EL CARDENAL BERTONE VISITA A LA IGLESIA EN ESPAÑA Y A EXPONENTES POLÍTICOS

MANOS UNIDAS RECAUDÓ 53,6 MILLONES DE EUROS EN 2008

EL PAPA PIDE QUE LOS PADRES PUEDAN ELEGIR LA ESCUELA PARA SUS HIJOS

BENEDICTO XVI PIDE QUE TURQUÍA RECONOZCA JURÍDICAMENTE A LA IGLESIA

EL PAPA PIDE AL PATRIARCA RUSO SEGUIR TRABAJANDO POR LA UNIÓN DE LOS CRISTIANOS

CÁRITAS RECOGE SU EXPERIENCIA DE AYUDA A PERSONAS EXPLOTADAS SEXUALMENTE


EL CARDENAL BERTONE VISITA A LA IGLESIA EN ESPAÑA Y A EXPONENTES POLÍTICOS

CIUDAD DEL VATICANO (ZENIT.org).- Encuentros con los representantes políticos de España, en particular con el primer ministro José Luis Rodríguez Zapatero, y la profundización en los derechos humanos, caracterizan la visita que realizará a España el cardenal Tarcisio Bertone. El secretario de Estado de Benedicto XVI visitará Madrid entre el miércoles y jueves con motivo de su undécimo viaje internacional en este cargo, el segundo de 2009, tras la visita a México. Según confirma "L'Osservatore Romano", el purpurado tiene previstos varios encuentros en la mañana del 4 de febrero con el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación Miguel Angel Moratinos; con la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa De la Vega; y con el presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero.

A las 13.00 horas está previsto un almuerzo con el rey Juan Carlos, en presencia del príncipe heredero, Felipe, del presidente del Gobierno y del ministro de Asuntos Exteriores. En la tarde, el cardenal Bertone mantendrá un encuentro con Mariano Rajoy, presidente del Partido Popular y líder de la oposición.

Dedicará la jornada del jueves a la Iglesia en España, que le ha invitado a ofrecer una conferencia con motivo del sexagésimo aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Dictará a mediodía la ponencia en la sede de la Conferencia Episcopal con el título "Los derechos humanos en el magisterio de Benedicto XVI". A continuación, el cardenal almorzará con los obispos españoles en la sede de la nunciatura apostólica.


MANOS UNIDAS RECAUDÓ 53,6 MILLONES DE EUROS EN 2008

La ONGD de la Iglesia Española presentó su campaña para 2009

MADRID, (ZENIT.org.- Por Nieves San Martín).- La organización no gubernamental para el desarrollo (ONGD) Manos Unidas, de la Iglesia Española, presentó, en el 50 aniversario de su fundación, la campaña para este año bajo el lema "Combatir el hambre, proyecto de todos". La ONGD comunicó que se cumplieron sus expectativas de recaudación en 2008 con 53,6 millones de euros, según los datos aportados este lunes por la presidenta de Manos Unidas Begoña de Burgos, en la presentación de la nueva campaña.

Como se sabe, la organización humanitaria católica hace coincidir todos los años su campaña de recogida de fondos con el inicio de la Cuaresma, animando a las personas que colaboran con ella a realizar encuentros en los que se ayuna y se dona el importe de la comida a los proyectos de Manos Unidas en todo el mundo.

La ONGD financió en 2008 la puesta en marcha de 774 nuevos proyectos, con 49,3 millones de euros comprometidos, de los que se beneficiaron 6,7 millones de personas de todo el mundo. La mayor parte de los proyectos eran educativos, 273, seguidos por los de promoción social, 163, sanidad, 125, mujeres, 119, y agrícolas, 94. La principal aportación provino de manos privadas, con 41,5 millones de euros, el 77,5%, mientras que el sector público aportó los 12,1 restantes, el 22,5%. El número de socios creció en un 1% y la aportación de los mismos se incrementó en 4,4 puntos.

La presidenta de Manos Unidas valoró el cumplimiento de lo previsto y agradeció "la fidelidad y generosidad que están demostrando los socios y colaboradores en estos momentos económicos tan difíciles", en los que, dijo, "hay que recordar y valorar aún más los esfuerzos generosos de tantas personas". "En Manos Unidas estamos convencidos de que lograremos acabar con el hambre si todos tenemos voluntad de hacerlo y dedicamos todo nuestro esfuerzo a conseguirlo", dijo Burgos al comentar el lema de la campaña de este año. Informó de que se dará prioridad a proyectos en Sierra Leona, Haití y el norte de la India.

