BENEDICTO XVI: EUROPA DUDA DE SU PROPIA IDENTIDAD

CUIDAD DEL VATICANO (AICA) El Papa Benedicto XVI recibió el sábado 24 de marzo, a los cardenales, obispos, parlamentarios y otros participantes en el congreso promovido por la Comisión de los Episcopados de la Comunidad Europea (COMECE), cuya celebración coincide con el 50 aniversario de la firma del Tratado de Roma del 25 marzo de 1957. El Papa recordó que en estos cincuenta años el continente recorrió un largo camino que llevó "a la reconciliación de sus dos pulmones -Oriente y Occidente-, ligados por una historia común, pero separados arbitrariamente por un telón de injusticia" y se refirió a la búsqueda " todavía fatigosa de una estructura institucional adecuada para la Unión Europea que aspira a ser un sujeto global".

Benedicto XVI observó que Europa intenta conciliar "la dimensión económica con la social" mediante políticas "capaces de producir riqueza sin dejar de lado las expectativas legítimas de los pobres y marginados", pero que desde el punto de vista demográfico el continente "parece encaminarse por una senda que podría llevarla a salir de la historia". "Casi se podría pensar que el continente europeo esté de hecho perdiendo la confianza en su futuro", dijo el Papa, y "de todo esto emerge claramente que no se puede pensar en edificar una auténtica casa común europea olvidando la identidad propia de los pueblos de nuestro continente. Una identidad histórica, cultural y moral, antes que geográfica, económica o política construida por un conjunto de valores universales que el cristianismo contribuyó a forjar, adquiriendo así un papel no solamente histórico, sino de fundación respecto a Europa".

"Si con motivo del 50 aniversario del Tratado de Roma, los gobiernos de la Unión quisieran acercarse a sus ciudadanos -se preguntó el Papa-, ¿cómo podrían excluir un elemento esencial de la identidad europea como el cristianismo, con el que una amplia mayoría del continente sigue identificándose? ¿No es motivo de sorpresa que la Europa actual, mientras aspira a erigirse como comunidad de valores, parezca contestar cada vez más a menudo que existan valores universales y absolutos? ¿Esta singular forma de "apostasía" de sí misma, incluso antes que de Dios, no la lleva quizá a dudar de su misma identidad?".

"Así se acaba por difundir la convicción de que la "ponderación de bienes" sea el único camino para el discernimiento moral y que el bien común sea sinónimo de compromiso", que "si puede constituir un legítimo equilibrio de intereses particulares diversos, se transforma en mal común cada vez que comporte acuerdos lesivos para la naturaleza del ser humano". "Por eso, parece indispensable que Europa se guarde de esa actitud pragmática, hoy ampliamente difundida, que justifica sistemáticamente el compromiso sobre valores humanos esenciales, como si fuera la aceptación inevitable de un presunto mal menor. Cuando además, sobre ese pragmatismo se injertan tendencias y corrientes laicistas y relativistas, se acaba por negar a los cristianos el derecho de intervenir como tales en el debate público o, por lo menos, se descalifica su aportación con la acusación de querer tutelar privilegios injustificados".

Benedicto XVI afirmó que en el momento histórico actual, la Unión Europea para ser "garante válida del estado de derecho y promotora eficaz de los valores universales" debe "reconocer con claridad la existencia cierta de una naturaleza humana estable y permanente, fuente de derechos comunes para todos los individuos, incluidos aquellos que los niegan. En ese contexto hay que salvaguardar el derecho a la objeción de conciencia, cada vez que los derechos humanos fundamentales sean violados"."Sé lo difícil que es para los cristianos defender firmemente esta verdad del ser humano -concluyó el Papa-. No se desalienten ni desanimen. Saben que tienen la tarea de contribuir a edificar con la ayuda de Dios una nueva Europa, realista pero no cínica, rica de ideales y libre de ilusiones ingenuas, inspirada en la verdad perenne y edificante del Evangelio".


MERKEL COMPRENDE CRÍTICAS DEL PAPA Y PIDE RECONOCER RAÍCES CRISTIANAS DE EUROPA

Declaración de Berlín no menciona raíces cristianas o judeocristianas del continente

BERLÍN (ACI/Europa Press).-La Canciller alemana y Presidenta de turno del Consejo, Angela Merkel, aseguró ayer que comprende las críticas del Papa Benedicto XVI a la Unión Europea (UE) por no mencionar a Dios ni a sus raíces cristianas en la Declaración de Berlín –que conmemora el 50º aniversario del proceso de integración europea– y dijo que Europa debe reconocer de alguna manera esta herencia judeocristiana aunque sea en un documento distinto de la Constitución Europea. Durante su discurso previo a la firma de la Declaración de Berlín, Merkel se refirió "a título personal" al enumerar los valores que sustentan la UE a las "raíces judeocristianas de Europa", pese a que no aparecen citadas en la Declaración de Berlín por la oposición de algunos Estados miembros, encabezados por Francia. También se rechazó incluirlas en el Tratado constitucional, aunque algunos países como Polonia lo pidieron de manera insistente.

