MENSAJE DE BENEDICTO XVI A PERIODISTAS CATÓLICOS

PREMIOS "¡BRAVO!" A LA COMUNICACIÓN

LA IGLESIA CRITICA A OBAMA POR APROBAR LA FINANCIACIÓN FEDERAL DEL ABORTO

LOS OBISPOS ESPAÑOLES DECLARAN AL 2009 “AÑO DE ORACIÓN POR LA VIDA”

LEVANTAMIENTO DE LAS EXCOMUNIONES: "ALEGRÍA EN TODA LA IGLESIA"

BENEDICTO XVI DEFIENDE EL CONCILIO VATICANO II Y CONDENA EL NEGACIONISMO ANTISEMITA

CÁRITAS BUSCA GLOBALIZAR LA SOLIDARIDAD EN DAVOS Y BELÉN

JESUITAS Y FRANCISCANAS DE LA INMACULADA CON LOS ENFERMOS DE LEPRA


MENSAJE DE BENEDICTO XVI A PERIODISTAS CATÓLICOS

“El trabajo de periodista católico resulta hoy aún más difícil”

CIUDAD DEL VATICANO, (ZENIT.org).- Ofrecemos a continuación el texto de la carta que Benedicto XVI ha dirigido a la Unión Católica de la Prensa Italiana (UCSI), con motivo del cincuenta aniversario de su fundación, y que la Santa Sede dio a conocer el pasado sábado 24 de enero.

TEXTO ÍNTEGRO

Ilustrísimo Señor Dr Massimo Milone, Presidente de la Unión Católica de la Prensa Italiana

He sido informado de que la Unión Católica de la Prensa Italiana (UCSI), de la cual Usted es Presidente, celebra en estos días su Congreso nacional, recordando el quincuagésimo aniversario de su fundación. La circunstancia me es propicia para dirigir a usted y a sus colegas mis cordiales felicitaciones y a la vez expresar mi aprecio por el precioso servicio que la UCSI ha ofrecido, en el curso de sus cincuenta años de vida, a la Iglesia y al país.

A medio siglo de distancia de la fundación de la Unión muchas cosas han cambiado. De modo más visible en los sectores que van de la ciencia a la tecnología, de la economía a la geopolítica; de modo menos visible, pero más profundo y también más preocupante, en el ámbito de la cultura actual, en la que parece haberse notablemente debilitado, junto con el respeto por la dignidad de la persona, el sentido de los valores de la justicia, la libertad, la solidaridad, que son esenciales para la supervivencia de una sociedad.

Anclado en un patrimonio de principios enraizados en el Evangelio, vuestro trabajo de periodistas católicos resulta hoy aún más difícil: al sentido de responsabilidad y al espíritu de servicio que os distinguen, debéis unir una cada vez más fuerte profesionalidad y a la vez una gran capacidad de diálogo con el mundo laico, en búsqueda de valores compartidos. Tanto más fácilmente seréis escuchados cuanto más coherente sea el testimonio de vuestra vida. No son pocos, entre vuestros colegas laicos, aquellos que esperan de vosotros el testimonio silencioso, sin etiquetas pero de sustancia, de una vida inspirada por los valores de la fe.

Estáis comprometidos, soy bien consciente, en una tarea cada vez más exigente, en la que los espacios de libertad son a menudo amenazados, y los intereses económicos y políticos tienen a menudo preeminencia sobre el espíritu de servicio y sobre el criterio del bien común. Os exhorto a no ceder a compromisos en valores tan importantes, sino a tener el valor de la coherencia, incluso a riesgo de pagarlo en persona: la serenidad de la conciencia no tiene precio.

Os estoy cercano con la oración, pidiendo al Señor que os ayude a estar siempre "dispuestos a responder a quien os pida razón de la esperanza que está en vosotros" (1 Pe 3, 15). Con este augurio le envío, señor Presidente,a los Dirigentes y a los Miembros de la Unión Católica de la Prensa Italiana, como también a sus familias, una especial Bendición Apostólica, propiciadora de numerosos favores celestes.


