Domingo X del Tiempo Ordinario
17 de junio de 2007

MONICIÓN DE ENTRADA

Sed todos bienvenidos a la Eucaristía, a esa reunión semanal de hermanos y hermanas que se aman. Y eso –a amar—es lo que Jesús de Nazaret nos va a enseñar muy especialmente esta semana. En el banquete que le ofrece el fariseo Simón una mujer llena de amor y de arrepentimiento se acerca a Jesús, en una prueba de su enorme amor. No todos, entonces, entendieron ese gesto y desconfiaron del Maestro. Pero eso pasa hoy tambien en nuestro mundo. Se entienden mejor los gestos de poder, de muestra de prestigio, de ostentación de poder y de dinero, que un sencillo gesto de amor. Aprendamos hoy con Jesús a amar. Y decir, asimismo, que tras todas las solemnidades importantes de días pasados, iniciamos nuestro recorrido de los domingos “numerados” del Tiempo Ordinario. Hoy es el número once y como os decíamos antes se nos va mostrar un episodio pleno de amor.


MONICIÓN SOBRE LAS LECTURAS

1.- Nuestra primera lectura procede del Libro Segundo de Samuel donde el profeta Natán trasmite el mensaje de Dios sobre el pecado del Rey David. PeroDavid se arrepintió y de la generosidad del Señor llegó el perdón. Y David recuperó la alegría.

S.- El salmo 31 tenía sentido penitencial para los judíos contemporáneos de Jesús y lo tiene para nosotros los cristianos. Era el salmo preferido por San Agustín, porque narra muy bien el gozo que llega tras la confesión y el arrepentimiento.

2.- San Pablo, en la segunda lectura –que procede de la Carta a los Gálatas—nos habla de la doctrina de la justificación. Pero, sobre todo, es una maravillosa confesión de que siempre Cristo vivió en Pablo como, si se lo permitimos, el Señor vivirá en cada uno de nosotros.

3.- Es uno de los relatos más bellos y bien narrados de San Lucas. El episodio del banquete con el fariseo Simón, muestra toda esa realidad difícil que Jesúsvivía con el hostigamiento y la enorme susceptibilidad de los fariseos. Pero en medio de un banquete poco amble, y falto de amabilidad, surge una prueba de amor, que purifica el ambiente y a las personas tambien. El amor lo limpia todo.

Lectura de Postcomunión

MONICIÓN

El viernes hemos celebrado la fiesta del Sagrado Corazón. Nos ha parecido para este momento final de la misa dominical ofrecer estas jaculatorias dedicadas a Jesús y a su Corazón, pleno de amor para con sus hermanos-

JACULATORIAS AL SAGRADO CORAZÓN

¡Bendito sea el Sacratísimo Corazón de Jesús en el Santísimo Sacramento.

Corazón de Jesús en Ti confío.

Corazón de Jesús, Ardiente de amor por nosotros, inflama nuestro corazón en tu amor.

Corazón de Jesús, convertid a los pobres blasfemos.

Corazón de Jesús, inflamado en nuestro amor, inflamad nuestro corazón en amor vuestro.

Corazón de Jesús, que os ame y os haga amar.

Corazón divino de Jesús, convierte a los pecadores, salva a los moribundos, libra a las almas santas del purgatorio.

Corazón eucarístico de Jesús, aumentad en nosotros la fe, la esperanza y la caridad.

Corazón Sacratísimo de Jesús, ten misericordia de nosotros.

Dulce Corazón de Jesús, sed mi amor.

Dulce Corazón de Jesús, ten piedad de nosotros y de nuestros hermanos errantes.

Dulce corazón de mí Jesús, haz que te ame siempre más y más.

Gloria, amor y gratitud al Sagrado Corazón de Jesús.

Oh Corazón de amor, yo pongo toda mi confianza en ti, porque todo lo temo de mi flaqueza, pero todo lo espero de vuestras bondades.

Sacratísimo Corazón de Jesús ten piedad de nosotros.

Sagrado Corazón de Jesús, confortado en vuestra agonía por un ángel, confortadnos en nuestra agonía.

Sagrado Corazón de Jesús, creo en vuestro amor por mí.

Sagrado Corazón de Jesús, protege nuestras familias.

Sagrado Corazón de Jesús, sed conocido, sed amado, sed imitado.

Sagrado Corazón de Jesús, venga a nosotros tu reino.

Sagrado Corazón de Jesús, yo me doy a ti por María.

Sea amado en todas partes el Sagrado Corazón de Jesús.

Todo por Ti, Corazón Sacratísimo de Jesús!


Exhortación de despedida

Hemos de llevar amor a todos los lugares. Se sabe que somos cristianos porque nos amamos, pero ¿es así? Reflexionemos hoy, con alegría, de que el amor es lo que más libres nos hace.