XXIII Domingo del Tiempo Ordinario
7 de Septiembre de 2008

Plegarias


ANTÍFONA DE ENTRADA Sal 118, 137.124

Señor, tú eres justo, tus mandamientos son rectos. Trata con misericordia a tu siervo.

ACTO PENITENCIAL

Señor, Tú que siempre estás entre nosotros, perdona nuestras faltas de dedicación al engrandecimiento del Pueblo Dios

Señor Ten Piedad.

Señor, Tú que nos has elegido comos discípulos, tal como hiciste con los Apóstoles, disculpa nuestros pecados contra la caridad y la humildad al contemplar las faltas de nuestros hermanos

Cristo Ten Piedad.

Señor, Tú que deseas que llevemos tu Palabra hasta los confines del mundo, perdona nuestra pertinaz desidia en el servicio al Evangelio.

Señor Ten Piedad.

ORACIÓN COLECTA

Padre y Señor Nuestro, que nos ha redimido adoptado como hijos, mira con bondad a los que tanto amas; y haz que cuantos creemos en Cristo tu Hijo, alcancemos la libertad verdadera y la herencia eterna.

Por Nuestro Señor Jesucristo

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Oh Dios, fuente de paz y del amor sincero, concédenos glorificarte por estas ofrendas y unirnos fielmente a ti por la participación en esta Eucaristía.

Por Jesucristo Nuestro Señor

PLEGARIA EUCARÍSTICA

-El Señor esté con vosotros

-Levantemos el corazón

-Demos gracias a Dios, nuestro Señor.

 

Jesús nos recuerda que tenemos que estar en estado de cambio,

De búsqueda incansable;

Estar desprendidos de las cosas que tenemos.

Poner nuestras cualidades al servicio de los otros

Ser sencillos y no creernos superiores a los demás

Dar gracias a Dios por lo que de él cada día recibimos

Tener coraje para superar las dificultades de cada día.

Admirar lo sencillo de cada día

Valorar más lo bien hecho, que el hacer muchas cosas

Vivir cada día con la ilusión renovada

Amar y defender la vida y vivirla con entusiasmo

Tener esperanza de que todo irá mejor

Vivir esta con actitud de no detenerse; en el encuentro con el hermano.

Y con todos aquellos que dieron su vida al servio de los más necesitados,

Proclamamos llenos de alegría el himno de tu gloria:

SANTO, SANTO, SANTO

 

ANTÍFONA DE COMUNIÓN Sal 41, 2-3

Como busca la cierva corrientes de agua, así mi alma te busca a ti, Dios mío; tiene sed de Dios, del Dios vivo.

ORACIÓN DESPUES DE LA COMUNIÓN

Con tu palabra, Señor, y con tu pan del cielo, alimentas y vivificas a tus fieles; concédenos que estos dones de tu Hijo nos aprovechen de tal modo que merezcamos participar siempre de su vida.

Por Jesucristo Nuestro Señor.