En la rueda de prensa final de la cumbre, la Canciller explicó que ella misma ha hablado ya con el Papa Benedicto XVI, como lo hizo con su predecesor, Juan Pablo II, sobre la mención de las raíces cristianas de la UE en el Tratado constitucional. "Sé que se trata de algo que desean muchas personas en Europa. Sin embargo, existen tradiciones seculares que rechazan mencionar la fe en documentos oficiales del Estado", señaló. Merkel se mostró convencida de que la cuestión de la tradición cristiana volverá a plantearse durante el debate para desbloquear el Tratado constitucional, pero dijo que ella es "realista, es decir, no muy optimista" sobre la posibilidad de que figuren en el texto definitivo. "Hay que aceptar discutir de este tema, es normal, y en el diálogo entre culturas y religiones a nivel mundial, los europeos deben poder expresar sus raíces comunes", apuntó. "Hay que aceptar que estamos marcados por este pasado judeocristiano. La cuestión es saber en qué tipo de documento se puede inscribir esto. La discusión continuará, y comprendo muy bien la posición de la Iglesia Católica, pero hay que admitir también que en Europa hay una clara separación entre el círculo político y el círculo religioso", concluyó.


LAS PREOCUPACIONES DE LA SANTA SEDE PARA LA EUROPA DEL MAÑANA

Energía, demografía, investigación ética, derechos humanos y sana laicidad

ROMA (ZENIT.org).-Diversificación y reducción del uso de los combustibles fósiles, centralidad de la dignidad humana en la investigación científica, problema demográfico, sana laicidad y salvaguarda de los derechos humanos. Son estas las preocupaciones de la Santa Sede para la Europa del mañana.

Es lo que afirmó el arzobispo Dominique Mamberti, secretario para las Relaciones con los Estados, en el Congreso celebrado del 23 al 25 de marzo en Roma, organizado por la Comisión de las Conferencias Episcopales de la Comunidad Europea COMECE), con motivo del 50 aniversario de la forma de los Tratados de Roma. El evento reunió a más de 400 delegados que al final realizaron el «Mensaje de Roma» a los jefes de Estado y de Gobierno de los Estados miembros de la Unión Europea, que se reunieron el 25 de marzo en Berlín por el mismo motivo.

Al tratar las políticas comunes de Europa, monseñor Mamberti afrontó sobre todo la «cuestión energética», subrayando la dimensión ética. En su intervención, el arzobispo subrayó la necesidad «de reducir el consumo de combustibles fósiles» y de apuntar a la «diversificación» de las fuentes energéticas, con el fin de ayudar, entre otras cosas, a «la paz en el mundo y la protección del ambiente». «La destrucción del ambiente, su uso impropio y egoísta y el acaparamiento violento de los recursos de la tierra, generan laceraciones, conflictos y guerras», observó. Sobre los desafíos económicos, sobre todo con vistas al bienestar de los países rezagados, el arzobispo subrayó la necesidad de «incentivar las inversiones en la búsqueda de la innovación». «La Iglesia católica está convencida de que, en la medida en que se orientan al bien común y respetan la dignidad humana, ciencia y tecnología son instrumentos esenciales y que hay que impulsar», añadió.

«No se pueden sin embargo negar los gravísimos e inaceptables resultados de una investigación que no ponga a la persona humana en el centro de sus objetivos», dijo el prelado refiriéndose al VII Programa Marco 2007-2013, al que el Consejo de Competitividad (Mercado Interno, Industria e Investigación) de la Unión Europea dio luz verde el 24 de julio de 2006. El Programa prevé, entre otras cosas, la financiación de los proyectos de investigación con células estaminales, una iniciativa que plantea problemas éticos. «Una democracia que, en lugar de servir a la vida humana, la someta a los votos y apoye a quien la suprime, parece presa de la prevaricación y de la intolerancia», observó.

Este comportamiento, añadió, supone «una estrategia, urgida por grandes intereses técnico-industriales, que recurre a la política para obtener instrumentos jurídicos que tutelen dichos intereses» y que «considera la ética como un obstáculo, en lugar de una ayuda al bienestar».

El arzobispo señaló el dato de que ningún país de Europa Occidental tiene un índice de nacimientos por mujer que corresponda al nivel mínimo de mantenimiento de la población (2,1 hijos por mujer), y subrayó problemas como la caída del índice de fecundidad, el envejecimiento de las generaciones y el aumento de la vida media. El prelado precisó que las causas más profundas de la creciente falta de natalidad no son de orden económico-social, sino «psicológico y moral». «Se trata, sobre todo, de individualismo y de una profunda crisis de confianza en el futuro por parte de las nuevas generaciones».

