Descansar en la casa de Betania junto a Jesús, es saborear ese momento Único y privilegiado que te inunda de paz el corazón. Cuántas veces nos hemos planteado lo que nosotros hubiéramos hecho si nos hubiera tocado vivir en tiempo de Jesús; tenemos la seguridad que hubiésemos acudido a todos los lugares donde El descansaba. Pero no hemos caído en la cuenta que esto no es cosa del pasado sino del presente. Esto se repite hoy. Por eso quiero invitarte con esta página a que me acompañes para marchar hacia Betania. Jesús descansa allí, en Betania, con sus amigos se trata de irnos a encontrar con Él; todos estamos invitados.

 

 

Edición Especial de Verano 2006

GRUPOS BETANIA DE ORACIÓN Y ACCIÓN
**Textos para los trabajos de liturgia


SOBRE LOS CONTENIDOS ESPECIALES

Cambia la sección de Grupos por las exigencias de este número especial. Se colocan las lecturas de todos los domingos incluidos en ese periodo y el material de meditación lo constituyen los breves comentarios de David Llena. Si hicieran falta las moniciones, puede acudirse a la página correspondiente de cada domingo. Creemos que es una buena aportación unitaria para estos próximos domingos. Y además quien quisiera tener reunidas todas sus lecturas no tendría más que guardar o imprimir, de una vez, esta sección.


EXPLICACIÓN PERMANENTE SOBRE ESTOS CUESTIONARIOS

Los grupos Betania no son otra cosa que unas agrupaciones voluntarias, formadas, en principio, por las personas que forman los equipos de liturgia y que se suelen reunir con alguna antelación para preparar las misas en las que intervienen y también meditar la palabra de Dios. La idea nuestra es ir haciéndolos crecer y, si es posible relacionar.

Para cualquier sugerencia o duda se puede utilizar especialmente el siguiente correo:

betaniamad@yahoo.es


LA REUNIÓN LITURGICA

ORACIÓN DE ENTRADA.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Señor Dios Padre nuestro, te pedimos gracia para comprender mejor la Palabra que se transmite en la Eucaristía Dominical. Concédenos la presencia cercana y gratificante del Espíritu Santo. Te lo pedimos por tu Hijo --y Maestro Nuestro--el Señor Jesús.


XVII Domingo del Tiempo Ordinario

30 de julio de 2006

PRIMERA LECTURA

LECTURA DEL LIBRO SEGUNDO DE LOS REYES 4, 42-44

En aquellos días vino un hombre de Bal-Salisá trayendo en la alforja el pan de las primicias, veinte panes de cebada y grano reciente para el profeta del Señor. Elíseo dijo.

-- Dáselos a la gente para que coman."

El criado replicó:

-- ¿Qué hago con esto para cien personas?

Elíseo insistió:

-- Dáselos a la gente para que coman. Porque esto dice el Señor: "Comerán y sobrará."

El criado se los sirvió a la gente; comieron y sobró, como había dicho el Señor.

Palabra de Dios

SALMO RESPONSORIAL

SALMO 144

R.- ABRES TÚ LA MANO, SEÑOR, Y NOS SACIAS.

Que todas las criaturas te den gracias, Señor,

que te bendigan tus fieles;

que proclamen la gloria de tu reinado,

que hablen de tus hazañas. R.-

 

Los ojos de todos te están aguardando,

tú les das la comida a su tiempo;

abres tú la mano,

y sacias favores a todo viviente. R.-

 

El Señor es justo en todos sus caminos,

es bondadoso en todas sus acciones;

cerca está el Señor de los que lo invocan,

de los que lo invocan sinceramente. R.-

 

SEGUNDA LECTURA

LECTURA DE LA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS EFESIOS 4, 1-6

Hermanos:

Yo, el prisionero por el Señor, os ruego que andéis como pide la vocación a la que habéis sido convocados. Sed siempre humildes y amables, sed comprensivos; sobrellevaos mutuamente con amor, esforzaos en mantener la unidad del Espíritu, con el vínculo de la paz. Un solo cuerpo y un solo Espíritu, como una sola es la meta de la esperanza en la vocación a la que habéis sido convocados. Un Señor, una fe, un bautismo. Un Dios, Padre de todo, que lo trasciende todo, y lo penetra todo, y lo invade todo.

