Domingo XXVII del Tiempo Ordinario
8 de octubre de 2006

MONICIÓN DE ENTRADA

Sed bienvenidos a la Eucaristía. Digamos, aquí y ahora, que la vida humana es irrealizable si no se basa en pactos, acuerdos, alianzas, donaciones. Esto choca con un hombre o una mujer, que supuestamente libres, sin quererlo, vivan inmersos en multitud de esclavitudes. Sin embargo el cristiano tiene la gran suerte de poseer una alianza de amor con Dios, que no duda en entregar a su Hijo para reconciliación de todos. Así la nueva Alianza, que Él nos brinda, es renovadora, mediadora, gratuita, servicial y creadora de un mundo nuevo. Y deciros que todo esto lo vamos a conocer mejor en el transcurso de esta Eucaristía, memoria y testimonio de la Vida de Jesús.


MONICIÓN SOBRE LAS LECTURAS

1.- Cuando Dios crea al hombre y a la mujer, --lo dice nuestra primera lectura sacada del Libro del Génesis-- está creando la humanidad, está creando al ser humano y le parece una obra tan sublime que no duda crearlo a su imagen y semejanza. A su imagen, infundiéndole el soplo del Espíritu para que poseyera lo grande de Dios: las cualidades sobrenaturales. A semejanza suya, haciéndolo capaz de amar, de crear, de comunicarse. Así nos muestra que nadie por sí solo tiene capacidad de ser imagen y semejanza de Dios.

S.- El salmo 127 es un poema sapiencial que no parece compuesto para ser cantado, a pesar de que se incluía en las llamadas “canciones de las subidas”, que no eran otras que las que interpretaban los peregrinos que subían a Jerusalén, al Templo. Y, según las creencias de los judíos, Dios desde el interior del Templo escucha complacido la oración. Nosotros sabemos que nuestro Padre escucha siempre nuestras plegarias, desde cualquier lugar. Jesús nos lo ha dicho.

2.- Comenzamos hoy la lectura de la Carta a los Hebreos y hasta el final del Tiempo Ordinario iremos leyendo fragmentos de esta gran carta, de autor desconocido. Estaba dirigida a los cristianos procedentes del judaísmo y el motivo principal de la misma es acreditar la superioridad del sacerdocio y del sacrificio de Cristo, frente al sacerdocio y sacrificios de la antigua alianza.

3.- La secuencia cronológica del Evangelio de Marcos que escuchamos hoy corresponde a la llegada de Jesús a Judea, desde Galilea y camino de Jerusalén. Y comienza a tener contacto con fariseos muy radicales que serían quienes le plantearon la pregunta sobre el matrimonio. Frente a Ley Mosaica exageradamente aplicada, Jesús plantea la indisolubilidad del matrimonio y la idéntica dignidad de ambos cónyuges. Y son las palabras de Jesús las que conforman toda la doctrina cristiana sobre el matrimonio.

Lectura de Postcomunión

MONICIÓN

En sus tiempos de conversión Francisco de Asís buscaba conocer la voluntad de Dios y entrando, un día en la Iglesia de San Damián, pudo saber que le pedía el Señor. Y ante ese conocimiento recitó esta breve oración que demuestra aceptación y entrega. Hemos celebrado en esta semana que termina la festividad de San Francisco, razón además para ofrecer la siguiente plegaria.

ORACIÓN DE SAN FRANCISCO

Sumo, glorioso Dios,

ilumina las tinieblas de mi corazón

y dame fe recta,

esperanza cierta

y caridad perfecta,

sentido y conocimiento, Señor,

para que cumpla

tu santo y verdadero mandamiento.


Exhortación de despedida

Hemos aprendido hoy que el amor debe estar presente en todas las actividades de nuestra vida. Y ese amor –siempre de procedencia divina—presente en el matrimonio le hace indestructible y para siempre.