MÁS SOBRE EL FUTURO DE BETANIA

La pausa de trabajo permitida gracias al número extraordinario de verano ha sido la más larga de toda la historia de Betania. Ha tenido, al menos, una semana más que la edición estival de 2006 y, desde luego, ha venido bien. Como se sabe Betania se elabora un tanto, contra reloj, con poco tiempo disponible y pocos medios. Quedó en la despedida del mes de julio, la idea de constituir una asociación privada de fieles, formula que permite, dentro de la actividad de una diócesis, constituir un grupo con autonomía social y fiscal. Parece que ese es el camino mejor para que Betania pueda funcionar en el futuro.

El abogado y profesor almeriense Álvaro Núñez Iglesias nos ha facilitado un texto borrador sobre los estatutos de la “Asociación de Fieles Betania” y estamos dándolo a conocer, primero, a los colaboradores de Betania para que puedan opinar. En fin, los objetivos que se buscan es que personas de todo el mundo puedan incorporarse al trabajo de elaboración de Betania y, asimismo, puedan recibir enseñanzas para mejorar su vida espiritual o pastoral. Ese grupo de personas con sus cuotas podrían ayudar a sufragar los futuros gastos del mantenimiento de la página, con una vocación de crecimiento y de ampliación de sus contenidos.

En fin, no es que la decisión esté tomada pero parece la mejor vía para el futuro de Betania. a lo largo del tiempo no hemos encontrado otra mejor. Algunas opiniones han dicho que la imbricación en una diócesis haría perder la independencia a Betania y se alejaría de su condición de medio de comunicación. Pero la realidad es que casi once años después de su fundación no ha conseguido recursos para mantenerse. Y lo ha hecho dentro de Prensa Escorial, empresa periodística del Editor que mantiene otras publicaciones no religiosas. Asimismo, el editor ya ha alcanzado una edad por la que tendría que ir pensando en dejar el testigo a otras personas. Otra idea que parece clara, de todos modos, es el deseo de seguir manteniendo la independencia de Betania respecto a grupos, instituciones u órdenes religiosas y de todo tipo. Es decir, que sea de todos y para todos. Y de eso debería encargarse la asociación de fieles. Pedimos a los lectores que nos escriban al respecto.

Y en este sentido, publicamos una carta de Anxo Pazos muy interesante y que ayuda a mejor definir esta cuestión de la asociación de fieles y hace referencia, asimismo, a la página de Plegarias. Se publica la carta de Anxo en la sección de Testimonios y el editor responde a algunos de sus interrogantes.