Descansar en la casa de Betania junto a Jesús, es saborear ese momento Único y privilegiado que te inunda de paz el corazón. Cuántas veces nos hemos planteado lo que nosotros hubiéramos hecho si nos hubiera tocado vivir en tiempo de Jesús; tenemos la seguridad que hubiésemos acudido a todos los lugares donde El descansaba. Pero no hemos caído en la cuenta que esto no es cosa del pasado sino del presente. Esto se repite hoy. Por eso quiero invitarte con esta página a que me acompañes para marchar hacia Betania. Jesús descansa allí, en Betania, con sus amigos se trata de irnos a encontrar con Él; todos estamos invitados.

 

II Domingo de Adviento
7 de diciembre de 2008

GRUPOS BETANIA DE ORACIÓN Y ACCIÓN
**Textos para los trabajos de liturgia


EXHORTACIÓN PARA ESTA SEMANA

Esta semana el Domingo II de Adviento y la Solemnidad de la Inmaculada van seguidos, lunes y martes. Dos de fiesta litúrgica y, sin duda, de gran importancia. Nosotros, aquí en esta página como suele ser habitual, elegimos para nuestra meditación el domingo. Y vemos como Juan Bautista emerge con su fuerza y con su ejemplo como Precursor del Señor que salvará el mundo. Merece la pena dedicar un tiempo importante de nuestra meditación a ese extraordinario personaje, el “más grande nacido de mujer, según dice el mismo Jesús de Nazaret.


LA REUNIÓN LITURGICA

ORACIÓN DE ENTRADA.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Señor Dios Padre nuestro, te pedimos gracia para comprender mejor la Palabra que se transmite en la Eucaristía Dominical. Concédenos la presencia cercana y gratificante del Espíritu Santo. Te lo pedimos por tu Hijo --y Maestro Nuestro--el Señor Jesús.


MONICIÓN SOBRE LAS LECTURAS

1.- “¡Consolad a mi pueblo!” Dice el Señor, en el fragmento del Capítulo 40 de Profeta Isaías que vamos a escuchar Y es que tenemos que ser personas que consuelen. Porque la consolación nos libera de nuestro aislamiento, llena nuestro vacío, calma nuestro cansancio y nos ofrece la fuerza de Dios.

S.- El salmo 84 es otro más de los que, probablemente, fueron compuestos en el tiempo de la persecución de Antioco. El salmista nos quiere decir –a los judíos de la antigüedad y a nosotros mismo, hoy—que la justicia de Dios se ejerce con bondad y ternura por sus criaturas. Y por ello hay que cantar a la maravillosa misericordia divina.

2.- Pedro, en su Segunda Carta, que es, asimismo, nuestra segunda lectura de hoy, habla de la paciencia de Dios y de que los tiempos del Señor no son los nuestros. Nos prepara para la llegada del Señor y nos pide que estemos en paz con Él. Confiamos en la promesa del Señor: ¡Él va a venir!

3.- Escucharemos a continuación el Inicio del Evangelio de San Marcos que, como dijimos el domingo pasado, nos va a acompañar durante todo este ciclo B. Marcos hace referencia a la profecía de Isaías que ya hemos escuchado en la primera lectura y que no es otra: que el anuncio precursor por parte de Juan el Bautista de la llegada del Mesías.


LECTURAS

PRIMERA LECTURA

LECTURA DEL LIBRO DE ISAÍAS 40, 1-5. 9-11

Consolad, consolad a mi pueblo, dice vuestro Dios; hablad al corazón de Jerusalén, gritadle, que se ha cumplido, su servicio, y está pagado su crimen, pues de la mano del Señor ha recibido doble paga por sus pecados.

Una voz grita: "En el desierto preparadle un camino al Señor; allanad en la estepa una calzada para nuestro Dios; que los valles se levanten, que montes y colinas se abajen, que lo torcido se enderece y lo escabroso se iguale. Se revelará la gloria del Señor, y la verán todos los hombres juntos" --ha hablado la boca del Señor—

Súbete a lo alto de un monte, heraldo de Sión; alza fuerte la voz, heraldo de Jerusalén; álzala, no temas, di a las ciudades de Judá: aquí está vuestro Dios. Mirad, Dios, el Señor, llega con fuerza, su brazo domina. Mirad, le acompaña el salario, la recompensa lo precede. Como un pastor apacienta el rebaño, su mano lo reúne. Lleva en brazos los corderos, cuida a las madres."

