CONSTRUCTORES DE PAZ

(Educar para la no-violencia activa)

Por J. L. Vázquez Borau

Ediciones San Pablo, Madrid, España

Entré en un bar con este libro de José Luis Vázquez Borau y un amigo me dijo: “¿Desde cuando lees libros utópicos?” Y la realidad es que mi amigo tenía razón. Pero la utopía es un principio y su paso a la realidad bien puede hacerse con un efecto didáctico. Y así, más o menos, hemos definido el libro que reseñamos hoy. Podemos añadir que su publicación es muy oportuna, porque, realmente, hay un sustrato de generación de la violencia en la sociedad española y, en general, en todas las sociedades modernas que tienden a esa violencia. Y por eso decía que este libro, “Constructores de la paz”, de José Luis Vázquez Borau se presenta como muy necesario.

Son tres partes en las que Vázquez Borau basa su libro. La primera se titula “Análisis de nuestra cultura” y, precisamente, comienza con un primer capitulo titulado “Un déficit democrático”, que marca precisamente una necesidad inmediata y que hace referencia a la Declaración Universal de los Derechos Humanos y es, precisamente, en esa valoración y aplicación de los derechos humanos –a partir de sus carencias-- una fuente de desequilibrio y, por tanto, fuente de violencia para el futuro. Valora también Borau en ese capítulo lo que llamaríamos la falsificación de la cultura y el resabio ante la inmigración. Ocurre que la necesidad de respetar cada cultura forma parte de los derechos humanos.

La segunda parte se titula “Educar en los derechos humanos” y, como puede deducirse, una consecuencia de lo anterior. Sus siete capítulos que marcan facetas de los caminos educadores y formativos de esos caminos contrarios a la violencia. La tercera parte se titula “El compromiso con la cultura y los derechos humanos” no es otra cosa que la conclusión de las tesis del libro. Es, tal vez, el más “religioso” de todos los bloques. Y dicho con la mejor intención, pues es el más utópico, aunque –desde luego—el más emocionante. El séptimo capítulo se llama “Entregar la propia vida” y no es otra cosa que plantear el concepto cristiano de entregarse del todo para hacer posible la unidad desde el amor.

Es obvio, como hemos dicho muchas veces, que merecerá la pena volver, dentro de poco, sobre este libro, porque perfila muchos nuevos caminos y posibilidades. Merecerá la pena. José Luis Vázquez Borau, nació Barcelona en 1946 y es doctor en Filosofía y licenciado Teología Moral. Su trabajo profesional ha estado marcado por la docencia y la enseñanza de la cuestión religiosa; es decir, del mundo de las religiones. Decir, para terminar, que el libro me ha parecido oportuno y valiente. Y, desde luego, muy honrado.

Ángel Gómez Escorial