PREMIOS "¡BRAVO!" A LA COMUNICACIÓN

Concedidos por al Conferencia Episcopal Española

MADRID, (ZENIT.org).- Este jueves se entregaron en la sede de la Conferencia Episcopal Española los "Premios ¡Bravo!" concedidos por Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS). Los premios, según sus estatutos, son concedidos con el fin de "reconocer, por parte de la Iglesia, la labor meritoria de todos aquellos profesionales de la comunicación en los diversos medios, que se hayan distinguido por el servicio a la dignidad del hombre, los derechos humanos y los valores evangélicos" (Normas, art. 2). 
El jurado decidió otorgar los siguientes "Premios ¡Bravo!": Presentamos la lista de los galardonados.

PREMIO ¡BRAVO! ESPECIAL: Al escritor D. José Jiménez Lozano, por su excelente obra literaria y periodística, en la que muestra, con limpia y bella escritura castellana, un logrado adentramiento a la original verdad interior del hombre, así como a sus circunstancias cotidianas, desvelando tanto en sus novelas como en sus artículos y ensayos, en sus personajes y reflexiones, la permanente exigencia de dignidad y libertad -trascendente e íntima a la vez- que toda persona reclama y le es debida.


PREMIO ¡BRAVO! DE PRENSA: A D. Ignacio Sánchez Cámara, catedrático de Filosofía del Derecho, por su labor como columnista en varios diarios, en la que sabe aunar la profundidad del filósofo y la convicción del cristiano con la curiosidad por las cosas que pasan, iluminando así certeramente el acontecer con verdadera sabiduría y sentido común.

PREMIO ¡BRAVO! DE RADIO: Al periodista D. Antonio Jiménez, director del programa "El gato al agua", de Radio Intereconomía, por su trabajo en el mencionado espacio, en el que consigue con rigor, pluralidad, amenidad y hasta buen humor, un programa en el que el público puede encontrar de manera armonizada información y análisis sobre los acontecimientos de actualidad.

PREMIO ¡BRAVO! DE TELEVISIÓN: A Canal Sur Televisión por su programación de Semana Santa, en la que, en el ejercicio del servicio público que está llamado a prestar, ha sabido dar a conocer el misterio de la Semana Santa de la religiosidad popular de Andalucía como componente esencial de los valores espirituales y religiosos, culturales y artísticos, de los hombres y mujeres de esta región.

PREMIO ¡BRAVO! DE CINE: A la Distribuidora Karma Films, por haber apostado en su colección de cine religioso por la recuperación del cine religioso en su división de DVD. No sólo está lanzando algunos de los títulos más emblemáticos del cine católico español, sino que también difunde el valor de la religiosidad en cintas de otras tradiciones religiosas. En momentos de expansión de una cultura secularista, Karma Films difunde con su colección de cine religioso el valor universal de la experiencia religiosa.

PREMIO ¡BRAVO! DE MÚSICA: A Dª Cristina Llorente, porque ha sabido compatibilizar las exigencias profesionales y comerciales de una cantante de pop con un exquisito respeto a su imagen personal y a su dignidad de mujer. Su trayectoria artística ha estado jalonada de propuestas musicales cargadas de valor educativo, siempre en sintonía con una visión cristiana de la vida.



PREMIO ¡BRAVO! DE PUBLICIDAD: A la Campaña "¡Hola, soy Rumano!", del Gobierno de la República de Rumanía, elaborada por la agencia Saatchi & Saatchi, en la que, frente a estereotipos y prejuicios, muestra la imagen real de la comunidad de inmigrantes rumanos, con sus capacidades personales y profesionales, a fin de lograr su integración real en el resto de la sociedad española.

PREMIO ¡BRAVO! DE NUEVAS TECNOLOGÍAS: A H2Onews Multimedia, servicio católico de información que realiza y distribuye cada día gratuitamente, a través de Internet, noticias en diversos formatos e idiomas sobre la vida de la Iglesia y los acontecimientos relacionados con los católicos en el mundo. Se le concede este galardón por su aporte generoso y de alta calidad profesional a la información religiosa, puesta a disposición de todos los medios católicos, especialmente de los más pobres, realizando con ello una auténtica comunión de bienes informativos, que hace de la Red una verdadera plataforma solidaria de comunicación y un ejemplo de superación de la brecha digital.

