El Diurnal y la liturgia de las Horas

Es una de las más antiguas oraciones comunitarias de la Iglesia que, obviamente, ha sufrido cambios a lo largo de la historia. Se trata de rezar, honrar y agasajar a Dios varias veces al día. Nosotros hemos basado la publicación de los presentes formularios en el Diurnal. ¿Qué es el Diurnal? Pues se trata de un libro para orar basado en la Liturgia de las Horas. Es, podríamos decirlo así, una edición más resumida del “breviario” con el que los sacerdotes rezan el Oficio Divino. Se trata, en ambos casos, de hacer varias plegarias al día coincidiendo con las horas o momentos más importantes de la jornada. Así; “laudes” se reza por la mañana, nada más levantarse; “vísperas”, por la tarde, en el momento que comienza a declinar el día; y “completas”, antes de dormirse. Hay una llamada hora intermedia que reúne en una las otras tres oraciones del día: “tercia”, “sexta” y “nona”. Esa nomenclatura viene de la forma utilizado por los romanos para referirse a las horas y que no es otra que empezar a contar el día a partir de las seis de la mañana. Y, por tanto, tercia son las nueve de la mañana; sexta, las doce y. nona (novena) las tres de la tarde. Es un camino para hacer cuatro momentos de oración a lo largo del día, que están basados en el recitado de himnos y salmos y otros textos sagrados. Es obvio que religiosos y monjas, y otras clases de personas consagradas a la Iglesia tienen el compromiso de rezar con el Diurnal. Pero cada vez hay más laicos que lo utilizan.

En prólogo que en la primera edición del Nuevo Diurnal hizo el hoy emérito Arzobispo de Toledo, el Cardenal Marcelo González Martín ya habla de esa presencia creciente de laicos en los momentos de la Liturgia de las Horas. Y hace votos, junto al resto de los obispos españoles, para que su uso se amplíe y crezca y no quede limitado a las personas consagradas. La liturgia de las Horas fue creada para rezarla en comunidad. Y así puede hacerse. Pero también es camino individual para rezarlo en nuestra habitación, donde según nos ha dicho Jesús de Nazaret está el Padre de todos.

La forma de obtener los formularios es sencilla: no hay más que clicar en el día que aparece en el calendario de más abajo. Aparece un texto en lenguaje PDF. Si no se dispusiera de ese programa, al pulsar sobre el icono de Adobe Acrobat Reader se va al sitio de donde puede uno bajarse gratuitamente el programa en cuestión. Esperamos sus comentarios.

Breve Catequesis sobre la Liturgia de las Horas

Todo lo anterior nos vale. Esta catequesis surge a petición de algunos lectores. Por eso es muy recomendable que se formulen cuantas dudas y preguntas sean de menester. En principio, esas preguntas y respuestas las publicaremos en la sección de Testimonios que es la general de las consultas de los lectores Y ya, entrando en materia, hay que repetir que el rezo de la Liturgia de las Horas, mediante el uso del Diurnal, puede hacerse comunitariamente y de manera individual.

REZO COMUNITARIO

En lo comunitario, y si se forma parte de una comunidad religiosa que viven en común, pues no hay problema. Es cuestión de elegir un momento de reunión para hacer Laudes, Vísperas y Completas. Lo idea es hacer las Laudes antes de cualquier trabajo e, incluso, antes de la eucaristía, si la hubiere. Las Vísperas, a partir de las seis de la tarde y antes de la cena. Y las completas como último acto en común.

También respecto a lo comunitario, puede constituirse un grupo de amigos y amigas, o de compañeros de trabajo y estudios, o, incluso, dentro de los grupos de liturgia y elegir una hora de las dos primeras. Parece que el momento más fácil es rezo de las vísperas al final del trabajo.

Una forma de rezar es la siguiente:

1.- Los Himnos, Salmos y Cánticos se entonan por todos juntos. Las antífonas de los mismos los proclama una sola persona y la contestan todos los demás. 2.- Los responsorios breves de la misma manera.

3.- Las preces se rezan “divididas”. Es decir la mitad de los presentes –por ejemplo los que quedan a la derecha—rezan la primera parte y los otros, la parte segunda, la que le antecede un guión o raya.

4.- Como se observa hay alguien que dirige el rezo y en cuya labor se pueden turnar todos los asistentes por cada día.

REZO INDIVIDUAL

1.- Se trata de leer todas las partes con detenimiento y sin demasiada prisa. No se trata de cumplir, sino de buscar una fórmula de oración dirigida a Dios.

2.- Las laudes pueden hacerse en cualquier momento, desde el despertar hasta cualquier momento antes de salir de casa. Una recomendación personal del Editor de Betania es rezarlas después de vestirse, tal vez el espíritu se ha serenado algo tras el despertar, casi siempre forzado por un despertador.

2.- Para las vísperas se puede aplicar algo parecido. Y el momento mejor es cuando se regresa a casa, si es que trabaja o se sale por la tarde. No importa hacerlo algo más tarde. El Editor incluye las Vísperas como inicio del rato de oración que asume por las noches, a veces, incluso, después de cenar. Es decir se unen al resto de las prácticas oracionales individuales.

3.- Obviamente, las completas pueden hacerse un poco antes de apagar la luz para dormirse. Mucha gente lee en la cama, pues ese puede ser el fin al.

DECISIÓN PERSONAL

Cada uno tendrá que, a partir de lo dicho anteriormente, que buscar el momento mejor. Es cierto que la significación más importante de la Liturgia de las Horas es rezar varias veces al día, así que no tendría sentido “leerlas” todas juntas. Pero tampoco buscar unos horarios rígidos que puedan incomodar. En lo comunitario, sin embargo, y fuera de las comunidades constituidas, si podría hacerse una o dos veces a la semana, aunque con “vocación diaria”.

Por otro lado, individualmente, lo ideal es asumirlo como reto diario y no hacerlo sólo de vez en cuando. Tal vez, cueste trabajo acostumbrarse y, entonces, se podría comenzar a rezar las horas los sábados y los domingos, pero como se dice más arriba, también con vocación diaria.

La recomendación general es ir leyendo el texto despacio, enterándose, sin prisas, ni agobios. No se olvide que el tiempo medio de rezo de una de las horas, hecho con normal sosiego no supera los diez minutos.

DOMINGOS Y FESTIVIDADES

Tanto los domingos, de los diferentes tiempos, como las festividades, la Liturgia de las horas está relacionada con la celebración de la Eucaristía. Muchas veces la oración final de las laudes es la misma que se lee como Oración Colecta en la Misa. Asimismo en las Solemnidades del Señor y la Virgen, y en las fiestas de Nuestra Señora y de los Santos. Por eso, es indicado su rezo antes de la Eucaristía, aunque siempre a voluntad.

 

MARZO

Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Domingo
  1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

 

 

Sección realizada por David Llena

Si no tiene Adobe Acrobat Reader, haga clic en el vínculo de abajo para dirigirse al sitio de Adobe.

Acrobat Reader

Obtener Adobe Acrobat Reader

En el sitio de Adobe encontrará instrucciones detalladas para descargar e instalar Acrobat Reader.