Palabra de Dios.


SALMO RESPONSORIAL

SALMO 84

R.- MUÉSTRANOS, SEÑOR, TU MISERICORDIA Y DANOS TU SALVACIÓN.

 

Voy a escuchar lo que dice el Señor:

"Dios anuncia la paz a su pueblo y a sus amigos."

La salvación está ya cerca de sus fieles,

y la gloria habitará en nuestra tierra. R.-

 

La misericordia y la fidelidad se encuentran,

la justicia y la paz se besan;

la fidelidad brota de la tierra,

y la justicia mira desde el cielo. R.-

 

El Señor nos dará la lluvia,

y nuestra tierra dará su fruto.

La justicia marchará ante él,

la salvación seguirá sus pasos. R.-


SEGUNDA LECTURA

LECTURA DE LA SEGUNDA CARTA DEL APÓSTOL SAN PEDRO 3, 8-14

Queridos hermanos:

No perdáis de vista una cosa: para el Señor un día es como mil años, y mil años como un día. El Señor no tarda en cumplir su promesa, como creen algunos. Lo que ocurre es que tiene mucha paciencia con vosotros, porque no quiere que nadie perezca, sino que todos se conviertan.

El día del Señor llegará como un ladrón. Entonces el cielo desaparecerá con gran estrépito; los elementos se desintegrarán abrasados, y la tierra con todas sus obras se consumirá. Si todo este mundo se va a desintegrar de este modo, ¡qué santa y piadosa ha de ser vuestra vida!

Esperad y apresurad la venida del Señor, cuando desaparecerán los cielos, consumidos por el fuego, y se derretirán los elementos. Pero nosotros, confiados en la promesa del Señor, esperamos un cielo nuevo y una tierra nueva en que habite la justicia. Por tanto, queridos hermanos, mientras esperáis estos acontecimientos, procurad que Dios os encuentre en paz con Él, inmaculados e irreprochables.

Palabra de Dios.


ALELUYA Lc 3,4.6

Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos. Todos verán la salvación de Dios.


EVANGELIO

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS 1, 1-8

Comienza el Evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios.

Está escrito en el profeta Isaías: Yo envío mi mensajero delante de ti para que te prepare el camino. Una voz grita en el desierto: "Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos." Juan bautizaba en el desierto; predicaba que se convirtieran y se bautizaran, para que se les perdonasen los pecados. Acudía la gente de Judea y de Jerusalén, confesaban sus pecados, y él los bautizaba en el Jordán. Juan iba vestido de piel de camello, con una correa de cuero a la cintura, y se alimentaba de saltamontes y miel silvestre. Y proclamaba: "Detrás de mí viene el que puede más que yo, y yo no merezco agacharme para desatarle las sandalias. Yo os he bautizado con agua, pero él os bautizará con Espíritu Santo."

Palabra del Señor


COMENTARIO LITÚRGICO

PREDICAR CON LA PALABRA Y CON LOS HECHOS

Por David Llena

La consolación. Cristo viene a atender nuestro dolor, a apacentar el rebaño, a coger en brazos al que no puede. No tarda el Señor en cumplir su promesa, por tanto no debemos impacientarnos como nos dice San Pedro en la segunda lectura. Pero, este domingo es el domingo de Juan, es el Precursor el que proclama esta promesa escrita en Isaías. Proclama con su voz pero también con su ejemplo, con su austeridad. Así debe ser la labor del predicador, predicar con la palabra y con los hechos. También nosotros, heraldos de esa Palabra, debemos rebajar nuestros montes y enderezar nuestros caminos, que cuando venga el Señor y nos encuentre inmaculados e irreprochables.