PREMIO ¡BRAVO! AL TRABAJO DIOCESANO EN MEDIOS DE COMUNICACIÓN: A D. Gregorio Muñío González y a las Hojas diocesanas de Aragón, por su dilata y esforzada labor comunicativa que acerca la enseñanza y actividad de la Iglesia a los fieles de las parroquias y demás comunidades cristianas de la mencionada región. Con este premio se rinde homenaje a la labor callada, pero tan importante para la Iglesia, de las sencillas publicaciones diocesanas y a cuantos las hacen posible.

EL JURADO.- El Jurado para la concesión de estos "Premios ¡Bravo!" ha estado compuesto por monseñor Mons. Joan Piris Frígola, obispo de Lleida y miembro de la CEMCS, que actuó como presidente; siendo vocales: Dª Ana Lucía Echeverri, decana de la Facultad de Comunicación de la Universidad Pontificia de Salamanca; D. Rafael Ortega, presidente de la Unión de Informadores y Periodistas de España (UCIP-E); D. Jesús de las Heras, director de la revista "Ecclesia"; D. José Luis Restán, director general de contenidos de la Cadena COPE; D. Isidro Catela, director de la Oficina de Información de la Conferencia Episcopal Española; D. Juan Orellana, director del Departamento de Cine de la CEMCS; y D. José María Gil, director del Secretariado de la CEMCS, que actuó como Secretario del Jurado.


LA IGLESIA CRITICA A OBAMA POR APROBAR LA FINANCIACIÓN FEDERAL DEL ABORTO

Los obispos de Estados Unidos y el Vaticano muestran su desacuerdo

WASHINGTON, (ZENIT.org / Por Karna Swanson, traducción del inglés por Inma Álvarez).- El cardenal Justin Rigali arzobispo de Filadelfia, ha calificado de "muy decepcionante" la decisión del nuevo presidente americano Barack Obama de revocar la prohibición de destinar fondos federales a organizaciones que promueven el aborto en países en vías de desarrollo. La decisión de revocar la conocida como "Política Ciudad de México", que puso en marcha el ex presidente George Bush hace ocho años, se hizo pública el tercer día de mandato del nuevo presidente.

El cardenal Rigali, que es también presidente del Comité de Actividades Pro vida de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos, afirmó que "una administración que quiere reducir el aborto no debería destinar fondos federales a grupos que promueven el aborto". Estas declaraciones se refieren a la reiterada afirmación de Obama en campaña electoral, de que él no es "partidario del aborto, sino de reducir el número de abortos sin hacer ilegal este procedimiento".

El cardenal Francis George, arzobispo de Chicago y presidente de la Conferencia Episcopal, había escrito a Obama antes de la inauguración de su mandato, pidiéndole que mantuviera la Política de su antecesor.

"La Política Ciudad de México, establecida por primera vez en 1984, ha sido atacada erróneamente como una restricción a la ayuda al extranjero para la planificación familiar. De hecho, esa ayuda no se ha reducido en absoluto, sino que se ha asegurado que las fundaciones de planificación familiar no se desvíen a organizaciones que se dedican a promover el aborto en lugar de combatirlo".

"Una vez que la clara línea que separaba la planificación familiar y el aborto se ha borrado", añadía el cardenal, "la idea de usar la planificación familiar para reducir el aborto no tiene sentido, y el aborto reemplazará a la contracepción con el fin de reducir el tamaño de la familia".

Las críticas del Vaticano llegaron el pasado sábado cuando el arzobispo Rino Fisichella, presidente de la Academia Pontificia para la Vida, afirmó al diario italiano "Il Corriere della Sera", que "entre las muchas cosas buenas que podría haber hecho, Barack Obama ha elegido la peor". "Si este es uno de los primeros actos del presidente Obama, con todos los respetos, me parece que el camino hacia la decepción ha sido muy corto", añadió el arzobispo.

