Y, por otro lado, son muchos los jóvenes que no quieren que les traten, en los medios de comunicación, como algo especial, considerando que en cuestiones de fe, apostolado o liturgia son iguales que los adultos. Pero también es cierto que otros buscan lugares en donde solamente hay jóvenes y que son regentados por ellos mismos. Otra consideración es que la juventud “se cura pronto”. Es decir, pasa. Pero todo ello no significa que la gente joven no tenga unas necesidades precisas de aprendizaje y de conocimiento. Y eso, a veces, es lo que buscan y no encuentran en los lugares de adultos.

Lo que se me ha ocurrido es crear una página que se llame “Betania Joven” y en la que tuvieran un especial protagonismo los jóvenes. Incluso, he pensado que la página de los Grupos Betania, podría transformarse en esa “Betania Joven”, teniendo, tal vez, unos contenidos –en principio—muy parecidos, pero con una óptica más joven. Pero para poner en marcha “Betania Joven” necesitaríamos más opiniones, más ideas, para poder dar una forma adecuada a ese espacio. No suelen ser fáciles los planteamientos que hacemos a los lectores, porque, realmente, escribe poca gente. Y no es que me queje. Se acude a la página, se toma lo que se necesita y se sale. Sólo eso. Incluso hay personas que preferirían incluso no entrar y recibir en su E-Mail los textos que buscan. Hay muchas peticiones de suscripción que no cumplimentamos porque nunca las hemos tenido, pensando que era hermoso “darse una vuelta por la Web Betania” y así conocer todos los textos. En fin que no afeo que no se escriba, aunque, en el fondo, es el único modo que podemos saber cuales son los puntos de vista de los lectores.

COLABORACIÓN DE TODOS

Yo creo que esta nueva página joven de Betania debería colaborar todo el mundo, para ponerla en marcha. Es bueno que tengamos un tiempo de recepción de ideas y de reflexión. No demasiado largo, por supuesto, para que no evapore y volatilice la idea. Lo que parece claro es que los jóvenes habrán de tener su participación y sus ideas deben ser prioritarias. Esperamos, pues, sus opiniones… y las de todo el mundo.