IV Domingo del Tiempo Ordinario
1 de febrero de 2009

Misa Familiar

Prepara: Javier Leoz


*Objetivo: indicar que todos estamos llamados a colaborar con el Señor

*Idea: Jesús cumplió a la perfección con los planes de Dios


1.- MONICIÓN DE ENTRADA

En medio de una realidad tan complicada, es bueno que algunas voces nos llamen a la esperanza y a la paz. ¿Os imagináis un mundo sin anuncios que nos inviten a la alegría?

Pues bien, el Señor, con los profetas fue iluminando a su pueblo querido y, también con nosotros, con su Iglesia, lo sigue haciendo a través de su gran profeta Jesucristo.

Nadie como El interpretó, anunció y habló con tanta autoridad.

Pidamos al Señor que, también nosotros, pongamos algo de nuestra parte para que seamos luz de Dios en medio del mundo.

Iniciamos esta Eucaristía.

2. PENITENCIAL

2.1. Dios es sabiduría. ¿Por qué preferimos fiarnos de los pequeños sabios del mundo? Señor, ten piedad

2.2. El Señor nos ofrece libertad verdadera; es decir, nos invita a alejarnos de aquello que nos puede producir infelicidad. Cristo, ten piedad

2.3. El Señor, con sus obras y con sus palabras, nos demuestra que Dios hace obras grandes a través de El. Señor, ten piedad

3. MONICIÓN A LAS LECTURAS

El Señor, aunque no lo necesitara, quiso contar con gente que fueran ALTAVOCES que hablasen sus palabras y en su nombre. Moisés fue uno de ellos y, después de Moisés, vinieron muchos más hasta la llegada de Jesucristo.

Pero, cuando Jesús comenzó a hablar, todos los que le escuchaban se quedaban de que “su hablar” era distinto, que lo hacía con convencimiento, que Alguien le empujaba desde dentro. Escuchemos con atención estas lecturas.

4. ORACIÓN DE LOS FIELES

4.1. Por la Iglesia. Para que a pesar de las dificultades siga hablando en nombre de Dios a un mundo que parece estar sordo para las cosas de Dios. Roguemos al Señor.

4.2. Por todos nosotros. Para que, allá donde estemos, demostremos que somos amigos del Señor. Roguemos al Señor.

4.3. Por nuestros padres. Para que nos enseñen la vida de Jesús. Para que sean los primeros que nos hablen con autoridad y con ejemplo. Roguemos al Señor.

4.4. Para que seamos personas con palabra. Para que hablemos menos y hagamos un poco más por la familia, los amigos y vecinos. Roguemos al Señor.

4.5. Pidamos por los sacerdotes; por los jóvenes que se preparan para ser curas. Por todos nosotros. Para que nos tomemos más en serio eso de ser cristianos. Roguemos al Señor.

5. OFRENDAS

5.1. Con el ABECEDARIO queremos ofrecer al Señor nuestras palabras y nuestras cuerdas vocales. Que nunca nos cansemos de pregonar su nombre y de brindar nuestro ejemplo y nuestro tiempo para que sea conocido y amado.

5.2. Con esta VARA queremos representar la figura de Moisés. El guió a Israel por el desierto. Que también nosotros ayudemos a los que nos rodean a superar los momentos malos de la vida.

5.3. Con el PAN Y EL VINO traemos hasta el altar nuestro deseo de trabajar por el Reino de Dios. Que sea posible la paz y la fraternidad en el mundo.

6. ORACIÓN

HABLAME, SEÑOR

Para que mis palabras

sean también verdad y sinceridad

HABLAME, SEÑOR

Y, todo lo negativo que hay en mí,

salga y desaparezca de mi vida

HABLAME, SEÑOR

Para que, luego yo,

recuerde y medite tus palabras

medite y pregone tus palabras

piense y diga tus palabras

HABLAME, SEÑOR

Para que, allá donde yo esté,

haga algo por Ti

diga algo de Ti

transforme algo por TI

HABLAME, SEÑOR

Para que nunca me canse de luchar

e intentar hacer un pedazo de cielo

ahora, entre nosotros y aquí.

Amén