XX Domingo del Tiempo Ordinario
20 de agosto de 2006

La oración de los fieles


1.- QUE LA COMUNIÓN NOS SALVE

2.- DANOS SIEMPRE TU PAN, SEÑOR


PRIMERA

QUE LA COMUNIÓN NOS SALVE

Elevemos nuestras oraciones a Dios Padre agradeciéndole que su Hijo haya quedado con nosotros en la Mesa del Pan y de la Palabra.. Y respondemos:

R.- QUE LA COMUNIÓN NOS SALVE

1.- Por el Papa Benedicto, por todos los obispos, sacerdotes y diáconos, por los laicos que trabajan por la Iglesia, para que sigan con paso firme a Jesús,

OREMOS

2.- Por nuestros gobernantes, por todos los que se dedican a servir a los demás, para que el Espíritu les inspire en obras para el bien común y el crecimiento integral del hombre.

OREMOS

3.- Por los hermanos de otras iglesias cristianas que no disponen o confían en los efectos alentadores del Cuerpo y Sangre de Cristo, para que lleguen a comprender la veracidad del Sacramento.

OEREMOS

4. - Por todos aquellos que seguidores de cualquier religión buscan a Dios y ayudan a los hermanos, para que el Espíritu Santo les conduzca a la sabiduría total.

OREMOS

5. - Por la web Betania, y por todos los medios de comunicación que expanden la Palabra de Dios, para que no les falte el apoyo del cielo y el reconocimiento de los hermanos

OREMOS

6. - Por los que asistimos unidos a esta eucaristía –y por los que no han podido o querido venir—para que Dios llene nuestros corazones de amor y alegría, ante el milagro de la permanencia en nuestro mundo del Cuerpo y de la Sangre de Cristo.

OREMOS

Acepta Dios Padre Nuestro estas peticiones que las hacemos en nombre de tu Hijo, Nuestro Señor Jesucristo,

Amen.


SEGUNDA

DANOS SIEMPRE TU PAN, SEÑOR

Hoy se presenta Cristo como el pan bajado del cielo, alimento para nuestra vida de fe. Sentimos que nuestra fe es muy débil, por eso repetimos:

R.- DANOS SIEMPRE TU PAN, SEÑOR.

1. – Por el Papa, los obispos, sacerdotes para que sean siempre testigos fieles al mensaje eucarístico de Jesús.

OREMOS

2. – Por todos los dirigentes de la tierra, para que estén siempre prontos a satisfacer las necesidades de su pueblo.

OREMOS

3. – Por los jóvenes se preparan para el sacerdocio y aquellos que sienten la llamada, para que Dios los sacie de vida eterna y ellos la trasmitan al mundo.

OREMOS

4. – Por los que están enfermos, por los necesitados, para que encuentren en la Iglesia alivio a sus males.

OREMOS

5. – Por aquellos que dedican su vida a recitar salmos, himnos y cánticos inspirados, para que Dios premie esa labor paciente y a menudo olvidada.

OREMOS

6. – Por todos nosotros, para que alimentados con el Pan que viene del cielo, tengamos parte en los bienes eternos.

OREMOS

Padre, que de Jesucristo quisiste hacer alimento para devolvernos la vida eterna que habíamos perdido, atiende las necesidades que aún en este mundo nos afligen.

Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.

Amen