Muchos lectores están demostrando un interés renovado por esta sección de Noticias. Y al respecto queremos decir que tiene una intención de guardar noticias de interés, y no tanto un sentido de total actualidad, ya que los cambios se hacen semanales y no diarios. También queremos decir que estamos dispuestos a publicar todas las noticias que nos lleguen, siempre que procedan de agencias o instituciones que marquen claramente el origen de dichas noticias. Asimismo, cualquier sugerencia sobre esta sección de Noticias será bienvenida.


EL PAPA DA REPASO A LA SITUACIÓN INTERNACIONAL

En su alocución al Cuerpo Diplomático acreditado ante la Santa Sede

CIUDAD DEL VATICANO (ZENIT.org).- Publicamos el discurso que pronunció Benedicto XVI en la Sala Regia del Palacio Apostólico Vaticano ante los miembros del Cuerpo Diplomático acreditado ante la Santa Sede.

DISCURSO INTEGRO

Señor Decano,

Excelencias, Señoras y Señores:

Con mucho gusto os recibo hoy para esta tradicional ceremonia de intercambio de felicitaciones. Aunque se renueva cada año, no se trata sin embargo de una simple formalidad, sino de una ocasión para consolidar nuestra esperanza y para comprometernos aún más al servicio de la paz y del desarrollo de las personas y de los pueblos.

En primer lugar, deseo agradecer a vuestro Decano, el Embajador Giovanni Galassi, las amables palabras con las que ha expresado vuestra felicitación. Dirijo también un saludo particular a los Embajadores que participan por primera vez en este encuentro. A todos os expreso mis más cordiales votos y os aseguro mis oraciones para que el 2007 sea para vosotros, vuestras familias y colaboradores, para todos los pueblos y para quienes los rigen, un año de prosperidad y de paz.

Al inicio del año se nos invita a mirar la situación internacional para examinar los retos que debemos afrontar juntos. Entre las cuestiones esenciales, ¿cómo no pensar en los millones de personas, especialmente mujeres y niños, que carecen de agua, comida y vivienda? El escándalo del hambre, que tiende a agravarse, es inaceptable en un mundo que dispone de bienes, de conocimientos y de medios para subsanarlo. Esto nos impulsa a cambiar nuestros modos de vida y nos recuerda la urgencia de eliminar las causas estructurales de las disfunciones de la economía mundial, y corregir los modelos de crecimiento que parecen incapaces de garantizar el respeto del medio ambiente y un desarrollo humano integral para hoy y sobre todo para el futuro. Invito de nuevo a los Responsables de las Naciones más ricas a tomar las iniciativas necesarias para que los países pobres, que a menudo poseen muchas riquezas naturales, puedan beneficiarse de los frutos de sus propios bienes. Desde este punto de vista, es también motivo de preocupación el retraso en el cumplimiento de los compromisos asumidos por la comunidad internacional en los años recientes. Sería, pues, de desear la reanudación de las negociaciones comerciales de "Doha Development Round" de la Organización Mundial del Comercio, así como la continuación y la aceleración del proceso de anulación y reducción de la deuda de los países más pobres, sin que eso esté condicionado por medidas de ajuste estructural, perjudiciales para las poblaciones más vulnerables.

Igualmente, en el ámbito del desarme, se multiplican los síntomas de una crisis progresiva, vinculada a las dificultades en las negociaciones sobre las armas convencionales así como sobre las armas de destrucción masiva, y, por otra parte, al aumento de los gastos militares a escala mundial. Las cuestiones de seguridad, agravadas por el terrorismo que es necesario condenar firmemente, deben tratarse con un enfoque global y clarividente.

Por lo que se refiere a las crisis humanitarias, conviene tener en cuenta que las Organizaciones que las afrontan necesitan un apoyo más fuerte, a fin de que puedan proporcionar protección y asistencia a las víctimas. Otra cuestión que adquiere siempre más relieve es la de los movimientos de personas: millones de hombres y mujeres se ven obligados a dejar sus hogares o su patria debido a violencias, o a buscar condiciones de vida más dignas. Es ilusorio pensar que los fenómenos migratorios puedan ser bloqueados o controlados simplemente por la fuerza. Las migraciones y los problemas que crean deben afrontarse con humanidad, justicia y compasión.

¿Cómo no preocuparse también de los continuos atentados a la vida, desde la concepción hasta la muerte natural? Tales atentados afectan incluso a regiones donde la cultura del respeto de la vida es tradicional, como en África, donde se intenta trivializar subrepticiamente el aborto por medio del Protocolo de Maputo, así como por el Plan de acción adoptado por los Ministros de Sanidad de la Unión Africana, y que dentro de poco se someterá a la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno. Se extienden también amenazas contra la estructura natural de la familia, fundada en el matrimonio de un hombre y una mujer, así como los intentos de relativizarla dándole el mismo estatuto que a otras formas de unión radicalmente diferentes. Todo esto ofende la familia y contribuye a desestabilizarla, violando su carácter específico y su papel social único. Otras formas de agresión a la vida se cometen a veces al amparo de la investigación científica. Se apoya en la convicción de que la investigación no está sometida más que a las leyes que ella se da a sí misma, y que no tiene otro límite que sus propias posibilidades. Es el caso, por ejemplo, del intento de legitimar la clonación humana para hipotéticos fines terapéuticos.

Este cuadro preocupante no impide percibir elementos positivos que caracterizan nuestra época. Quisiera mencionar, en primer lugar, la creciente toma de conciencia sobre la importancia del diálogo entre las culturas y entre las religiones. Se trata de una necesidad vital, concretamente ante los retos comunes que afectan a la familia y a la sociedad. Por otra parte, pongo de relieve numerosas iniciativas en este sentido, encaminadas a construir las bases comunes para vivir en concordia.