Palabra de Dios

ALELUYA Lc 7. 16

Un gran profeta ha surgido entre nosotros: Dios ha visitado a su pueblo.

EVANGELIO

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN 6, 1-15

En aquel tiempo, Jesús se marchó a la otra parte del lago de Galilea (o de Tiberíades). Lo seguía mucha gente, porque habían visto los signos que hacia con los enfermos. Subió Jesús entonces a la montaña y se sentó allí con sus discípulos. Estaba cerca de la Pascua, la fiesta de los judíos. Jesús entonces levantó los ojos, y al ver que acudía mucha gente dijo a Felipe:

-- ¿Con qué compraremos panes para que coman estos? (lo decía para tentarlo pues bien sabía él lo que iba a hacer).

Felipe le contestó:

-- Doscientos denarios de pan no bastan para que a cada uno le toque un pedazo.

Uno de sus discípulos, Andrés el hermano de Simón Pedro, le dijo:

-- Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y un par de peces, pero, ¿qué es esto para tantos?

Jesús dijo:

-- Decid a la gente que se siente en el suelo.

Había mucha hierba en aquel sitio. Se sentaron: sólo los hombres eran unos cinco mil. Jesús tomó los panes, dijo la acción de gracias y los repartió a los que estaban sentados; lo mismo todo lo que quisieron del pescado. Cuando se saciaron, dijo a sus discípulos:

-- Recoged los pedazos que han sobrado; que nada se desperdicie.

Los recogieron y llenaron doce canastas con los pedazos de los cinco panes de cebada que sobraron a los que habían comido.

La gente entonces, al ver el signo que había hecho, decía:

-- Este si que es el Profeta que tenía que venir al mundo.

Jesús sabiendo que iban a llevárselo para proclamarlo rey, se retiró otra vez a la montaña, él solo.

Palabra del Señor

Meditación

“COMERÁ Y SOBRARÁ”

Por David Llena

Comenzamos, y nos acompañará todo el mes de agosto una de las catequesis más instructivas de San Juan, Cristo el Pan de Vida. Como sólo Juan sabe, nos presenta en primer lugar un signo, la multiplicación de los panes y los peces, luego nos dará la catequesis en palabras de Cristo y por último la reacción de la gente. La primera lectura nos prefigura el evangelio. Torpes estuvieron los apóstoles al no recordar el pasaje del libro de los Reyes que nos narra otra multiplicación de panes hecha en este caso a través del profeta Eliseo. Éste, hombre de gran fe, sabe, como proclamamos en el Salmo, que el Señor da la comida a su tiempo y que sacia de favores a todo viviente, por eso asegura: “Comerán y sobrará”.

Siempre ante estas lecturas de la multiplicación de los panes y los peces, me gusta señalar como Cristo multiplica aquello que el joven puso en sus manos. El muchacho puso todo lo que tenía y él solo con la ayuda de Cristo dio de comer a más de cinco mil hombres. Debemos recordar esto cuando el Señor nos pide, y pensar que lo poco que somos puesto en sus manos queda multiplicado.

Un apunte de la segunda lectura de Pablo: Podemos ver los consejos que nos da Pablo en su carta a los efesios: “Sed humildes y amables, y comprensivos y sobrellevaos con amor. Esforzaos en mantener la unidad…” como esos panes y peces que debemos poner en manos del Señor, nos costará trabajo, pero Él los multiplicará.


La Transfiguración del Señor

6 de agosto de 2006

PRIMERA LECTURA

LECTURA DE LA PROFECÍA DE DANIEL 7, 9-10.13-14

Durante la visión, vi que colocaban unos tronos, y un anciano se sentó; su vestido era blanco como nieve, su cabellera como lana limpísima; su trono, llamas de fuego, sus ruedas, llamaradas. Un río impetuoso de fuego brotaba delante de él. Miles y miles le servían, millones estaban a sus órdenes. Comenzó la sesión y se abrieron los libros. Mientras miraba, en la visión nocturna vi venir en las nubes del cielo como un hijo de hombre, que se acercó al anciano y se presentó ante él. Le dieron poder real y dominio; todos los pueblos, naciones y lenguas lo respetarán. Su dominio es eterno y no pasa, su reino no tendrá fin.

