Descansar en la casa de Betania junto a Jesús, es saborear ese momento Único y privilegiado que te inunda de paz el corazón. Cuántas veces nos hemos planteado lo que nosotros hubiéramos hecho si nos hubiera tocado vivir en tiempo de Jesús; tenemos la seguridad que hubiésemos acudido a todos los lugares donde El descansaba. Pero no hemos caído en la cuenta que esto no es cosa del pasado sino del presente. Esto se repite hoy. Por eso quiero invitarte con esta página a que me acompañes para marchar hacia Betania. Jesús descansa allí, en Betania, con sus amigos se trata de irnos a encontrar con Él; todos estamos invitados.

 

 

V Domingo del Tiempo Ordinario
5 de febrero de 2006

GRUPOS BETANIA DE ORACIÓN Y ACCIÓN

**Textos para los trabajos de liturgia


EXHORTACIÓN PARA ESTA SEMANA

El paso de los domingos nos va ofreciendo unas escenas entrañables de la vida de Jesús. El episodio de la curación de la suegra de San Pedro siempre ha llamado la atención. Los evangelios no citan su nombre. Es una persona anónima, como otras muchas en la vida cotidiana. Pero Jesús no deja de curar a nadie. Todos podemos ser felices con su misericordia. Trabajemos para esas personas sencillas que no quieren descollar ni ser famosas. Solamente servir y hacer felices a las gentes con las que conviven.


EXPLICACIÓN PERMANENTE SOBRE ESTOS CUESTIONARIOS

Hemos querido dar un nuevo aspecto –y renovada función—al apartado de los Grupos Betania. Hasta ahora se publicaban una explicación para construir los formularios y luego se adjuntaban unas preguntas –de tres a cinco—con las ideas fuerza para meditar esa semana.

Ahora “vamos a dar hechos” los formularios. Y gracias a los links para imprimir pues ya podrán ser utilizados directamente. Se componen, pues, de las moniciones, las lecturas y un breve comentario litúrgico. Al final, como siempre, las preguntas.

Pero hay un añadido. Vamos a sugerir algunos trabajos de campo para ayudar a los hermanos, en principio referidos al ámbito de Internet. Sería útil que nos fueran comunicando los progresos al respecto.

Los grupos Betania no son otra cosa que unas agrupaciones voluntarias, formadas, en principio, por las personas que forman los equipos de liturgia y que se suelen reunir con alguna antelación para preparar las misas en las que intervienen y también meditar la palabra de Dios. La idea nuestra es ir haciéndolos crecer y, si es posible relacionar.

Para cualquier sugerencia o duda se puede utilizar especialmente el siguiente correo:

betaniamad@yahoo.es


LA REUNIÓN LITURGICA

ORACIÓN DE ENTRADA.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Señor Dios Padre nuestro, te pedimos gracia para comprender mejor la Palabra que se transmite en la Eucaristía Dominical. Concédenos la presencia cercana y gratificante del Espíritu Santo. Te lo pedimos por tu Hijo --y Maestro Nuestro--el Señor Jesús.


MONICIÓN SOBRE LAS LECTURAS

1.- El relato de Job, que escucharemos en la primera lectura, parece pesimista. Si embargo puede ser la realidad de muchos. Hemos de tenerlo en cuenta, la enseñanza de Job es que se sincera con Dios aún en los momentos difíciles. Será una buena enseñanza para nosotros, hoy. Acudir a Dios en todo momento y en toda ocasión.

S.- La replica al aislamiento que el mal o la enfermedad puede producir en nosotros nos dará cumplida respuesta el Salmo 146: “Alabad al Señor que sana los corazones destrozados”. Dios vendrá en nuestro apoyo si estamos cerca de Él.

2.- San Pablo en la Primera Carta a los Corintios, que es nuestra segunda lectura dice que es una necesidad ineludible para él predicar. ¿Y para quién no? La transmisión de la palabra de Dios no es una exclusiva de los curas, ni siquiera de los seglares comprometidos. Es labor de todos. Hemos de llegar el conocimiento de Cristo a nuestras casas, a nuestro trabajo e, incluso, a la campo de fútbol o a la peluquería. No es broma, esto último. Todos tenemos el deber de dar a conocer la realidad de Cristo a quien no la sabe.

3.- San Marcos nos va explicar, en el Evangelio, con la sencillez y profundidad de un pintor impresionista, como es una jornada de sábado de los primeros tiempos de la vida pública de Jesús. Come en casa de Pedro, tras la oración en la sinagoga. Quita la fiebre a la suegra del Apóstol. Luego se dedica, como todos sus días en la Tierra, a hacer el bien y a curar a los enfermos. A la jornada siguiente, muy de mañana, irá a hablar con su Padre. Y luego marchará a otros lugares a seguir haciendo el bien. Ese es su estilo. Nosotros no deberíamos olvidar nunca esa cotidianidad de Jesús dedicada a los hermanos. ¿Y nosotros?


LECTURAS

PRIMERA LECTURA

LECTURA DEL LIBRO DE JOB 7,1-4.6-7

Hablo Job diciendo:

--El hombre está en la tierra cumpliendo un servicio, sus días son los de un jornalero. Como el esclavo suspira por la sombra, como el jornalero, aguarda el salario. Mi herencia son meses baldíos, me asignan noches de fatiga; al acostarme pienso: ¿cuándo me levantaré? Se alarga la noche y me harto de dar vueltas hasta el alba. Mis días corren más que la lanzadera y se consumen sin esperanza. Recuerdo que mi vida es un soplo, y que mis ojos no verán más dicha.