Conviene también tener en cuenta cómo la comunidad internacional ha tomado conciencia cada vez más de los enormes retos de nuestro tiempo, así como de los esfuerzos para que se traduzca en actos concretos. En el seno de la Organización de las Naciones Unidas, el año pasado se ha creado el Consejo de Derechos Humanos, esperando que centre su actividad en la defensa y promoción de los derechos fundamentales de la persona, en particular el derecho a la vida y el derecho a la libertad religiosa. Evocando las Naciones Unidas, me siento en el deber de saludar con gratitud a Su Excelencia el Señor Kofi Annan por la obra llevada a cabo durante sus mandatos de Secretario General. Formulo mis mejores votos para su sucesor, el Señor Ban Ki-moon, que acaba de asumir sus funciones.

En el ámbito del desarrollo, se han promovido también diversas iniciativas a las que la Santa Sede ha ofrecido su apoyo, recordando al mismo tiempo que estos proyectos no deben dispensar del compromiso de los países desarrollados de destinar el 0,70% de su producto interior bruto para la ayuda internacional. Otro elemento importante es el esfuerzo común para la erradicación de la miseria, que requiere no sólo una asistencia cuya extensión es de desear, sino también la toma de conciencia sobre la importancia de la lucha contra la corrupción y la promoción de la buena administración. Es necesario también fomentar y continuar los esfuerzos realizados con el fin de garantizar la aplicación del derecho humanitario a las personas y a los pueblos, para una protección más eficaz de las poblaciones civiles.

Al considerar la situación política en los distintos continentes, encontramos aún muchos motivos de preocupación y de esperanza. Constatamos en primer lugar que la paz es a menudo muy frágil e incluso ridiculizada. No podemos olvidar el Continente africano. El drama de Darfur continúa y se extiende a las regiones fronterizas del Chad y de la República Centroafricana. La comunidad internacional parece impotente desde hace casi cuatro años, a pesar de las iniciativas destinadas a aliviar a las poblaciones indefensas y a aportar una solución política. Estos medios sólo podrán ser eficaces mediante una colaboración activa entre las Naciones Unidas, la Unión Africana, los Gobiernos implicados y otros protagonistas. Les invito a todos a actuar con determinación: no podemos aceptar que tantos inocentes sigan sufriendo y muriendo así.

La situación en el Cuerno de África se ha agravado recientemente con la reanudación de las hostilidades y la internacionalización del conflicto. Al llamar a todas las partes a que abandonen las armas y a la negociación, me permito recordar a Sor Leonella Sgorbati, que dio su vida al servicio de los más desfavorecidos, invocando el perdón para sus asesinos. Que su ejemplo y su testimonio inspiren a todos los que buscan realmente el bien de Somalia.

En Uganda, es preciso alentar los avances de las negociaciones entre las partes, de cara a poner fin a un conflicto cruel en el que se han reclutado incluso numerosos niños obligados a hacer de soldados. Esto permitirá a muchos desplazados volver a su casa y reemprender una vida digna. La colaboración de los jefes religiosos y la reciente designación de un Representante del Secretario General de las Naciones Unidas son un buen augurio. Repito: no olvidemos África y sus numerosas situaciones de guerra y tensión. Es necesario recordar que sólo las negociaciones entre los diferentes protagonistas pueden abrir la vía para una justa solución de los conflictos y dejar entrever un progreso en la consolidación de la paz.

La Región de los Grandes Lagos se ha visto ensangrentada, después de años, por guerras feroces. Con satisfacción y esperanza conviene acoger la reciente evolución positiva, en particular la conclusión de la fase de transición política en Burundi y más recientemente en la República Democrática del Congo. Sin embargo, es urgente que los países se esfuercen por recuperar el funcionamiento de las instituciones del estado de derecho, para poner freno a todas las arbitrariedades y permitir el desarrollo social. Para Ruanda, deseo que el largo proceso de reconciliación nacional después del genocidio alcance su fruto en la justicia, y también en la verdad y el perdón. La Conferencia internacional sobre la Región de los Grandes Lagos, con la participación de una delegación de la Santa Sede y de representantes de numerosas conferencias episcopales nacionales y regionales de África Central y Oriental, deja entrever nuevas esperanzas. Finalmente, quisiera mencionar Costa de Marfil, exhortando a las partes implicadas a crear un clima de confianza recíproca que pueda llevar al desarme y a la pacificación, y, por otra parte, África Austral: en estos países, millones de personas se ven reducidas a una situación muy vulnerable, que exige la atención y el apoyo de la comunidad internacional.

Señales positivas para África vienen igualmente de la voluntad, expresada por la comunidad internacional, de mantener este continente en el centro de su atención, y también de reforzar las instituciones continentales y regionales, que da prueba de la intención de los países interesados de hacerse cada vez más responsables de su propio destino. Asimismo, es necesario alabar la digna actitud de las personas que cada día, sobre el terreno, se comprometen con determinación a promover proyectos que contribuyen al desarrollo y a la organización de la vida económica y social.

El viaje apostólico, que en el próximo mes de mayo haré a Brasil, me ofrece la ocasión de dirigir mi mirada hacia este gran país que me espera con alegría, y hacia toda Latinoamérica y el Caribe. La mejora de algunos índices económicos, el compromiso en la lucha contra el tráfico de drogas y contra la corrupción, los distintos procesos de integración, los esfuerzos para mejorar el acceso a la educación, para combatir el desempleo y para reducir desigualdades en la distribución de las rentas, son índices que se han de destacar con satisfacción. Si estos progresos se consolidan, podrán contribuir de manera determinante a vencer la pobreza que aflige a vastos sectores de la población y aumentar la estabilidad institucional. Al tratar sobre las elecciones que se han tenido el año pasado en varios países, conviene subrayar que la democracia está llamada a tener en cuenta las aspiraciones del conjunto de los ciudadanos, a promover el desarrollo en el respeto de todos los miembros de la sociedad, según los principios de la solidaridad, de la subsidiariedad y de la justicia. Sin embargo, conviene ponerse en guardia frente al riesgo de un ejercicio de la democracia que se transforme en dictadura del relativismo, proponiendo modelos antropológicos incompatibles con la naturaleza y la dignidad del hombre.