Por su parte el arzobispo Elio Sgreccia, anterior presidente de la Academia Pontificia para la Vida, afirmó a la agencia italiana ANSA "supone un duro golpe no solo para nosotros los católicos, sino para toda la gente en el mundo que lucha contra la matanza de inocentes que ha traído el aborto".

Obama acogió una petición de la Iglesia de firmar una orden ejecutiva para prohibir la tortura. Al respecto, el obispo de Albany, monseñor Howard Hubbard, presidente del Comité "Justicia y Paz" de la Conferencia Episcopal, dijo que los obispos "agradecieron la orden", y que ésta "dice mucho de nosotros, quiénes somos, lo que pensamos sobre la vida y la dignidad humana, y como actuamos como nación".


LOS OBISPOS ESPAÑOLES DECLARAN AL 2009 “AÑO DE ORACIÓN POR LA VIDA”

MADRID, (ZENIT.org).- La Conferencia Episcopal Española ha puesto en marcha un "año de oración por la vida", que se celebrará en todas las diócesis del país, desde el próximo 2 de febrero, fiesta de la Presentación del Señor, según se ha hecho público hoy en un comunicado. La iniciativa se ha puesto en marcha por iniciativa de la Subcomisión Episcopal para la Familia y Defensa de la Vida, que actualmente preside el obispo de Cartagena, monseñor Juan Antonio Reig Pla. En una nota publicada el pasado viernes en su diócesis, monseñor Reig Pla explica que esta iniciativa "es urgente en el contexto de las nuevas leyes que se quieren promover en España, tanto sobre el aborto como sobre la eutanasia".

El prelado invitaba a sus diocesanos, y especialmente a las familias con niños y personas enfermas, a que recen y "ofrezcan sacrificios espirituales" por esta intención, y pedía a sus párrocos que fomenten el rezo del Rosario y la adoración al Santísimo. La iniciativa, que fue presentada a nivel nacional en la pasada Asamblea Plenaria de los Obispos de noviembre, ha sido aprobada por el Comité Ejecutivo de la CEE. La Subcomisión ha hecho llegar una serie de materiales a las Delegaciones de Pastoral Familiar de toda España, con el lema elegido, "Bendito el fruto de tu vientre". Entre ellas, un cartel, rosario, oraciones por la vida, preces para la adoración ante el Santísimo y para la celebración de la Eucaristía y la liturgia de las horas.


LEVANTAMIENTO DE LAS EXCOMUNIONES: "ALEGRÍA EN TODA LA IGLESIA"

El portavoz vaticano comenta el gesto del Papa con los cuatro obispos lefebvrianos

CIUDAD DEL VATICANO (ZENIT.org).- El anuncio de la decisión de Benedicto XVI de levantar la excomunión a cuatro obispos consagrados por monseñor Marcel Lefebvre sin mandato del Papa en 1988 es la mejor noticia de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos que concluye este domingo. Así lo afirma el padre Federico Lombardi S.I., director de la Oficina de Información, al comentar el decreto publicado este sábado por la Congregación vaticana para los Obispos con el que los prelados vuelven a la plena comunión eclesial. Para el portavoz vaticano se trata de "una hermosa noticia, que deseamos sea manantial de alegría en toda la Iglesia". "El levantamiento de la excomunión de los cuatro obispos de la Fraternidad sacerdotal San Pío X es en efecto un paso fundamental para alcanzar la reconciliación definitiva con el movimiento iniciado y guiado por monseñor Marcel Lefebvre", reconoce el padre Lombardi.

Para comprender el significado de este paso, el portavoz recuerda las palabras de Benedicto XVI en su carta de introducción al motu propio Summorum Pontificum, del 7 de julio de 2007, cuando escribía que "la mirada al pasado de las divisiones que en el curso de los siglos han lacerado el Cuerpo de Cristo hace pensar que con frecuencia las omisiones de la Iglesia han provocado la consolidación de las divisiones". Por ello, escribía el Papa: "tenemos la obligación de hacer todos los esfuerzos para que todos aquellos que verdaderamente tienen el deseo de la unidad, les sea posible permanecer en esta unidad o volver a encontrarla... Abramos generosamente nuestro corazón"

El padre Lombardi recuerda que el cardenal Joseph Ratzinger, cuando era prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, siguió en primera persona los contactos con monseñor Lefebvre, en 1988, quien al final se opuso a un acuerdo con la Santa Sede y consagró a los obispos, desgajando la unidad eclesial. El cardenal Ratzinger, recuerda Lombardi, "ya en aquel tiempo había buscado hacer todo lo posible para mantener la unidad de la Iglesia".

