XXI Domingo del Tiempo Ordinario
27 de agosto de 2006

La oración de los fieles


1.- NO PERMITAS, SEÑOR QUE NOS SEPAREMOS DE TI

2.- PERMANECE A NUESTRO LADO, SEÑOR.


PRIMERA

NO PERMITAS, SEÑOR QUE NOS SEPAREMOS DE TI

Oremos, hermanos a Dios nuestro Padre, siempre fiel y cariñoso con sus criaturas y le decimos:

R.- NO PERMITAS, SEÑOR QUE NOS SEPAREMOS DE TI

1. - Por la Iglesia de Roma, por el Papa Benedicto, por las Iglesias perseguidas, y por sus prelados y ministros, para que no les falte nunca el aliento de todas las Iglesias del mundo.

OREMOS

2. - Por los intelectuales, profesores y periodistas que viven y trabajan inspirados por Jesús y su Evangelio, para que nunca les asalten las dudas y permanezcan fieles a la Iglesia de Dios

OREMOS

3. - Por todos aquellos que, perdidos los alientos humanos, solo confían en Cristo como Camino, Verdad y Vida. Que descubran la enorme gracia que Dios les ha dado.

OREMOS

4. - Por los pilotos de aviación, por los marinos y marineros, por los conductores de tren y de autobús y por todos los que viajan de regreso de sus vacaciones, para que el ángel del Señor les guíe con felicidad a su destino.

OREMOS

5. - Por todos aquellos que soportan algún peligro –policías, bomberos, médicos de urgencias, etc.-- por el bien de los hermanos, para que nunca les falte fuerza y decisión en el desempeño de su labor.

OREMOS

Por nosotros presentes en esta eucaristía, por nuestros familiares y amigos. Y por aquellos que nunca nadie se acuerda de ellos.

OREMOS

Acepta Dios Todopoderoso nuestras súplicas y dígnate escucharnos.

Te lo pedimos por Nuestro Señor Jesucristo, que vive y reina.....

Amen


SEGUNDA

PERMANECE A NUESTRO LADO, SEÑOR.

Sabemos que de tu mano nos llega la salvación y la vida eterna. Lejos de Ti no hay vida. Por eso te pedimos:

R.- PERMANECE A NUESTRO LADO, SEÑOR.

1. – Por el Santo Padre Benedicto para que como su predecesor siempre nos lleve a Jesús el Santo consagrado por Dios.

OREMOS

2. – Por todos los dirigentes de la tierra, para que como Josué estén siempre al lado de Dios para el bien de sus pueblos.

OREMOS

3. – Por los matrimonios, para que el amor entre ellos sea, como dice Pablo, igual que el de Cristo y su Iglesia.

OREMOS

4. – Por los que están enfermos, por los necesitados, para que en su grito de desesperación sean atendidos por el Señor.

OREMOS

5. – Por los que vacilan ante la dificultad del camino de fe, para que ayudados por sus pastores sepan encontrar a Aquel que es la Vida.

OREMOS

6. – Por todos nosotros, para que nunca dejemos de caminar junto a Cristo guiados por su Espíritu.

OREMOS

Padre, acoge y atiende estas necesidades de tu Iglesia. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.

Amen.