EL P. CLAUDIO OJEDA “ERA UNA BELLA PERSONA QUE SIEMPRE NOS ENSEÑÓ A HACER EL BIEN”

BENEDICTO XVI: PARA EL CRISTIANO LA CRUZ NO ES ALGO OPCIONAL

LA SIMBOLOGÍA DEL “CAMINO DE LUZ” PREVISTO PARA LA VISITA DEL PAPA A PARÍS

EL PAPA INVITA A LOS CATÓLICOS CUBANOS A SER MISIONEROS "EN CUALQUIER CIRCUNSTANCIA"

EL PARADIGMA INFORMATIVO DE BENEDICTO XVI

¿LA MISA HA TERMINADO? EL CATOLICISMO EN EL MÉXICO DEL SIGLO XXI

EL DESAFÍO DE LA IGLESIA EN MÉXICO TRAS LA RESOLUCIÓN ABORTISTA: CREAR CONCIENCIA

PERÚ: NUEVA ESCUELA TRAS EL TERREMOTO

AYUNO Y ORACIÓN EN MILÁN EN UNIÓN CON LOS CRISTIANOS DE LA INDIA


EL P. CLAUDIO OJEDA “ERA UNA BELLA PERSONA QUE SIEMPRE NOS ENSEÑÓ A HACER EL BIEN”

El misionero paúl viajaba en el avión de Spanair accidentado en Barajas

MADRID (IVICON).-La Congregación de la Misión (PP. Paúles) despidió el pasado domingo 24 de agosto en el cementerio de las Palmas de Gran Canaria al P. Claudio Ojeda, trágicamente fallecido en el accidente aéreo que tuvo lugar en el aeropuerto madrileño de Barajas el pasado 20 de agosto y en el que perdieron la vida 153 personas. El padre Ojeda regresaba a las Palmas para encontrarse con su familia y curarse de una malaria contraída en Camerún, donde desarrollaba desde 1998 su labor misionera al frente de varios proyectos de promoción y orientación vocacional, entre ellos, la construcción de la Escuela de San Vicente de Paúl en NkolAfeme, con su centro de informática y un taller de carpintería, o su labor ministerial en las parroquias de Sonel y Nsimalen.

Religioso Paúl desde 1976, año en que emitió sus votos perpetuos, realizó sus estudios de teología en Salamanca y fue ordenado sacerdote el primero de enero de 1978. Los Milagros (Ourense), la parroquia de San Vicente de Paúl en Cádiz, Ayamonte (Huelva), Jerez de la Frontera y Sevilla fueron algunos de los lugares donde ejerció su ministerio misionero en España antes de ser destinado al Camerún después de la Asamblea General que la Congregación de la Misión celebró en 1998. "Era una bella persona que siempre nos enseñó a hacer el bien" comentaba su sobrino Luis, con quién pudo hablar minutos antes de despegar para informarle de que el avión salía con retraso. "Para mí -señala su sobrino- siempre va a ser una estrella, aparte de un misionero, ha sido una bella persona".

Recordado como un "amigo de los Pobres" y por ser "una persona entregada y muy solidaria" por los que le conocieron, su brusca desaparición ha dejado "un gran vacío", como señaló el Visitador de la Provincia de París y de la Región del Camerún de los Paúles, el P. Elie Delplace, en la carta de condolencia enviada el día siguiente de su fallecimiento. "Llevamos este sufrimiento con su familia, con los cohermanos de su Provincia de origen, la Congregación en España y en otras partes", manifestaba en su misiva de condolencia el P. Delplace, pidiendo una oración por el P. Claudio y "por las víctimas de este terrible accidente y nos volvemos con confianza hacia el Dueño de la Mies".

 

BENEDICTO XVI: PARA EL CRISTIANO LA CRUZ NO ES ALGO OPCIONAL

CIUDAD DEL VATICANO (ZENIT.org).- Publicamos la intervención que pronunció Benedicto XVI este domingo a mediodía al presidir la oración mariana del Ángelus desde el balcón del patio del palacio apostólico de Castel Gandolfo.

TEXTO ÍNTEGRO

Queridos hermanos y hermanas:

También hoy, en el Evangelio, aparece en primer plano el apóstol Pedro. Pero, si bien el domingo pasado le admiramos por su fe franca en Jesús, a quien proclamó Mesías e Hijo de Dios, esta vez, en el episodio sucesivo, muestra una fe todavía inmadura y demasiado ligada a la "mentalidad de este mundo" (Cf. Romanos 12, 2). De hecho, cuando Jesús comienza a hablar abiertamente del destino que le espera en Jerusalén, es decir, que tendrá que sufrir mucho y ser asesinado para después resucitar, Pedro protesta diciendo: "¡Lejos de ti, Señor! ¡De ningún modo te sucederá eso!" (Mateo 16,22). Es evidente que el Maestro y el discípulo siguen dos maneras opuestas de pensar. Pedro, según una lógica humana, está convencido de que Dios no permitiría nunca a su Hijo terminar su misión muriendo en la cruz. Jesús, por el contrario, sabe que el Padre, a causa de su inmenso amor por los hombres, le ha enviado para dar la vida por ellos y que, si esto implica la pasión y la cruz, es justo que suceda así. Por otra parte, él sabe también que la última palabra será la resurrección. La protesta de Pedro, a pesar de que fue pronunciada con buena fe y por amor sincero al Maestro, a Jesús le suena como una tentación, una invitación a salvarse a sí mismo, mientras que sólo si pierde su vida la recibirá nueva y eterna por todos nosotros.

