II Domingo de Pascua
30 de marzo de 2008

Plegarias


ANTÍFONA DE ENTRADA 4 Esd 2, 36-37

Alegraos en vuestra gloria, dando gracias a Dios, que os ha llamado al reino celestial

ACTO PENITENCIAL

Jesús, Señor Resucitado, que tu Gloria limpie todos nuestros pecados

Señor Ten Piedad

Jesús, Señor Resucitado, que tu alegría –que es la nuestra—por haber vencido a la muerte, nos aleje de la muerte del pecado.

Cristo Ten Piedad

Jesús, Señor Resucitado, que la esperanza en la Resurrección, de la que tú eres primicia, borre nuestra tendencia al pecado.

Señor Ten Piedad

ORACIÓN COLECTA

Dios Padre Bueno, fuente de toda esperanza por la fuerza inefable demostrada al resucitar a tu Hijo Único, acrecienta en todos nosotros los dones del Espíritu Santo que hemos recibido en el momento de nuestro Bautismo.

Por Jesucristo Nuestro Señor

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Recibe, Señor, las ofrendas que te presentamos. Ellas salieron de tus manos para nuestro desarrollo físico. Ahora te pedimos, por la fuerza de tu Espíritu, que se conviertan en camino de desarrollo de vida eterna para todos los que, Señor, en este Segundo Domingo de Pascua, nos presentamos con humildad ante ti.

PLEGARIA EUCARÍSTICA

El Señor esté con vosotros

Levantemos el corazón

Demos gracias a Dios Nuestro señor,

 

En este día de la Anunciación del Ángel a Maria

sepamos ver que:

Tus pequeñas y grandes preocupaciones son

Tu camino para la felicidad.

La felicidad no está fuera de ti,

Está en ti.

 

Lo que ven nuestros ojos entra en nuestro corazón,

abre las ventanas de nuestro corazón,

deja que la luz de la felicidad y la alegría entre en tu vida,

descubre los colores de la vida, destierra el gris y el negro

de tu realidad.

 

No hay ascensor hacia la felicidad,

hay que tomar la escalera.

La felicidad se halla muy cerca, deja de lado las

calamidades del ayer, no te preocupes absurdamente

por el futuro.

 

Si no eres feliz hoy, no esperes que mañana ocurra

un milagro.

El milagro eres tú, y la felicidad de pende de ti.

Jesús, danos un poco de sol.

Danos una sonrisa para este día que el ángel

comunicó a Maria que la salvación .del genero humano comenzaba.

 

Danos los ojos de un niño.

danos un poco de alegría y amigos para compartirla.

Y con aquellos que vivieron su vida feliz, entregada a

alegrar la vida de los demás, te cantamos sin cesar

SANTO, SANTO, SANTO

 

ANTÍFONA DE COMUNIÓN Jn 20, 27

Trae tu mano y toca la señal de los clavos; y no seas incrédulo, sino creyente.

ORACIÓN PARA DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Danos, Señor, Dios Todopoderoso, tu gracia para que la fuerza recibida en estos sacramentos pascuales nos lleve a la Vida Eterna

Por Jesucristo Nuestro Señor.