El próximo viernes 6 de febrero, Manos Unidas celebrará el "Ayuno voluntario" en toda España "como símbolo de solidaridad con tantas personas que, en el mundo, ayunan por necesidad durante todo el año, que superan los mil millones". El domingo 8 de febrero, la ONGD celebrará la Jornada Nacional de Manos Unidas, con una celebración eucarística en la catedral de la Almudena de Madrid, presidida por el cardenal Antonio María Rouco Varela, y el obispo consiliario de Manos Unidas, monseñor Juan José Omella.

El 2 de julio de 1955, la Unión Mundial de Organizaciones Femeninas Católicas (UMOFC) hizo público un manifiesto en el que anunciaba su compromiso de poner su capacidad de movilización y de sensibilización el servicio de una causa que no podía esperar: la lucha activa contra el hambre en el mundo. En España, las Mujeres de Acción Católica, lideradas por Pilar Bellosillo (una de las dos mujeres auditoras en el Concilio Vaticano II), tomaron el testigo y propusieron un Día del Ayuno Voluntario. Las mujeres españolas hicieron un llamamiento para combatir tres tipos de hambre: de pan, de cultura, y de Dios. Así nació la primera Campaña Contra el Hambre que ahora cumple 50 años.

Manos Unidas desde 1960 lucha contra la pobreza, el hambre, la malnutrición, la enfermedad, la falta de instrucción, el subdesarrollo y contra sus causas. Nació como una campaña puntual contra el hambre y, a partir de 1978, adquirió plena personalidad jurídica, canónica y civil, como organización. Para cumplir su objetivo financia proyectos de desarrollo en los países en vías de desarrollo y realiza campañas de sensibilización en este país. "Nada mejor para conmemorarlo que leer hoy aquél manifiesto", dice Manos Unidas en su página web. El manifiesto llevaba por título "Declaramos la guerra al hambre".

"Nosotras, mujeres del mundo entero --decía--, llamadas por la naturaleza a dar la vida, protegerla y alimentarla, no podemos aceptar por más tiempo que las fronteras del hambre se inscriban en nuestro globo con trazos de muerte. Mujeres católicas, llamadas por Jesucristo para dar testimonio de un amor universal y efectivo por la familia humana, no podemos resignarnos al hecho de que la mitad de la humanidad sufra hambre". Eran años en que dominaba el optimismo sobre la efectividad de la acción organizada y voluntariosa contra el subdesarrollo de tantos pueblos. El hambre no sólo no ha sido derrotada sino que los Objetivos del Milenio de la ONU están en peligro.

Sin embargo, la organización católica española ha mantenido su prestigio por la seriedad con que reparte sus fondos y sigue recibiendo la confianza de un gran número de pequeños donantes y socios. Numerosos colegios, organizaciones, asociaciones, parroquias, etc., celebran el Día del Ayuno Voluntario en el inicio de la Cuaresma. En esta campaña de su cincuentenario, Manos Unidas afirma que "la tarea es gigantesca, pero las posibilidades técnicas de nuestra época están a su altura". Ciertamente, añade, "requiere los poderosos medios de acción que poseen los Gobiernos y la coordinación de estos medios de acción a nivel internacional".

La UMOFC, de la que nació Manos Unidas, afirma disponer de millones de ejemplares de los Boletines Nacionales como instrumento único de penetración en los innumerables hogares del mundo entero. "A través de nuestros Organismos y Asociaciones, en mayor escala aún, daremos impulso a la enseñanza casera y a la economía doméstica, sabiendo que una de las llaves del problema se halla en la utilización más racional de todos los recursos alimenticios de que dispone la mujer en todos los hogares del mundo", dice la UMOFC. "Un solo obstáculo en la lucha contra el hambre sería insuperable: creer la victoria imposible. Ahora bien, todas unidas y en conexión con todos aquellos que se consagran a la misma tarea, podemos mucho más de lo que creemos. No se necesita más para acometer la empresa. Declaramos la guerra al hambre", concluye el manifiesto 2009.Para más información: http://www.manosunidas.org