Si para salvarnos el Hijo de Dios tuvo que sufrir y morir crucificado, no es ni mucho menos un designio cruel del Padre celestial. La causa es la gravedad de la enfermedad de la que tenía que curarnos: un mal tan serio y mortal que exige toda su sangre. De hecho, con su muerte y resurrección, Jesús ha derrotado al pecado y a la muerte, restableciendo el señorío de Dios. Pero la lucha no ha terminado: el mal existe y resiste en toda generación, también en nuestros días. ¿Acaso los horrores de la guerra, la violencia contra los inocentes, la miseria y la injusticia que se abaten contra los débiles, no son la oposición del mal al reino de Dios? Y, ¿cómo responder a tanta malicia si no es con la fuerza desarmada del amor que vence al odio, de la vida que no tiene miedo de la muerte? Es la misma fuerza misteriosa que utilizó Jesús, a costa de ser incomprendido y abandonado de muchos de los suyos.

Queridos hermanos y hermanas: para llevar a pleno cumplimiento la obra de salvación, el Redentor sigue asociando a sí y a su misión a hombres y mujeres dispuestos a tomar la cruz y a seguirle. Como le sucedió a Cristo, también para los cristianos cargar con la cruz no es algo opcional, sino una misión que hay que abrazar por amor. En nuestro mundo actual, en el que parecen dominar las fuerzas que dividen y destruyen, Cristo no deja de proponer a todos su invitación clara: quien quiere ser mi discípulo, reniegue de su egoísmo y lleve conmigo la cruz. Invoquemos la ayuda de la Virgen santa, quien siguió a Jesús por el camino de la cruz en primer lugar y hasta el final. Que ella nos ayude a seguir con decisión al Señor para experimentar ya desde ahora, a pesar de la prueba, la gloria de la resurrección.

INMIGRACIÓN

[Tras rezar el Ángelus, el Papa pronunció este mensaje en italiano:]

En estas últimas semanas se ha registrado un aumento de casos de inmigración irregular de África. En ocasiones, la travesía del Mediterráneo hacia el continente europeo, visto como una meta de esperanza para huir de situaciones adversas y con frecuencia insoportables, se transforma en tragedia; la que tuvo lugar hace unos días parece haber superado a las precedentes por el elevado número de víctimas. La inmigración es un fenómeno presente desde los albores de la historia de la humanidad, que desde siempre ha caracterizado las relaciones entre los pueblos y naciones. Ahora bien, el hecho de que en nuestros días se haya convertido en una emergencia nos interpela y, exigiendo nuestra solidaridad, impone al mismo tiempo respuestas políticas eficaces.

Sé que muchas instituciones regionales, nacionales e internacionales se están ocupando de la cuestión de la inmigración irregular: las aplaudo y las aliento para que sigan realizando su meritoria labor con sentido de responsabilidad y espíritu humanitario. Sentido de responsabilidad también tienen que mostrar los países de origen, no sólo porque se trata de sus conciudadanos, sino también para eliminar las causas de la inmigración irregular, así como para eliminar, en su raíz, todas las formas de criminalidad ligadas.

Por su parte, los países europeos y los que son meta de inmigración están llamados entre otras cosas a desarrollar en común acuerdo iniciativas y estructuras cada vez más adecuadas a las necesidades de los inmigrantes irregulares.

Estos últimos, además, deben ser sensibilizados en el valor de la propia vida, que representa un bien único, siempre precioso, que se debe tutelar ante los graves riesgos a los que se exponen al buscar mejorar sus condiciones de vida, y en el deber de legalidad que es una obligación para todos.

Como padre común, siento el profundo deber de llamar la atención de todos sobre este problema y de pedir la generosa colaboración de personas e instituciones para afrontarlo y encontrar caminos de solución. ¡Que el Señor nos acompañe y haga fecundos nuestros esfuerzos!


LA SIMBOLOGÍA DEL “CAMINO DE LUZ” PREVISTO PARA LA VISITA DEL PAPA A PARÍS

Según monseñor Aupetit, vicario general de la diócesis de París

PARÍS (ZENIT.org).- El “Camino de Luz” de Notre-Dame aux Invalides, organizado con motivo de la visita de Benedicto XVI a París, Francia, conmemora el sacrificio de Cristo y recuerda la procesión mariana de las antorchas en Lourdes. Un “Camino de Luz” partirá de la catedral Notre-Dame de París, el viernes 12 de septiembre a medianoche, para ir hacia la explanada de los Inválidos donde el Papa celebrará una misa solemne al día siguiente, sábado 13 de septiembre. Monseñor Michel Aupetit, vicario general de la diócesis de París, explica este simbolismo en el sitio internet de la Conferencia Episcopal de Francia.