Mi atención se dirige muy especialmente hacia algunos países, en particular Colombia, donde el largo conflicto interno ha provocado una crisis humanitaria, sobre todo por lo que se refiere a las personas desplazadas. Se deben hacer todos los esfuerzos necesarios para pacificar el país, para devolver las personas secuestradas a sus familias, para volver a dar seguridad y una vida normal a millones de personas. Tales señales darían confianza a todos, incluso a los que han estado implicados en la lucha armada. Nuestra mirada se dirige a Cuba. Con el deseo de que cada uno de sus habitantes pueda realizar sus aspiraciones legítimas en favor del bien común, permitidme que retome la llamada de mi venerado Predecesor: «Que Cuba se abra al mundo y el mundo a Cuba». La apertura recíproca con los demás países redundará en beneficio de todos. No lejos de allí, el pueblo haitiano vive todavía en una gran pobreza y en la violencia. Formulo mis votos para que el interés de la comunidad internacional, manifestado entre otras iniciativas por las conferencias de donantes que tuvieron lugar en 2006, lleve a la consolidación de las instituciones y permita al pueblo convertirse en protagonista de su propio desarrollo, en un clima de reconciliación y concordia.

Asia presenta, ante todo, unos países caracterizados por una población muy numerosa y un gran desarrollo económico. Pienso en China y en la India, países en plena expansión, deseando que su presencia creciente en la escena internacional conlleve beneficios para sus propias poblaciones y para las otras naciones. Igualmente, formulo votos por Vietnam, recordando su reciente adhesión a la Organización Mundial del Comercio. Mi pensamiento se dirige a las comunidades cristianas. En la mayor parte de los países de Asia se trata a menudo de comunidades pequeñas, pero vivas, que desean legítimamente poder vivir y actuar en un clima de libertad religiosa. Éste es un derecho primordial y al mismo tiempo una condición que les permitirá contribuir al progreso material y espiritual de la sociedad, actuando como elementos de cohesión y concordia.

En Timor Oriental, la Iglesia católica se propone seguir ofreciendo su contribución, en particular en los sectores de la educación, de la sanidad y de la reconciliación nacional. La crisis política sufrida por este joven Estado, así como por otros países de la región, evidencia una cierta fragilidad de los procesos de democratización. Peligrosos focos de tensión se fraguan en la Península de Corea. Debe perseguirse en el marco de la negociación el objetivo de la reconciliación del pueblo coreano y la desnuclearización de la Península, que tantos efectos beneficiosos tendría en toda la región. Conviene evitar los gestos que puedan comprometer las negociaciones, sin condicionar por ello a sus resultados las ayudas humanitarias destinadas a las capas más vulnerables de la población norcoreana.

Quisiera llamar vuestra atención sobre otros dos países asiáticos que son motivo de preocupación. En Afganistán, es necesario deplorar, a lo largo de los últimos meses, el aumento notable de la violencia y los ataques terroristas, que dificultan el camino hacia una salida de la crisis gravando pesadamente sobre las poblaciones locales. En Sri Lanka, el fracaso de las negociaciones de Ginebra entre el Gobierno y el Movimiento Tamil ha supuesto una intensificación del conflicto, que provoca inmensos sufrimientos entre la población civil. Sólo la vía del diálogo podrá garantizar un futuro mejor y más seguro para todos.

Oriente Medio es fuente también de grandes inquietudes. Por eso quise enviar una carta a los católicos de la región con motivo de la Navidad, para expresar mi solidaridad y mi proximidad espiritual con todos, y para animarles a continuar con su presencia en la región, con la certeza de que su testimonio será una ayuda y un apoyo para un futuro de paz y fraternidad. Renuevo mi urgente llamada a todas las partes implicadas en el complejo tablero político de la región, con la esperanza que se consoliden las señales positivas, entre Israelíes y Palestinos, verificadas durante las últimas semanas. La Santa Sede no se cansará nunca de repetir que las soluciones armadas no conducen a nada, como se ha visto en el Líbano el verano pasado. El futuro de este país pasa necesariamente por la unidad de todos los que lo integran y por las relaciones fraternas entre los diferentes grupos religiosos y sociales. Éste es un mensaje de esperanza para todos. No es posible tampoco contentarse con soluciones parciales o unilaterales. Para poner fin a la crisis y a los sufrimientos que ocasiona en las poblaciones, es necesario proceder según un enfoque global, que no excluya a nadie en la búsqueda de una solución negociada y que tenga en cuenta las aspiraciones y los legítimos intereses de los distintos pueblos implicados; en particular, los Libaneses tienen derecho a ver respetadas la integridad y la soberanía de su país; los Israelíes tienen derecho a vivir en paz en su Estado; los Palestinos tienen derecho a una patria libre y soberana. Si cada uno de los pueblos de la región ve sus aspiraciones tomadas en consideración y se siente menos amenazado, se reforzará la confianza mutua. Esta misma confianza aumentará si un país como Irán, especialmente en lo que concierne a su programa nuclear, acepta dar una respuesta satisfactoria a las legítimas preocupaciones de la comunidad internacional. Los pasos dados en este sentido tendrán sin duda alguna un efecto positivo para la estabilidad de toda la región, y en particular de Irak, poniendo fin a la espantosa violencia que ensangrienta este país y ofreciendo la posibilidad de relanzar su reconstrucción y la reconciliación entre todos sus habitantes.