«La Iglesia está dispuesta a contribuir para poner remedio a tal pesimismo; pero las instituciones políticas y económicas deberían tener el valor de poner en cuestión un estilo de vida consumista y hedonista», añadió, subrayando también la necesidad de «apoyar la vida y la familia con acciones decididas en varios frentes». Respecto a los criterios de adhesión a la Unión Europea, monseñor Mamberti subrayó que la Santa Sede «urge a la observancia» de los llamados «criterios de Copenhague», aprobados por el Consejo Europeo de 1993, y que se refieren entre otras cosas a la defensa de los derechos humanos, la libertad religiosa, así como el respeto y protección de las minorías. «Además, si la ampliación es política de seguridad y estabilidad para la UE, no hay que infravalorar los ‘costes’ que esto comporta para los ciudadanos. No sólo en términos económicos, aunque de gran relieve, sino también culturales», afirmó. «La política de la ampliación no debería amenazar el compartir los principios y valores, forjados por el cristianismo, que han convertido a Europa en un faro de civilización para el mundo entero», añadió. Frente a tales cuestiones, añadió el arzobispo, «los católicos comprometidos en el ámbito público deberían ser conscientes de que ¡está en juego el significado mismo de su actividad política y el futuro de Europa!».

Los cristianos empeñados en la vida pública europea, «para ser plenamente coherentes con su fe (...), deben considerar como prioritario para su compromiso público la tutela de la vida humana, desde la concepción hasta la muerte natural, y de la estructura natural de la familia, como unión entre un hombre y una mujer, fundada en el matrimonio». Monseñor Mamberti habló luego de la necesidad en la construcción de Europa de una «correcta laicidad» y de una «autonomía de las realidades temporales». El prelado, en este sentido, subrayó el hecho de «que en la últimas dos legislaturas del Parlamento Europeo, las posiciones de la Iglesia católica y el Vaticano fueron atacadas casi 30 veces, y fueron injustamente acusados de indebida injerencia en el campo europeo».

También subrayó los peligros de una «ideología casi absoluta y unificante», del laicismo, que supone una «forma de intolerancia, presentada como la quintaesencia de la tolerancia». La historia, dijo, ha demostrado que cuando «las ideologías neopaganas han absolutizado el estado, disolviendo toda forma de pluralismo, las democracias han caído y los derechos de la persona han sido violados y arrollados». En este marco, concluyó, «corresponde en primer lugar a la Santa Sede, además de a todos los cristianos, recordar a este continente que (...) no puede traicionar los valores cristianos, como un hombre no puede traicionar sus razones para vivir y esperar, sin caer en una crisis dramática».


BENEDICTO XVI RECIBE EN AUDIENCIA AL SUPERIOR DE TAIZÉ

Continúa con una tradición inaugurada por el Papa Juan XXIII

CIUDAD DEL VATICANO (ZENIT.org).- Benedicto XVI recibió este lunes en audiencia al hermano Alois, sucesor del hermano Roger como superior de la Comunidad Ecuménica de Taizé, según informó la Oficina de Información de la Santa Sede. Si bien el Vaticano no ha comunicado detalles del encuentro, la audiencia continúa con la tradición que había comenzado el Papa Juan XXIII al recibir en audiencia todos los años al hermano Roger y que fue continuada después por los Papas. Ahora Benedicto XVI sigue con la costumbre: el año pasado también recibió al hermano Alois el 5 de enero.

La Comunidad de Taizé fue fundada por el hermano Roger, asesinado a los 90 años, el 16 de agosto de 2005, durante un encuentro de oración celebrado en la pequeña localidad francesa de Taizé, por una mujer mentalmente desequilibrada de 36 años. Del 28 de diciembre al 1 de enero pasados, unos 40.000 jóvenes se reunieron en Zagreb (Croacia) para participar en el vigésimo noveno encuentro europeo de jóvenes animado por esta comunidad.


UNA DECISIÓN CONSCIENTE

Los cristianos en la vida pública

Por el padre John Flynn

Los católicos implicados en la política deberían seguir su propia conciencia, pero al hacerlo necesitan estar bien informados, considera el secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Tarcisio Bertone, en un discurso el 6 de marzo. El cardenal Bertone expuso los criterios fundamentales del compromiso católico en la vida púlica con ocasión del lanzamiento del libro del senador italiano Luigi Bobba, titulado «El lugar de los católicos» («Il posto dei cattolici»). En sus comentarios, publicados en la edición italiana del 8 de marzo de L’Osservatore Romano, el cardenal observaba que es necesario que la conciencia de un político católico respete aquellos valores que no son negociables, a saber, aquellos que corresponden a la verdad objetiva. Sólo de esta forma la actividad pública se llevará a cabo de forma que respete a la persona humana y los derechos humanos fundamentales, afirmaba el secretario de estado. El cardenal Bertone mencionaba alguna de las áreas importantes que requieren atención, como la salvaguarda de la vida desde la concepción hasta la muerte natural, la promoción de la familia y la defensa de la institución del matrimonio como unión entre un hombre y una mujer. Implicarse en una política que daña valores como estos no es bueno para nadie, sostenía. Además, insistía el cardenal, sería erróneo justificar el actuar contra estos valores basando tal decisión en nombre de respetar la conciencia de cada uno. Es precisamente para evitar tales decisiones erróneas que la Iglesia hace escuchar su voz en los debates públicos sobre temas importantes.