Palabra de Dios

SALMO RESPONSORIAL

SALMO 96

R.- EL SEÑOR REINA ALTÍSIMO SOBRE TODA LA TIERRA

El Señor reina, la tierra goza,

se alegran las islas innumerables.

Tiniebla y nube me rodean,

Justicia y derecho sostienen su trono. R.-

 

Los montes se derriten como cera

ante el dueño de toda la tierra;

los cielos pregonan su justicia,

y todos los pueblos contemplan su gloria. R.-

 

Porque tú eres, Señor,

altísimo sobre toda la tierra,

encumbrado sobre todos los dioses. R.-

 

SEGUNDA LECTURA

LECTURA DE LA SEGUNDA CARTA DEL APÓSTOL SAN PEDRO 1, 16-19

Queridos hermanos:

Cuando os dimos a conocer el poder y la última venida de Nuestro Señor Jesucristo, no nos fundábamos en fábulas fantásticas, sino que habíamos sido testigos oculares de su grandeza. El recibió de Dios Padre honra y gloria, cuando la sublime gloria le trajo aquella voz:

-- Este es mi Hijo amado, mi predilecto.

Esta voz, traída del cielo, la oímos nosotros, estando con él en la montaña sagrada. Esto nos confirma la palabra de los profetas, y hacéis muy bien es prestarle atención, como a una lámpara que brilla en lugar oscuro, hasta que despunte el día, y el lucero nazca en vuestros corazones.

Palabra de Dios

ALELUYA Mt. 17, 5c

Este es mi Hijo, mi predilecto. Escuchadlo.

EVANGELIO

LECTURA DE SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS 9, 2-10

En aquel tiempo, Jesús se llevó a Pedro, a Santiago y a Juan, subió con ellos solos a una montaña alta y se transfiguró delante de ellos. Sus vestidos se volvieron de un blanco deslumbrador, como no puede dejarlos ningún batanero del mundo.

Se les aparecieron Elías y Moisés conversando con Jesús. Entonces Pedro tomó la palabra y le dijo a Jesús:

-- Maestro, ¡qué bien se está aquí! Vamos a hacer tres tiendas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías.

Estaban asustados, y no sabía lo que decía. Se formó una nube que los cubrió, y salió una voz de la nube:

-- Este es mi Hijo amado; escuchadlo.

De pronto, al mirar alrededor, no vieron a nadie más que a Jesús, solo con ellos.

Cuando bajaban de la montaña, Jesús los mandó:

-- No contéis a nadie lo que habéis visto, hasta que el Hijo del hombre resucite de entre los muertos.

Esto se les quedó grabado y discutían qué querría aquello de “resucitar de entre los muertos.”

Palabra del Señor

Meditación

“LO VIMOS CON NUESTROS PROPIOS OJOS”

Por David Llena

Este día 6 de agosto celebra la Iglesia la fiesta de la transfiguración. Este es un momento importante en el acontecer de la vida pública de Cristo. Va a ser un acontecimiento que une esta vida con la Vida eterna. Jesús aparece conversando con Moisés (aquel que dio la Ley a Israel) y Elías (representante principal de los profetas de Israel). Jesús da cumplimiento a la Ley y los profetas. En este escenario del monte, se le muestra a los tres apóstoles elegidos, Pedro, Santiago y Juan, revestido de la gloria eterna. Esto debía servir para confirmar la fe aún débil de estos tres y para que éstos confirmaran la fe de los demás. Como nos hace Pedro en su segunda carta que leemos hoy. “Lo vimos con nuestros propios ojos”, “escuchamos esta voz venida del cielo”.

Así pues, podemos estar seguros de que Jesucristo es el hijo amado del Padre. Jesús se lo mostró a aquellos tres discípulos.