Un poco más cerca, en Europa, nuevos países de larga tradición cristiana como Bulgaria y Rumania, han entrado en la Unión Europea. Al prepararnos para celebrar el cincuenta aniversario de los Tratados de Roma, se impone una reflexión sobre el Tratado constitucional. Deseo que los valores fundamentales que están a la base de la dignidad humana sean protegidos plenamente, en particular la libertad religiosa en todas sus dimensiones, así como los derechos institucionales de las Iglesias. Al mismo tiempo, no se puede hacer abstracción del innegable patrimonio cristiano de este continente, que contribuyó ampliamente a modelar la Europa de las Naciones y la Europa de los pueblos. El cincuenta aniversario de la insurrección de Budapest, celebrado en el mes de octubre pasado, nos ha recordado los acontecimientos dramáticos del siglo XX, incitando a todos los Europeos a construir un futuro libre de toda opresión y de todo condicionamiento ideológico, a establecer vínculos de amistad y fraternidad, y a manifestar solicitud y solidaridad hacia los más pobres y pequeños; del mismo modo, es importante superar las tensiones del pasado, promoviendo la reconciliación a todos los niveles, ya que sólo ésta es la que permite construir el futuro y favorecer la esperanza. Pido también a todos los que en el continente europeo son tentados por el terrorismo, que cesen toda actividad de este género, ya que tales comportamientos, que hacen prevalecer la violencia ciega y provocan el miedo en la población, constituyen una vía sin salida. Pienso también en los distintos "conflictos congelados", deseando que encuentren rápidamente una solución definitiva, así como en las tensiones recurrentes vinculadas hoy sobre todo a los recursos energéticos.

Deseo que la región de los Balcanes alcance la estabilidad que todos esperan, de modo particular gracias a la integración en las estructuras continentales por parte de las naciones que la componen, así como al apoyo de la comunidad internacional. El establecimiento de relaciones diplomáticas con la República de Montenegro, que acaba de entrar pacíficamente en el concierto de las naciones, y el Acuerdo de Base firmado con Bosnia Herzegovina, son dos signos de la atención constante de la Santa Sede hacia la región de los Balcanes. Mientras se acerca el momento en que se definirá el estatuto de Kosovo, la Santa Sede pide a todos los implicados un esfuerzo de sabiduría clarividente, de flexibilidad y de moderación, para que se encuentre una solución que respete los derechos y las legítimas expectativas de todos.

Las situaciones que he mencionado constituyen un reto que nos implica a todos; se trata de un reto consistente en promover y consolidar todo lo que de positivo hay en el mundo y a superar, con buena voluntad, sabiduría y tenacidad, todo lo que hiere, degrada y mata al hombre. Sólo será posible promover la paz si se respeta la persona humana, y sólo construyendo la paz es como se sentarán las bases de un auténtico humanismo integral. Aquí encuentra respuesta la preocupación ante el futuro de tantos contemporáneos nuestros. Sí, el futuro podrá ser sereno si trabajamos juntos por el hombre. El hombre, creado a imagen de Dios, tiene una dignidad incomparable; es tan digno de amor a los ojos de su Creador, que Dios no dudó en entregarle a su propio Hijo. Éste es el gran misterio de Navidad, que acabamos de celebrar, y cuyo clima de alegría se prolonga hasta nuestro encuentro de hoy. La Iglesia, en su compromiso al servicio del hombre y de la construcción de la paz, está al lado de todas las personas de buena voluntad, ofreciendo una colaboración desinteresada. Que juntos, cada uno en su puesto y con sus propios talentos, sepamos trabajar en la construcción de un humanismo integral, el único que puede garantizar un mundo pacífico, justo y solidario. Acompaño este deseo con la oración que elevo al Señor por todos vosotros y vuestras familias, por vuestros colaboradores y por los pueblos que representáis.

[Traducción del original francés distribuida por la Santa Sede © Copyright 2007 - Libreria Editrice Vaticana]


SUGERENCIAS DEL PAPA A LA ORDEN DE LOS FRAILES MENORES CAPUCHINOS

Al recibir a su Ministro General, Fray Mauro Jöhri

CIUDAD DEL VATICANO (ZENIT.org).- Centrado en el carisma de San Francisco de Asís, Benedicto XVI ha lanzado sugerencias a la Orden de los Frailes Menores Capuchinos (OFMCap) para su vida religiosa y para tener vocaciones. Fue durante la audiencia que, entre otras del pasado 5 de enero, concedió al Ministro General de la Orden, Fray Mauro Jöhri, suizo de 60 años al frente de la familia religiosa desde el pasado septiembre. La audiencia se desarrolló en un clima de afable familiaridad, como describe la Orden, en el que Benedicto XVI expresó su agrado por la actual cifra de 11 mil miembros de esta rama franciscana y mostró conocer diversos temas ligados a la vida de estos religiosos.

Recordó, de hecho, sus visitas, en los últimos meses, a lugares donde los Capuchinos están presentes, tales como Manoppello (Italia), Altötting (Alemania) y Mariam-Ana (Turquía). De hecho, Fray Mauro Jöhri hizo coincidir su visita a los religiosos de su Orden en Turquía, unos 25 actualmente, con el reciente viaje apostólico de Benedicto XVI al país. Concelebró la Eucaristía con el Papa en el santuario de la Casa de María en Éfeso. La víspera de la Epifanía, tras quince minutos de coloquio, el religioso preguntó al Papa si tenía una palabra precisa para los Capuchinos.

«¡Vivid el carisma de San Francisco con alegría!», recalcó el Santo Padre. «Empeñaos en vivir la pobreza tanto espiritual como materialmente y veréis que tendréis más vocaciones -añadió-. No serán tan numerosas como en tiempos pasados, porque las familias mismas están formadas por núcleos más pequeños, pero ciertamente tendréis vocaciones».

A todos los frailes capuchinos impartió de corazón su Bendición Apostólica.