“En su nacimiento, Cristo fue definido por el anciano Simeón como la Luz que ilumina a las naciones. Más tarde, a sus apóstoles, dice: “Yo soy la luz del Mundo” (Juan 8,12). Recogiendo la oposición antigua entre luz y tiniebla, cumple la promesa bíblica de la victoria de la Luz sobre las Tinieblas, símbolos del conflicto entre la vida y la muerte: “Quien me sigue no camina ya en las tinieblas sino que tendrá la luz de la Vida” (Juan 8,12)”, explica monseñor Aupetit.

Sobre todo, monseñor Aupetit recuerda la simbología pascual del “Camino de Luz”: “Los cristianos, en la Vigilia Pascual, cuando reinan todavía las tinieblas de la muerte en cruz, iluminan el Cirio Pascual, signo de la Luz triunfante que surge de la Vida del Cristo resucitado en esta noche muy santa en la que la muerte es vencida”.Es una marcha fundada en la esperanza, subraya monseñor Aupetit: “este es el primer sentido de las procesiones de antorchas o de los caminos de luz que iluminan la noche de los hombres. Esta marcha significa el camino de nuestras existencias que acompaña a la Luz de Cristo presente en nuestras vidas. Él mismo es el Camino que nos conduce a la iluminación donde “no habrá ya noche; no necesitarán luz de lámpara ni del sol para iluminarse, pues el Señor Dios extenderá sobre ellos su luz, y reinarán por los siglos de los siglos” (Apocalipsis 22,5).

[Traducido del francés por Nieves San Martín]


EL PAPA INVITA A LOS CATÓLICOS CUBANOS A SER MISIONEROS "EN CUALQUIER CIRCUNSTANCIA"

Al inicio del trienio preparatorio de los 400 años de Nuestra Señora de la Caridad

CASTEL GANDOLFO (ZENIT.org).- Benedicto XVI invitó este domingo a los católicos cubanos a ser "misioneros del Evangelio en cualquier circunstancia", al comenzar el trienio de preparación de los 400 años del hallazgo de la imagen de la Virgen de la Caridad, Madre, Reina y Patrona de Cuba. Las campanas de las iglesias de la isla repicaron este 30 de agosto para marcar el inicio de los tres años que quedan para la gran celebración del Año Jubilar en 2012, mientras los obispos del país se habían congregado en la Basílica de la Caridad en El Cobre.

Tras rezar el Ángelus en la residencia pontificia de Castel Gandolfo, el Papa saludó en español "en particular a los Pastores y fieles de la querida nación cubana, que ayer inauguraron solemnemente el Trienio preparatorio de la celebración de los cuatrocientos años del hallazgo y la presencia de la venerada imagen de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre".

"A todos los amados hijos e hijas de la Iglesia que vive en ese noble país los encomiendo fervientemente en mi plegaria, para que, a ejemplo de María Santísima, y ayudados por su maternal intercesión, tengan una fe rica en obras de misericordia y amor", aseguró el Papa. Asimismo los invitó "a acoger cotidianamente en su corazón la Palabra de Dios, a meditarla y llevarla a la práctica con valentía y esperanza para que, como auténticos hijos de Dios Padre, discípulos fieles de Cristo y, con la fuerza del Espíritu Santo, sean misioneros del Evangelio en cualquier circunstancia de la vida". "Reciban a la Virgen en sus casas, permanezcan con Ella en oración y encuentren su dicha en hacer lo que su Hijo Jesús les diga --aseguró--. En este hermoso camino los acompaña el afecto y la cercanía espiritual del Papa. Que Dios bendiga a Cuba y a todos los cubanos".

Con motivo del inicio del trienio, los obispos de Cuba, en un mensaje enviado a todos los cubanos, no sólo a los católicos, han convocado "una especial misión evangelizadora con la que nos unimos a la Gran Misión Continental a la que fuimos llamados por la Quinta Conferencia General del Episcopado latinoamericano y caribeño celebrada en Aparecida (Brasil)" en mayo de 2007. La imagen de la Virgen del Cobre, de unos 30 centímetros, fue hallada en el año 1612 por tres pescadores --un esclavo de color y dos indígenas-- llamados todos ellos Juan, durante una tormenta en la bahía de Nipe. Los pescadores la rescataron de las aguas y la llevaron a El Cobre. En 1916 la Virgen de la Caridad del Cobre fue declarada Santa Patrona de Cuba por el Papa Benedicto XV. El 24 de febrero de 1998, el Papa Juan Pablo II la coronó como Madre de la Reconciliación de Cuba.


EL PARADIGMA INFORMATIVO DE BENEDICTO XVI

Entrevista al profesor Gabriel Galdón, catedrático de Periodismo

MADRID (ZENIT.org/ Por Marta Lago).- De Australia a Francia: la pausa entre estos dos viajes apostólicos internacionales brinda la ocasión para reflexionar sobre la eficacia comunicativa de Benedicto XVI y la responsabilidad del periodista al respecto. Por ello Zenit ha entrevistado al profesor Gabriel Galdón, catedrático de Periodismo de la Universidad CEU-San Pablo; además de impartir Ética de la Información, en la misma sede universitaria de Madrid (España) dirige el Observatorio para el Estudio de la Información Religiosa (OEIR) y el Máster en Comunicación e Información Social y Religiosa. Es autor de más de 80 publicaciones científicas, entre ellas el volumen «Desinformación. Método, aspectos y soluciones» (EUNSA, www.eunsa.es), también traducido a italiano y portugués.

