III Domingo de Pascua
22 de abril de 2007

Misa Familiar

Prepara: Javier Leoz


¡ES EL SEÑOR!

Idea: El Señor está presente

Objetivo: dar testimonio de nuestra fe con la fuerza de Jesús

1. MONICIÓN DE ENTRADA

Amigos, hoy sigue resonando la gran alegría que nos trajo el Domingo de Resurrección: ¡EL SEÑOR ESTA AQUÍ! ¡EN MEDIO DE NOSOTROS! Y, además, nos invita a participar de su Cuerpo y de su Palabra. ¿Quién sino el Señor puede hacer eso?

Que la celebración de esta Eucaristía nos ayude a no dejarnos llevar por el pesimismo cuando las cosas no nos salen bien. El Señor está en medio de nosotros y, su fuerza resucitada, nos tiene que hacer ser testigos de su amor y de su presencia. ¿Lo intentamos?

Nos ponemos de pie e iniciamos esta celebración.

2. PENITENCIAL

Llamados a reconocer nuestra fragilidad y a lavar nuestras faltas, el sacerdote nos va a rociar con el agua bendita (bendecida en la noche de la Pascua) para que el Señor nos quite nuestra debilidad y nuestras impurezas y, de esa manera, podamos seguir dando señales claras de que somos sus amigos.

(Mientras se puede cantar un canto alusivo al bautismo: Ilumíname Señor; Alabaré; Envía tu Espíritu)

3. MONICIÓN A LAS LECTURAS

La fe en Jesús movió los corazones de los apóstoles. Hoy, en las lecturas que vamos a escuchar, nos quedaremos asombrados de la gigantesca fe de estos amigos de Jesús. Fueron capaces de reconocer su presencia y, sobre todo, obedecer a Dios antes que a los mismos hombres. Escuchemos con atención.

4. ORACIÓN DE LOS FIELES

a) Por la iglesia. Para que a pesar de las dificultades no pierda la esperanza de que, Jesús, es quien dirige todo lo que es y todo lo que hace por el Evangelio. Roguemos al Señor.

b) Por todos los que trabajan en las parroquias. Por los sacerdotes, catequistas, grupos, etc. Para que nunca se cansen de echar las redes para dar a conocer el mensaje de Jesús. Roguemos al Señor.

c) Por todos nosotros. Para que alimentemos nuestra fe con el pan de la Eucaristía y el pan de la Palabra. Roguemos al Señor.

d) Para que, cuando las cosas no nos vayan bien, miremos a la otra orilla; es decir, a Jesús, y le pidamos la ayuda necesaria para seguir trabajando por un mundo mejor. Roguemos al Señor.

e) Por los que no esperan en nada. Por los que han perdido la fe en Dios. Para que el Espíritu Santo mueva sus corazones y sus almas y puedan reconocer a Jesús como Resucitado. Roguemos al Señor.

5. OFRENDAS

a) Con esta red queremos decirle al Señor que estamos dispuestos a seguir formando parte de su equipo. Es decir; queremos dar a conocer el mensaje de Salvación.

b) Con esta bandeja repleta de frutos queremos simbolizar la alegría de la Pascua. Si el Señor ha resucitado, nosotros –como fruto de la Pascua- también resucitaremos a una nueva vida.

c) Con el Pan y el Vino queremos dar gracias a Dios porque se quiso quedar con nosotros en el altar. Que cada vez que celebremos la Eucaristía pensemos que es un adelanto de lo que nos queda por vivir en el cielo.

6. ORACIÓN FINAL

Cuando pasamos de la oscuridad a la luz:

ESTA EL SEÑOR

Cuando nos esforzamos y recogemos fruto:

ESTA EL SEÑOR

Cuando nos lanzamos sin miedo:

ESTA EL SEÑOR

Cuando vivimos con alegría:

ESTA EL SEÑOR

Cuando expresamos nuestra Fe:

ESTA EL SEÑOR

Cuando somos valientes:

ESTA EL SEÑOR

Cuando caminamos sobre las dificultades:

ESTA EL SEÑOR

Cuando salimos victoriosos:

ESTA EL SEÑOR

Cuando no tenemos miedo:

ESTA EL SEÑOR

Cuando venimos a la Eucaristía:

ESTA EL SEÑOR

Cuando escuchamos su Palabra:

ESTA EL SEÑOR

Cuando perdonamos y olvidamos:

ESTA EL SEÑOR