Pero la Comisión Ecclesia Dei, constituida por Juan Pablo II en aquella circunstancia, "ha trabajado con paciencia para conservar abiertas las vías del diálogo y diversas comunidades de maneras distintas unidas al movimiento Lefebvriano han podido ya, en el curso de los años, volver a recuperar la plena comunión con la Iglesia católica". "La Fraternidad Sacerdotal San Pío X, con cuatro obispos, seguía siendo, en todo caso, la comunidad más importante con la que era necesario restablecer la comunión", sigue recordando el padre Lombardi. "Benedicto XVI ha manifestado sin duda alguna su compromiso por hacer todo lo posible para alcanzar este objetivo". Este Papa, sigue diciendo el padre Lombardi, ha promovido este objetivo no sólo con la publicación del motu propio Summorum Pontificum, que facilita la celebración de la misa siguiendo el rito anterior al Concilio Vaticano II.

Como prefecto firmó el documento de la Congregación de la Doctrina de la Fe que esclarecía algunos puntos discutidos de la doctrina eclesiológica del Concilio Vaticano II, y como Papa ha pronunciado discursos históricos que han mostrado "la correcta interpretación del mismo Concilio, en continuidad con la tradición", y no como una ruptura. "Todo esto ha creado naturalmente un clima favorable, en el que los obispos de la Fraternidad San Pío X han pedido el levantamiento de la excomunión atestiguando explícitamente su voluntad de estar en la Iglesia católica romana y de creer firmemente en el primado de Pedro", constata el padre Lombardi.

"Es hermoso que el levantamiento de la excomunión tenga lugar en el inminente 50 aniversario del anuncio del Concilio Vaticano II, de manera que este evento fundamental no pueda ser jamás considerado como un motivo de tensión; sino de comunión", sigue diciendo el sacerdote. "El texto del decreto muestra que se está en camino hacia la plena comunión, de la que el Santo Padre desea la solícita realización. Por ejemplo, en el decreto publicado no se definen aspectos como el estatuto de la Fraternidad y de los sacerdotes que pertenecen a ella", constata. "Pero la oración de la Iglesia está unida a la del Papa para que se superen todas las dificultades cuanto antes y se pueda hablar de comunión en sentido pleno y sin incertidumbre alguna", concluye.


BENEDICTO XVI DEFIENDE EL CONCILIO VATICANO II Y CONDENA EL NEGACIONISMO ANTISEMITA

El diario vaticano aclara informaciones sobre la revocación de las excomuniones

CIUDAD DEL VATICANO, (ZENIT.org).- El compromiso de Benedicto XVI en la aplicación del Concilio Vaticano II no cambia por el hecho de haber levantado las excomuniones a cuatro obispos consagrados por monseñor Marcel Lefebvre en 1988, aclara el diario de la Santa Sede, constatando la creación de un "caso mediático". Carlo Di Cicco, subdirector de "L'Osservatore Romano", considera que en estos días los medios de comunicación se han equivocado cuando, "con precipitación, han echado la culpa a Benedicto XVI no sólo de haber cedido a posiciones anticonciliares, sino incluso de complicidad o al menos imprudencia al apoyar tesis negacionistas sobre la Shoá", el Holocausto judío.

El vespertino vaticano se refería a la polémica surgida horas antes de que la Santa Sede anunciara la revocación de la excomunión cuando medios de comunicación republicaron declaraciones que había pronunciado en noviembre a la televisión sueca uno de los obispos de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X rehabilitados, monseñor Richard Williamson, adoptando a nivel personal tesis "negacionistas". Inmediatamente después "Radio Vaticano" aclaró que se trataba de "posiciones personales, que no pueden compartirse, y que no afectan ni mucho menos al Magisterio pontificio y a las posiciones de la Iglesia solemnemente enunciadas en varias ocasiones".

