Descansar en la casa de Betania junto a Jesús, es saborear ese momento Único y privilegiado que te inunda de paz el corazón. Cuántas veces nos hemos planteado lo que nosotros hubiéramos hecho si nos hubiera tocado vivir en tiempo de Jesús; tenemos la seguridad que hubiésemos acudido a todos los lugares donde El descansaba. Pero no hemos caído en la cuenta que esto no es cosa del pasado sino del presente. Esto se repite hoy. Por eso quiero invitarte con esta página a que me acompañes para marchar hacia Betania. Jesús descansa allí, en Betania, con sus amigos se trata de irnos a encontrar con Él; todos estamos invitados.

 

XXXII Domingo del Tiempo Ordinario
6 de noviembre de 2005

GRUPOS BETANIA DE ORACIÓN Y ACCIÓN

**Textos para los trabajos de liturgia


EXHORTACIÓN PARA ESTA SEMANA

Sin duda, esta semana, trras las Solemnidades de Todos los Santos y de la Conmemoración de los Fieles Difuntos vamos a tener menos tiempo para preparar el 32 Domingo del Tiempo Ordinario, pero, sin duda, habremos obtenido la intercesión de esa multitud de santos que hemos celebrado el día 1. Y de esa forma tendremos fuerzas para ir más deprisa y mejor. Lo decimos completamente en serio.


EXPLICACIÓN PERMANENTE SOBRE ESTOS CUESTIONARIOS

Hemos querido dar un nuevo aspecto –y renovada función—al apartado de los Grupos Betania. Hasta ahora se publicaban una explicación para construir los formularios y luego se adjuntaban unas preguntas –de tres a cinco—con las ideas fuerza para meditar esa semana.

Ahora “vamos a dar hechos” los formularios. Y gracias a los links para imprimir pues ya podrán ser utilizados directamente. Se componen, pues, de las moniciones, las lecturas y un breve comentario litúrgico. Al final, como siempre, las preguntas.

Pero hay un añadido. Vamos a sugerir algunos trabajos de campo para ayudar a los hermanos, en principio referidos al ámbito de Internet. Sería útil que nos fueran comunicando los progresos al respecto.

Los grupos Betania no son otra cosa que unas agrupaciones voluntarias, formadas, en principio, por las personas que forman los equipos de liturgia y que se suelen reunir con alguna antelación para preparar las misas en las que intervienen y también meditar la palabra de Dios. La idea nuestra es ir haciéndolos crecer y, si es posible relacionar.

Para cualquier sugerencia o duda se puede utilizar especialmente el siguiente correo:

betaniamad@yahoo.es


LA REUNIÓN LITURGICA

ORACIÓN DE ENTRADA.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Señor Dios Padre nuestro, te pedimos gracia para comprender mejor la Palabra que se transmite en la Eucaristía Dominical. Concédenos la presencia cercana y gratificante del Espíritu Santo. Te lo pedimos por tu Hijo --y Maestro Nuestro--el Señor Jesús.


MONICIÓN SOBRE LAS LECTURAS

1.- Vamos a escuchar uno de los textos más bellos del antiguo testamento: un fragmento del capítulo sexto del Libro de la Sabiduría. Y hay una invitación a la prudencia que hemos de tener muy en cuenta. Por eso, en este mundo donde imperan las prisas, hoy nos invita a detenernos, a descansar, a calmarnos y sobre todo a estar vigilantes. El Evangelio va a hacer lo mismo: ya que Jesús es la encarnación de la sabiduría divina.

S.- Salmo de oración personal. Uno de los muchos que se utilizaban en la oración individual. Aunque este 62 tiene un especial registro de búsqueda esforzada de Dios, como almas muy necesitadas de la cercanía del Señor. Todos –hoy y siempre—necesitamos de Dios y podemos invocar al Señor como lo hizo el Rey David cuando estaba –sólo y triste—en el desierto.

2.- En la segunda lectura, sacada de la Carta a los Tesalonicenses, San Pablo va refiriéndose al final de los tiempos. En estos últimos domingos del año litúrgico, el Apóstol nos muestra ese camino de salvación en el que, también, la esperanza y la prudencia son factores importantes.

3.- El evangelio de hoy nos invita a revisar dos características esenciales en la vida de un creyente: la prudencia y la esperanza. Teniendo en cuenta que la manera de actuar de Dios no es nuestra manera y su tiempo no es nuestro tiempo. San Mateo nos presenta ya a un Jesús de Nazaret en la cercanía de la Pasión. Y quiere instruir a sus discípulos en esa línea de prudencia y esperanza. La imagen de las vírgenes necias es muy inquietante, pero hemos de tenerlo en cuenta. La salvación tiene su precio y mucho esfuerzo, aunque la inestimable ayuda de Jesús nos facilite ese camino de manera fundamental. Pero hemos de trabajar, ya que si no, corremos el riesgo de irnos vaciando por dentro cada vez más, creyendo que ya habrá alguien que llene nuestras carencias. No nos damos cuenta que hay valores que no se pueden transferir, que cada uno es responsable de su vida ya que lo importante es no suplantar al otro sino ayudarle a encontrar su propio camino.


LECTURAS

PRIMERA LECTURA

LECTURA DEL LIBRO DE LA SABIDURÍA 6,12-16

La sabiduría es radiante e inmarcesible, la ven fácilmente los que la aman, y la encuentran los que la buscan; ella misma se da a conocer a los que la desean. Quien madruga por ella no se cansa: la encuentra sentada a la puerta. Meditar en ella es prudencia consumada, el que vela por ella pronto se ve libre de preocupaciones; ella misma va de un lado a otro buscando a los que la merecen; los aborda benigna por los caminos y les sale al paso en cada pensamiento.

Palabra de Dios.