Los Capuchinos, surgieron de la Orden de los Frailes Menores, fundados por San Francisco de Asís, en 1525, cuando algunos Frailes Menores de las Marcas (región italiana) desearon vivir una vida de oración y pobreza más estricta para aproximarse más a la intención original de San Francisco. La denominación «capuchinos» hace referencia a la particular forma de su larga capucha; al principio fue un sobrenombre, pero terminó convirtiéndose en el nombre oficial de la Orden, actualmente presente, con más de 1.800 comunidades o fraternidades, en 99 países del mundo.


BENEDICTO XVI ACEPTA LA DIMISIÓN DEL ARZOBISPO DE VARSOVIA

Tras reconocer que había colaborado con los servicios secretos comunistas

CIUDAD DEL VATICANO (ZENIT.org).- Benedicto XVI ha aceptado la dimisión de monseñor Stanislaw Wielgus, en el día en el que debería haber inaugurado su ministerio pastoral como arzobispo de Varsovia, después de haber reconocido que colaboró con los servicios secretos comunistas de Polonia. En una nota difundida en este día por la Santa Sede, la nunciatura apostólica en Polonia ha comunicado que monseñor Wielgus, presentó al Papa «las dimisiones del oficio canónico, de acuerdo con el canon 401 § 2 del Código de Derecho Canónico». El canon dice textualmente: «Se ruega encarecidamente al obispo diocesano que presente la renuncia de su oficio si por enfermedad u otra causa grave quedase disminuida su capacidad para desempeñarlo». «El Santo Padre ha aceptado las dimisiones del arzobispo Stanisław Wielgus y ha nombrado a su eminencia, el cardenal Józef Glemp, primado de Polonia, administrador apostólico de la archidiócesis de Varsovia hasta nueva indicación», añade la nota emitida por el arzobispo Józef Kowalczyk, nuncio apostólico en Polonia.

Monseñor Wielgus reconoció en una declaración que en su juventud colaboró con los servicios secretos, después de que este viernes se publicara una declaración de la Comisión histórica eclesiástica de Polonia en la que se confirma que la relación del entonces joven sacerdote con la Sluzba Bezpieczenstwa.La Comisión aclaró que, en virtud de los documentos del Instituto de la Memoria Nacional analizados, «no se puede afirmar que esta colaboración tuvo consecuencias para personas o instituciones». Este tipo de colaboración estaba prohibida por el episcopado.

El padre Federico Lombardi S.I., director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, emitió este domingo una declaración en la que constata que las filtraciones de noticias sobre el pasado comunista de Polonia están siendo utilizadas por quienes en el pasado persiguieron a la Iglesia en ese país. «El comportamiento de monseñor Wielgus en los años pasados del régimen comunista en Polonia ha comprometido gravemente su autoridad, incluso ante los fieles», comienza constatando la declaración. «Por ello, a pesar de su humilde y conmovedora petición de perdón, la renuncia a la sede de Varsovia y su rápida aceptación por parte del Santo Padre ha parecido una solución adecuada para afrontar la situación de desorientación que se ha creado en esa nación», aclara el portavoz vaticano.

«Es un momento de gran sufrimiento para una Iglesia a la que todos debemos muchísimo y a la que amamos, que nos ha dado pastores de la grandeza del cardenal Stefan Wyszynski y sobre todo del Papa Juan Pablo II», reconoce el padre Lombardi. «La Iglesia universal debe sentirse solidaria espiritualmente con la Iglesia que está en Polonia y acompañarla con la oración y el aliento para que pueda volver a encontrar pronto la serenidad», asegura. «Al mismo tiempo --sigue diciendo--, es conveniente observar que el caso de monseñor Wielgus no es el primero y probablemente no será el último caso de ataque a personalidades de la Iglesia en virtud de la documentación de los servicios del pasado régimen». «Se trata de un material enorme y, al tratar de evaluar su valor y de sacar conclusiones confiables, no hay que olvidar que fue producido por funcionarios de un régimen opresivo y chantajista».

«Después de tantos años del régimen comunista, cuando ya no está la grande e inatacable figura del Papa Juan Pablo II, la actual oleada de ataques a la Iglesia católica en Polonia no parece una sincera búsqueda de transparencia y verdad, sino más bien una extraña alianza entre perseguidores del pasado y otros adversarios, una venganza por parte de quien, en el pasado, la había perseguido y fue derrotado por la fe y por la sed de libertad del pueblo polaco».

«“La verdad os hará libres” dice Cristo --concluye el portavoz--. La Iglesia no tiene miedo de la verdad y, para ser fieles a su Señor, sus miembros deben saber reconocer sus propias culpas. Deseamos que la Iglesia en Polonia sepa vivir y superar con valentía y lucidez este período difícil para que pueda seguir ofreciendo su preciosa y extraordinaria contribución de fe y de empuje evangélico a la Iglesia europea y universal».


COMIENZA LA FASE ROMANA DE LA CAUSA DE BEATIFICACIÓN DE JUAN PABLO I

CIUDAD DEL VATICANO (ZENIT.org).- El 3 de enero, en la Congregación para las Causas de los Santos, fue abierto el paquete oficial con los documentos relativos a la investigación diocesana sobre la heroicidad de la vida y de las virtudes, así como sobre la fama de santidad, del Siervo de Dios Juan Pablo I La investigación diocesana había terminado solemnemente en Belluno en la Catedral, el día 10 de noviembre pasado. Juan Pablo I, Albino Luciani, nació en Canale d'Agordo, en 1912, y falleció en la Ciudad del Vaticano el 28 de septiembre de 1978, después de 33 días de pontificado. Antes de haber sido elegido Papa, era patriarca de Venecia. Es conocido como «el Papa de la sonrisa».