Esta participación de la Iglesia en la arena pública no debería verse como una interferencia indebida, sino más bien como un intento de ayudar a formar las conciencias. En esta actividad, continuaba el cardenal Bertone, la Iglesia no limita su mensaje a los católicos, sino que se dirige a todas las personas de buena voluntad, en la esperanza de ayudarles a vencer la tentación de tomar decisiones basadas meramente en lo que es más pragmático y según el propio interés.

IGNORAR LOS PRINCIPIOS

El discurso del cardenal Bertone ha tenido lugar en un momento en el que obispo de varios países están hablando sobre temas políticos. En Escocia, monseñor Joseph Devine criticó duramente al Partido Laborista por ignorar los principios cristianos, informaba el periódico Scotsman el 12 de marzo. El obispo de Motherwell también advertía que el Partido Laborista podría dejar de contar con el apoyo tradicional de los católicos. Tras sus comentarios, indicaba el Scotsman, estaba la consternación del obispo por la legislación antifamilia promovida por el Partido Laborista tanto en el parlamento local escocés como en el parlamento del Reino Unido. «El estado parece haber desarrollado una nueva clase de moralidad desprovista de cualquier principio o trasfondo cristiano», declaraba Mons. Devine. Los principios cristianos también estaban en la mente del obispo de Parramatta, Australia, monseñor Kevin Manning. El obispo presentó una carta pastoral sobre la responsabilidad civil, publicada en marzo por la publicación diocesana Catholic Outlook. La carta ha salido justo antes de las elecciones del 24 de marzo en el estado de Nueva Gales del Sur. Las elecciones nacionales tendrán lugar a finales de este año.

Monseñor Manning citaba documentos del Vaticano II para animar a los católicos «a llevar la presencia de Jesús a todas las esferas de la actividad humana». Podemos influir en la sociedad haciendo opciones morales informadas a la hora de votar, observaba. El obispo de la diócesis de los suburbios de la zona occidental de Sydney también explicaba que esto no es un intento de imponer la doctrina católica a nadie. Creemos, indicaba, «que la doctrina católica actúa por el bien de todos, por una sociedad estable, y por la promoción de la dignidad humana, los derechos humanos y la libertad».

La carta pastoral presenta una serie de principios morales a tener en cuenta cuando se decide votar: proteger la vida en todas sus etapas; promover la familia basada en el matrimonio entre un hombre y una mujer; proteger los derechos de los padres a educar a sus hijos; servir al pobre y al vulnerable; proteger la solidaridad global; y ejercer la protección sobre la creación a través del cuidado del medioambiente. «Queda claro que la tarea entre manos es defender y promover los aspectos más fundamentales de la dignidad humana por el bien de todos», concluía monseñor Manning.

BUENOS CIUDADANOS

En Nigeria, los obispos animaban al gobierno a asegurar que las elecciones de abril serán libres y justas, según un reportaje publicado en el Catholic Information Service for Africa el 6 de marzo. La declaración se hizo en un comunicado con fecha del 3 marzo, hecho público al término del encuentro semanal en Abuja sobre el tema: «Buen Gobierno, Democracia y Responsabilidad Cristiana». «Estas elecciones o aumentarán o disminuirán el respeto que la comunidad internacional tiene por Nigeria», afirmaban los obispos en el comunicado. La declaración también pedía a los políticos que refrenaran el lenguaje intempestivo e incivil, y advertía a los nigerianos que votaran según sus conciencias en las próximas elecciones. El presidente nigeriano, Olusegun Obasanjo, se retirará en abril tras 8 años en el poder. A la vez que votan su nuevo presidente, los nigerianos también votarán los gobernadores de los estados y los miembros del parlamento.

La religión y la política siguen atrayendo la atención en Estados Unidos. En enero, el arzobispo de Denver, monseñr Charles Chaput, criticó duramente al gobernador católico de Colorado, Bill Ritter, por su petición de restaurar los requisitos para los programas de planificación familiar que reciben fondos del estado. Días antes de su toma de posesión del cargo el 9 de enero, Ritter anunció su intención de levantar las restricciones que evitaban que el gobierno estatal diera dinero a clínicas abortivas, informaba el 16 de enero el Denver Post. Estas restricciones habían sido impuestas por su predecesor Bill Owens, también católico. Como resultado de la decisión de Owens, Planned Parenthood perdió casi 400.000 dólares de financiación estatal.

