LAS OTRAS AYUDAS DE BETANIA

No puede negarse que Betania ha obtenido, a lo largo de sus casi diez años de existencia, un gran éxito, sobre todo en lo relativo a la liturgia. Y ello es lógico, porque –y no debe olvidarse—su subtitulo lo dice claramente: “Hoja Dominical”. Y, tradicionalmente, las hojas dominicales tenían –y tienen-- como fin principal ayudar en la asistencia a la Eucaristía de cada domingo.

Betania, por otro lado, ha crecido con la Red. Está presente desde los comienzos de Internet y, desde luego, es completamente solidaria con esta vía maravillosa de unidad y de comunicación. Vistas –con la óptica de hace unos pocos años—las ventajas de Internet hoy parecen un auténtico milagro. Betania pasa ya de las dos mil visitas diarias cada sábado y la media de entrada está por encima de las mil quinientas. Son muchas las personas que acuden a nuestra página lo cual nos llena de alegría.

LOS PROBLEMAS DE LA RED

Pero la Red también ha traído adicciones y otros problemas. En toda obra humana, junto al bien aparece el mal. Es como el trigo y la cizaña. Hay que convivir con lo que es malo o poco apropiado. Un fenómeno muy importante es el de los chats y el de los msn y sus derivados. La gente puede charlar en tiempo real. Y la existencia de las conexiones de banda ancha hace que ni el tiempo sea un problema, ni la ocupación de las líneas telefónicas, tampoco lo sea.. Sin embargo, la adicción a los chats comienza a producir muchos problemas de enormes pérdidas de tiempo, por un lado, y de inicio de aventuras extraconyugales por otro. Este último problema está llegando profusamente a los confesionarios produciendo sin duda alarma. Por otro lado, se ha observado un crecimiento de la acción de los pederastas en los chats de niños y adolescentes, pues es este sector juvenil otro que usa profusamente de estas conversaciones “on line”.

Hay otra cuestión, ya más antigua, es la de la adicción a la pornografía. Internet se ha convertido en el primer puesto de venta de productos pornográficos gracias a las facilidades para bajarse películas digitales y a su pago por tarjeta de crédito. Hay, asimismo, una gran cantidad de páginas gratuitas que, como reclamo de otras de pago, presentan abundante material pornográfico sin, naturalmente, apenas controles de seguridad, a las cuales pueden acceder niños y menores sin ningún problema. La pornografía es, cuanto menos, una gran mentira que presenta algo que no es real, ni razonable. Hay pornografía grave considerada como delito, como lo es la infantil. Pero, obviamente, en toda ella hay un uso inadecuado de la persona humana.

SERVICIO DE AYUDA

La cuestión es que hemos pensado en crear un servicio de atención “on line” para todas las personas y sus familiares que tengan este tipo de problema. Y, al respecto, iremos dando datos de cómo formamos dicho servicio. La idea sería similar a la de los Teléfonos de la Esperanza, organización católica de gran importancia que ha salvado muchas vidas y arreglado muchas otras. Ya iremos informando. Pero necesitaríamos el concurso de personas que ya tuvieran experiencia en este tipo de ayuda y, también, naturalmente de aquellas otras personas que necesitan asistencia. De momento, todos los sacerdotes de Betania quedan a disposición de la gente para atender consultas.

Pedimos colaboración de todos, ya que esta bien podría ser una nueva vía de actuación de Betania, independientemente de la ya tradicional litúrgica. Asimismo, sería útil que nos participaran de otras páginas de la Red que se dedican a subsanar estos problemas. Esperamos pues preguntas y respuestas.