Según informa la agencia de noticias salesiana, ANS, en la ceremonia de apertura, el postulador de la Causa de beatificación, don Enrico dal Covolo, pidió al prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, el cardenal José Antonio Saraiva Martins, el reconocimiento de la validez de esas actas. De esta forma se ha entrado en la «fase romana» de la investigación, que conllevará ante todo la elaboración de la «Positio», es decir del dossier que, basándose en los documentos de la investigación diocesana, deberá comprobarse lo mejor posible la heroicidad de vida y virtudes, así como la fama de santidad Siervo de Dios.

La «Positio» será preparada por un colaborador del Postulador, bajo la guía de un Relator de la Congregación para las Causas de los Santos. El tiempo que requiere la elaboración de la «Positio» y las siguientes etapas de examen, suele ser generalmente de unos 15 años. A continuación, si los distintos organismos interpelados dan su parecer positivo, se llegará al Decreto de reconocimiento de la heroicidad de la vida y de las virtudes, lo cual comporta que el Siervo de Dios pasa a ser «venerable». Se espera, sin embargo, que este plazo de tiempo pueda abreviarse, teniendo en cuenta que en estos momentos ya se está estudiando una curación atribuida a la intercesión de ese Papa, y que podría ser reconocida como «milagro», el «signo de lo alto» solicitado por la legislación canónica para la beatificación.


CONDENA DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL ESPAÑOLA DEL ATENTADO TERRORISTA DE ETA

MADRID (ZENIT.org).- Publicamos la nota de prensa que emitió la Conferencia Episcopal Española el 30 de diciembre de 2006 para condenar el atentado terrorista de ETA en el aeropuerto de Madrid-Barajas.

"En la mañana de hoy, la organización terrorista ETA ha atentado en el aeropuerto de Madrid-Barajas, causando graves daños personales y materiales. La Conferencia Episcopal Española quiere expresar su afecto y sincera solidaridad con las víctimas, especialmente con los familiares de las personas que, hasta el momento, se encuentran desaparecidas a causa del atentado.

Con las palabras de la Instrucción Pastoral Orientaciones morales ante la situación actual de España, reiteramos que el terrorismo es “intrínsecamente perverso, del todo incompatible con una visión moral de la vida, justa y razonable” y que “no sólo vulnera gravemente el derecho a la vida y a la libertad, sino que es muestra de la más dura intolerancia y totalitarismo”. Según se señala en la citada Instrucción Pastoral, “el gobierno, los partidos políticos y todas las instituciones estatales tienen que trabajar conjuntamente, con todos los medios legítimos a su alcance, para que llegue cuanto antes el fin del terrorismo. Todos están obligados a anteponer la unión contra el terrorismo a sus legítimas diferencias políticas o estratégicas”. Asimismo, recordamos que la Instrucción advierte de que “una sociedad que quiera ser libre y justa no puede reconocer explícita ni implícitamente a una organización terrorista como representante político legítimo de ningún sector de la población, ni puede tenerla como interlocutor político”.

Al condenar enérgicamente este atentado, constatamos una vez más que el terrorismo constituye una “estructura de pecado” y pedimos a las comunidades cristianas que perseveren en la oración por las víctimas del terrorismo y por sus familiares, por la conversión de los terroristas y el cese de la violencia, y para que Dios otorgue sabiduría y fortaleza a los gobernantes en sus decisiones y acciones, encaminadas a la desaparición del terrorismo".


"EN ESPAÑA NO FALTA LA PAZ PORQUE HAYA GUERRA, SINO PORQUE HAY TERRORISTAS"

El cardenal Rouco en la Misa por los fallecidos en el atentado de Barajas

MADRID (ZENIT.org-Veritas).- El arzobispo de Madrid, cardenal Antonio María Rouco, presidió este lunes en la Iglesia San Pedro Apóstol, del pueblo de Barajas, una Misa de Exequias por Diego Armando Estacio y Carlos Alonso Palate, las dos víctimas mortales del atentado que la banda terrorista ETA perpetró el pasado 30 de diciembre en el aparcamiento de la Terminal 4 del Aeropuerto de Barajas. Durante su homilía, el cardenal afirmó que «en España no falta la paz porque haya guerra, sino porque hay terroristas que amenazan la vida y la libertad de sus semejantes» y añadió que al terrorismo sólo se le superará «definitivamente cuando las conciencias se conviertan, sanen, y consideren y estimen a la persona y a sus derechos como inviolables y parte esencial del bien común».

Para el prelado, el fin del terrorismo llegará cuando esas mismas conciencias «diseñen y apoyen proyectos sociales, culturales y políticos, inspirados en los valores de la libertad, de la concordia y de la unidad solidarias». todos los daños producidos por el atentado el cardenal afirmó que «lo más doloroso, lo cualitativamente más doloroso ¡con mucho! fue la muerte de nuestros hermanos Carlos Alonso y Diego Armando, ciudadanos ecuatorianos que, como tantos de sus compatriotas, habían venido a España para mejorar las condiciones materiales de sus vidas y las de sus familias, pero también a compartir con nosotros trabajo, servicio y sacrificios en aras del bien común de todos los españoles».

Para el arzobispo de Madrid, Estacio y Palate, «escribían así en la reciente historia de la emigración de los países de la América Hermana a España el nuevo capítulo de la solidaridad con los que han dado la vida, víctimas del Terrorismo de ETA». «Los terroristas y sus cómplices piensan cómo los impíos, de los que habla el Libro de la Sabiduría, que no conocen los secretos de Dios, no esperan el premio de la virtud… e, ignoran, que Dios creó al hombre para la inmortalidad y lo hizo a imagen de su propio ser», afirmó el prelado. Asimismo, dijo que el Terrorismo, también el de ETA, «utilizó perversamente al hombre, con sumo desprecio de su dignidad y de su vida, al servicio de sus crueles e implacables intereses de conquista de poder político a toda costa«.

