III Domingo de Pascua
6 de abril de 2008

Misa Familiar

Prepara: Javier Leoz


*Objetivo: Cristo nunca defrauda. Siempre acompaña

*Idea: Estamos llamados a descubrir la presencia de Jesús en medio de nuestro caminar

1. INTRODUCCIÓN

¡Feliz Pascua del Señor! ¡Sed bienvenidos a esta mesa donde, en la Eucaristía, vamos a encontrarnos de una forma muy especial con el Señor!

Hoy, en este tercer domingo de la Pascua, muchos de nosotros –tal vez- estamos un poco tristes por los acontecimientos del mundo, de los amigos, de la familia, de la Iglesia. Pero, el Señor, se acerca a nosotros y nos anima a seguir adelante. Sale a nuestro encuentro para que levantemos la cabeza, para que le busquemos, para que –por encima de todo- descubramos su presencia en medio de nuestra vida. ¿Seremos capaces?

Nos ponemos de pie y recibimos al sacerdote.

(Para centrar la liturgia del día, unos chicos pueden salir con unos carteles con la frase “QUÉDATE CON NOSOTROS, SEÑOR”)

2. PENITENCIAL

2.1. Por las veces en que nuestra fe no la vivimos con alegría ni con entusiasmo. Por olvidar que, la Resurrección de Cristo, necesita de altavoces y de pregoneros que la anuncien. Señor, ten piedad

(Al mismo tiempo se presenta un micrófono o un altavoz)

2.2. Estamos tan ocupados en los sucesos o en el bienestar del mundo, en las modas o en otras cosas que nos cuesta ver a Jesús. Cristo, ten piedad

(Salen dos chicos/as con unas gafas donde ponga: dinero, deporte, moda, música…)

2.3. Porque preferimos ir solos por la vida. Porque no siempre agradecemos las manos que nos empujan para que seamos buenas personas y buenos cristianos. Señor, ten piedad

(Sale un chico con un dorsal con la letra “SOLEDAD”)

3. MONICIÓN A LAS LECTURAS

En estos días si algo nos traen las lecturas es precisamente la Resurrección de Jesús. Ello nos tiene que llevar a vivir con alegría y con convencimiento nuestra fe en Jesús. Aunque de vez en cuando aparezca en nosotros el desánimo, como en los discípulos de Emaús, hemos de pedir al Señor que no nos deje de su mano. Que nos ayude a verle en la Palabra, en la Eucaristía, en el bien que hacemos a los demás. Escuchemos con atención.

4. ORACIÓN DE LOS FIELES

4.1. Por la Iglesia extendida por todo el mundo. Por el Papa Benedicto y por nuestro Obispo (……) para que nos acompañen en nuestro afán de buscar y encontrar a Jesús. Roguemos al Señor.

4.2. Por todos nosotros aquí reunidos. Para que en la Eucaristía de cada Domingo veamos la presencia real y misteriosa de Jesucristo que nos anima y nos guía. Roguemos al Señor.

4.3. Por todos los que viven tristes y decepcionados. Por todos los que han abandonado la fe. Para que el Señor les ilumine y puedan volver al camino de la esperanza y el camino de Dios. Roguemos al Señor.

4.4. Por todos los que son bautizados en estos días de la Pascua. Por todos los que se preparan para la primera comunión, para la confirmación, para ser sacerdotes o para el matrimonio. Para que sientan muy cerca la presencia de Jesús. Roguemos al Señor.

4.5. Por los que han muerto con la esperanza puesta en Dios. Para que un día puedan resucitar y contemplar cara a cara el rostro de Dios. Roguemos al Señor.

5. OFRENDAS PASCUALES

5.1. Con este abecedario queremos representar lo mucho que se habla en el mundo y, al mismo tiempo, lo poco que se habla de Dios.

5.2. Con estas sandalias queremos llevar hasta el altar nuestra gratitud a Jesús porque nos acompaña en nuestro caminar. Que no nos cansemos de seguir sus huellas y que, El, se quede con nosotros en los momentos de desconcierto.

5.3. El pan y el vino, especialmente en este domingo de Pascua, representan la Eucaristía que todos los domingos celebramos en el altar. Que nunca nos falte la fuerza de un Jesús que se quedó para siempre en este gran sacramento.

6. ORACIÓN FINAL

QUIERO SER EMAÚS

Un camino donde me busques

Un camino donde me alcances

Un camino donde me hables

 

QUIERO SER EMAÚS

Un lugar donde tenerte

Un lugar donde descansar

Un lugar donde amarte

 

QUIERO SER EMAÚS

Con un amigo para alegrarme

Con un amigo para la esperanza

Con un amigo para animarme

 

QUIERO SER EMAÚS

Con la Eucaristía para fortalecerme

Con la Palabra para orientarme

Con Jesús para tener esperanza

 

QUIERO SER EMAUS

Con vida después de la muerte

Con paz después de la violencia

Con alegría después de la tristeza