II Domingo de Cuaresma
12 de marzo de 2006

Plegarias


ANTÍFONA DE ENTRADA Sal 24 6.3.22

Recuerda, Señor, que tu ternura y tu misericordia son eternas, pues los que esperan de ti no queden defraudados, mientras que el fracaso malogra a los traidores. Salva, oh Dios,a Israel de todos sus peligros

ACTO PENITENCIAL

Señor, tú que te transfiguraste para reforzar la fe de tus discípulos, no tenga en cuenta nuestras constantes faltas contra la Fe en la Trinidad Santa,

Señor Ten Piedad

Señor, tu que, con tu condición divina, atraviesas tiempo y espacio en nuestro beneficio, perdona nuestros pecados de esperanza

Cristo Ten Piedad

Señor, tú que pides humildad y discreción a tus amigos y discípulos disculpa nuestra soberbia y prepotencia.

Señor Ten Piedad

ORACIÓN COLECTA

Señor, Padre Santo, tú que nos han mandado escuchar a tu Hijo, el predilecto, alimenta nuestro espíritu con tu palabra; así, con mirada limpia contemplaremos gozosos la gloria de tu rostro.

Por Nuestro Señor Jesucristo.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Te pedimos, Señor, que esta oblación borre todos nuestros pecados, santifiques los cuerpos y las almas de tus siervos y nos prepare a celebrar dignamente las fiestas pascuales

Por Nuestro Señor Jesucristo

PLEGARIA EUCARÍSTICA

El Señor esté con vosotros

Levantemos el corazón

Demos gracias al Señor nuestro Dios

Es Justo y Necesario

Por eso, Padre de los hombres descarriados, lleno de misericordia,

te admiramos por el amor tan grande que nos tienes.

Al bendecir tu nombre, confesamos también los pecados.

Estamos rotos, nos hemos desviado de la opción de la fe

y somos infieles a las promesas del Bautismo

 

Pero Tú no nos abandonas:

de día y de noche nos persigues, nos llamas a la conversión.

¿De quién si no de Ti, nos vienen esos deseos de levantarnos,

de abandonar la situación de pecado,

de edificarnos de nuevo, de volver a la casa paterna

y recuperar la dignidad de hijos?

 

Queremos volver a tus brazos y confesar

Que hemos pecado contra el cielo y contra los hermanos

y sentarnos de nuevo a tu mesa y,

en medio de la fiesta,

volver a entonar este himno de alabanza

SANTO, SANTO, SANTO

ANTÍFONA DE COMUNIÓN Mt 17,5

Este es mi Hijo, el amado, mi predilecto. Escuchadle.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Te agradecemos, Señor, con todo nuestro amor, estos dones de eternidad que son el Cuerpo y la Sangre de Tu Hijo, Nuestro Señor Jesús y que su recepción frecuente nos lleve al Banquete de Tu Reino.

Por Jesucristo Nuestro Señor