--¿Dónde considera que reside la fuerza de la comunicación de Benedicto XVI? ¿En sus palabras, en sus gestos, en su capacidad didáctica...?

--Prof. Galdón: Benedicto XVI tiene, más que una habilidad, un don de comunicación, distinto al de Juan Pablo II, pero de una eficacia enorme, porque el mensaje que brinda siempre representa el núcleo de toda buena información: la síntesis significativa de un saber al servicio de la sociedad. El Papa, en su comunicación, encarna tal síntesis. A veces se entiende la información como algo espectacular, como algo que llame la atención o determinados gestos; se olvida que lo principal es el mensaje, concreto, claro, preciso, que contenga una sabiduría y una utilidad para los ciudadanos que van a recibir ese mensaje. En los discursos del Santo Padre, insisto, siempre se halla esa síntesis significativa de un saber al servicio de la sociedad, siempre pensando en el bien de las personas, de toda la humanidad, considerando además a los destinatarios no sólo universales, sino concretos y en cada circunstancia. Se impregnan igualmente sus discursos de una claridad especial, a fin de que todo el mundo pueda entender el mensaje que transmiten.

--Para afirmar la eficacia de la comunicación de Benedicto XVI sería necesario comprobar también cómo se recibe el mensaje, si llega íntegro y si los medios de comunicación sirven para ello...

--Prof. Galdón: Ahí está el problema: en que la intermediación de una parte de la prensa que realiza su función de un modo no ético -esto es, sin practicar la "info-ética" de la que ha hablado el propio Benedicto XVI- llegue a tergiversar, edulcorar o trivializar el mensaje papal en general, cosa que se constata desgraciadamente en los medios más vistos; así ha ocurrido con algunas televisiones y diarios generalistas por ejemplo en España respecto a la Jornada Mundial de la Juventud de Sydney.

--¿Cómo y dónde sugiere llevar a la práctica la "info-ética" que pidió el Papa con ocasión de la última Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales?

--Prof. Galdón: Igual que existe una ciencia nueva, la bioética, que fue impulsada también por el pensamiento católico, hace falta ahora que se configure un nuevo paradigma informativo humanista-cristiano que gire en torno a la ética. Y es que la ética en la información es la parte esencial, es su naturaleza. El periodismo es un saber prudencial, y como tal evidentemente tiene una constitución ética porque tiene como fundamento la verdad que se necesita saber para ser más libre, la verdad de la que hablaba Joseph Ratzinger -antes de ser elegido Papa-. La misión del periodismo es proclamar la verdad que es buena, la verdad que sirve para un bien de la sociedad, y no todo hecho cuya utilidad es nula. Uno de los problemas del paradigma objetivista del periodismo es que hay millones de hechos --publicados a diario como noticias-- que no sirven para nada, son efímeros, vacuos y fagocitan lo que realmente esencial. El escritor francés Jean Guitton tituló un libro suyo "Silencio sobre lo esencial". Pues muchas veces en el panorama informativo hay un silencio sobre lo esencial y un ruido clamoroso sobre lo accidental y lo efímero.

La "info-ética" en primer lugar pide hablar de lo que las personas realmente necesitan saber para ser más libres y luchar por su dignidad; es una selección informativa distinta, pero abarca un cambio radical: desde la "agenda setting" hasta el destinatario. Es urgente formar el sentido crítico ante los medios de comunicación. Así que la "info-ética" engloba todo el proceso: desde la fuente de la información hasta su recepción, y traza un horizonte revolucionario, en el mejor sentido, para los investigadores católicos y las facultades universitarias respecto a todo lo que conforma el mundo informativo.

--Podrían surgir objeciones si se identifica la práctica ética del periodismo con confesionalidad, o si se tacha la mencionada selección informativa como "censura"...

--Prof. Galdón: La selección de la que he hablado se identifica con prudencia y retórica, es decir, toda persona tiene que elegir los mejores medios para cumplir los mejores fines. Evidentemente un periódico o un telediario no emite todo lo que ha ocurrido en el mundo; tiene que haber siempre selección. Ésta se puede realizar por parámetros de moda, de satisfacer a determinada audiencia, de interés económico, de servicio al poder, desde un paradigma capitalista-consumista, desde un paradigma objetivista, desde un paradigma sensacionalista... También se puede realizar siguiendo el criterio de buscar qué verdad es buena, qué necesitan saber los ciudadanos para ser más libres y tener más dignidad: se puede optar por una selección desde un paradigma humanista-cristiano, que desde luego es mucho mejor y es lo que necesitan ahora mismo los medios de comunicación, en mi opinión.

