Domingo despues de Pentecostés
La Santísima Trinidad
11 de junio de 2006

Plegarias


ANTÍFONA DE ENTRADA

Bendito sea el Padre, y el Hijo, y el Espíritu Santo. Dios Uno y Trino para nuestra salvación eterna.

ACTO PENITENCIAL

Dios Padre, por Mediación de tu Hijo, perdona nuestros pecados.

Señor Ten Piedad

Dios Hijo, que estás a la derecha del padre, olvida nuestras ingratitudes.

Cristo Ten Piedad

Dios Espíritu, que con el Padre y el Hijo, llenas tú Reino de Amor, disculpa nuestros desamores continuos

Señor Ten Piedad

ORACION COLECTA

Dios Padre Todopoderoso, que has enviado al mundo la palabra de la verdad y el Espíritu de la santificación para revelar a los hombres tu admirable misterio; concédenos profesar la fe verdadera, conocer la Gloria de la eterna Trinidad y adorar su Unidad todopoderosa

Por Jesucristo Nuestro Señor

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Dios Todopoderoso, Uno y Trino, dígnate recibir estos dones de pan y vino y que la fuerza de tu divinidad generosa los transformen en sacramento de salvación eterna.

Por Jesucristo Nuestro Señor

PLEGARIA EUCARÍSTICA

 

El Señor esté con vosotros

Levantemos el corazón

Demos gracias al Señor Nuestro Dios

 

En verdad es justo y necesario

es nuestro deber y salvación

darte gracias

siempre y en todo lugar

Señor, Padre Santo,

Dios Todopoderoso y Eterno.

 

Porque has querido reunir de nuevo,

por la sangre de tu Hijo

y la fuerza del Espíritu,

a los hijos dispersos por el pecado;

de este modo la Iglesia,

unificada por virtud y a imagen de la Trinidad,

aparece ante el mundo

como cuerpo de Cristo y Templo del Espíritu

para alabanza de tu infinita sabiduría

 

Por eso,

unidos a los coros angélicos

te aclamamos llenos de alegría

SANTO, SANTO, SANTO.

 

ANTÍFONA DE COMUNIÓN Gal 4,6

Como sois hijos, Dios envió a vuestros corazones al Espíritu de su Hijo que clama: ¡Abba! (Padre)

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Al celebrar en este Día a la Trinidad Eterna y Santa esperamos de tu amor y poder, Dios Eterno, que el Cuerpo y Sangre de Jesucristo que hemos recibido nos lleven a tu Reino, donde todos los misterios de aclaran.

Por Jesucristo Nuestro Señor