La Inmaculada Concepción de Santa María Virgen
8 de diciembre de 2008

Misa Familiar

Prepara Javier Leoz


*Objetivo: descubrir que María fue elegida por ser transparente, auténtica, pura

*Idea: María es una persona especial y bella para Dios. Le evitó todo pecado


1. MONICIÓN DE ENTRADA

Muy buenos días a todos. Bienvenidos, en este tiempo de esperanza –que es el ADVIENTO- a este hogar en el que, Jesús, nos da la fuerza necesaria para ser fuertes ante las dificultades y, donde el Espíritu, nos enseña a guardar, cuidar y reservar los caminos de nuestra vida para que el Señor nazca en nosotros.

En este día celebramos la INMACULADA CONCEPCIÓN

Nadie, como ella, nos puede indicar los caminos que nos llevan a la Navidad. Su pureza, su alma limpia, su interior lleno de Dios.

Pidamos al Señor por nuestras madres. Que nos ayuden a crecer como hijos de Dios y que, Dios, les dé también fuerza y fe para acompañarnos al encuentro del Señor que viene. Nos ponemos de pie.

2. PENITENCIAL

2.1. Se acerca la Navidad. ¿Estamos preparando como María esos días? ¿En qué pensamos? Señor, ten piedad

2.2. Se acerca el Señor. ¿Damos consuelo al que lo necesita? ¿Hacemos sonreír a los que están tristes? Cristo, ten piedad

2.3. Viene el Señor. ¿A quién adoramos? ¿A qué damos más importancia? ¿A Dios o a lo material? ¿Intentamos ser como María, obedientes y dispuestos a la voluntad del Señor? Señor, ten piedad

3. MONICIÓN A LAS LECTURAS

El mal es una realidad en el mundo. Si miramos a nuestro lado, enseguida, comprobaremos que el mal abundad y sale por todas partes.

Las lecturas que vamos a proclamar nos recuerdan que, el mal, está en la enemistad del hombre con Dios. Es decir; cuando el hombre se empeña de irse por otros caminos lejos de Dios.

Que María nos ayude a luchar por el bien y la bondad en nuestro mundo.

4. ORACIÓN DE LOS FIELES

4.1. Creemos en Dios. Que la Iglesia sepa llevar a los hombres a su lado. Roguemos al Señor.

4.2. Creemos en Jesús. Que hagamos lo posible por transmitir en nuestros ambientes que somos cristianos y que, Jesús, es Alguien importante para nosotros. Roguemos al Señor.

4.3. Creemos en el Espíritu. Que El nos ayude a preparar nuestras almas, nuestras casas, nuestras actitudes y nuestras personas ante la llegada de Jesús en Navidad. Roguemos al Señor.

4.4. Creemos en la esperanza. Que la Virgen Inmaculada proteja al mundo. Hay muchas complicaciones, crisis, paro, pobreza. Que no perdamos la ilusión de creer y esperar en Dios. Roguemos al Señor.

4.5. Creemos en el cielo. Que, este tiempo de Adviento, sirva para acercarnos más a Jesús. Que este tiempo de Adviento nos ayude a ser más solidarios, más cercanos con los que sufren. Con nuestras familias. Con nuestros amigos. Pidamos, además, por todas nuestras madres. Roguemos al Señor.

5. OFRENDAS

5.1. Con esta jarra de agua limpia y pura, queremos representar las entrañas de la Virgen María. Nadie como Ella, con un corazón noble, bueno y reluciente, supo acoger al Señor que viene en Navidad. ¿Seremos capaces de ser tan abiertos como Ella a Dios?

5.2. Con estas 12 estrellas queremos simbolizar la grandeza de María. Queremos representar su corona. Una corona, cuyas estrellas, debemos de ser nosotros. ¿Cómo? Siendo personas con paz, alegría, fe, esperanza, amor, ilusión, perdón, oración, obediencia, sencillez, entrega o generosidad.

5.3. Con este ramo de flores le decimos a María: ¡FELICIDADES! Porque Dios se ha fijado en Ella para ser la Madre de Jesús y, por lo tanto, también nuestra Madre. ¡Gracias y felicidades, María!

6. ORACION FINAL

COMO TU, MARIA

Limpio para no manchar el nombre del Señor

Obediente, para cumplir su voluntad

Sencillo, para no perder al Señor

COMO TU, MARIA

Sin pecado, para recibir a Jesús

Humilde, para no rechazarle

Abierto, para que entre en mí corazón

COMO TU, MARIA

Mirando al cielo, para encontrar a Dios

Mirando a la tierra, para amar a los hombres

Mirando al corazón, para amar al Señor

COMO TU, MARIA

Eres Inmaculada y Madre

Pura y bella

Dulce y Señora

Fiel y hermosa

AYUDANOS, VIRGEN INMACULADA

A recibir al Señor con alegría

A celebrar su Nacimiento en Belén

A ponerle en el centro de nuestras vidas

A tenerle como lo mejor y el sumo bien

¡GRACIAS, VIRGEN INMACULADA!

¡FELICIDADES, MARIA!