El arzobispo Chapul calificó esta propuesta como una «política gravemente errónea» en un artículo publicado el 17 de enero en el Denver Catholic Register. Criticaba las actuaciones de Ritter que se presentó como un candidato pro vida. «A largo plazo, todos nosotros – obreros de la construcción, comerciantes, clero, atletas y funcionarios públicos – seremos juzgados por lo que hacemos, no por lo que decimos».

ELEGIR SABIAMENTE

El obispo de Baker, Oregon, monseñor Robert Vasa, también ha dado algunos consejos para los católicos en la vida pública. En un artículo publicado el 1 de marzo en el Catholic Sentinel, reflexionaba sobre lo que alguien a quien describía como «una conocida persona pública católica» había dicho sobre el aborto. Esta persona comentaba que era una cuestión de ejercitar la libre elección, los puedes elegir o rechazar, pero no podemos a decir a otro lo que tiene que hacer. Monseñor Vasa apuntaba, sin embargo, que algunas opciones son justas, y otras injustas. «Una opción injusta sería elegir acaba con la vida de otro ser humano», afirmaba. Yendo más allá, sería una opción claramente contraria a la enseñanza de la Iglesia. «Lo que creemos debe conformar lo que hacemos», concluía.

La exhortación apostólica postsinodal «Sacramentum Caritatis» recientemente publicada por el Papa, también toca la cuestión de la conciencia de los católicos que actúan en política. Bajo el concepto «coherencia eucarística», Benedicto XVI explicaba que «el culto agradable a Dios nunca es un acto meramente privado, sin consecuencias en nuestras relaciones sociales: al contrario, exige el testimonio público de la propia fe» (No.83). Esto vale para todos, continuaba el Papa, pero tiene una importancia particular para quienes están en posición de tomar decisiones sobre valores fundamentales que tienen que ver con la vida humana, la familia, el matrimonio y la educación. «Estos valores no son negociables», afirmaba el Pontífice. «Así pues, los políticos y los legisladores católicos, conscientes de su grave responsabilidad social, deben sentirse particularmente interpelados por su conciencia, rectamente formada, para presentar y apoyar leyes inspiradas en los valores fundados en la naturaleza humana», continuaba el documento. El Papa también recordaba a los obispos que «han de llamar constantemente la atención sobre estos valores. Ello es parte de su responsabilidad para con la grey que se les ha confiado». Advertencia valiosa en un momento en el que debates sobre temas morales están cada vez más presentes.


FALLECE EL OBISPO AUXILIAR DE MADRID, MONS. EUGENIO ROMERO POSE

MADRID (ACI).- El Obispo Auxiliar de Madrid, Mons. Eugenio Romero Pose, partió a la Casa del Padre hoy en la capital española a los 58 años de edad, informó el Arzobispado de Madrid. El mismo arzobispado informó que la Capilla Ardiente con los restos mortales del Prelado serán instalados a las 15:00 horas (hora local) en la Cripta de la Catedral de Santa María la Real de la Almudena. El cadáver permanecerá expuesto en la Cripta durante todo el día. Mañana, a las 10:30 horas, el Cardenal Arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco, el Cabildo Catedral y el Seminario rezarán ante el féretro el Oficio de Difuntos.

Mons. Romero Pose nació en Santa María de Bayo (A Coruña). Estudió en el Seminario de Santiago de Compostela. Fue ordenado sacerdote en su pueblo natal por el entonces Arzobispo de Santiago de Compostela, Mons. Ángel Suquía Goicoechea, el 27 de julio de 1974. Era Licenciado en Teología por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma; en esa misma Universidad obtuvo el Doctorado en Patrística. Fue Director del Instituto Teológico Compostelano y Rector del Seminario Mayor de Santiago de Compostela. El Prelado fue Obispo Auxiliar de Madrid desde el 1 de mayo de 1997, recibiendo su ordenación episcopal en la Catedral de Santa María la Real de la Almudena.


EL OBISPO DE ALMERÍA (ESPAÑA) PIDE A ESPAÑOLES VIVIR SEMANA SANTA QUE EXPRESA EN PÚBLICO LA FE PRIVADA

MADRID (ACI).- El Obispo de Almería, Mons. Adolfo González Montes, hizo un llamado a los ciudadanos a vivir una Semana Santa profunda, que exprese públicamente la fe que cada uno vive en lo privado. En un reciente mensaje, Mons. González aseguró que "la Semana Santa es para vivirla sin adulterarla, como antídoto contra la propuesta reiterativa y la tentación de una sociedad sin religión, absorbida por un modelo de Estado en el cual no cabe otra consideración positiva de la religión que la que permite su reducción a meras creencias privadas".

"La fe es, ciertamente, privada por ser opción que no se impone sino que se propone a las personas particulares, pero es realidad pública por cuanto afecta a la vida entera de las personas creyentes; y por ser participada por grandes mayorías sociales y culturales que es imposible reducir al silencio, como si Cristo no hubiera padecido por nosotros. Si el Estado laicista no quiere reprimir la libertad de religión habrá de respetar las manifestaciones públicas de fe porque la sociedad es libre para llevarlas a cabo, salvaguardando siempre el bien común y el orden social", advirtió.