Según "L'Osservatore Romano" la atribución al Papa de esas declaraciones que no le corresponden fue desmentida por él mismo este domingo, jornada de clausura de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos y con motivo del Ángelus. Benedicto XVI afirmó que "entre nosotros los ancianos ciertamente no olvidan" el primer anuncio del Concilio Vaticano II hecho por Juan XXIII, el 25 de enero de 1959, hace exactamente cincuenta años. Un gesto que el Papa definió como "decisión sabia" sugerida por el Espíritu Santo.

Precisamente, aclara el diario vaticano, la revocación de la excomunión debe entenderse como un gesto que se enmarca en el espíritu del Concilio Vaticano II. "La reforma del Concilio no se ha aplicado totalmente, pero ya está tan consolidada en la Iglesia católica que no puede entrar en crisis por un gesto magnánimo de misericordia. Inspirado, además, en el nuevo estilo de Iglesia promovido por el Concilio que prefiere la medicina de la misericordia a la de la condena", explica el subdirector.

"La revocación que ha suscitado tantas alarmas no concluye un caso doloroso como el cisma lefebvriano --aclara el diario--. Con ella, el Papa quita pretextos para infinitas polémicas, afrontando de lleno el auténtico problema: la aceptación plena del magisterio, incluido obviamente el Concilio Vaticano II". "Si bien es verdad que la Iglesia católica no nace con el Concilio, es verdad también que la Iglesia, renovada por el Concilio, no es una Iglesia diferente, sino la misma Iglesia de Cristo, fundada sobre los apóstoles, garantizada por el sucesor de Pedro, y por tanto parte viva de la tradición".

"Con el anuncio del Papa Juan la tradición no desaparece, sino que sigue todavía hoy según las formas propias de una pastoral y de un magisterio actualizados por el último gran Concilio". "L'Osservatore Romano" considera, por tanto, como algo prácticamente "ofensivo" el acusar a Benedicto XVI de "malvender el Concilio a quien sea".

Asimismo considera que tampoco es justo decir que el Papa "no está convencido del camino ecuménico y del diálogo con los judíos. Los compromisos estratégicos de su pontificado están a la luz del sol y cada uno de los actos pastorales y de magisterio avanzan claramente en la aplicación de la estrategia anunciada en el momento de su elección".

"El diálogo es parte constitutiva de la Iglesia conciliar y Benedicto XVI ha repetido en varias ocasiones, y ahora lo ha vuelto a hacer, que el ecumenismo exige la conversión de todos --también de la Iglesia católica-- a Cristo. En una Iglesia convertida, 'las diversidades dejarán de ser obstáculo que nos separa, sino una riqueza en la multiplicidad de las expresiones de la fe común'".

"La revocación de la excomunión no significa todavía la plena comunión --añade el diario--. El camino de reconciliación con los tradicionalistas es una opción colegial ya conocida por la Iglesia de Roma y no un gesto repentino e imprevisto de Benedicto XVI".

"De la aceptación del Concilio se deriva necesariamente también la clara posición sobre el negacionismo. La declaración 'Nostra aetate', el más autorizado giro católico con respecto al judaísmo, deplora 'los odios, persecuciones y manifestaciones de antisemitismo de cualquier tiempo y persona contra los judíos'".


CÁRITAS BUSCA GLOBALIZAR LA SOLIDARIDAD EN DAVOS Y BELÉN

Los dos foros mundiales sobre desarrollo

CIUDAD DEL VATICANO (ZENIT.org).- Como muestra de su compromiso a favor del desarrollo y la ayuda, la red internacional de Cáritas está participando tanto en la cumbre político-empresarial del mundo, el Foro Económico Mundial de Davos, así como en el alternativo Foro Social Mundial.

Davos, localidad suiza, reúne del 28 al 1 de febrero a unos 40 jefes de Estado, una quincena de ministros de Finanzas, una veintena de dirigentes de bancos centrales y decenas de dirigentes empresariales, así como algunas ONGs --en total unos 2.500 asistentes-- para tratar de buscar soluciones a la crisis. Por su parte, Belén, en Brasil, es la sede del Foro Social Mundial que reúne desde el 26 de enero a unas 120.000 personas que buscan soluciones contrapuestas al capitalismo o la globalización. Dado que esta edición se celebra en la Amazonía, el encuentro da gran importancia a los temas ecologistas.