--¿Qué lugar ocupa esta nueva ciencia de la "info-ética" en el OEIR y el Máster que éste promueve?

-Prof. Galdón: Es su núcleo. El objetivo del Máster en Comunicación e Información Social y Religiosa, que inicia su actividad el próximo octubre, es la formación de periodistas especializados en el ámbito de la información socio-religiosa para llevar a cabo precisamente un periodismo al servicio de la dignidad de las personas, al servicio de la verdad, del bien y de la belleza, y no

--Para lo cual no es necesario ser creyente, sino al menos honesto...

-Prof. Galdón: La primera condición de todo periodista es la honestidad intelectual y moral, la honradez. La honradez intelectual busca la verdad, y al final la encuentra: me refiero a Cristo. Como docente, he conocido a estudiantes que seguían criterios más bien hedonistas y consumistas; sin embargo, a través de su interés por la verdad, por conocer las cosas y documentarse adecuadamente, en síntesis, por su honestidad, de algún modo han hallado en Cristo la verdad. Ya con el criterio de honestidad intelectual es posible hacer buen periodismo, pero la fe desde luego da una luz, y la unión íntima entre fe y razón permite profundizar en el buen periodismo, el que siempre busca el bien del hombre.

[Más información sobre el "Máster en Comunicación e Información Social y Religiosa" en el Servicio de Postgrado (Másteres Oficiales) de:

Universidad Ceu-San Pablo

Web: www.ceu.es/usp

E-mail: info.postgrado@ceu.es , informacionreligiosa@ceu.es y oir@ceu.es ]


¿LA MISA HA TERMINADO? EL CATOLICISMO EN EL MÉXICO DEL SIGLO XXI

QUERÉTARO (ZENIT.org-El Observador / Por Gilberto Hernández García).- A últimas fechas han aparecido ciertas publicaciones con notas referentes al estado que guarda la religión católica en México en cuanto a su número de practicantes. Algunos de esos reportes presentan, con abierto tono triunfalista, “el notable retroceso de la Iglesia católica” en el país. Los estudios estadísticos realizados por el Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (INEGI), debidamente contextualizados nos ofrecen una valiosa oportunidad para la reflexión.

CAMINO A LA DIVERSIDAD RELIGIOSA

El estudio La diversidad religiosa en México, publicado en mayo de 2005 por el INEGI, muestra que para el año 2000 en el país había 84.4 millones de personas de 5 años y más edad, de los cuales, el 96.6% declaró tener alguna religión. Así las cosas, en México, 88 de cada 100 habitantes son católicos, 8 profesan una religión distinta a la católica y 4 afirman no tener religión alguna. El documento del INEGI señala que desde el censo de 1895, en que la población católica constituía el 99.1%, al censo del año 2000 pasó a representar el 88%. En promedio hasta 1970 el número de católicos se mantuvo por encima del 96%, sin embargo a partir de 1980 ha venido experimentado un franco descenso, mientras que otras religiones e incluso el ateísmo van ganando terreno.

Pero tenemos que dimensionar las cosas: Según el estudio, en términos generales, la población católica ha multiplicado más de cinco veces su volumen a lo largo del siglo XX ya que en 1900 había 13.5 millones de personas que profesaban esta religión y en el año 2000 son casi 75 millones; empero habrá que tomar en cuenta que, hasta 1980, los censos de población captaban información de esta variable para toda la población; de 1990 a la fecha, sólo se pregunta por la religión profesada por personas de 5 y más años de edad.

Las estadísticas reflejan que hacia mediados del siglo XX, en los estados de la frontera norte y del sureste del país se ha notado una menor presencia de católicos; la diferencia entre los datos extremos es ya de casi 19 puntos. En los últimos 30 años se ha acentuado la divergencia en otros estados del norte y del sur; en el último censo 15 entidades registran una cifra menor a la media nacional y la brecha entre el porcentaje mayor y menor es de casi 33 unidades porcentuales.

EL CENTRO DEL PAÍS, EL MÁS CATÓLICO

Sin embargo es de notar que casi la mitad de las entidades federativas se mantienen por arriba del 90% de población católica. Las zonas centro y centro occidente son las que presentan una mayor presencia de católicos. Por entidades, los estados que concentran a la población católica son: Guanajuato, con 96.4%; Aguascalientes 95.6%; Jalisco 95.4%; Querétaro 95.3%; Zacatecas 95.1%, y Michoacán 94.8%; Tlaxcala 93.4; Colima 93%; San Luis Potosí 92%, entre otras. Por contraparte esos porcentajes descienden marcadamente en otras regiones del país, como Chiapas, donde sólo 63.8%de la población profesa la religión católica; Quintana Roo, con 73.2%; Campeche, con 71.3 % y Tabasco, con 70.4%.

A decir de Bernardo Barranco, sociólogo de la religión, hasta la década de los cuarenta del siglo pasado la tendencia en México se caracterizaba por la pérdida del lugar central de la religión como elemento estructurador de la vida social, una constante en el mundo occidental; sin embargo a partir de 1970 sobresale la reconfiguración del factor religioso, pero ahora marcado por el signo de una diversidad cada vez más notoria.