El cardenal Rouco utilizó la definición del terrorismo como «una estructura de pecado», que dan los obispos españoles en sus instrucciones pastorales «Valoración moral del terrorismo en España, de sus causas y de sus consecuencias” y «Orientaciones morales ante la situación actual de España». El arzobispo de Madrid presentó a Dios a los hermanos ecuatorianos fallecidos –que fueron «víctimas de esa ideología del odio, que inspira el terrorismo»– para que «su muerte violenta, como la de las demás víctimas de las ocasiones terroristas, les haya servido para encontrarse por la gracia del Espíritu Santo» y para que «sus familiares y amigos sientan en sus corazones el alivio y la fuerza vivificadora de la esperanza cristiana».

El cardenal aludió también a la enormidad de «los daños materiales producidos por el atentando. Incontables las personas que se vieron afectadas inmediata y/o mediatamente por sus efectos: los numerosos heridos, los perjudicados en sus planes de viaje, el personal del Aeropuerto de Barajas, los dueños de los automóviles y de otros objetos destruidos por el mismo». Finalmente, dijo que «nuestra oración-plegaria se debe dirigir, agradecida, por todas las personas que han trabajado denodadamente hasta la extenuación –del Aeropuerto, de los Cuerpos y Fuerzas de la Seguridad del Estado, del Ayuntamiento y de la Comunidad de Madrid, Voluntarios, etc.– por prevenir y neutralizar en lo posible los terribles efectos del atentado».


ACI PRENSA ESTRENA RENOVADO SITIO WEB CON NUEVOS SERVICIOS Y RECURSOS

LIMA (ACI).- En 2007, ACI Prensa celebra los primeros diez años de su sitio web www.aciprensa.com con un nuevo diseño, un nuevo concepto informativo y la reorganización de los miles de recursos que cotidianamente ofrece a usuarios de todo el mundo. “Desde el punto de vista tecnológico, se trata del cambio más radical de su historia en Internet”, explica José Zapata, Director de tecnología de la Agencia. El nuevo sitio web ha sido rediseñado con Hojas de Estilo en Cascada o CSS; y su nueva estructura de enlaces y de ayudas para la lectura permitirán a los usuarios cotidianos una mejor navegación por las tradicionales secciones y se han incluido utilidades como la posibilidad de aumentar o reducir el tamaño del texto en cada página. Desde ahora, el ACI Prensa está dividido conceptualmente en Noticias, Recursos, Comunidad y Herramientas.

La zona de Noticias, permitirá al usuario ubicar noticias por las categorías geográficas tradicionales de Vaticano, América, España y Mundo; y nuevas categorías temáticas como Vida y Familia, Controversias, Perfiles, Internet y Eventos Católicos, además de las populares secciones de Más Leídas y Más Comentadas. Además, en cada noticia, los visitantes podrán calificar los comentarios ofrecidos por los lectores y su preferencia determinará el “Comentario Destacado” de la historia respectiva. En “Recursos”, los usuarios podrán encontrar todo el material católico dividido entre secciones que han sido reorganizadas para facilitar la búsqueda de contenidos. “Comunidad” alberga la tradicional cadena de oración, historias urbanas, enlaces, música, tarjetas virtuales y radios católicas, y en Herramientas los navegantes encontrarán utilidades para integrar su navegador o sitio web.

Otra de las novedades del sitio es la inclusión de banners publicitarios para servicios, productos, eventos o sitios católicos; además de Google Ads. Para el mejor seguimiento y adaptación a las preferencias de sus usuarios, ACI Prensa ha contratado los servicios de la empresa estadounidense Omniture –la misma que provee seguimiento de navegación al conglomerado AOL-Time-Warner-, que permitirá seguir el tráfico del nuevo sitio y adaptarlo a las necesidades usuarios en tiempo real.


CÁRITAS Y LAS HIJAS DE LA CARIDAD IMPULSAN EN CÁDIZ UN CENTRO DE DÍA PARA PERSONAS SIN HOGAR

CÁDIZ (CÁRITAS).- El pasado 4 de enero tuvo lugar en la sede de Cáritas Diocesana de Cádiz la firma de un convenio de colaboración con la congregación de las Hijas de la Caridad para impulsar la puesta en marcha y la gestión de un Centro de Día para personas sin hogar. El convenio fue suscrito por sor Antonia Toledano, superiora de la Comunidad Hijas de la Caridad del Colegio Pío XII–San Martín de Cádiz, y por Francisco Herrera Lozano, delegado episcopal y director de Cáritas Diocesana. El convenio tiene como objetivo establecer entre ambas instituciones las bases para llevar a cabo la apertura de un Centro de Día para personas sin hogar en unas dependencias de la planta baja del Colegio Pío XII–San Martín, ubicado junto a la Plaza de la Catedral de Cádiz y que ha sido cedido por la Comunidad de las Hijas de la Caridad que regentan el citado centro escolar.

Tanto las Hijas de la Caridad como Cáritas Cádiz, conscientes de la situación de pobreza y exclusión en que se encuentran las personas sin hogar, y tras evaluar la red asistencial para estas personas que existe actualmente en la diócesis gaditana, pretenden con esta iniciativa cubrir una etapa decisiva en el proceso de atención e integración social que las personas sin hogar requieren. Las obras de acondicionamiento y equipamiento del futuro centro, que tiene previsto abrir sus puertas en el mes de marzo, se encuentra actualmente en marcha, Una vez en funcionamiento, dentro del centro se pondrán en marcha talleres y actividades destinadas a acoger y acompañar a personas sin hogar que hayan decidido iniciar un camino de recuperación personal dirigido a salir de su situación de vulnerabilidad social.