El Obispo precisó que "cuantos creemos en Cristo no podemos dejar de dar testimonio de que su muerte y resurrección han cambiado el sentido de la vida de los millones de seres humanos, que, generación tras generación desde que él pasó por nuestro mundo, han encontrado la acción salvadora de Dios en su muerte y gloria, porque en ellas han conocido la revelación definitiva del amor misericordioso de Dios". Mons. González recordó que las manifestaciones de religiosidad popular del Triduo Pascual, de particular belleza en España, "son expresión acendrada del amor por Cristo y su santísima Madre, manifestado en la veneración de las sagradas imágenes".

"En estos desfiles ponen los fieles alma y cuerpo, ilusión y calor humano y fe religiosa en grado tal que los cofrades, devotos acompañantes de las imágenes de Cristo y María, parecen haber vivido durante todo el año para la escenificación de su devoto fervor por el dolor de ambos como expresión de amor que sólo con amor se paga", indicó. "Con todo, en la Semana Santa convergen varias y diversas circunstancias culturales e intereses sociales, que hacen de ella un bien patrimonial y un recurso de influencia social. La Semana Santa evidencia que los sentimientos religiosos de los pueblos de tradición cristiana hunden tan hondamente sus raíces en la fe que su desarraigo institucional no significa indiferencia ante la vida de la Iglesia", señaló.

"De ahí que hayamos de vigilar para mantener la identidad de la Semana Santa, libre de manipulaciones, para que no se produzca su reducción a mera cultura tradicional, cediendo a intereses espurios, que no se compadecen con los sentimientos religiosos inspirados por una fe recta y la comunión eclesial de los cofrades", prosiguió el Prelado español.

Asimismo, exhortó "a todas las cofradías y a todo el pueblo cristiano a secundar con fe una tradición cristiana que ve un tiempo para la salvación, fruto de la misericordia infinita de Dios, en las celebraciones litúrgicas de la Semana Santa, y en los desfiles procesionales igual que en los actos de piedad que las acompañan". "La semana grande de la fe nos invita a no transitar por las celebraciones pascuales como si a ellas no hubiéramos llegado por el camino penitencial de la Cuaresma en persecución ascética de un cambio de vida necesario para salvarse. Porque el Señor pasa y llama a la puerta conviene estar en vela y no dejarle pasar quedándonos sin el efecto benéfico de su paso redentor", concluyó.


CELAM ALERTA SOBRE DIFUSIÓN DE LISTAS NO OFICIALES DE PARTICIPANTES EN V CONFERENCIA

REDACCIÓN CENTRAL (ACI).-La Secretaría General del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) difundió un comunicado en el que advierte que la Santa Sede aún no ha publicado una lista oficial de participantes para la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y el Caribe que se celebrará en mayo próximo.

“Ante listas de participantes de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, que circulan por diversos medios, queremos advertir que esas listas no tiene el aval del CELAM, y que todavía no ha sido publicada ninguna lista oficial al respecto”, advierte el Consejo. Asimismo, anticipa que “la lista oficial de participantes de la V Conferencia General será publicada oportunamente por la Santa Sede”.


EPISCOPADO PERUANO CONFÍA EN QUE MARCO LEGAL ACLARE SITUACIÓN DE UNIVERSIDAD CATÓLICA

LIMA (ACI).- El Presidente de la Conferencia Episcopal del Perú (CEP), Arzobispo Miguel Cabrejos, firmó una declaración sobre el impasse en torno al patrimonio de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) manifestando su confianza en que la situación de “carácter legal” se aclare de la mejor manera posible en este marco, “en beneficio de la educación universitaria católica y de la juventud que se forma en estos claustros universitarios” El Prelado considera en la nota que la situación generada respecto al patrimonio que legara a dicha casa de estudios el intelectual peruano José De la Riva Agüero, “es un tema de carácter legal porque se trata del derecho de propiedad en torno a este legado”. Igualmente expresa que “el marco legal en el Perú establece las formas adecuadas para consolidar los derechos de propiedad”, cualquier controversia y que “éste mismo marco normativo otorga los caminos para eliminar la posible incertidumbre jurídica”. “Sin embargo –concluye el Presidente– en mi condición de Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana, expreso mi deseo que esta situación se aclare de la mejor manera en beneficio de la educación universitaria católica y de la juventud que se forma en estos claustros universitarios”.

Al inicio de esta semana, el Arzobispo de Lima, Cardenal Juan Luis Cipriani, expresó su decisión cumplir la voluntad de Riva Agüero, que cedió en su testamento el terreno donde funciona la PUCP, de que se conformara una Junta de Administración a perpetuidad e insustituible que velara por esta herencia, cuya existencia, según señala el Arzobispado limeño, es desconocida por las autoridades universitarias.