EL PAPA PIDE QUE LOS PADRES PUEDAN ELEGIR LA ESCUELA PARA SUS HIJOS

En su discurso al nuevo embajador hungaro

CIUDAD DEL VATICANO, (ZENIT.org. Por Inma Álvarez).- Benedicto XVI ha pedido que los gobiernos que permitan a los padres escoger el tipo de escuela en la que quieren educar a sus hijos. Así lo manifestó este lunes en su discurso al nuevo embajador de Hungría ante la Santa Sede, János Balassa, durante la ceremonia de presentación de las cartas credenciales. En particular, pidió al gobierno de ese país que "permita a los padres ejercer su derecho fundamental como primeros educadores de sus hijos, lo que incluye la opción de enviar a sus niños a escuelas religiosas si así lo desean".

El obispo de Roma recordó su mensaje en la Jornada Mundial de la Paz del pasado año, en el que resaltó "la primordial importancia de la familia para construir comunidades pacíficas a todos los niveles". "En gran parte de la moderna Europa --afirmó-- el papel cohesionador vital que la familia debe jugar en los asuntos humanos ha sido cuestionado o incluso peligra como resultado de equivocadas formas de pensamiento, que a veces encuentran su expresión en políticas agresivas de tipo social y político".

En el caso concreto de Hungría, el Santo Padre alertó sobre el riesgo de que la "experiencia de la recién conquistada libertad", tras décadas de comunismo, provoque "la suplantación de los valores humanos y cristianos", por otros " basados en visiones poco sólidas del hombre y su dignidad, y dañosas para el desarrollo de una sociedad realmente próspera". "Espero seriamente de que se encuentre modos de salvaguardar este elemento esencial de nuestra sociedad, que es el corazón de toda cultura y nación", explicó el Papa, aclarando que "uno de los modos específicos con que un gobierno puede ayudar a la familia" es defendiendo su derecho a elegir la educación de sus hijos.

Por otro lado, el pontífice aludió a los veinte años de democracia de Hungría, y aseguró que este país "ha hecho grandes procesos para establecer las estructuras de una sociedad libre y democrática, capaz y deseosa de jugar su papel en una comunidad mundial cada vez más globalizada". En este sentido, pidió al país magiar que no olvide "su fuerte herencia cristiana, que se remonta a hace mil años", y que ayude a promover "estos ideales humanos en la comunidad europea y en la más amplia comunidad mundial". Recordó la importancia que la Iglesia católica ha tenido en la historia reciente de Hungría, y especialmente durante la dictadura comunista.

"Tras décadas de opresión, apoyada por el heroico testimonio de muchos cristianos, ha emergido para ocupar su lugar en una sociedad cambiada, capaz una vez más de proclamar el Evangelio libremente", afirmó. El Papa recordó que la Iglesia "no busca privilegios para sí misma, sino su oportunidad de jugar su parte en la vida de la nación, fiel a su naturaleza y a su misión".

Se refirió a los acuerdos bilaterales que este país mantiene con la Santa Sede, y que están desarrollándose actualmente en acuerdos sectoriales, y mostró su confianza "en que todas las cuestiones pendientes que afectan a la vida de la Iglesia en su país se resolverán con el espíritu de buena voluntad y diálogo fructífero que ha caracterizado nuestras relaciones diplomáticas, desde que fueron tan felizmente restauradas". Hungría tiene actualmente casi diez millones de habitantes, de los que algo más de la mitad (el 51,9%) son católicos.

Según los recientes datos publicados al respecto por el Comité Europeo de Enseñanza católica (CEEC), en el país hay cerca de 200 centros educativos desde las primeras edades hasta las escuelas superiores, en las que se atiende a cerca del 5% de los estudiantes húngaros. Sin embargo a pesar de los acuerdos firmados en 1997 con la Santa Sede al respecto, el Gobierno de este país ha ido progresivamente reduciendo los fondos destinados al sostenimiento de la escuela en general y de la religiosa en particular.