CONFER DEJA DE PUBLICAR EL SERVICIO DE PRENSA MENSUAL

Se potenciará la edición semanal digital

MADRID (IVICON).- Con el nuevo año y un número monográfico dedicado a la visita del Papa a Turquía, la edición mensual impresa del Servicio de Prensa de la Conferencia Española de Religiosos (CONFER) deja de publicarse. El testigo lo recoge la edición digital semanal del Servicio de Prensa actualmente dirigido a los superiores y a las superioras mayores y que desde ahora se enviará de forma gratuita, previa inscripción, a través de correo electrónico. El Servicio de Prensa, creado por el jesuita Rafael de Andrés, contaba actualmente con unos mil doscientos suscriptores y ha llegado a su número 226. Quedan atrás casi 20 años de ininterrumpido trabajo de las hermanas lauritas Carmen Benito, Alba Teresa Cediel, Sara Noriega y Sofía Camacho, a quienes agradecemos su excelente servicio a la vida religiosa española. Un servicio agradecido y estimado por los religiosos y religiosas mayores, y, de modo especial, por los religiosos y religiosas españoles residentes en el extranjero.

Para recibir el Servicio de Prensa Digital de CONFER bastará con enviar la solicitud a servicioprensa@confer.es indicando el nombre completo de quien desea suscribirse, congregación a la que pertenece y el propio correo electrónico dónde recibir semanalmente el Servicio de Prensa, o bien, rellenar el formulario de inscripción que aparece en la página web de la CONFER (www.confer.es).


COMIENZA EN SEGOVIA EL ENCUENTRO DE LA FAMILIA CARMELITANA CON MOTIVO DEL I CENTENARIO DE LA BEATA ISABEL DE LA TRINIDAD

Miembros de todas las congregaciones carmelitanas de España y Portugal se reúnen en una semana de espiritualidad y fraternidad

MADRID (IVICON).- Cerca de 40 religiosos y seglares pertenecientes a toda la familia carmelitana presente en España y Portugal se han dado cita desde hasta el día 12 en Segovia en la Semana de espiritualidad y fraternidad con motivo del I Centenario de la muerte de la Beata Isabel de la Trinidad. El encuentro, organizado y promovido por la Conferencia Ibérica de Provinciales de los Carmelitas Descalzos, busca favorecer el conocimiento de la espiritualidad de Sor Isabel de la Trinidad a la vez que celebrar con toda la Familia Carmelitana el acontecimiento gozoso de su centenario.

Entre los participantes estarán miembros de las Congregaciones carmelitanas: Carmelitas, Carmelitas Descalzos, Carmelitas Misioneras, Carmelitas Misioneras Teresianas, Carmelitas Teresas de San José, Carmelitas de San José de Horta y Instituto secular Notre Dâme de Vìe, así mismo también asistirán miembros del Camelo Seglar y de la congregación de las Esclavas Carmelitas de la Sagrada Familia. La realización de la semana se llevará a cabo con ponencias, comentarios de los escritos de Sor Isabel y proyecciones audiovisuales que dibujarán los distintos aspectos de la vida y espiritualidad de la beata francesa. Contarán con la presencia de los ponentes, Miguel Valenciano, Rómulo Cuartas, Francisco Brändle y Luciniano Luis, Carmelitas Descalzos; de los profesores Carlos Eymar, de la Universidad Complutense de Madrid, y Santiago del Cura, decano de la facultad de Teología del Norte de España en Burgos. Así mismo, la concertista de piano, Miriam Gómez Morán, ofrecerá un concierto recordando la parte artística y musical de la Beata Isabel de la Trinidad.

Este centro se integra en la red de recursos para personas sin hogar existente en la Diócesis de Cádiz. En la mayoría de los casos, los servicios para estas personas corren a cargo de Cáritas o de las Hijas de la Caridad, como el comedor social "Virgen Poderosa" de Cádiz o los distintos Servicios de Acogida e Información para personas sin hogar repartidos por toda la provincia.


LA INFANCIA MISIONERA, NIÑOS «TESTIGOS DE LA TERNURA DE DIOS», SEGÚN EL PAPA

ROMA (OMPRESS)- Benedicto XVI explicó este sábado que los niños también pueden ser misioneros y «testigos de la ternura de Dios» al celebrar la Jornada Mundial de la Infancia Misionera. En España esta jornada se celebra el día 28 de enero, cuarto domingo del primer mes del año. Al explicar que esta fiesta se celebra, a nivel mundial, con motivo de la solemnidad de la Epifanía de Jesús, aclaró al rezar el Ángelus que «es la fiesta de los niños cristianos que viven con alegría el don de la fe y rezan para que la luz de Jesús llegue a todos los niños del mundo».

«Doy las gracias a los niños de la "Santa Infancia", presente en 110 países, pues son preciosos cooperadores del Evangelio y apóstoles de la solidaridad cristiana a favor de los más necesitados», dijo, dirigiéndose a los miles de peregrinos congregados en la plaza de San Pedro del Vaticano. El obispo de Roma alentó «a los educadores a cultivar en los pequeños el espíritu misionero para que surjan ente ellos misioneros apasionados, testigos de la ternura de Dios, y anunciadores de su amor».

La Infancia Misionera es una obra de la Santa Sede creada en el seno de las Obras Misionales Pontificias con el fin de suscitar en los niños el deseo de ser misioneros y ayudar a otros niños con la oración y la colaboración económica. Asimismo esta obra, surgida en 1843, ayuda también a los educadores --padres, catequistas y profesores-- a desarrollar en la educación de los más pequeños la dimensión misionera universal. En particular, los niños ofrecen ofertas de sus ahorros que la Infancia Misionera destina a apoyar anualmente unos 4.000 proyectos a favor de los niños más necesitados del mundo.

El 29 de abril de 2006, las direcciones nacionales de las Obras Misionales Pontificias del mundo han puesto a disposición del Fondo Universal de Solidaridad de la Infancia Misionera ofrendas por un importe total de 21.658.607,42 euros (unos 28.170.000 dólares estadounidenses).