LA ORACIÓN DE LOS FIELES

SEÑOR, AYÚDANOS A PREPARAR EL CAMINO

Escuchamos la voz que clama en el desierto “allanad los senderos”, pero, Señor, Tú sabes que hay pedruscos que cuesta mucho mover, confiado tu pueblo te pide ayuda:

R.- SEÑOR, AYÚDANOS A PREPARAR EL CAMINO

1. – Por el Papa, los obispos y sacerdotes, para que sepan indicar las piedras del camino a todos los hombres y eviten así que tropiecen y caigan.

OREMOS

2. – Por los pueblos de todo el mundo para que derriben barreras de incomprensión y egoísmo y en cambio tiendan puentes de colaboración y confianza.

OREMOS

3.- Por los misioneros, los catequistas y todos aquellos que dedican su tiempo a predicar la obra de Dios, para que vivan aquello que anuncian y así sean ejemplo del Bautista.

OREMOS

4. – Por las familias, para que en este Adviento, todos sus miembros atiendan la voz del Bautista y enderecen su caminar.

OREMOS

5. – Por los pobres, los enfermos, los que están sin trabajo, para que pronto vean solventadas sus necesidades.

OREMOS

6. – Por los que nos reunimos en torno al altar para que alimentados con tu Palabra y tu Eucaristía, nos esforcemos cada día más en allanar nuestros caminos.

OREMOS

Padre, ayuda con tu consolación y misericordia a este pueblo, para que sepa preparar el camino ante la llegada de tu Hijo. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor.

Amen.


LAS PREGUNTAS DEL EDITOR

En ambiente de gran recogimiento, un buen lector leerá lenta y con buena entonación las siguientes ideas fuerza que servirán para la meditación.

1.- Isaías nos muestra con gran belleza el carácter profético de sus escritos. En el fragmento que contemplamos de la misa de hoy aparecen las identidades con la futura misión del Bautista. Y se nos pide que allanemos los caminos. Y ese es el eje de la cuestión: no debemos perder, otra vez, este adviento para convertirnos. Hagamos caso a Isaías.

2.- La sinceridad es fundamental para un cristiano. Pero no debemos olvidar la sinceridad con nosotros mismos. No podemos auto-engañarnos con falsas cuestiones. De una vez, debemos abrir nuestro camino a Dios, ¿lo hacemos?

3.- El adviento conduce hacia el nacimiento del Niño Dios. Nunca como ahora debemos buscar la infancia espiritual. Incluso, ser un poco como niños en todas las cosas. Bajar de nuestro pedestal de adultos, que muchas veces sólo sirve para fomentar la soberbia. ¿Nos da miedo ser como niños?

4.- Pedro, el primer Papa, nos da una gran lección, hoy. Hemos de dejar a Dios ser Dios. Y hemos de aceptar sus designios. Nuestras falsas necesidades y nuestras urgencias para conseguir algunas cosas tienen poco que ver don Dios. ¿Respetamos a Dios? ¿Le amamos?

5.- La brevedad y concisión del Evangelio de Marcos nos presenta con muy pocas palabras un formidable retrato de Juan Bautista. Merece la pena meditar en él y en su misión. ¿Qué nos parece el Bautista? ¿Nos seduce su imagen y su misión?

6.- La austeridad es formidable en Juan el Bautista. Vivía en el desierto y se alimentaba de miel silvestre y de insectos, de saltamontes. Presentaba, sin titubeos, la realidad próxima de la humanidad: saber recibir al Salvador. ¿Seriamos capaces de imitarle aunque solo fuera por unos días? ¿Podemos dejar nuestra vida muelle y salir a gritar en la calle que el Señor Jesús es quien necesita la actual humanidad descarriada y egoísta?


LA MISIÓN

Entrenarnos en cordialidad, en simpatía, en buenos modos. El adviento es tiempo de luz, de amor, de fraternidad, de alegría. Dejemos nuestra tristeza y mal humor que no son propios de buenos cristianos.


Nos podéis escribir sobre todo esto. E, incluso, pedirnos ayuda sobre algún tema concreto. Hemos recibido varios correos en las últimas semanas. Como de costumbre los publicamos y damos respuesta en la sección de Testimonios. Os repetimos el correo:

betaniamad@yahoo.es