EL VIAJE DEL PAPA A ESTADOS UNIDOS

Benedicto XVI iniciaba el martes, día 15, su primer viaje apostólico a Estados Unidos, visita, sin duda, de gran importancia, dada las características del país norteamericano y del gran número de católicos que allí viven. Para Betania tiene una importancia añadida ya que los lectores hispanos residente en la Unión Americana son muchos y conforman el tercer colectivo de lectores de nuestra web. España es el primer país en número de lectores, el segundo es México y el tercero Estados Unidos. Todos estos lectores –lo sabemos por sus testimonios—están incardinados en parroquias norteamericanas, la mayoría de las cuales –salvo en las ciudades y estados de mucha concentración de hispanoparlantes—son de habla inglesa y reciben bastante apoyo para que puedan celebrar la misa en español. De ahí que muchas de nuestras ofertas de textos litúrgicos tengan especial importancia.

VIAJE DE MUY ESPECIALES RESONANCIAS

No es, desde luego, lo más importante, aunque nosotros, aquí en Betania, nos sintamos muy orgullosos de la ayuda prestada a esas comunidades de hermanos que viven en Estados Unidos. Es la visita a un país grande y de gran importancia para toda la política mundial. Además, en Nueva York reside la sede de las Naciones Unidas, y allí, Benedicto XVI, en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas, ofrecerá un discurso de enorme calado fraternal, caritativo, social, político y hasta estratégico. Ha mantenido ya con el presidente George W. Bush y también tiene especial interés para consolidar la paz en el mundo, que es lo que pedirá el Papa al Presidente. Decir, que se han ido añadiendo inormaciones en la sección de Noticias

La comunidad católica de Estados Unidos es una de las más numerosas del mundo. En los últimos años ha crecido con la llegada de inmigrantes hispanos, como creció y tomo especial importancia a principios del siglo pasado, con las grandes oleadas de inmigrantes irlandeses e italianos. Y esa comunidad espera encontrarse con su pastor y sacar provecho de la visita pontificia. Es cierto que las visitas de los Papas tienen siempre un efecto renovador en las comunidades católicas del país visitado, como demostró sobradamente el anterior Papa, el siempre cálidamente recordado, Juan Pablo II.

LO NUEVO Y LO DE SIEMPRE.

Nuestra idea es que Estados Unidos –siempre en conflicto con lo nuevo y lo de siempre—necesita de la presencia profética de Benedicto XVI. Algunos expertos señalan que el Papa Ratzinger es un buen conocedor de los Estados Unidos y, obviamente, de la Iglesia Católica de allí. Cinco viajes hizo como cardenal. Deseamos, pues, en estas primeras horas de la presencia del Papa Benedicto en Estados Unidos, que Dios le acompañe y que todos podamos obtener muchos frutos de ese viaje. Y especialmente los hermanos que allí viven.

EN LA ZONA CERO

Y aunque habrá que esperar al desarrollo total de los acontecimientos de este viaje para establecer una opinión definitiva, por lo que hemos podido apreciar en los primeros compases de la visita, la recepción del pueblo norteamericano ha sido muy importante y cariñosa. El Presidente Bush también quiso celebrar el cumpleaños del Pontífice en medio de la recepción oficial de la Casa Blanca, en Washington. Nos ha parecido sencillamente muy emocionante la oración que el Papa pronuncia ante la llamada Zona Cero y escenario del terrible atentado del Once de Septiembre. En este alcance que añadimos al Editorial pues decir que el viaje esta resultando muy importante, de una enorme significación y que el pueblo norteamericano y el mundo entero podrá obtener muchos frutos de la visita papal