BENEDICTO XVI PIDE QUE TURQUÍA RECONOZCA JURÍDICAMENTE A LA IGLESIA

Al recibir a los obispos del país en visita "ad limina apostolorum"

CIUDAD DEL VATICANO (ZENIT.org).- En nombre de la laicidad que inspira la Constitución de Turquía, Benedicto XVI pidió este lunes a ese país reconocer jurídicamente a la Iglesia católica. El Papa aprovechó su encuentro con los obispos de la Conferencia Episcopal turca, que han visitado Roma con motivo de su quinquenal visita "ad limina apostolorum", para repasar la situación de la pequeña comunidad católica que vive en ese país de mayoría musulmana (98%). Recordando que la Iglesia está viviendo el año del bimilenario del nacimiento de San Pablo, que tuvo lugar en la actual Turquía, el pontífice comenzó pidiendo a las autoridades que faciliten el acceso de los peregrinos "a esos lugares tan significativos para la fe cristiana, así como a las celebraciones de culto".

Turquía fue cuna de algunas de las primeras comunidades cristianas más florecientes, acogió durante un tiempo a san Juan y a la Virgen María, según la tradición, y es dio a luz a numerosos padres de la Iglesia. En los lugares o incluso templos que custodian estas memorias, en ocasiones a la comunidad cristiana no se le permite celebrar el culto. Repasando después los desafíos que afronta la comunidad cristiana en la Turquía moderna, el Papa constató que "vive en una nación regida por una Constitución que afirma la laicidad del Estado, pero en la que la mayoría de los habitantes es musulmana". "Por tanto, es muy importante que cristianos y musulmanes puedan comprometerse juntos a favor del hombre, de la vida, así como de la paz y la justicia". De hecho, aclaró, "la distinción entre la esfera civil y la esfera religiosa es ciertamente un valor que debe ser protegido". "No obstante en ese ámbito, le corresponde al Estado garantizar con eficacia a todos los ciudadanos y a todas las comunidades religiosas la libertad de culto y la libertad religiosa, siendo inaceptable toda violencia contra los creyentes, cualquiera que sea su religión".

En ese contexto, aseguró el Papa, "soy consciente de vuestro deseo y vuestra disponibilidad para entablar un diálogo sincero con las autoridades y encontrar una solución a los diversos problemas planteados a vuestras comunidades, como el del reconocimiento de la personalidad jurídica de la Iglesia católica y de sus bienes". "Ese reconocimiento tendrá necesariamente consecuencias positivas para todos", recalcó. Propuso que "se establezcan contactos permanentes, por ejemplo a través de una comisión bilateral para estudiar las cuestiones que todavía quedan por resolver".


EL PAPA PIDE AL PATRIARCA RUSO SEGUIR TRABAJANDO POR LA UNIÓN DE LOS CRISTIANOS

Envió un mensaje a través del cardenal Kasper con motivo de su entronización

CIUDAD DEL VATICANO (ZENIT.org).- El Papa Benedicto XVI volvió a enviar un mensaje al nuevo patriarca ortodoxo ruso, Su Santidad Kiril, esta vez con motivo de su entronización, insistiendo en la importancia de seguir trabajando por la comunión entre los cristianos. El mensaje le fue entregado al patriarca por el cardenal Walter Kasper, presidente del Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos, junto con un cáliz, ayer domingo 1 de febrero, durante la celebración de su entronización como cabeza de la Iglesia ortodoxa rusa, en la catedral de Cristo Salvador de Moscú.

El cardenal Kasper encabezaba la delegación de la Iglesia católica invitada a la ceremonia, y que estaba compuesta por el secretario de este dicasterio, el obispo Brian Farrell, L.C., por el arzobispo Antonio Mennini, representante de la Santa Sede ante la Federación Rusa, por monseñor Paolo Pezzi, arzobispo de la "Madre de Dios en Moscú", y por el sacerdote Milan Zust. En su carta, el Papa recuerda los encuentros mantenidos con el nuevo patriarca cuando éste era presidente del Departamento de Relaciones Eclesiales Externas, que definió como "llenos de buena voluntad".

Benedicto XVI le recordó el papel que él mismo desempeñó "al forjar una nueva relación entre nuestras Iglesias, una relación basada en la amistad, en la mutua aceptación y el diálogo sincero". "Tengo serias esperanzas de que continuaremos cooperando para encontrar modos de fomentar y reforzar la comunión en el Cuerpo de Cristo", afirma el Papa.

