II Domingo de Adviento
7 de diciembre de 2008

Plegarias


ANTÍFONA DE ENTRADA Flp 4, 4.5

Estad siempre alegres en el Señor, os lo repito: estad siempre alegres. El Señor está cerca.

ACTO PENITENCIAL

Señor Jesús, objeto de nuestra espera, danos alegría, tras perdonar nuestras infidelidades.

Señor ten Piedad

Señor Jesús, Camino, Verdad y Vida, meta de nuestro amor, disculpa nuestros pecados contra los hermanos.

Cristo Ten Piedad

Señor Jesús, que alumbraste el mundo y la historia en Belén de Judea, cambia y olvida nuestro permanente egoísmo

Señor Ten Piedad

ORACIÓN COLECTA

Señor todopoderoso, rico en misericordia, cuando salimos animosos al encuentro de tu Hijo, no permitas que lo impidan los afanes de este mundo; guíanos hasta Él con sabiduría divina para que podamos participar plenamente del esplendor de su gloría.

Por Nuestro Señor Jesucristo.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Acepta Señor, que junto estas ofrendas de pan y vino, lleguen al altar de tu Santa Iglesia, nuestra propia y total entrega. Qué la fuerza del Espíritu haga de nosotros dones para la consagración de nuestras vidas a tu Persona y al trabajo de la Redención de todos los hombres y mujeres, que esperan de nosotros.

Por Jesucristo Nuestro Señor

PLEGARIA EUCARÍSTICA

-El Señor esté con vosotros

-Levantemos el corazón

-Demos gracias a Dios, nuestro Señor.

 

El Adviento, Señor Jesús, nos recuerda que tenemos que estar en estado de cambio,

De búsqueda incansable;

Estar desprendidos de las cosas que tenemos.

Poner nuestras cualidades al servicio de los otros

Ser sencillos y no creernos superiores a los demás

Dar gracias a Dios por lo que de él cada día recibimos

Tener coraje para superar las dificultades de cada día.

Admirar lo sencillo de cada día

Valorar más lo bien hecho, que el hacer muchas cosas

 

Vivir cada día con la ilusión renovada

Amar y defender la vida y vivirla con entusiasmo

Tener esperanza de que todo irá mejor

Vivir este Adviento con actitud de no detenerse; en el encuentro con el hermano.

Y con todos aquellos que dieron su vida al servicio de los más necesitados,

Proclamamos llenos de alegría el himno de tu gloria:

SANTO, SANTO, SANTO

ANTÍFONA DE COMUNIÓN Ap 22, 7

Voy a llegar en seguida. Dichoso el que guarda la Palabra.

ORACIÓN DESPUES DE LA COMUNIÓN

Que este alimento del cielo, Señor, nos mejore en espera de estas fiestas de tu llegada. Y que nunca nos separemos de ti.

Por Jesucristo Nuestro Señor