Mientras en la cumbre de Davos va a participar la secretaria general de Cáritas Internationalis, Leslie-Anne Knight, que intervendrá en un grupo de debate sobre valores, visión y liderazgo, en las sesiones del Foro Social Mundial intervendrán al menos 150 representantes de las Cáritas nacionales de 14 países de todo el mundo. "Es inaceptable que en 2009 siga produciéndose tanto sufrimiento en el mundo a causa de la pobreza", ha señalado la secretaria general de Cáritas Internationalis al hilo de la reunión anual de Davos, para quien "la comunidad internacional debe hacer un esfuerzo mucho mayor para atajar este escándalo".

"La actual crisis económica global --ha indicado Leslie-Anne Kgniht-- dominarán los debates en Davos, por lo que vamos a asegurarnos de que cuestiones como la pobreza y las grandes crisis humanas a las que nos enfrentamos actualmente no desaparezcan totalmente de la agenda de la reunión".

Knight no ha ocultado "su temor de que los Objetivos de Desarrollo del Milenio, la serie de compromisos contra la pobreza asumidos por las Naciones Unidas en el horizonte del 2015, queden relegados durante esta etapa de recesión". Por ello ha recordado que "poner fin a la pobreza global no es lujo, sino una obligación".

"Cáritas quieres estar presente en Davos -ha añadido- porque para transformar el sistema global que hace que las personas sigan siendo pobres es necesario relacionarse con los líderes políticos, muchos de los cuales acudirán al Foro Económico Mundial".

Por su parte Cristina dos Anjos, directora nacional de Cáritas Brasil, ha explicado que "para nuestra organización, el Foro Social Mundial de Belén es una oportunidad para globalizar la solidaridad, algo que es crucial en la construcción de otro mundo". Los representantes de Cáritas liderarán varios de los grupos de trabajo programados en esta edición del Foro Social, dedicados a cuestiones que van desde el tráfico de personas o el proceso de paz en Colombia hasta la producción de gas y petróleo en el delta del Níger.


JESUITAS Y FRANCISCANAS DE LA INMACULADA CON LOS ENFERMOS DE LEPRA

El Sanatorio San Francisco de Borja de Fontilles (Alicante) celebra su primer centenario al servicio de los enfermos de lepra

MADRID (IVICON).- El pasado día 17 de enero el Sanatorio San Francisco de Borja de Fontilles, Alicante, cumplió 100 años de historia. En él las Hermanas Franciscanas de la Misericordia y los Jesuitas atienden a enfermos de lepra de toda España desde su fundación en 1909. El Sanatorio, fundado por Joaquín Ballester, laico católico, y el P. Carlos Ferris, jesuita, pertenece a la Asociación Fontilles, que aunque no se trata directamente de una obra de la Compañía de Jesús guarda una amplia relación con los jesuitas, según informó el gabinete de prensa de los jesuitas en una nota de prensa con motivo de la jornada Mundial de los Enfermos de lepra.

Foncilles "cumple cien años de esfuerzo colectivo al servicio de las personas más necesitadas" afirmó el Presidente de la Generalitat Valenciana Francisco Camps en el transcurso de un acto en el que fue descubierta una placa conmemorativa en homenaje a "tantas personas que han sumado esfuerzos" para cumplir "cien años de un sueño".

Desde que en 1986 acogiera el primer proyecto internacional en India, dentro de la Federación Internacional de Asociaciones de Lucha contra la Lepra, en 2008 Fontilles ha atendido 35 proyectos en 18 países diferentes.

En la actualidad, el Sanatorio atiende a 55 residentes y más de 130 enfermos en tratamiento ambulatorio. Hoy el Sanatorio es un centro de referencia en la lucha contra la lepra en España y en el extranjero, como centro internacional de investigación y de formación, donde se han formado a lo largo de su historia más de 2.500 especialistas.