¡Qué gran acontecimiento aquel! Por eso la Iglesia dedica el día de hoy a reflexionar y gozarse de aquella experiencia, aquel don de Jesús a sus apóstoles. Que ya estaba prefigurado en las visiones de Daniel, como nos cuenta la primera lectura, Ante el trono de Dios es llevado Cristo, el Hijo del hombre, que recibe gloria y honores, y un reino que nunca pasará y que nunca será destruido. Nosotros formamos parte de ese Reino, un reino de justicia y derecho como nos recuerda el salmo.

Y es que ¡Qué bien se siente uno cuando obra con rectitud! ¡Qué bien nos sentimos cuando experimentamos ese Reino dentro de nosotros! ¡Qué bien se está aquí! exclamará Pedro y como él también nosotros desearemos acampar junto a Dios. Pero hay que bajar de la montaña y enfrentarnos a la muerte y la persecución. Que esta visión nos sirva de aliento en esos días difíciles que vendrán.


XIX Domingo del Tiempo Ordinario

13 de agosto de 2006

PRIMERA LECTURA

LECTURA DEL LIBRO DE LOS PROVERBIOS 9, 1-6

La sabiduría se ha construido su casa plantando siete columnas; ha preparado el banquete, mezclado el vino y puesto la mesa; ha despachado sus criados para que lo anuncien en los puntos que dominan la ciudad: "Los inexpertos que vengan aquí, voy a hablar a los faltos de juicio: Venid a comer mi pan y a beber mi vino que he mezclado; dejad la inexperiencia y viviréis, seguid el camino de la prudencia”.

Palabra de Dios

SALMO RESPONSORIAL

SALMO 33

R.- GUSTAD Y VED QUÉ BUENO ES EL SEÑOR.

Bendigo al Señor en todo momento;

su alabanza está siempre en mi boca;

mi alma se gloria en el Señor:

Que los humildes lo escuchen y se alegren. R.-

 

Todos sus santos, temed al Señor,

porque nada les falta a los que le temen;

los ricos empobrecen y pasan hambre,

los que buscan al Señor no carecen de nada. R.-

 

Venid, hijos, escuchadme:

os instruiré en el temor del Señor;

¿Hay alguien que ame la vida

y desee días de prosperidad? R.-

 

Guarda tu lengua del mal,

tus labios, de la falsedad;

apártate del mal, obra el bien,

busca la paz y corre tras ella. R.-

 

SEGUNDA LECTURA

LECTURA DE LA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS EFESIOS 5, 15-20

Hermanos:

Fijaos bien cómo andáis; no seáis insensatos, sino sensatos, aprovechando la ocasión, porque vienen días malos. Por eso, no estéis aturdidos, daos cuenta de lo que el Señor quiere. No os emborrachéis con vino, que lleva al libertinaje, sino dejaos llenar del Espíritu. Recitad, alternando, salmos, himnos y cánticos inspirados; cantad y tocad con toda el alma para el Señor. Celebrad constantemente la Acción de Gracias a Dios Padre, por todo, en nombre de Nuestro Señor Jesucristo.

Palabra de Dios

ALELUYA Jn. 6, 57

El que come mi carne y bebe mi sangre –dice el Señor--, habita en mi y yo en él.

EVANGELIO

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN 6, 51-58

En aquel tiempo dijo Jesús a la gente:

-- Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo: el que coma de este pan, vivirá para siempre. Y el pan que yo daré es mi carne, para la vida del mundo.

Disputaban los judíos entre sí:

--¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?

Entonces Jesús les dijo:

-- Os aseguro que si no coméis la carne del Hijo del Hombre y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo le resucitaré en el último día. Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él. El Padre que vive me ha enviado y yo vivo por el Padre; del mismo modo, el que come vivirá por mí. Este es el pan que ha bajado del cielo: no como el de vuestros padres, que lo comieron y murieron; el que como este pan vivirá para siempre.

Palabra del Señor

Meditación

“NADIE PUEDE IR A ÉL SI NO LO ATRAE EL PADRE”

Por David Llena

Al celebrar el domingo pasado la fiesta de la transfiguración del Señor, hicimos un paréntesis en la catequesis que Juan nos propone durante estos domingos. La eucaristía como alimento espiritual. Vimos la multiplicación de los panes y los peces que sació a todos los presentes, hoy Cristo da un salto vertiginoso, para pasar de lo material a lo espiritual. Compara aquellos panes con su propio cuerpo, y para hacerlo más entendible se compara con el maná pan que los antiguos comieron en el desierto y que fue dado por Dios. Pero incluso así los judíos de aquel tiempo no lo entienden. Y es que es imposible de entender con el entendimiento humano. Como Cristo mismo nos dice: “Nadie puede ir a Él si no lo atrae el Padre”. Si el Padre no nos abre el entendimiento no lo entenderemos.

