Domingo VII del Tiempo Ordinario
18 de febrero de 2007

Plegarias

ÁNTIFONA DE ENTRADA Sal 67, 6-7.36

Dios vive en su santa morada- Dios prepara casa a los desvalidos, da fuerza y poder a su pueblo.

ACTO PENITENCIAL

Señor Jesús, Tú que nos pides que amemos a nuestro enemigos, perdona nuestras constantes faltas de soberbia.

Señor Ten Piedad

Señor Jesús, Tú nos que nos pides que nos alejemos de la violencia perdona nuestros pecados de abuso de poder y de humillación a los hermanos.

Cristo Ten Piedad

Señor Jesús, Tú que nos pides que no demandemos nada a cambio por nuestros favores, no tengas en cuenta nuestras habituales petulancias y los actos de injusta superioridad.

Jesús Ten Piedad

ORACIÓN COLECTA

Oh Dios que por medio de la humillación de tu Hijo levantaste a la humanidad caída; concede a tus fieles la verdadera alegría para que, quienes hemos sido librados de la esclavitud del pecado, alcancemos también la felicidad eterna.

Por Jesucristo Nuestro Señor

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Acepta, Señor Dios, estas ofrendas que hemos preparado para ti y que tu generosidad y el poder del Espíritu las transforme en Cuerpo y Sangre de tu Amado Hijo, el Sacramento de nuestra salvación.

PLEGARIA EUCARÍSTICA

El Señor esté con vosotros.

Levantemos el corazón-

Demos gracias al Señor, nuestro Dios

 

Id por todo el mundo, anunciando el Reino del amor,

Muchas personas están caídas y pasamos de largo.

No son enemigos, ni podemos devolvernos mal por mal.

Haznos pacíficos como tu Hijo fue pacífico.

Quiero que él,

que Jesús de Nazaret

sea profeta, aquí, en mi pueblo, en mi ciudad.

 

Conviérteme, Dios Padre, primero a mí,

Para que yo pueda anunciar a otros la Buena Noticia

y ser profeta junto a los míos.

Dame audacia.

en este mundo frío y autosuficiente,

lleno de vergüenza y miedo,

quiero vivir en libertad.

 

Dame esperanza.

en esta sociedad recelosa y cerrada,

donde las personas no confían en nadie,

quiero tener un corazón desinstalado y generoso.

Dame amor.

en esta tierra insolidaria y egoísta,

quiero sentir el amor a flor de piel.

 

Dame constancia,

en este ambiente cómodo y superficial,

no dejes que los cristianos nos cansemos fácilmente,

al contrario que el entusiasmo

nos lleve a construir Tu Reino del amor.

Y con todos los discípulos

y seguidores anónimos de Jesús, queremos

alabarte llenos de alegría, cantando:

SANTO, SANTO, SANTO

ANTÍFONA DE COMUNIÓN Salmo 33, 9

Gustad que bueno es el Señor; dichoso el que se acoge a Él

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Felices de saber, Dios Padre Nuestro, que constantemente nos alimentas con este Pan del Cielo, danos la fuerzas para amarnos entre nosotros y poder llevar el Evangelio de tu Hijo único a los confines del mundo.

Por Jesucristo Nuestro Señor