Ante este panorama algunos especialistas del fenómeno religioso en México no creen que en el país vaya a llegar una época en donde la mitad de la población sea católica y la otra evangélica, pero tampoco que se vaya a remontar el número de los católicos.

LA VIDA CATÓLICA EN LA PRÁCTICA

Los datos proporcionados por las estadísticas oficiales hablan de una presencia todavía importante del catolicismo en México, al menos en lo que toca al volumen de fieles; sin embargo ¿Qué tanto lleva a la vida cotidiana el pueblo católico mexicano sus convicciones religiosas? Dicho de otra manera: ¿Qué tan católico es México? El Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana (IMDOSOC) patrocinó la encuesta nacional Valores y actitudes de los católicos, realizada por la agencia Bimsa en mayo de 2006, para conocer el Índice de religiosidad de los católicos mexicanos. De entrada el estudio reveló que 76 de cada 100 entrevistados declaró ser católico, 19 pertenecer a otra religión y 5 dijo no tener alguna en particular.

El Índice de religiosidad aportado por el estudio en cuestión (que tiene un margen de error de +/- 2.8 puntos porcentuales y un nivel de confianza del 95%) se conformó a partir de tres variables: la importancia de la religión en la vida de los encuestados, la frecuencia de asistencia a los servicios religiosos en el último mes y las veces que el entrevistado reza en una semana. De ahí se obtuvo el dato de que el 38% de los católicos entran en la categoría de alta religiosidad, el 42% en la de media religiosidad y 20% en el de baja.

IMPORTANCIA DE LA RELIGIÓN EN LA VIDA

Al desglosar la información recabada tenemos que para 84 de cada 100 católicos encuestados la religión es muy importante en sus vidas, mientras que para el 15 % es “nada importante”. En lo que toca a la asistencia a los servicios religiosos en el último mes 39 de cada 100 católicos entrevistados declaró haber asistido a misa por lo menos una vez a la semana, mientras que el 25% señaló que asistió “sólo en ocasiones especiales”, el 14% una vez por mes y el 19% nunca o casi nunca. Respecto a la asiduidad en la oración, el 40% señaló que reza más de 7 veces a la semana, 43% de 4 a 6 veces, y el 13% menos de 3 veces.

En cuanto a la relación con Dios, 83 de cada 100 creen o sienten sin mayor dificultad que Dios existe, Para el 81 % Dios es muy importante· en su vida. En suma, por cada 100 católicos encuestados 84 se consideran personas religiosas, independientemente de si van o no a la iglesia. Lo interesante es que el 94% asegura sentirse a gusto y reconfortado con la religión católica.

¿SOMOS IGLESIA?

En lo concerniente a la pertenencia a la Iglesia 75 de cada centenar cree ser parte importante de la Iglesia, pero el 23% no se considera así. Referente a la participación en la vida de la Iglesia, 81 de cada 100 no saben qué es un movimiento apostólico, y por tanto no participan en alguno de ellos, mientras que el 17% sí saben de qué se trata aunque de ellos sólo una parte minúscula participa, es decir sólo 2 de cada 100 aproximadamente. Del total de católicos entrevistados, el 35% conoce las actividades que se realizan en su parroquia por el 62% que las desconoce. 33 de cada 100 apoyan en Misa, 21 no participa en ninguna actividad, 6 dan pláticas sobre Dios y 6 en la catequesis.

Hay otros datos reveladores: 19 de cada 100 asegura no saber cuál es la misión de la Iglesia católica en el mundo. Un poco más de la mitad de los católicos entrevistados asegura haber leído la Biblia o algún documento de la Iglesia en el último año por lo menos en alguna ocasión.

LAS MADRES, TRANSMISORAS DE FE

En lo que mira a la transmisión de la fe católica, 92 de cada 100 entrevistados asegura haber recibido la fe y su sentido de parte de la familia, mientras que sólo el 4% manifestó que de la parroquia. Abundando el dato, el 76 % piensa que ha recibido más influencia en su vida de fe a través de la madre que de cualquier otro agente.

CERCANÍA Y ALEJAMIENTO

El 87% de los católicos considera que los ancianos son un grupo muy cercano a la Iglesia católica, 72% considera que son los adultos, 63% considera que los niños son cercanos a la Iglesia, pero sólo 40% considera lo mismo con respecto de los jóvenes. 31% de los jóvenes de 18 a 29 años piensan que el alejamiento de la Iglesia católica se debe a que consideran que la fe no es razonable, otro 31% consideran que la moral que imparte la Iglesia es muy rígida para ellos, mientras que 26% afirma que no encuentran un espacio para ellos dentro de la Iglesia.

El citado estudio del IMDOSOC ofrece un amplio panorama sobre la práctica religiosa en México. Es claro que no podemos hablar de catolicismo como un conjunto homogéneo de creencias, en el supuesto de que alguna vez hubiese existido, pues no hay duda de que muchos mexicanos practican la fe católica a su manera. La revista Signo de los tiempos, donde originalmente se dio a conocer el resultado de la encuesta nacional sobre valores y actitudes de los católicos advertía: “No es tiempo de triunfalismos ni de optimismos ingenuos. México tiene necesidad de evangelización, de encuentro con Cristo”.