No es cuestión de un día, la Iglesia nos propone en la primera lectura como el ángel invita a Elías a comer varias veces porque el camino es superior a sus fuerzas. Así el camino que empieza a trazar Cristo requiere de un alimento especial pues es superior a nuestras fuerzas. Comamos confiados el alimento de Cristo, como el pequeño come aquello que su madre le ofrece. Cuando menos lo esperemos alcanzado la luz de la fe, como también pudo Elías alcanzar el monte de Dios.

El salmo 33 lo leeremos durante las próximas semanas. Es un salmo de súplica y confianza en Dios, muy acorde con las ideas que hemos dado.


XX Domingo del Tiempo Ordinario

20 de agosto de 2006

PRIMERA LECTURA

LECTURA DEL LIBRO DE LOS PROVERBIOS 9, 1-6

La sabiduría se ha construido su casa plantando siete columnas; ha preparado el banquete, mezclado el vino y puesto la mesa; ha despachado sus criados para que lo anuncien en los puntos que dominan la ciudad: "Los inexpertos que vengan aquí, voy a hablar a los faltos de juicio: Venid a comer mi pan y a beber mi vino que he mezclado; dejad la inexperiencia y viviréis, seguid el camino de la prudencia”.

Palabra de Dios

SALMO RESPONSORIAL

SALMO 33

R.- GUSTAD Y VED QUÉ BUENO ES EL SEÑOR.

Bendigo al Señor en todo momento;

su alabanza está siempre en mi boca;

mi alma se gloria en el Señor:

Que los humildes lo escuchen y se alegren. R.-

 

Todos sus santos, temed al Señor,

porque nada les falta a los que le temen;

los ricos empobrecen y pasan hambre,

los que buscan al Señor no carecen de nada. R.-

 

Venid, hijos, escuchadme:

os instruiré en el temor del Señor;

¿Hay alguien que ame la vida

y desee días de prosperidad? R.-

 

Guarda tu lengua del mal,

tus labios, de la falsedad;

apártate del mal, obra el bien,

busca la paz y corre tras ella. R.-

 

SEGUNDA LECTURA

LECTURA DE LA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS EFESIOS 5, 15-20

Hermanos:

Fijaos bien cómo andáis; no seáis insensatos, sino sensatos, aprovechando la ocasión, porque vienen días malos. Por eso, no estéis aturdidos, daos cuenta de lo que el Señor quiere. No os emborrachéis con vino, que lleva al libertinaje, sino dejaos llenar del Espíritu. Recitad, alternando, salmos, himnos y cánticos inspirados; cantad y tocad con toda el alma para el Señor. Celebrad constantemente la Acción de Gracias a Dios Padre, por todo, en nombre de Nuestro Señor Jesucristo.

Palabra de Dios

ALELUYA Jn. 6, 57

El que come mi carne y bebe mi sangre –dice el Señor--, habita en mi y yo en él.

EVANGELIO

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN 6, 51-58

En aquel tiempo dijo Jesús a la gente:

-- Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo: el que coma de este pan, vivirá para siempre. Y el pan que yo daré es mi carne, para la vida del mundo.

Disputaban los judíos entre sí:

--¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?

Entonces Jesús les dijo:

-- Os aseguro que si no coméis la carne del Hijo del Hombre y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo le resucitaré en el último día. Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él. El Padre que vive me ha enviado y yo vivo por el Padre; del mismo modo, el que come vivirá por mí. Este es el pan que ha bajado del cielo: no como el de vuestros padres, que lo comieron y murieron; el que como este pan vivirá para siempre.

Palabra del Señor

Meditación

“LOS QUE BUSCAN AL SEÑOR NO CARECEN DE NADA”.

