SAN PABLO, EL APÓSTOL DE LAS GENTES

Por Joseph Ratzinger, Benedicto XVI.

El Año Paulino

Presentación de Elio Guerriero

Ediciones San Pablo, Madrid, España

Este libro es –podemos decirlo así— una exclusiva de San Pablo, con copyright compartido entre Editrice Vaticana y Edizioni San Paolo. Y es también el “núcleo ideológico” desplegado por Benedicto XVI en su deseo de convocar el vigente Año Paulino. Se inicia presentación escrita por Elio Guerriero, con una frase lapidaria: “el Papa del anuncio cristiano” y llama al Papa Ratzinger, “el Papa teólogo”. Y hay una frase de Elio Guerriero que también me ha llamado la atención. Dice que Ratzinger, en vísperas de su elección como Papa, pronunció un discurso – que sorprendió—proponiendo una reforma en profundidad de la Iglesia. En fin…

Este libro está constituido por la homilía del Papa en la convocatoria del Año Paulino y en la pronunciada en la inauguración del mismo. Se dan también las catequesis dadas por el Pontífice en su catequesis semanal de los miércoles y, finalmente, un artículo –teología pura—sobre la unicidad de la alianza: la alianza presentada en el Antiguo Testamento y la Nueva Alianza planteada por Jesucristo en las palabras de la instauración de la Eucaristía en el atardecer del Jueves Santo. Y, lógicamente, si todos los escritos del Papa tienen especial interés para los católicos, pues este reúne todas las condiciones para convertir la presente obra en un libro de cabecera. Es una obra de pequeño formato, no de muchas páginas, 115, y de un enorme interés para mejor prepararse en el paso y profundización del Año Paulino que celebramos hasta el 28 de junio de 2009.

Elio Guerriero fue editor de un libro –MI querido Predecesor—destinado a recoger todas las opiniones de Joseph Ratzinger sobre Juan Pablo II y que la presente sección de “El Libro de la Semana” publicó el 12-14 de octubre de 2007. La realidad es la cita nos la ha facilitado el buscador Google, lo cual celebramos que el gran buscador escudriñe nuestra colección de ediciones anteriores, nuestro “histórico”. Y nosotros la habíamos olvidado

En fin, el epílogo no puede ser otro que estamos ante una obra más que necesaria para seguir la conmemoración del Año Paulino. Y, sobre todo, para conocer en profundidad las opiniones y criterios del Papa Benedicto respecto el Apóstol de las Gentes. Ni que decir tiene que recomendamos con entusiasmo este libro por su importancia y oportunidad.

 

Ángel Gómez Escorial