EL DESAFÍO DE LA IGLESIA EN MÉXICO TRAS LA RESOLUCIÓN ABORTISTA: CREAR CONCIENCIA

Entrevista con el presidente de la Conferencia Episcopal Mexicana

TEXCOCO (ZENIT.org-El Observador).- Tras la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), mediante la cual la ley que despenaliza el aborto hasta las 12 semanas de gestación quedó avalada como una ley que no viola la Constitución mexicana, se han vertido muchos comentarios en medios de prensa sobre una supuesta "derrota" de la Iglesia, defensora de la vida del concebido. Para conocer de cerca cuáles han sido las consecuencias de esta controvertida resolución del máximo tribunal del país, Zenit-El Observador ha entrevistado al obispo de Texcoco y presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, monseñor Carlos Aguiar Retes

--¿Considera usted que la resolución tomada por la mayoría --no por la totalidad-- de los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación es una derrota para la Iglesia, como lo han propalado algunos medios de comunicación y algunos actores políticos?

--Monseñor Aguiar Retes: Lo considero más bien un mayor desafío. Necesitamos mayor conciencia social sobre la cultura de la vida y los derechos del recién concebido.

--¿Qué elementos positivos se desprenden de este debate y de la participación en las audiencias públicas de tantas organizaciones defensoras de la vida, antes de la resolución del pleno de la SCJN?

--Monseñor Aguiar Retes: En primer lugar, este es el camino, articularnos y organizarnos para clarificar a la sociedad y sus instancias (como la misma Suprema Corte de Justicia de la Nación) los conceptos desde todos los aspectos y dimensiones, éticos, culturales, médicos, antropológicos, sociales y jurídicos. En segundo lugar, apenas comenzamos en la generación de la conciencia social y ésta debe hacerse valer en la exigencia a los políticos para que legislen según el parecer de la sociedad y de la verdad.

--¿Qué opinión le merecen los tres ministros que se pronunciaron a favor de la inconstitucionalidad de la ley que despenaliza el aborto hasta las 12 semanas en el Distrito Federal?

--Monseñor Aguiar Retes: Mi admiración y respeto. No es fácil ir en contra de la mayoría y ellos supieron mantenerse en la posición de manera muy digna. Además ellos sí decidieron su voto, entrando al fondo del asunto, es decir, que sí hay vida humana desde la fecundación.

--¿Qué nos resta por hacer a los católicos, a la Iglesia misma, para afianzar la cultura de la vida y la civilización del amor? ¿Hay alguna esperanza a la cual debamos aferrarnos; alguna acción que nos sea obligatorio emprender?

--Monseñor Aguiar Retes. "La verdad los hará libres", dice Jesús en el Evangelio de San Juan; considero que los argumentos presentados ante la Corte por quienes se manifestaron en favor de la vida, son más que suficientes para mostrar que la vida comienza con la concepción. Ahora hay que darlos a conocer en todos los ámbitos de la sociedad.


PERÚ: NUEVA ESCUELA TRAS EL TERREMOTO

MADRID (CÁRITAS) “Cáritas empezó las primeras obras y son las primeras en terminar”. A Baltasar Lantaron, director regional de educación de Ica (Perú) no se le escapó este detalle en su discurso cuando tres directivos de Cáritas Española y el obispo del lugar monseñor Héctor Vera inauguraron la escuela “Carlos Cueto Fernandini” el pasado 22 de agosto en una de las zonas más afectadas por el terremoto que asoló esta región peruana hace un año y que empieza a recuperarse.

Este instituto es parte de los 14 que Cáritas del Perú lleva varios meses reconstruyendo en las provincias de Chincha, Pisco e Ica con el apoyo de Cáritas Española. Pero para su directora Gina Figueroa esta labor es mucho más que poner ladrillos y argamasa: “No sólo habéis reconstruido nuestro colegio, sino que nos habéis devuelto la motivación para seguir trabajando”, dijo al recordar que en breve 982 alumnos podrán beneficiarse de sus recién levantadas 10 aulas nuevas, laboratorio e instalaciones deportivas. Durante el mismo acto, el secretario general de Cáritas Perú Jorge Lafosse recordó una frase de Benedicto XVI que habla de la expresión del amor a través de la educación.

Concluyó la visita de diez días a Cáritas Perú del delegado episcopal de Cáritas Española Vicente Altaba, su director general José Luis Pérez Larios y el obispo de Barbastro-Monzón Alfonso Milián, responsable de esta institución que desde el año pasado ha aportado casi 4 millones de euros a tareas de emergencia y reconstrucción. Según declaró monseñor Milián: “Hemos hecho simplemente lo que nos dice el Evangelio, ayudar a nuestros hermanos compartiendo lo nuestro con ellos cuando estaban pasando necesidad”. Esta ayuda procede de las distintas Cáritas diocesanas de España y también de Cooperación Española, Ayuntamiento de Madrid, El Mundo, Real Madrid y BBVA entre otros donantes.