Por David Llena

Sigue Cristo desvelando la profundidad de su mensaje. Asegura que sólo comiendo su carne tendremos vida eterna y en la eucaristía se empieza a vislumbrar que está la salvación. Lejos quedan ya los estómagos saciados, cuando no entendemos que este Pan bajado del cielo sacia nuestro espíritu al llenarlo de Dios. Los judíos que recitarían el Salmo 33, nunca entendieron cuando recitaban: “los que buscan al Señor no carecen de nada”. Pero así debe ser, también Santa Teresa decía: “solo Dios basta”. Tenemos que pedir al Padre que nos abra el entendimiento y comprendamos este mensaje que nos trae Cristo. Difícil de entender pero cierto.

Ya en la antigüedad, como nos muestra la primera lectura del libro de la Sabiduría, todos eran convocados a comer del pan y beber del vino de la Sabiduría, ahora ya sabemos que se refieren al cuerpo y sangre de Cristo. Estamos invitados, solo hemos de “seguir el camino de la prudencia”.

Mientras tanto, mientras aguardamos ese tiempo en que seamos llenos de Dios, podemos seguir las enseñanzas de Pablo: “buscando lo que el Señor quiere, recitando himnos, salmos y cánticos de gracias a Dios por todo”. Sin emborrachar los sentidos. Y es que como decía el sabio: “si viene la inspiración que me encuentre trabajando”.


XXI Domingo del Tiempo Ordinario

27 de agosto de 2006

PRIMERA LECTURA

LECTURA DEL LIBRO DE JOSUÉ 24, 1-2a.15-17.18b

En aquellos días, Josué reunió a todas las tribus de Israel en Siquén y llamó a los ancianos, a los jefes, a los jueces, a los magistrados para que se presentasen ante Dios. Josué dijo a todo el pueblo:

-- Si no os parece bien servir al Señor escoged a quien servir: a los dioses de los amorreos, en cuyo país habitáis. Yo y mi casa serviremos al Señor.

El pueblo respondió:

--¡Lejos de nosotros abandonar al Señor para servir a dioses extranjeros! El Señor es nuestro Dios; él nos sacó a nosotros y a nuestros padres de Egipto, de la esclavitud; él hizo a vuestra vista grandes signos, nos protegió en el camino que recorrimos y entre los pueblos por donde cruzamos. También nosotros serviremos al Señor: ¡Es nuestro Dios!

Palabra de Dios

SALMO RESPONSORIAL

SALMO 33

R.- GUSTAD Y VED QUÉ BUENO ES EL SEÑOR.

Bendigo al Señor en todo momento,

tu alabanza está siempre en mi boca;

mi alma se gloria en el Señor:

que los humildes lo escuchen y se alegren. R.-

 

Los ojos del Señor miran a los justos;

sus oídos escuchan sus gritos;

pero el Señor se enfrenta con los malhechores,

para borrar de la tierra su memoria. R.-

 

Cuando uno grita, el Señor lo escucha

y los libra de sus angustias;

el Señor está cerca de los atribulados,

salva a los abatidos. R.-

 

Aunque el justo sufra muchos males,

de todos lo libra el Señor;

el cuida de todos los huesos,

y ni uno solo se quebrará. R.-

 

La maldad da muerte al malvado,

y los que odian al justo serán castigados.

El Señor redime a sus siervos,

no será castigado quien se acoge a él. R.-

 

SEGUNDA LECTURA

LECTURA DE LA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS EFESIOS 5, 21-32

Hermanos: Sed sumisos unos a otros con respeto cristiano. Las mujeres, que se sometan a sus maridos como al Señor, porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la Iglesia; él, que es el salvador del cuerpo. Pues como la Iglesia se somete a Cristo, así también las mujeres a sus mandos en todo.

Maridos, amad a vuestras mujeres como Cristo amó a su Iglesia. Él se entregó a sí mismo por ella, para consagrarla, purificándola con el baño del agua y la palabra, y para colocarla ante sí, gloriosa, La Iglesia sin mancha ni arruga ni nada semejante, sino santa e inmaculada. Así deben también los maridos amar a sus mujeres, como cuerpos suyos que son. Amar a su mujer es amarse a sí mismo. Pues nadie jamás ha odiado su propia carne, sino que le da alimento y calor, como Cristo hace con la Iglesia, porque somos miembros de su cuerpo. "Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer y serán los dos una sola carne." Es éste un gran misterio: y yo lo refiero a Cristo y a la Iglesia.