ME GUSTARÍA HACER CAMINO DE COMUNIÓN ENTRE TODOS LOS QUE FORMAMOS LA IGLESIA”

La religiosa Teresiana, Mª Cristina Martínez, elegida presidenta de la Unión de Religiosos de Cataluña

MADRID (IVICON).- La religiosa de la Compañía de Santa Teresa, Mª Cristina Martínez Piérola, ha sido elegida Presidenta de la Unión de Religiosos de Cataluña (URC), en la reunión de la Comisión Permanente que tuvo lugar el pasado 13 de marzo. Mª Cristina Martínez Piérola sustituye al frente de los religiosos de Cataluña al jesuita Pere Borrás Durán, que durante los últimos cuatro años ha ocupado el cargo de Presidente. “Me gustaría hacer camino de comunión entre todos los que formamos la Iglesia: laicos, sacerdotes, obispos y religiosos”, afirma Mª Cristina Martínez que resalta que lo que “importa es que sigamos en la línea de estar abiertos a las nuevas iniciativas en la Vida Religiosa: lo intercongregacional y los nuevos proyectos”

Miembro de la Comisión Permanente de la URC desde 2004, Mª Cristina, es provincial de la Provincia de Santa Teresa de Cataluña y Montpellier desde 2001. Natural de Barcelona, realizó el noviciado en Tortosa en 1979 y emitió sus votos perpetuos en 1987. Profesora de EGB y licenciada en Filología Hispánica, ha ocupado el cargo de directora en los centros que la Compañía de Santa Teresa regenta en Tarragona y Tortosa. Así mismo ha trabajado de redactora en la editorial STJ.


COMIENZA EL AÑO JUBILAR EN EL REAL MONASTERIO DE GUADALUPE

Una solemne eucaristía, en la que participaron más de 16.000 peregrinos, inauguró la celebración del primer centenario de la Virgen de Guadalupe como patrona de Extremadura

MADRID (IVICON).- Más de 16.000 peregrinos se dieron cita el pasado sábado, día 24, en Guadalupe (Cáceres), en la celebración de la apertura del Año Jubilar con motivo del primer centenario del patronato de la Virgen de Guadalupe sobre Extremadura. El acto central de la apertura del Año Jubilar fue la solemne celebración de la eucaristía que tuvo lugar en el atrio de la Basílica del Real Monasterio de Guadalupe y que estuvo marcada por un “gran júbilo del pueblo cristiano, calor de corazón y recogimiento”, como resaltó el guardián de la comunidad franciscana que custodia el Santuario, Fray Guillermo Cerrato.

Presidida por el Arzobispo de Toledo y Cardenal primado de España, Antonio Cañizares, contó también con la presencia de los demás prelados de la iglesia extremeña: el Arzobispo titular de Mérida- Badajoz, Santiago García Aracil y el Arzobispo emérito de esa diócesis, Antonio Montero, el obispo de Plasencia, Amadeo Rodríguez, y el administrador diocesano de Coria-Cáceres, Ceferino Martín. Alrededor de 300 sacerdotes se dieron cita en la celebración, además del Ministro Provincial de la Provincia Bética de los Franciscanos, Fray Francisco García, el Párroco de la Puebla, Fray José Arenas, y el Guardián del de la comunidad franciscana del Real Monasterio, Fray Guillermo Cerrato.

Entre las autoridades civiles se encontraba el Presidente de la Junta de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, el Titular del Parlamento autónomo, Federico Suárez, la delegada del Gobierno, Carmen Pereira y varios de los consejeros de la Junta extremeña.

El Cardenal Cañizares resaltó en su homilía “el deseo de hacer de Santa María de Guadalupe el centro y el espíritu de reconciliación ante los acontecimientos vividos por la iglesia extremeña la pasada semana”, señala fray Guillermo, en referencia a la polémica suscitada por las fotografías de José Antonio Montero Montoya. Uno de los momentos más sobrecogedores de la celebración, recordó Guillermo Cerrato, se produjo con el abrazo de la paz que monseñor Cañizares y el presidente Ibarra intercambiaron, y que fue recibido con un espontáneo aplauso por parte de la asamblea que participaba en la eucaristía.

A lo largo de este año, asegura el Guardián de la comunidad franciscana, se llevarán a cabo actividades de índole cultural, como congresos y exposiciones, que junto a la misa de Peregrinos, que acogerá a los que todos los días se acercan a venerar a la Virgen de Guadalupe, centrarán las principales actividades del Año Jubilar


PRESENCIA DE LOS MISIONEROS ESPAÑOLES EN LA REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DEL CONGO

KINSHASA OMPRESS- Los enfrentamientos registrados desde el pasado jueves en Kinshasa entre las milicias del ex vicepresidente, dirigente opositor y antiguo 'señor de la guerra' Jean Pierre Bemba, y las Fuerzas Armadas de la República Democrática del Congo (RDC) han causado al menos 60 muertos, según informó la Misión de la ONU en la RDC (MONUC).