Entre sus beneficiarios se encuentran los habitantes de Tántara, un pueblo de la sierra peruana ubicado en el departamento de Huancavelica con una larga tradición de emigración a la costa por parte de los jóvenes. Debido a esto la mayor parte de sus habitantes son personas mayores, además de familias muy pobres que han venido de otras zonas más altas buscando trabajo y que viven alquiladas en las viviendas de las familias que emigraron a la costa. Debido al terremoto del 15 de agosto de 2007 muchas de las casas donde vivían quedaron en ruinas.

“Después del terremoto nuestras casas eran inhabitables y el quedarnos allí era muy peligroso” dice Roger Acuña, uno de sus pobladores que relata cómo estos primeros momentos en los que durmieron a la intemperie fue el inicio de una singular iniciativa llamada “Nuevo Amanecer”. “En esta situación vivíamos hasta que llegó Cáritas y nos dijeron que no podíamos vivir en chozas porque nuestros niños corrían el riesgo de enfermarse”, explica Luis Ramírez, otro de los damnificados.

Nuevo Amanecer fue el nombre que eligieron para el nuevo barrio que empezaron a construir y que habría de cambiar sus vidas de arrendatarios pobres a dueños de su pequeña propiedad. Según señala monseñor Isidro Barrio, obispo de Huancavelica: “Desde Cáritas sabíamos que se debía trabajar cuanto antes con la gente que estaba sin techo, sin casa, sin nada… procurar darles un cobijo porque estaban realmente desamparados. Nos pusimos en contacto con las autoridades a través de Cáritas Huancavelica y en seguida que obtuvimos un poquito de financiación empezamos a trabajar”.

El proceso de construcción no fue fácil, ya que el terreno era agreste, las condiciones climáticas eran duras y se acercaba la temporada de las lluvias, pero los pobladores de Nuevo Amanecer trabajaron muchas horas al día construyendo ellos mismos sus propias casas con ayuda de un ingeniero que dirigió las obras. Según Haydeé de la Cruz, coordinadora de la Cáritas local: “La gente empezó a motivarse, y los hijos, las mujeres, los padres, todos se sacrificaron y trabajaron hasta altas horas de la noche”. Hasta el momento hay ya 90 familias empadronadas que ya habitan en los módulos construidos. Uno de sus nuevos pobladores es Luis Ramírez, que reconoce: “Ahora mi familia está más unida porque vivimos dignamente”. “Ahora que estoy en esta casa me siento orgullosa”, comenta Claudia Violeta López. “Esto es mío y ya nadie me saca de aquí porque es mi esfuerzo, mi sudor y lo que he puesto con mis manos. Agradezco a Dios por lo que me ha permitido ver y vivir”.

Los pobladores de Nuevo Amanecer no sólo trabajaron con sus manos para levantar los muros de sus viviendas. También aprendieron a organizarse, dialogar y participar en un proceso en el que las autoridades estuvieron involucradas. Gracias a esta confianza adquirida en sus capacidades ahora siguen planificando para que sus viviendas cuenten con calles, plazas, agua y luz y que sus hijos tengan un futuro mejor. A veces trabajar juntos no sólo cambia un paisaje agreste y pelado, sino que también transforma a las personas por dentro. Gloria Morrón, otra de las nuevas vecinas de Nuevo Amanecer, lo explica así: “Siento que ya no soy lo que era antes. Ahora mis hijos se sienten felices de ver su casa bonita”.

(Parte de esta información está extraída del vídeo Nuevo Amanecer, producido por Cáritas Perú).


AYUNO Y ORACIÓN EN MILÁN EN UNIÓN CON LOS CRISTIANOS DE LA INDIA

OMPRESS (MILÁN) El PIME (Pontificio Instituto de Misiones Extranjeras) italiano ha organizado una vigilia pública de oración y ayuno como gesto de cercanía a los cristianos de Orissa, India, ante la gravedad de las noticias que siguen llegando de la India. La fecha fijada será el domingo 7 de septiembre, fecha cercana al 5, día en el que se celebra la fiesta litúrgica de la beata Madre Teresa de Calcuta. La vigilia tendrá lugar a las 18:00 hora local en la Iglesia de San Francisco Javier, en Via Monte Rosa, 81, en Milán.

El padre Anthony Totha, misionero indio del PIME, dará un testimonio. Este mismo misionero intervendrá por la mañana del domino en la televisión italiana RAI UNO para informar de la situación. Se ha hecho llegar una carta al presidente de la Conferencia Episcopal India, el cardenal Varkey Vithayathil, para expresar esta cercanía: "En esta hora de dolor que ha golpeado a toda la Iglesia india, como ciudadanos y católicos italianos queremos manifestar, a través de usted, nuestra solidaridad y cercanía en la oración con los cristianos de la India".

La superiora de las Misioneras de la Caridad de la Madre Teresa de Calcuta ha declarado: "Es doloroso que las personas a las que servimos, a las que hacemos el bien, hagan estas cosas - comentando los hechos de Orissa -. Pero debemos perdonar y seguir adelante, con los ojos fijos en nuestra misión".