Santa María, Madre de Dios
1 de Enero de 2009

Plegarias del Padre Leoz


Como hicimos el año pasado hemos transformado esta página para que albergue una serie de plegarias y oraciones compuestas por Javier Leoz y todas ellas referidas a esta fiesta del primer día del año de 2009 en el que festejamos a Maria, Madre de Dios. Podrán utilizarse en cualquier momento que se considere oportuno, dentro o fuera de la Eucaristía. Esperamos que sean del interés de nuestros lectores. La primera, como no puede ser de otra forma, es una consagración a la Virgen para este 2009 que empieza.


1.- ¡CUIDANOS, SANTA MARIA!

(Consagración del nuevo año a la Virgen María)

Pasa la vida, Señor, y porque precisamente se escapa sin remedio

sentimos la necesidad de agarrarnos a Alguien permanente,

a Alguien que nunca muera

a Alguien que nos espere

a Alguien que nos ayude

Sale a nuestro encuentro, Señor, un nuevo año

Un nuevo año no exento de dificultades

Por ello mismo, Señor,

Ponemos en las manos de tu Madre

Nuestros deseos e inquietudes

Nuestra lucidez y nuestra entrega

Nuestros pasos y nuestros esfuerzos

Para que, en el mundo,

pueda brillar de una vez para siempre

La paz que vence a la guerra

El amor que se impone al odio

La esperanza que aplasta al derrotismo

 

Sí, Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra

Necesitamos de tus cuidados para no morir

Recurrimos a tu mano para no sucumbir

Buscamos tu mirada para ver bien

Hambreamos tu pensamiento

para pensar correctamente

Admiramos tu belleza

porque somos conscientes de que, por poco o nada,

vamos perdiendo la beldad

que se nos dio en el día de nuestro Bautismo.

 

Sí, Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra

consagramos este año 2009 a tu persona.

Eres pórtico de estos 365 días, recórrelos junto a nosotros

Eres dintel de estos 12 meses

ayúdanos a ser cristianos fuertes y vigorosos

Eres huella permanente en nuestra vida

cuida de nuestra fe y de nuestra entrega

Eres estrella que se enciende en la primera noche del nuevo año,

ilumina las sombras y las oscuridades que se abran en la azotea de nuestra felicidad

 

A Ti, Virgen Santa, Madre y Virgen

consagramos todos y cada uno de los próximos días, cada uno de los inmediatos meses

 

A Ti, Santa María, Madre de Dios,

elevamos nuestra oración sincera y nuestra plegaria confiada

para que, Tú, como Madre que nos conoce y quiere

nos cuide y, un día, ruegue por nosotros

ante Dios al cual esperamos y deseamos abrazar en el cielo.

Amén

 

2.- ORACIÓN PARA EL AÑO NUEVO

1.- SIMBOLO

Doce velas que se apagan

Doce velas que se encienden

TU ERES, OH CRISTO, NUESTRA LUZ

Doce peticiones ante la cuna del Niño Dios

2.- Jaculatoria:

EL SEÑOR ES MI PASTOR NADA ME FALTARA

3. NADA TE TURBE, NADA TE ESPANTE

QUIEN A DIOS TIENE NADA LE FALTA

NADA TE TURBE, NADA TE ESPANTE

SOLO DIOS BASTA

4. El pasado no se escapa. Se actualiza. Es un bolso que Dios recoge, a la corta o a la larga. Todo lo que, dentro de él, echamos a favor de su reino. El amor, dice San Pablo, no pasa nunca. La fe cesa, la esperanza también. Sólo el amor sigue adelante.

5. La Eucaristía, la adoración, el futuro que nos espera. Sentimos la fuerza de Dios. Su presencia. Seremos examinados del amor. Hoy, también, nos pregunta: ¿me amas? ¿me has amado en este año que finaliza? ¿me amarás en el que mañana comienza?

6. La tarde, de este año, es un pupitre donde Jesús te examina. ¿Qué has hecho con tu vida? ¿Con tu familia? ¿Con tu profesión? ¿Con tu matrimonio? ¿Con tu oración? ¿Con los pobres? ¿Con los tristes? ¿Con tu fe? ¿Con la eucaristía? ¿Me amas?

