III Domingo de Pascua
22 de abril de 2007

La oración de los fieles


1.- SEÑOR, AYÚDANOS A DAR FRUTO

2.- SEÑOR, AYÚDANOS A RESUCITAR


PRIMERA

SEÑOR, AYÚDANOS A DAR FRUTO

Es tiempo de dejarnos ayudar por el Señor, solo estando a su lado podremos dar fruto, presentamos nuestras plegarias diciendo:

R.- SEÑOR, AYÚDANOS A DAR FRUTO.

1. – Por el Papa Benedicto, para que como hizo Moisés guíe a tu pueblo a lo largo del desierto, para llegar a la morada de Dios, la Tierra Prometida.

OREMOS

2. – Por los gobernantes y los políticos para que dejando a un lado disputas y enfrentamientos, unan sus esfuerzos para el bienestar de sus pueblos.

OREMOS

3. – Por aquellos que viven tristes, solos o necesitados para que encuentren en la Iglesia la alegría que Dios nos trae.

OREMOS

4. – Por aquellos cuya fe es débil para que experimenten la compasión y la misericordia del Señor.

OREMOS

5. – Por aquellos que se desesperan por la falta de frutos en su trabajo, para que siguiendo el ejemplo del evangelio redoblen su esfuerzos con ilusión y paciencia.

OREMOS

6. – Por todos nosotros, para que en este tiempo favorable, miremos hacia dentro y cambiemos aquellas cosas que no nos acercan a Dios.

OREMOS

Señor, sé paciente con tu pueblo y concédele con largueza lo que con humildad te pide. Por Jesucristo Nuestro Señor

Amen.


SEGUNDA

SEÑOR, AYÚDANOS A RESUCITAR

Nos ponemos en presencia de Jesús resucitado para pedirle que escuche todas esas necesidades que hacen nuestra vida sombría y pesarosa; para poder salir al mundo, llenos de alegría, a comunicar que la vida tiene sentido.

R.- SEÑOR, AYÚDANOS A RESUCITAR.

1. - Por la Iglesia, portadora del mensaje de salvación; para que lleve, a toda la comunidad de creyentes, esa fe auténtica que nos haga disipar tanta incertidumbre.

OREMOS.

2. - Por el Papa y demás pastores de la Iglesia; para que muestren a los hombres que la resurrección no es una utopía, sino la autenticidad de una nueva vida hecha realidad por Jesús.

OREMOS

3. - Por todos los que están tristes, porque carecen de lo fundamental; para que un hecho tan trascendente como la resurrección devuelva a sus almas la confianza de que para Dios no hay imposibles.

OREMOS.

4. - Por los pueblos, las naciones, por todo el mundo; para que entiendan que solamente en la reconciliación, el perdón y el amor puede llegar la resurrección que tanto necesitamos.

OREMOS

5. - Por las familias; para que la alegría y la esperanza presidan tantos hogares en los que se ha instalado la desesperanza, el querer tener más, llegar más alto, dominarse unos a otros, haciéndoles vivir una vida insoportable.

OREMOS

6. -Por todos los que estamos aquí cuyas peticiones calladas Dios conoce; para que seamos fermento de gozo, libertad, salvación, amor... en esta sociedad que huye del compromiso y la exigencia.

OREMOS

Señor, concédenos la gracia de la resurrección para que llegue la verdadera alegría y la verdadera confianza a todos nosotros.

Te lo pedimos por medio de Jesucristo, nuestro Señor.

Amén