Palabra de Dios


SALMO RESPONSORIAL

SALMO 146

R.- ALABAD AL SEÑOR QUE SANA LOS CORAZONES DESTROZADOS.

 

Alabad al Señor, que la música es buena;

nuestro Dios merece una alabanza armoniosa.

El Señor reconstruye Jerusalén,

reúne a los deportados de Israel. R.-

 

Él sana los corazones destrozados,

venda sus heridas.

Cuenta el número de las estrellas,

a cada una la llama por su nombre. R.-

 

Nuestro Señor es grande y poderoso,

su sabiduría no tiene medida.

El Señor sostiene a los humildes,

humilla hasta el polvo a los malvados. R.-


SEGUNDA LECTURA

LECTURA DE LA PRIMERA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS CORINTIOS 9, 16- 19.22-23

Hermanos:

El hecho de predicar no es para mi motivo de soberbia. No tengo más remedio y, ¡ay de mí si no anuncio el Evangelio! Si yo lo hiciera por mi propio gusto, eso mismo sería mi paga. Pero si lo hago a pesar mío es que me han encargado este oficio. Entonces, ¿cuál es la paga? Precisamente dar a conocer el Evangelio, anunciándolo de balde, sin usar el derecho que me da la predicación de esta Buena Noticia. Me he hecho débil con los débiles, para ganar a los débiles; me he hecho todo a todo, para ganar, sea como sea, a algunos. Y hago todo esto por el Evangelio, para participar yo también de sus bienes.

Palabra de Dios


ALELUYA Mt 8, 17

Cristo tomó nuestras dolencias. Y cargó con nuestras enfermedades


EVANGELIO

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS 1, 29-39

En aquel tiempo, al salir Jesús de la Sinagoga, fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés. La suegra de Simón estaba en cama con fiebre, y se lo dijeron. Jesús se acercó, la cogió de la mano y la levantó. Se le pasó la fiebre y se puso a servirles.

Al anochecer, cuando se puso el sol, le llevaron todos los enfermos y poseídos. La población entera se agolpaba a la puerta. Curó a muchos enfermos de diversos males y expulsó a muchos demonios; y como los demonios lo conocían no les permitía hablar.

Se levantó de madrugada, se marcho al descampado y allí se puso a orar. Simón y sus compañeros fueron y, al encontrarlo, le dijeron:

--Todo el mundo te busca.

Él les respondió:

-- Vámonos a otra parte, a las aldeas cercanas, para predicar también allí; que para eso he venido.

Así recorrió toda Galilea, predicando en las sinagogas y expulsando demonios.

Palabra del Señor


COMENTARIO LITÚRGICO

LA MISIÓN

Por David Llena

Extender el Reino de Dios, es la misión de todo bautizado. Es un servicio, que como leemos en la primera lectura puede aparecer como trabajo de jornaleros o de esclavos. Y como asegura Pablo no tenemos más remedio. Jesús, en el evangelio, nos da ejemplo de ello, curando a todo aquel que se le acercaba y recorriendo toda Galilea predicando en las sinagogas… “que para eso he salido”. Pero leemos también en el Evangelio, cual es la fuerza que ayuda a Jesús en esa tarea de esparcir la Palabra: esa fuerza proviene de la oración en la intimidad con el Padre. Aquel que según proclama el Salmo “sana los corazones”, “reconstruye Jerusalén”, sostiene a los humildes” y “reúne a los deportados”. Así pues, oremos y evangelicemos.


Las preguntas del Editor

En ambiente de gran recogimiento, un buen lector leerá lenta y con buena entonación las siguientes ideas fuerza que servirán para la meditación. Las cuestiones son las siguientes:

1.- Job hace una oración triste y pesimista a Dios, pero confía en Él. Acude al Señor para contarle sus problemas. ¿Hacemos nosotros lo mismo? ¿Hablamos con Dios todos los días? ¿Le contamos nuestras cosas? O somos como aquel que ante la invitación de hablar con Dios, dijo: “No estoy dispuesto a hablar en silencio conmigo mismo”

2.- San Pablo nos da una lección esta semana. Y nos pregunta: ¿Y si no trabajáramos por la difusión del Evangelio? ¿Y si lo hacemos, por qué lo hacemos? Pablo de Tarso nos dice que no puede hacer otra cosa, que no entiende la vida sin predicar al Señor Jesús. ¿Nos pasa a nosotros lo mismo?

3.- Hoy más que pregunta sobre el Evangelio merece la pena recomendar que lo leamos una y otra vez. Dará más sentido a nuestras vidas. Marcos hace una narración formidable de un sábado en la vida de Jesús. Cura a la suegra de Pedro y una vez sana todos lo celebran. Solo decir que Jesús pasó la vida haciendo el bien. ¿Hacemos nosotros lo mismo?


LA MISIÓN

Muy simple hoy: intentar hacer sonreír a los que están tristes.


Nos podéis escribir sobre todo esto. E, incluso, pedirnos ayuda sobre algún tema concreto. Hemos recibido varios correos en las últimas semanas. Como de costumbre los publicamos y damos respuesta en la sección de Testimonios. Os repetimos el correo:

betaniamad@yahoo.es