Por otro lado, el pontífice recalcó la labor realizada por el anterior patriarca, Alejo II, tanto hacia la renovación de la propia Iglesia ortodoxa rusa como hacia la cooperación con el resto de las Iglesias cristianas. El fallecido, añadió el Papa, "dejó a su pueblo una profunda y respetuosa herencia de renovación y desarrollo eclesial, al guiar a la Iglesia ortodoxa rusa fuera del largo y difícil periodo de sufrimiento bajo un sistema totalitario y ateo, a una nueva y activa presencia y servicio a la sociedad de hoy".

Alejo II "trabajó asiduamente por la unidad de la Iglesia ortodoxa rusa y por la comunión con las demás Iglesias ortodoxas. Al mismo tiempo, mantuvo un espíritu de apertura y cooperación con los demás cristianos, y particularmente con la Iglesia católica, para la defensa de los valores cristianos en Europa y en el mundo", asegura.

"Estoy seguro de que Su Santidad continuará edificando sobre este sólido fundamento, por el bien de su pueblo y para beneficio de los cristianos de todas partes", añade el Papa. "Con ocasión de su entronización, deseo por tanto reafirmarle mi estima y mi cercanía espiritual. Rezo para que el Padre celestial le conceda la abundancia de los dones del Espíritu Santo en su ministerio, que le capaciten para guiar a la Iglesia en la paz y el amor de Cristo", concluye el mensaje.


MONSEÑOR BLÁZQUEZ EXPLICÓ EL SÍNODO DE LA PALABRA A ESTUDIANTES

Fiesta de Santo Tomás en la Facultad de Teología del Norte de España

BURGOS, (ZENIT.org).-La Facultad de Teología del Norte de España celebró la festividad de su patrón Santo Tomás de Aquino. Dos actos marcaron este día: la celebración eucarística, presidida por su gran canciller Francisco Gil Hellín, y una conferencia pronunciada por el vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE) y obispo de Bilbao Ricardo Blázquez. Monseñor Blázquez disertó sobre el último Sínodo de Obispos dedicado a "La Palabra de Dios en la vida y la misión de la Iglesia", informa en una nota enviada a ZEIT José Luis Barriocanal, del departamento de Información de la Facultad. El decano, Santiago del Cura, hizo la presentación del ponente, agradeciendo y subrayando la vinculación y el gran aprecio que tiene con esta Facultad.

En la conferencia, titulada "Escuchar la Palabra de Dios: reflexiones teológicas de un obispo sinodal", el obispo de Bilbao subrayó la riqueza del encuentro sinodal, que se vislumbra ya en las cuatro grandes partes del documento: la voz de la Palabra: la revelación; el rostro de la Palabra: Jesucristo; la casa de la Palabra: la Iglesia; y, por último, los caminos de la Palabra: la misión. Aludió al marco en el que se insertaba dicho encuentro: la celebración del año paulino, del cincuenta aniversario de la muerte de Pio XII, y de la elección de Juan XXIII. Mostró que el tema del Sínodo está en relación con el de "la Eucaristía: fuente y cumbre de la vida y de la misión de la Iglesia", del sínodo anterior. Esto se ve no sólo a nivel de epígrafe sino desde el punto de vista teológico: por la convergencia entre la Palabra y la Eucaristía. Se trata de la "doble mesa", la de la Palabra y la de la Eucaristía.

El vicepresidente de la CEE transmitió "su gozosa experiencia sinodal, marcada por la comunión, no solo entre las diferentes conferencias episcopales del orbe y las diversas confesiones cristianas, sino también con otros credos religiosos", afirma la nota. Destacó la intervención del rabino de Haifa, que manifestó su gratitud por la invitación a participar en el Sínodo por lo que implica de reconocimiento al pueblo de la Alianza, a la vez que hacía partícipes a los miembros sinodales de la transmisión y veneración de la Palabra de Dios en la familia, como dos realidades tan queridas en la religión judía.

Subrayó el carácter eminentemente pastoral del Sínodo por su objetivo de que la Palabra de Dios sea leída, escuchada, compartida, encarnada, transmitida y anunciada y destacó algunos puntos más relevantes, respondiendo al tema de la conferencia: "reflexiones teológicas de un obispo sinodal". Habló sobre el significado analógico de la expresión Palabra de Dios, cuyo máximo exponente es Cristo, todo en Él (persona, mensaje, muerte, resurrección...) es Palabra de Dios reveladora, creadora y salvadora.