SALMO RESPONSORIAL

SALMO 62

R.- MI ALMA ESTÁ SEDIENTA DE TI, SEÑOR, DIOS MíO.

 

Oh Dios, tu eres mi Dios, por ti madrugo,

mi alma está sedienta de ti;

mi carne tiene ansía de ti,

como tierra reseca, agostada, sin agua. R.-

 

¡Cómo te contemplaba en el santuario

viendo tu fuerza y tu gloría!

Tu gracia vale más que la vida,

te alabarán mis labios. R.-

 

Toda mi vida te bendeciré

y alzaré las manos invocándote.

Me saciaré como de enjundia y de manteca,

y mis labios te alabarán jubilosos. R.-

 

En el lecho me acuerdo de ti

y velando medito en ti,

porque fuiste mi auxilio,

y a la sombra de tus alas canto con júbilo. R.-


SEGUNDA LECTURA

LECTURA DE LA PRIMERA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS TESALONICENSES 4, 13-17

Hermanos:

No queremos que ignoréis la suerte de los difuntos para que no os aflijáis como los hombres sin esperanza. Pues si creemos que Jesús ha muerto y resucitado, del mismo modo, a los que han muerto en Jesús, Dios, los llevará con él. Esto es lo que os decimos como Palabra del Señor: nosotros, los que vivimos y quedamos para su venida, no aventajaremos a los difuntos. Pues él mismo, el Señor, a la voz del arcángel y al son de la trompeta divina, descenderá del cielo, y los muertos en Cristo resucitarán en primer lugar. Después nosotros, los que aún vivimos, seremos arrebatados con ellos en la nube, al encuentro del Señor, en el aire. Y así estaremos siempre con el Señor. Consolaos, pues, mutuamente con estas palabras.

Palabra de Dios.


ALELUYA Mt 24, 42a. 44

Estad en vela y preparados, porque a la hora que menos pensáis viene el Hijo del Hombre.


EVANGELIO

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO 25, 1-13

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola:

-- El Reino de los Cielos se parecerá a diez doncellas que tomaron sus lámparas y salieron a esperar al esposo. Cinco de ellas eran necias y cinco eran sensatas. Las necias, al tomar las lámparas, se dejaron el aceite; en cambio, las sensatas se llevaron alcuzas de aceite con las lámparas. El esposo tardaba, les entró sueño a todas y se durmieron. A medianoche se oyó una voz:

--¡Que llega el esposo, salid a recibirlo!

Entonces se despertaron todas aquellas doncellas y se pusieron a preparar sus lámparas. Y las necias dijeron a las sensatas:

--Dadnos un poco de vuestro aceite, que se nos apagan las lámparas.

Pero las sensatas contestaron:

-- Por si acaso no hay bastante para vosotras y nosotras, mejor es que vayáis a la tienda y os lo compréis.

Mientras iban a comprarlo, llegó el esposo, y las que estaban preparadas entraron con él al banquete de bodas, y se cerró la puerta. Más tarde llegaron también las otras doncellas, diciendo:

--Señor, señor, ábrenos. Pero él respondió:

--Os lo aseguro: no os conozco.

Por tanto, velad, porque no sabéis el día ni la hora.

Palabra del Señor


COMENTARIO LITÚRGICO

VOLVER LOS OJOS A DIOS

Por David Llena

Si la sabiduría no se marchita (eso significa inmarcesible), la ven fácilmente los que la aman, la encuentran los que la buscan, y se da a conocer a los que la desean, debemos detenernos y pensar que si no la poseemos es que ni amamos, ni queremos amar. Y no soy yo el que avisa, es el mismo Cristo el que nos previene que no descuidemos el aceite de nuestras alcuzas. En el salmo también leemos la actitud de aquel que lleva una vida guiada por Dios y nos dice que tiene el alma sedienta de Dios, que toda la vida tendrá presente al Señor, que durmiendo o en vela está en presencia de Dios. Si no vivimos así, debemos volver de nuevo los ojos a Dios.


LAS PREGUNTAS DEL editor

1.- El aceite de las lámparas es nuestra capacidad de servicio a los demás, dentro y fuera de la comunidad parroquial. ¿Esperamos siempre a última hora a proveernos del aceite? ¿Nos importa de verdad que la lámpara esté encendida si no sirve para nuestro especial brillo? ¿Nos importa de verdad que nuestros hermanos sean ciegos por nuestra negligencia?

2.- No sabemos cuando va a llegar el Señor. Tampoco sabemos cuando pueden estallar las crisis en el contexto de la comunidad parroquial. La parroquia no es una escalera para llegar antes a nuestro brillo personal. Es puente de ayuda a los hermanos y nos dispensa los sacramentos que son realidades de relación verdadera con Dios. ¿Sabemos y admitimos esto?

3.- Un día, Jesús de Nazaret podría decir que no nos conocía, que no podíamos entrar a la gran boda. Es verdad que confiamos en la misericordia divina para que esto no suceda, pero, ¿hacemos lo humanamente posible para que nuestro trabajo por el Reino sea válido? ¿Somos merecedores de una negativa como la que Jesús explica en la parábola del Evangelio respecto a las doncellas necias?


LA MISIÓN

Examinarnos de amor todas las veces que podamos. Debemos investigar con nuestros hermanos más próximos si somos cristianos de verdad y si el principio del amor inunda nuestras vidas. Esto es necesario –entre otras muchas cosas--para prepararnos convenientemente para el Adviento que está ya muy cerca.


Nos podéis escribir sobre todo esto. E, incluso, pedirnos ayuda sobre algún tema concreto. Hemos recibido varios correos en las últimas semanas. Como de costumbre los publicamos y damos respuesta en la sección de Testimonios. Os repetimos el correo:

betaniamad@yahoo.es