En la República Democrática del Congo trabajan actualmente cerca de 300 misioneros que pertenecen a 25 congregaciones femeninas y diez masculinas. Aunque la mayor parte de ellos no están en la zona de Kinshasa sino en otras partes de este inmenso país como son la zona de los grandes lagos en la frontera de Ruanda al oeste; en Lubumbashi, al sur, cerca de Zambia; y en Kisangani y Kananga, en el centro. Las distancias superan el trayecto Madrid-París en una zona que no se caracteriza por sus buenas comunicaciones. La presencia de los misioneros españoles ha sido constante durante más de un siglo, a pesar de las terribles desgracias que han asolado a este inmenso país.


UN SACERDOTE CONGOLEÑO CONDENA "EL DESEO DE DIVIDIR EL CONGO PARA REPARTIRSE SUS RIQUEZAS"

KINSHASA OMPRESS- "Tras los últimos acontecimientos se entreven las usuales lógicas de repartición del territorio para el control de las riquezas congoleñas" dice a la Agencia Fides el padre Valer Shango, sacerdote congoleño. "Los fuertes enfrentamientos en la capital han puesto en segundo plano otros acontecimientos igualmente importantes. La crisis con Angola por la presencia de tropas de Luanda sobre la ladera congoleña de la frontera en Kahemba, en la provincia de Bandundu, rica en oro; las continuas violencias en el Kivu por parte de los rebeldes; el Ituri todavía no apaciguado. Son todos acontecimientos que están poniendo en seria tela de juicio el proceso de pacificación nacional convalidado por las elecciones presidenciales del pasado octubre."

Desde hace días en la capital de la República Democrática del Congo, se enfrentan las tropas del ejército regular con los milicianos del cuerpo de guardia personal del ex Vicepresidente Jean-Pierre Bemba. Este último, buscado por las autoridades congoleñas por "alta traición", se ha amparado en la embajada surafricana. Bemba es acusado de haber usado para fines privados a los militares a él asignados como guardaespaldas. En realidad se trata de milicianos de su ex movimiento de guerrilla, que debían ser integrados en el ejército regular una vez realizadas las elecciones. Bemba, derrotado en las elecciones presidenciales de octubre se ha negado a permitir a sus hombres que se integren en el ejército, afirmando que todavía necesitaba su protección.

Los combates en los alrededores de la vivienda de Bemba, en Gombe, Norte de Kinshasa, han visto también el empleo de armas pesadas. "Ha habido muchos muertos y heridos. Las viviendas civiles han sufrido graves daños. Sin contar con los saqueos por parte de los milicianos y de sencillos delincuentes", afirma Valer. Al menos un golpe de mortero disparado desde Kinshasa ha caído en los alrededores del municipio de Brazzaville, capital de la República del Congo, separada de la capital de la RDC tan sólo por el río Congo, causando dos heridos.

"Quien sufre en esta situación es el pueblo - continúa el sacerdote congoleño - en una ciudad como Kinshasa, con más de 8 millones de habitantes, la mayoría de los cuales viven de una economía de subsistecia, quedarse cerrados en casa significa el hambre porque nadie puede ir al mercado para comprar y vender géneros de primera necesidad. Lo que deja consternados a los congoleños son los Cascos Azules de la ONU, que no han intervenido para detener los combates, limitándose a contar los muertos y las destrucciones."

Valer Shango también está preocupado por la dimensión regional de la crisis. "Los últimos acontecimientos me recuerdan a aquellos de 1998-2000, cuando los ejércitos de nuestros vecinos intervinieron en el Congo y trataron de dividir el país para repartirse las riquezas. Me temo que el antiguo plan de dividir el Congo en muchos pequeños Estados, débiles y fácilmente manipulables, no haya muerto en absoluto", concluye el sacerdote.


GRUPOS ISLÁMICOS IMPONEN UN IMPUESTO A LOS CRISTIANOS IRAQUÍES

BAGDAD OMPRESS.- En el cuarto aniversario de la entrada de los norteamericanos en Bagdad las condiciones de la cada vez más exigua comunidad cristiana en Iraq no han mejorado en absoluto. Atentados, raptos y amenazas siguen siendo algo cotidiano para quien no ha logrado huir. "Los súbditos no musulmanes deben pagar el tributo a la yihad si quieren que se les permita seguir viviendo y profesando su fe en Irak". Estas son las directrices de las milicias islámicas a los cristianos de Bagdad y Mosul, que se ven además obligados a dejar sus casas porque cartas amenazadoras las asignan ya a ciudadanos musulmanes. Esta noticia la ha dado la página web en árabe ankawa.com que informa de los testimonios de iraquíes huidos a Erbil en la región semiautónoma del Kurdistán.