Un segundo punto tuvo como centro el estudio de la Escritura. Indicó cómo éste ha de implicar necesariamente dos momentos inseparables: el momento histórico-crítico y el teológico o de fe, aludiendo a la Dei Verbum 12. En un tercer apartado, comentó la proposición 22 del Sínodo sobre la Palabra de Dios y la lectura orante de la Escritura. Tras esbozar las distintas lecturas orantes, se detuvo en la Lectio Divina como su mayor y mejor exponente, desglosando su naturaleza y etapas. Mostró a María como modelo de lectura orante de la Escritura en los cuatro verbos que marcan su itinerario espiritual: "fiat", "magnificat", "conservabat", "stabat".

Y, por último, abordó otro tema significativo: la homilía. Tras describir su naturaleza a la luz de la escena lucana del encuentro de Jesús con los peregrinos, mostró cómo la preparación de la homilía, en un marco oracional, debería responder a tres preguntas: ¿qué dicen las lecturas bíblicas?, ¿qué me dicen?, ¿qué creo yo que debo decir a la comunidad? El acto académico concluyó con la intervención del gran canciller Francisco Gil Hellín, en la que dio las gracias al ponente por la cordialidad y profundidad de sus palabras.


CÁRITAS RECOGE SU EXPERIENCIA DE AYUDA A PERSONAS EXPLOTADAS SEXUALMENTE

MADRID, (ZENIT.org).- El sello Cáritas Española Editores acaba de sacar a la luz un nuevo título de su colección "La Acción Social. Cuadernos de Formación" en el que se recogen las experiencias de trabajo de inserción que en los últimos años vienen impulsado diversas Cáritas Diocesanas en el campo de la trata de personas con fines de explotación sexual. La edición ha sido coordinada por Gemma López Poveda y Mª Angeles González Barbero.

EXPERIENCIAS DE TRABAJO EN OCHO CÁRITAS DIOCESANAS

A lo largo de 230 páginas, el cuaderno, que hace el número 54 de la colección, describe en detalle los objetivos y logros alcanzados en ocho proyectos de Cáritas repartidos por toda la geografía nacional: Alcalá de Henares, Burgos, Granada, Lugo, Huelva, Santander, Santiago de Compostela y Zaragoza. Todas ellas son iniciativas dirigidas a intervenir, de acuerdo a una metodología basada en el modelo de "relación de ayuda" y el máximo respeto a los valores de dignidad, igualdad y libertad de los destinatarios, en aquellos escenarios especialmente golpeados por esta problemática social. Para ello, las distintas Cáritas Diocesanas ponen en marcha un amplio repertorio de acciones, que van desde proyectos de calle hasta pisos de apoyo y acogida, pasando por centros ocupacionales o experiencias de atención integral.

Los contenidos de esta publicación se completan con dos capítulos introductorios en los que se abordan, por una parte, el contexto de la realidad de la trata de personas con fines de explotación sexual en España y, por otra, las características y elementos calve que orientan los programas de atención integral a las personas afectadas por este fenómeno.

DENUNCIA, PREVENCIÓN Y ASISTENCIA INTEGRAL

Como se señala en la presentación, con esta edición se "pretende denunciar ante la sociedad española la violación de derechos humanos que vive la mujer víctima de trata, la esclavitud a la que está sometida y la violencia de género que sufre la mujer en prostitución", además de intentar "reflejar la manera en que Cáritas acompaña ambas realidades desde un enfoque preventivo, de denuncia y de asistencia integral a las víctimas, a través de dinámicas que favorecen la articulación y complementariedad de acciones en los diferentes niveles de actuación".

A través de los servicios y programas diocesanos que viene desarrollando desde hace décadas en este ámbito de la exclusión, Cáritas se plantea como objetivo prioritario, en palabras de las coordinadoras del cuaderno, "la reestructuración y crecimiento de la mujer, fomentando su protagonismo en la construcción de su propia realidad, con el reconocimiento y aplicación de derechos, y el desarrollo de sus funciones y responsabilidades con mayor autonomía y libertad". En este sentido, se recuerda que, como parte de la acción desarrollada en red, Caritas Internationalis ha presentado su propuesta de trabajo contra la lucha de trata en el marco de la «Iniciativa mundial contra la trata de seres humanos», organizada por el Departamento de Drogas y Criminalidad de la ONU, celebrada el pasado mes de febrero de 2008, en Viena.