Viernes Santo: Celebración de la Pasión del Señor
6 de abril de 2007

La oración de los fieles


El leccionario –o Misal—cuenta con una extensa oración de los fieles dentro del oficio litúrgico de este Viernes Santo. Sería recomendable usar esa. De todos modos, hemos redactado una más breve por si fuera de interés para el sacerdote oficiante.


SEÑOR, RECIBE NUESTRA COMPAÑÍA EN TU SUFRIMIENTO

Angustia y temor, un día aciago para la humanidad, que solo será entendido tras tu resurrección. Es el momento de fijarnos en los sufrimientos del mundo. Oremos diciendo:

R.- SEÑOR, RECIBE NUESTRA COMPAÑÍA EN TU SUFRIMIENTO.

1. – Por santa Iglesia nacida del costado de Cristo, para que se mantenga unida a la Vid y sea semilla del Reino.
OREMOS

2. – Por el Papa Benedicto, por sus inquietudes para que el Señor lo reconforte en los momentos amargos del gobierno de la Iglesia.
OREMOS

3. – Por los obispos, sacerdotes y todos los fieles, para que a imitación de Cristo abran sus brazos al prójimo que los necesita.
OREMOS

4. – Por los que durante cuarenta días hemos preparado este momento, para que muriendo al hombre viejo resucitemos contigo a la vida eterna.
OREMOS

5.- Por todos los te invocamos como nuestro Salvador, para que pronto estemos todos unidos en un solo rebaño.
OREMOS

6. – Por los judíos, para que fieles a la fe de Abraham descubran en Cristo el Mesías que ellos esperaban.
OREMOS

7. – Por los que no creen en Cristo, para que guiados por su conciencia actúen rectamente en la vida hasta que un día encuentren al que es la Vida.
OREMOS

8. – Por los que no creen en Dios, para que la Iglesia sea capaz de anunciarles la noticia de tu salvación y la acojan en su interior.
OREMOS

9. – Por los que gobiernan las naciones de la tierra para que eviten el sufrimiento de su pueblo.
OREMOS

10. – Por los que sufren en su cuerpo o en su alma, para que unan este sufrimiento a la cruz del Señor, de donde brota la vida.
OREMOS

11.- Por aquellos que han dejado enfriar su fe, para que en estos momentos sientan que Jesús nos salva a todos.
OREMOS

Señor, que quisiste morir por nosotros, para compartirnos la vida que reside en tu corazón. Te pedimos que atiendas estas plegarias y las que cada persona lleva en su corazón. Por Jesucristo Nuestro Señor
Amen.