Jesús Martí Ballester y Antonio Pavía, escritores de largo recorrido, sacerdotes y colaboradores de Betania, coinciden hoy en esta página del Libro de la Semana. Los dos, además, fueron premiados con el galardón “Escritor del Año”, de Betania. Martí en 1998 –el primero—y Pavía en 2004. Y digamos que la coincidencia de ambos autores en esta sección no ha sido provocada, casi, casi fortuita


LOS DISCIPULOS DE EMAÚS

La alegría del reencuentro

Por Antonio Pavía

Ediciones San Pablo, Madrid, España

Son ya siete libros que el misionero comboniano, Antonio Pavía, ha publicado en San Pablo. Y todos tienen varios puntos de unión, auténticos nexos pastorales y tambien de estilo o de saber “fabricar” libros. Estos títulos nos marcan una enorme calidad en la exégesis y en el comentario de textos evangélicos. Siempre el título de cada volumen marca el arranque, el texto del Evangelio de Jesús en que se va a basar el recorrido de explicación doctrinal. Luego, cuando a continuación, demos los títulos de los referidos volúmenes anteriores se va a entender muy bien esa direccionalidad temática y doctrinal. Otro de los nexos de todas las obras de Pavía es que sirven de acción pastoral para los miembros –cada vez más numerosos—de la Comunidad Bíblica “María Madre de los Apóstoles”. Ciertamente no es una dedicación exclusiva para esas personas que trabajan y fundamentan su fe cristiana en la citada Comunidad Bíblica los libros de Antonio Pavía. Son editados por San Pablo, editorial de mucha fuerza divulgadora y, sin duda, habrán hecho mucho bien a innumerables personas.

El otro nexo –si se me permite—es que Antonio Pavía tiene una buena encarnadura idiomática, es un buen escritor y de bastantes capacidades. Como se sabe es colaborador de Betania y ha mantenido durante tiempo una serie, excelente, de comentario sobre los salmos. “Salmodió, por así decirlo, con su chispa y sabiduría, los 150 salmos. Y esa obra ingente, publicada en Betania, será tambien un próximo libro suyo en San Pablo, que bien podría salir en el próximo otoño. La sección “La Oración de y con Jesucristo” ha “heredado” unos comentarios sobre el Libro de la Sabiduría que ahora publicamos. Sin duda, el futuro libro de los Salmos de Antonio Pavía será una autentica obra monumental por su dimensión doctrinal, por su extensión y por la calidad de los comentarios.

Decíamos que la sencilla reproducción de los títulos de las obras de Pavía centra bastante sus objetivos y su estilo. “Las Bienaventuranzas”, “Santificado sea tu nombre”, “El Ciego de Nacimiento”, “La Samaritana y el pozo de Dios”, “”El Buen Pastor –y ahora “Los discípulos de Emaús”—reflejan y describen otros pasajes evangélicos de gran resonancia y sobre los que –sin duda—se pueden construir importantes catequesis. Pero la base es esa: a partir de una escena del Evangelio construye un importante compendio de ideas, siempre muy válidas para la oración comunitaria, pero, asimismo, para la individual, pues sabemos que muchas personas han encontrado gran auxilio en los textos del padre Pavía como “formularios” para construir los ratos diarios de oración personal.

En el caso de “Los Discípulos de Emaús” se dan dos circunstancias que merecen ser expresadas. Por un lado, es un “libro de Pascua”. Es un libro basado en la Resurrección, de la fueron prontos testigos los de Emaús. Con lo cual está cerca de los tiempos sublimes que vamos a conmemorar y que refleja este número especial de Betania. Por otro lado, y a nuestro juicio, Antonio Pavía demuestra, luce, una enorme hondura y, si se quiere, una muy especial sensibilidad es dicho último texto suyo. Tal vez sea la experiencia, el paso del tiempo. No se…

En fin, Antonio Pavía fue elegido “Escritor del Año” de Betania en 2004 y es además prologuista de un último libro de Julia Merodio, colaboradora tambien de Betania y que ha sido nuestra más reciente ganadora del premio. Podríamos decir –con alegría—que todo queda en casa. Y además con la coincidencia en el tiempo de publicación de otra de las características obras de Jesús Martí Ballester, el primer Escritor de Año de Betania, pues que como completamos –hoy y aquí—algo que parecía incompleto.