Palabra de Dios

ALELUYA Jn 6, 64b.69b

Tus palabras, Señor, son espíritu y vida. Tú tienes palabras de vida eterna.

EVANGELIO

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN 6, 60-69

En aquel tiempo, muchos discípulos de Jesús, al oírlo, dijeron:

-- Este modo de hablar es inaceptable, ¿quién puede hacerle caso?

Adivinando Jesús que sus discípulos lo criticaban, les dijo:

-- ¿Esto os hace vacilar, y si vierais al Hijo del Hombre subir adonde estaba antes? El Espíritu es quien da vida; la carne no sirve de nada. Las palabras que os he dicho son espíritu y son vida. Y con todo, algunos de vosotros no creen.

Pues Jesús sabía desde el principio quiénes no creían y quién lo iba a entregar. Y dijo:

-- Por eso os he dicho que nadie puede venir a mí, si el Padre no se lo concede.

Desde entonces muchos discípulos se echaron atrás y no volvieron a ir con él. Entonces Jesús les dijo a los Doce:

-- ¿También vosotros queréis marcharos?

Simón Pedro le contestó:

-- Señor, ¿a quien vamos a acudir?. Tú tienes palabras de vida eterna; nosotros creemos. Y sabemos que eres el Santo consagrado por Dios.

Palabra del Señor

Meditación

“MUCHOS SON LOS LLAMADOS POCOS LOS ELEGIDOS”

Por David Llena

Llega el final de las vacaciones de agosto, para aquellos que han tenido la suerte de disfrutarlas, y llega también la hora de hacer el escrutinio de nuestra fe (y esto para todos, hayamos disfrutado de vacaciones o no).

En la primera lectura, nos cuentan como una vez llegados los israelitas a la Tierra Prometida, Josué les hace la misma pregunta que más de una vez nos hemos hecho ante las “exigencias de Dios”. ¿Estamos dispuestos a seguirle? Cuando les dio el maná en el desierto todo eran alegrías. Ahora se trata de vivir y cultivar la tierra ¿seguimos estando dispuestos?

Lo mismo le sucede a Cristo, tras la multiplicación de los panes, todos estaban dispuestos a seguirle, con tal de tener el estómago lleno. Ahora, ante la dificultad, muchos se retiran. “Muchos son los llamados y pocos los elegidos” dirá más tarde el Señor.

Pero no acaba aquí el paralelismo entre la primera lectura y el evangelio. La repuesta de Josué y de Pedro son idénticas, la de Pedro quizá más profunda: Ha entendido parte del mensaje: “¿a quién vamos a acudir? tu tienes palabras de vida eterna”.

El salmo lo expresa de manera más bella: “El Señor salva al justo, y cuida de todos sus huesos”. Dios es la salvación, sólo Él tiene la Vida Eterna. Quizá, Pedro, no entendió lo de “comer su carne” o lo de “Yo soy el pan bajado del cielo”. Pero si que descubrió que Jesús era el Salvador. Dios nos cuestiona tras cualquier prueba: ¿También tu quieres marcharte? ¿Qué responderemos?

En cuanto a la segunda lectura San Pablo, en su serie de recomendaciones a los fieles de Éfeso, invita a llevar la imagen de Cristo y la Iglesia al matrimonio cristiano. No para echarnos nada en cara, sino para amar cuidar y atender al otro. El hombre no puede decir: “Mujer sé sumisa” sino que debe amar tanto a su mujer como para que ésta entienda que de nadie puede obtener tanto amor y entonces viva pendiente de su marido.


EPILOGO

En el primer número de Septiembre, todo volverá al diseño normal. Esperemos, de todas formas, que este especial haya sido del gusto de nuestros lectores.


Nos podéis escribir sobre todo esto. E, incluso, pedirnos ayuda sobre algún tema concreto. Como de costumbre lo publicamos y damos respuesta en la sección de Testimonios. Os repetimos el correo:

betaniamad@yahoo.es