7. Peticiones ante el pesebre:

Un año 2009 más pacífico y solidario

.Que sepamos compartir lo mejor de nosotros

.Que los matrimonios sean felices

Que la juventud se abra a Dios

Que el mundo luche por la paz

Que los políticos no vivan de espaldas a su pueblo

Que la mujer no sea maltratada

Que los cristianos sepamos en quién creemos

Que la naturaleza sea respetada

Que no perdamos la esperanza

Que nos comprometamos en lo que prometemos

Que Dios no sea olvidado

(Se apaga una vela y se enciende otra en cada petición)


ABECEDARIO PARA EL AÑO 2009

Agradecer a Dios el habernos regalado las personas con las que convivimos.

Buscar el bien común por encima de los intereses personales.

Corregir con empatía a aquél que se equívoca.

Dar lo mejor de uno mismo, poniéndose siempre al servicio de los otros.

Estimar a los otros sabiendo reconocer sus capacidades.

Facilitar las cosas dando soluciones y no creando más problemas.

Ganar la confianza de los otros compartiendo con ellos sus preocupaciones.

Heredar la capacidad de aquéllos que saben ser sinceros con valentía y respeto.

Interceder por los otros a Dios, antes de hablarle de nuestras cosas.

Juzgar a los otros por lo que son, no por lo que tienen ni por lo que aparentan.

Limitar las ansias personales frente a las necesidades del grupo.

Llenarse con lo mejor que uno encuentra en el camino de la vida.

Mediar entre las personas que no se entienden.

Necesitar de los otros sin ningún prejuicio.

Olvidar el miedo al qué dirán, dependiendo de la opinión de los demás.

Preocuparse por los más débiles o más necesitados.

Querer siempre el bien de las personas.

Respetar las opiniones de los demás.

Salir al encuentro del otro, no esperando que él dé el primer paso.

Tolerar los defectos y límites propios y ajenos con sentido del humor.

Unirnos todos para vivir en paz y armonía.

Valorarse con realismo sin creerse superior a los demás.

X es una incógnita que invita a la búsqueda constante de la Verdad.

Yuxtaponer ilusiones y esperanzas, trabajos y esfuerzos por crear fraternidad.

Zambullirse sin miedo en el nuevo día que Dios nos regala cada mañana.


ORACION POR LA PAZ EN EL INICIO DE 2009

Santa María, Madre de Dios, Madre nuestra, Reina de la Paz,

coloco a tus plantas mi más sincero deseo de paz,

siendo consciente de que, por mí mismo,

nunca podré llegar a esa feliz realidad.

 

Por ello mismo, sabiendo que Tú, tan cerca estás y vives de Dios

te hago saber que confío en Ti para que, hablándole al Creador,

imprimas, en primer lugar, serenidad en lo más hondo de mi corazón

tranquilidad en mi pensamiento y en mi alma, fraternidad en mi familia,

semillas de concordia allá por donde mis pies caminen

por donde mi voz sea escuchada

semillas de bien, allá donde mis manos se desplieguen.

 

Tú, que eres experta meditando los susurros de Dios,

hazme estar en permanente comunión con El

y, así de esa manera, ofrecer su paz a este mundo nuestro.

Que Jesús, Señor que fue niño en Belén,

sea el centro y la razón de estos meses que ahora iniciamos.

Que no transcurra un solo día sin comprometerme en su reino

que no pase un solo instante sin desgastarme por su causa.

Tú, Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra

que te dejaste llevar por la fuerza del Espíritu Santo:

 

Ayúdanos a dejar atrás todo aquello que desafinó en nuestro pasado

A blanquear los puntos negros del ser y del obrar

de penumbras que quedaron atrás.

A rectificar los caminos que nos condujeron a batallas estériles

A transformar en hábitos de fraternidad los prejuicios de enemistad.

Haz, Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra

que este Año 2009, que ahora nos disponemos a iniciar,

apague lo negativo que se encendió durante el 2008

y que alimente todo lo bueno que conquistamos en él.

 

Que, la alegría y la paz que quiero y deseo tener por dentro,

sea un trampolín y un doble motivo

para trabajar por conseguir para mi tierra, mi ciudad, mi pueblo,

mi familia, mis amigos, mi parroquia la esperada PAZ.

Pide, Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra

que, el hombre, confíe, crea y espere más en Dios

y, entonces, la paz…vendrá por si sola.

Amén.