 

UNA NUEVA LECTURA DE SUBIDA DEL MONTE CARMELO (DE SAN JUAN DE LA CRUZ)

Por Jesús Martí Ballester

BAC Popular, Madrid, España

Se ha dicho que san Juan de la Cruz debería ser el libro de cabecera de todo cristiano. En esta crisis de fe que padece el mundo moderno, el Doctor Místico puede ser el remedio carismático. Seguimos con nuestro afán de dar reseña de los libros del sacerdote valenciano, don Jesús Martí Ballester. Él, como decíamos en otras ocasiones, ha querido traducir al lenguaje de hoy los textos de nuestros grandes místicos. Y en el caso de San Juan de La Cruz, Martí Ballester, alcanza una muy especial sensibilidad en sus versiones. Si nos interesó bastante el libro dedicado al poema "La llama de amor viva", tenemos que decir que el tomo que reseñamos hoy está más vigorosamente construido. Tal vez, ocurre que "La subida al Monte Carmelo" es la obra cumbre de San Juan de la Cruz en cuanto al modo y al camino de purificación mística. Y después de muchos años de estar agotados todos los libros de Martí Ballester sobre los místicos españoles, la prestigiosa Biblioteca de Escritores Cristianos (BAC) ha decidido volverlos a reeditar. Asimismo, Jesús Martí Ballester actualiza notas y comentarios en esta nueva edición que, en definitiva, podemos considerarla tambien como una nueva lectura.

Digamos, por otro lado, que al ser “La subida” el texto más importante, la traducción también se impregna de la calidad juanista. Es importante para los no expertos en San Juan de la Cruz iniciarse con este libro, que sin duda ayudará a adentrarse --luego-- en el original. El tomo en cuestión está dedicado por el padre Martí al anterior pontífice, al recordado papa Juan Pablo II que, como se sabe, era un importantísimo experto en la obra de San Juan de la Cruz., Jesús Martí Ballester está consiguiendo en un arduísimo esfuerzo conectar con la experiencia, la mentalidad, las zonas de interés y sensibilidad actuales. En sus manos gana el texto luminosidad y vigor y nitidez las citas bíblicas. Sólo el amor a san Juan y a los lectores y una prolongada asimilación de las experiencias de ambos ha darle luz podido y valentía para llevar a cabo Una obra brava y hermosa que requiere mucho cariño, arte, competencia. El éxito del Cántico espiritual presagia el de la Subida del Monte Carmelo, donde nos revela con toda su garra y belleza a un profeta genial.

Habrá que considerar, asimismo, que el mismo esfuerzo realizado por don Jesús Martí Ballester con la divulgación de la obra de San Juan de la Cruz ha sido realizado con la obra de Santa de Teresa en la misma fórmula de actualización idiomática de tos textos. Todo este esfuerzo no sería posible sin el conocimiento profundo que Martí tiene de la obra de San Juan de la Cruz. Es, sin duda, uno de los grandes sanjuanistas españoles que ha preferido entrar en materia de acción social mediante la divulgación, en lugar --de tal vez-- preferir llevar a cabo una obra más docta y restringida. Nosotros aplaudimos la opción de don Jesús.

Como se sabe, la extensa obra de Martí Ballester mereció por parte de la Redacción de Betania, la elección de "Escritor del Año del 1998". Fue la primera persona que ganó este premio. Y es curioso –porque no ha estado provocado que la publicación del presente libro de Martí Ballester coincida con la crítica de un nuevo libro del misionero comboniano, Antonio Pavía “Los discípulos de Emaús”. El padre Pavía es colaborador de Betania –como lo es don Jesús Martí Ballester—y es ganador tambien del galardón de Escritor del Año de Betania 2004. Feliz coincidencia que valoramos de manera muy positiva

 

Ángel Gómez Escorial