XI Domingo del Tiempo Ordinario
15 de junio de 2008

Plegarias


ANTÍFONA DE ENTRADA Sal 26, 7,9

Bendigo al Señor en todo momento, su alabanza está siempre en mi boca; mi alma se gloría en el Señor: que los humildes lo escuchen y se alegren.

ACTO PENITENCIAL

Señor, Tú que pides obreros al Padre, perdona nuestras faltas de dedicación al engrandecimiento del Pueblo Dios

Señor Ten Piedad.

Señor, Tú que nos has elegidos comos discípulos, tal como hiciste con los Apóstoles, disculpa nuestros pecados contra la unidad de tu Iglesia

Cristo Ten Piedad.

Señor, Tú que deseas que llevemos tu Palabra hasta los confines del mundo, perdona nuestra pertinaz desidia en el servicio al Evangelio.

Señor Ten Piedad.

ORACIÓN COLECTA

Oh Dios, fuerza de los que en ti esperan, escucha nuestras súplicas; y pues el hombre es frágil y sin ti nada puede, concédele la ayuda de tu gracia para guardar tus mandamientos y agradarte con nuestros deseos y acciones.

Por Jesucristo Nuestro Señor

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Tu nos has dado, Señor, por medio de estos dones que te presentamos, el alimento del cuerpo y el sacramento que renueva nuestro espíritu. Concédenos, por tu amor infinito, que siempre contemos con el auxilio del manjar del cielo.

Por Jesucristo Nuestro Señor

PLEGARIA EUCARÍSTICA

-El Señor esté con vosotros

-Levantemos el corazón

-Demos gracias a Dios, nuestro Señor.

 

El desierto Jesús nos recuerda

que tenemos que estar en estado de cambio,

De búsqueda incansable;

estar desprendidos de las cosas que tenemos.

Poner nuestras cualidades al servicio de los otros

Ser sencillos y no creernos superiores a los demás

Dar gracias a Dios por lo que de él cada día recibimos

Tener coraje para superar las dificultades de cada día.

Admirar lo sencillo de cada día

Valorar más lo bien hecho, que el hacer muchas cosas

Vivir cada día con la ilusión renovada

Amar y defender la vida y vivirla con entusiasmo

Tener esperanza de que todo irá mejor

Vivir este Tiempo Ordinario con actitud de no detenerse; en el encuentro con el hermano.

Y con todos aquellos que dieron su vida al servio de los más necesitados,

Proclamamos llenos de alegría el himno de tu gloria:

SANTO, SANTO, SANTO

ANTÍFONA DE COMUNIÓN Jn 17, 11

Padre Santo: guárdalos en tu nombre a los que me has dado, para que sean uno como nosotros, dice el Señor.

ORACIÓN DESPUES DE LA COMUNIÓN

Que la recepción frecuente de estos sacramentos nos prepare para gozar contigo en la Vida Eterna

Por Jesucristo Nuestro Señor.